Navigation – Plan du site
Études

Desempleo y reforma laboral en España durante la Gran Recesión

Chômage et réforme de l'emploi pendant la Grande Récession après 2008
Elíes Furió Blasco et Matilde Alonso Pérez

Résumés

La Grande Récession a de nouveau montré le caractère structurel du chômage espagnol. Par rapport aux autres pays européens, le taux de chômage en Espagne est plus élevé et plus volatile. Ce travail étudie le contenu de la réforme du marché du travail adoptée en 2012 et son rapport à la situation du marché du travail. La réforme vise à accroître la flexibilité interne afin d'assurer une meilleure adéquation aux fluctuations économiques. Cependant, la reforme laisse apparaître des lacunes considérables concernant la lutte contre la dualité, les politiques actives de l'emploi, l'amélioration de la productivité ou les garanties sociales.

Haut de page

Texte intégral

Enciende con tu mano la nueva música del mundo,
La canción marinera del mañana,
El himno venidero de los hombres…
“Drop a Star”, León Felipe

Introducción

1La Gran Recesión ha vuelto a evidenciar la gravedad y la recurrencia del problema del desempleo en España. Con el cambio del ciclo económico en 2008 y el paso del crecimiento a la crisis, se produjo un fuerte aumento del paro. En cifras absolutas, llegó a afectar en el peor momento a seis millones de personas. La tasa de paro supera hoy el 20% al igual que en la segunda mitad de los años ochenta. Es sin duda el peor problema socioeconómico que tiene el país.

2El paro se acompaña de un diagnóstico oficial reiterativo. Para los diferentes gobiernos los factores principales del desempleo en España se encuentran en las rigideces en el funcionamiento del mercado de trabajo. Estos problemas institucionales estarían dificultando la adecuación del factor trabajo a la verdadera situación de las empresas que se verían en la dificultad de implementar las adecuadas estrategias para afrontar con éxito la situación de crisis.

3No obstante, el problema del paro es, en primer lugar, el resultado de un exceso de oferta de trabajo sobre su demanda. La primera puede ser muy elevada por razones demográficas. Así durante los años cincuenta y sesenta, España equilibró el mercado de trabajo y redujo el desempleo por la vía de la emigración económica de los españoles hacia Europa.

4Pero, esta situación traduce una restricción también desde la perspectiva de la demanda de trabajo. La demanda de trabajo en España sería insuficiente en relación a su oferta. En este caso, se trataría de problemas de falta de competitividad de la estructura productiva española. Este problema podría tener diferentes causas posibles. Una primera remitiría al coste de factor trabajo, la elevación del mismo restaría competitividad a las empresas y las obligaría a limitar la creación de empleo o, simplemente, a destruirlo. También, un crecimiento excesivo de los costes laborales podría mermar el margen de beneficios y las fuentes de financiación propia para la expansión de la inversión y la creación de empleo.

5Ni negar la posible incidencia de esta explicación a nivel de determinadas empresas o actividades concretas y sin olvidar el crecimiento del salario real durante el primer año de la Gran Recesión y el impacto del mismo, la Gran Recesión ha conocido una reducción importante de los salarios y un aumento del paro. La adecuación de los salarios a la situación coyuntural no ha impedido un crecimiento del desempleo.

6La falta de competitividad de las empresas y, en consecuencia, su menor expansión y creación potencial de empleo también puede deberse a factores diferentes a los costes salariales. Durante la fase expansiva de la economía española (1993-2007), la productividad de las empresas ha experimentado una fuerte reducción en relación por ejemplo a la evolución de Estados Unidos. Esta caída de la productividad y la consiguiente pérdida de competitividad puede deberse a razones tecnológicas y de calidad del capital humano. El posicionamiento tecnológico de España corresponde a un grado de desarrollo tecnológico intermedio que pone de relieve toda una serie de dificultades para competir internacionalmente en los sectores tecnológicamente muy avanzados y también en los sectores intensivos en mano de obra de bajo coste. Por otra parte, la inadecuación de las calificaciones o las dificultades para utilizarlas en el seno de las empresas también restarían competitividad a las empresas españolas.

7Esta tipología de causas apuntaría a un tipo de paro de carácter estructural puesto que su origen último se encontraría en la naturaleza de la estructura productiva española. Como se verá seguidamente, es cierto que lo sucedido durante las recientes fases de crecimiento y crisis manifiesta la fuerte vinculación de la evolución del mercado de trabajo con la especialización productiva de España: el auge y la caída de la construcción están detrás de la reducción primero y del crecimiento posterior del paro.

8El diseño institucional del mercado de trabajo también interviene en el ajuste entre demanda y oferta de trabajo y contribuye, pues, a explicar el paro. El papel de las instituciones (leyes, normas, prácticas sociales, relaciones entre los agentes sociales,…), como veremos, permiten explicar el más rápido crecimiento del paro en España respecto a otros países europeos.

9La demanda de trabajo puede ser vista como una demanda derivada: las empresas quieren contratar trabajadores en la medida en que la contratación sirve para responder a la demanda de productos. Es ésta una explicación enteramente keynesiana del paro: existe una relación inversa entre el ciclo económico y el paro. Las expansiones contribuyen a reducirlo y las recesiones y crisis a aumentarlo.

10Las páginas que siguen apuntan a que el problema del paro español no es sólo consecuencia de la crisis económica. Sin negar la incidencia de la misma y el carácter diferencial y de mayor impacto de la crisis española sobre el empleo, el paro también era elevado en la fase de crecimiento (1993-2007). Asimismo lo sería en los años sesenta si se contabilizan los cerca de dos millones de españoles que abandonaron el país camino a Europa para encontrar un empleo. El crecimiento del empleo de los años sesenta fue muy modesto respecto al crecimiento de la economía y la emigración redujo los datos del desempleo. Sería más correcto pensar que las causas del paro tan elevado son múltiples y que sería posible encontrar las distintas manifestaciones apuntadas.

11Como hemos dicho, la perennidad del problema del paro se acompaña con la del diagnóstico acerca de las causas. En este trabajo se analiza el contenido de la reforma del mercado de trabajo implementada por el gobierno de Mariano Rajoy (2012). De acuerdo con el texto de la reforma, las causas del desempleo se encuentran en la falta de flexibilidad de entrada y salida del empleo y de la poca adecuación de los salarios a las condiciones de la empresa. Sin embargo, diversos elementos apuntan los límites de estos argumentos, a la luz de las múltiples causas del desempleo español.

12El objetivo del presente trabajo es mostrar la naturaleza multicausal del paro en España y evaluar la adecuación de la reforma propuesta por el gobierno de Mariano Rajoy. Un objetivo que se abordará a través del siguiente esquema: se presenta en la siguiente sección la magnitud del paro y algunas de sus características. Seguidamente, se profundiza en el análisis de las causas; y, también, se muestran las similitudes y diferencias respecto a los otros países europeos. Después, se presenta el contenido de la reforma laboral y, por último, se evalúa la capacidad de la misma para contribuir a resolver de manera firme y clara el problema del desempleo en España.

La naturaleza y evolución del desempleo en España

  • 1 Ver INE, http://www.ine.es/prensa/epa_tabla.htm

13Uno de los problemas más graves de España es el gran desequilibrio del mercado de trabajo. España es el país de la Unión Europea con una mayor tasa de paro. En 2013, de acuerdo con la Encuesta de Población Activa que publica el Instituto Nacional de Estadística, había en España 5.977.500 personas en situación de paro. Esta cifra representa un 26,26% de la población activa. La tasa de paro de la población entre 16 y 34 años es superior al promedio nacional, llegando incluso a casi el 74% para las mujeres con edades comprendidas entre los 16 y 19 años. El año 2013 coincide con los peores datos de paro de la crisis. El último dato conocido a día de hoy es el cuarto trimestre de 2014 y el paro continua muy elevado (23,70%)1.

14Ciertamente, la gravedad del desempleo cabe asociarla al actual contexto de crisis económica tanto internacional como nacional. Sin embargo, hay dos elementos que deben tenerse en cuenta al considerar el problema del paro en España. En primer lugar, el problema del desempleo es estructural y sistemático. En segundo lugar, sometidos a un mismo contexto recesivo, otros países muestran un mejor resultado, en la actualidad.

  • 2 Cabe recordar que a lo largo de la década de los 60, el empleo aumentó a una modesta tasa anual del (...)

15En relación a la primera cuestión, recordemos algunos datos para evidenciar el carácter estructural del desequilibrio del mercado de trabajo español. Durante los años cincuenta y parte de los sesenta, un importante número de españoles emigraron a Europa (Francia, Alemania, Suiza,…) en busca de empleo. Esta emigración favoreció que, durante el desarrollismo económico de los años sesenta y principios de los setenta, España conociese una situación prácticamente de pleno empleo. Pero las bajas tasas de desempleo de la época se explican por una combinación de dos factores: el crecimiento en el número de los puestos de trabajo gracias a la industrialización y el crecimiento del sector terciario; y, la reducción de la población activa gracias a la emigración. Es cierto que durante estos años hay un crecimiento demográfico importante, pero la “nueva población” todavía no presiona sobre el mercado de trabajo. No existen datos definitivos, pero algunas estimaciones establecen en más de un millón y medio las personas que emigraron a Europa en busca; sin la emigración la España de la época difícilmente hubiese conocido el pleno empleo2. Además, la expansión de la población estudiantil redujo la población activa. En definitiva, el aumento de la demanda de trabajo industrial y terciario se acompañó con una reducción de la oferta de trabajo.

Gráfico 1. El paro en España (%), 1976-2013

Gráfico 1. El paro en España (%), 1976-2013

Fuente: elaboración a partir de: Encuesta de Población Activa, INE, www.ine.es

16El segundo elemento a tener en cuenta para mostrar el carácter estructural y permanente del paro en España es la situación del mismo durante el último periodo de expansión económica. Entre el segundo trimestre de 1993 y el segundo de 2008, España vive 60 trimestres (15 años) de crecimiento económico ininterrumpido y, sin embargo, la tasa de paro solamente llega a reducirse hasta el 7,95% en el primer trimestre de 2007. El segundo trimestre de 1993 se corresponde con el inicio de la recuperación tras la recesión de finales de 1992 y principios de 1993; y, la actual recesión se inició, en España, en el tercer trimestre de 2008. Pues bien, durante este largo periodo de crecimiento económico, el mejor resultado alcanzado por el mercado de trabajo español Gran Recesión. Por ejemplo, según Eurostat, la oficina europea de estadísticas, en abril de 2013, el paro en Alemania era de 6,4% y, en enero de 2015, del 4,7%.

17Como puede observarse el gráfico, el comportamiento del paro es España es muy diferente al que experimentan Alemania, Francia o Estados Unidos. En España, a largo plazo el desempleo es sistemáticamente mayor respecto a las otras economías. Asimismo, la incidencia del ciclo económico es más pronunciada. Como hemos dicho durante los años de la crisis, las tasa de paro de Alemania o Estados Unidos eran inferiores a los de los años de expansión económica española. En el caso de Francia y respecto a las otras tres economías, destaca la relativa estabilidad del desempleo en relación al cambio de ciclo. El desempleo en Francia ha aumentado con la Gran Recesión, pero su sensibilidad es mucho más matizada.

Gráfico 2. Tasa de Paro en Alemania, España, Francia y USA (1991-2014) (Datos mensuales)

Gráfico 2. Tasa de Paro en Alemania, España, Francia y USA (1991-2014) (Datos mensuales)

Fuente: Elaboración a partir de Eurostat, Tasa de paro, medias mensuales, datos desestacionalizados, http://ec.europa.eu/​eurostat (26/04/2015)

18Desde el primer trimestre de 1980 hasta el primero de 2005, la tasa de paro española estuvo por encima del 10%. Durante los doce trimestres consecutivos posteriores a esta última fecha fue inferior al 10%, con un valor mínimo de 7,95%; y, a partir del segundo trimestre de 2008, volvió a superar el 10% para elevarse hasta el máximo del 26,94% en el primer trimestre de 2013 e ir en descenso hasta el 23,4% a enero de 2015 (Gráfico 1).

19Si consideramos que la tasa de desempleo friccional, motivada por la rotación y la búsqueda de empleo, se sitúa alrededor del 5%, el mercado de trabajo español, desde el primer trimestre de 1978, sistemáticamente está por encima de esta tasa. Consiguientemente, se trata de un paro estructural de causas múltiples.

Tabla 1. Tasas de paro en España por grupos de edad y género (2013, 2006)

Total

Hombres

Mujeres

2013

2006

2013

2006

2013

2006

Total

26,36

8,51

25,79

6,31

27,02

11,55

De 16 a 19 años

74,19

28,99

72,49

23,7

76,45

36,53

De 20 a 24 años

51,91

14,82

52,73

12,34

50,99

17,81

De 25 a 29 años

34,06

10,25

35,20

8,05

32,83

12,89

De 30 a 34 años

26,77

8,04

26,45

5,84

27,12

10,91

De 35 a 39 años

23,20

7,15

21,71

4,93

24,94

10,2

De 40 a 44 años

22,57

6,88

21,37

4,63

23,98

9,92

De 45 a 49 años

22,83

5,79

21,87

3,96

23,97

8,36

De 50 a 54 años

21,41

6,14

20,92

3,96

22,01

9,53

De 55 a 59 años

20,55

6,16

20,90

4,99

20,08

8,31

De 60 a 64 años

18,51

4,87

18,45

4,55

18,60

5,53

De 65 a 69 años

7,96

2,03

8,32

2,06

7,49

1,97

De 70 y más años

1,11

0,7

0,40

0,22

1,79

Fuente: elaboración a partir de la Encuesta de Población activa del INE, www.ine.es

  • 3 Datos procedentes del Institut National de la Statistique et des Études Économiques (INSEE) http:// (...)

20La tabla 1 muestra la fuerte relación que existe entre la edad y el paro en España. La tasa de paro de las personas entre 16 y 24 años supera la media nacional; y, es especialmente grave en el caso de la población en esa franja de edad. Estos datos son bastante habituales, por ejemplo en Francia, en el último trimestre de 2014, el paro de los jóvenes entre 15 y 24 años era de 23,7%, mientras que el paro medio era de 10,4%3. Igualmente, se desprende de los datos que, actualmente, entre la juventud española, la situación es relativamente más favorable para le mujer que para el hombre. En promedio el nivel formativo de las mujeres jóvenes es superior al de los jóvenes varones y, esto explica, en parte, la situación más positiva de las mujeres. De hecho, las tasas de paro son mayores en la población que potencialmente ha tenido una escolaridad más corta.

21En cambio, a medida que avanzamos en los grupos de edad se produce una reducción de las tasas de paro general y la situación de los varones es mejor que la de las mujeres. No obstante, como se verá posteriormente, en la crisis actual, a diferencia de otras pasadas, la posición de la mujer en el mercado de trabajo es menos desfavorable.

  • 4 Datos procedentes de la Encuesta de Población Activa del INE, www.ine.es

22En España como en otros países, existe una clara relación entre el nivel de formación y la tasa de paro. El paro es más alto en los colectivos con más bajos niveles de formación y, se reduce para las personas con niveles educativos más elevados. En 2013, la tasa de paro de las personas que tenían educación primaria era del 35,45%, en promedio anual. En cambio, ese mismo año, las personas con formación superior (sin doctorado), presentaban una tasa de paro del 15,95%; muy inferior a la media general. Las personas titulares de un doctorado tenían una tasa de paro inferior al 5%4.

23Sin embargo, hay que tener presente que, en España, existe simultáneamente un problema de fracaso escolar y de sobrecualificación. El primero está motivado, principalmente, por el abandono del sistema educativo de manera prematura de los jóvenes atraídos, en su momento, por la fuerte demanda de trabajo y los altos niveles salariales del sector de la construcción durante la fase expansiva. El problema de sobrecualificación tiene dos causas una de oferta de trabajo y la otra de demanda. La primera, es un problema de encajamiento de las formaciones que hace que llegue al mercado de trabajo una población de jóvenes con titulaciones en las que no existe sistemáticamente suficiente ocupación. Es el caso de muchos titulados de estudios universitarios en el ámbito de las ciencias sociales y humanas, pero también de algunas ingenierías. La segunda causa está relacionada con la estructura productiva, en particular, el escaso desarrollo de actividades tecnológicamente avanzadas, lo que hace muy difícil a algunos titulados encontrar un trabajo en España.

24Adicionalmente, es necesario tener presente que, durante los años de crecimiento económico, España conoció un fuerte crecimiento demográfico, motivado por la inmigración, y también una destrucción de empleo en determinados sectores. El siguiente epígrafe aborda estas cuestiones.

Oferta y demanda de trabajo en España

25La ilustración muestra las variables determinantes del crecimiento demográfico. Durante el período de crecimiento económico previo a la Gran Recesión, la población española pasó de una situación de práctico estancamiento a un fuerte crecimiento demográfico. El motivo fue un saldo migratorio sumamente favorable. En 1976, el saldo vegetativo (diferencia entre nacimientos y defunciones) por cada 1.000 habitante era de 10,48 y, a partir de entonces se inicia un descenso hasta el 0,16 de 1998. Una reducción que evidencia el estancamiento vegetativo debido a la fuerte caída de la fecundidad y de la natalidad. En 1976, la edad media de la maternidad en España era de 28,51 años mientras que, en 2013, era de 32,2 años, un máximo histórico. Una avanzada edad del nacimiento del primer hijo reduce las posibilidades de un segundo y un tercer hijo, consiguientemente se acompaña de una caída de la fecundidad y del tamaño familiar. El índice de fecundidad (número medio de hijos por mujer) de una española, en 1976, era de 2,80; mientras que, en 2013, pasó a 1,27.

Ilustración 1. Crecimiento demográfico

Ilustración 1. Crecimiento demográfico

Fuente: elaboración propia

26Esta tendencia decreciente de los nacimientos ha estado acompañada por una reducción significativa de la mortalidad. De hecho, durante muchos años, el mantenimiento de un crecimiento vegetativo positivo ha estado motivado por la reducción del número de defunciones y no tanto por el aumento de los nacimientos. Pero este comportamiento demográfico no favorece el aumento de la fuerza de trabajo, sino de la denominada población dependiente, especialmente de la relativa a los mayores de 65 años (Ilustración 2).

Ilustración 2. Población y oferta de trabajo

Ilustración 2. Población y oferta de trabajo

Fuente: elaboración propia

27La situación de prácticamente nulo crecimiento vegetativo y estancamiento de la fuerza de trabajo, fue compensada por un extraordinario aumento del saldo migratorio. España, durante el periodo de crecimiento económico, se transformó en un país receptor de inmigración. En 1998, esta población representaba el 1,6% de la población total. Un porcentaje relativamente bajo si se comparara con el 9% de Alemania o el 5,4% de Francia de 1999. En esta época, una parte importante de estos inmigrantes estaba constituida por jubilados europeos que se habían instalado permanentemente en el litoral mediterráneo y las islas españolas. En cambio, desde los primeros años del siglo XXI, los inmigrantes empiezan a llegar a España masivamente y por razones económicas hasta representar más del 11% de la población española. La importancia cuantitativa de estos inmigrantes es muy superior a la de otros países europeos con una amplia tradición de acogida por razones económicas como son Alemania, Francia o el Reino Unido. La crisis económica moderara el peso de la inmigración en la población española, pero aun así seguirá siendo importante (Tabla 2)

Tabla 2. Inmigración en Europa (% de población inmigrante respecto a la población total, 1998-2013)

Alemania

Irlanda

España

Francia

Italia

Reino Unido

1998

9,0%

3,0%

1,5%

n.d.

1,7%

3,6%

1999

8,9%

3,0%

1,6%

5,6%

2,0%

3,9%

2000

8,9%

3,2%

2,0%

n.d.

2,2%

n.d.

2001

8,8%

3,9%

2,9%

n.d.

n.d.

4,5%

2002

8,9%

7,1%

3,8%

n.d.

n.d.

n.d.

2003

8,9%

6,1%

5,3%

5,6%

2,7%

4,7%

2004

8,9%

5,3%

6,5%

n.d.

3,4%

5,0%

2005

8,8%

6,0%

7,8%

5,8%

4,1%

5,2%

2006

8,8%

10,9%

9,1%

5,6%

4,5%

5,7%

2007

8,8%

10,5%

10,4%

5,8%

5,0%

6,0%

2008

8,8%

12,6%

11,6%

5,8%

5,8%

6,6%

2009

8,8%

9,9%

11,6%

5,9%

6,5%

6,8%

2010

8,7%

8,6%

11,6%

5,8%

7,0%

7,0%

2011

8,8%

8,1%

11,4%

5,9%

7,5%

7,2%

2012

9,1%

10,6%

11,2%

5,9%

7,9%

7,6%

2013

9,4%

11,8%

10,9%

6,2%

7,4%

7,7%

Fuente: elaboración personal a partir de http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/​nui/​setupDownloads.do (1/12/13) y http://ec.europa.eu/​eurostat/​statistics-explained/​index.php/​Migration_and_migrant_population_statistics (14/03/15)

28Se trata, como hemos dicho, de una inmigración económica que va a favorecer no sólo un crecimiento demográfico, sino sobre todo un fuerte aumento de la población activa y de la población ocupada (Ilustración 2) y de la demanda de consumo y de viviendas. Era una población joven, en edad de trabajar que aumentó la fuerza de trabajo española y que buscaba activamente un trabajo, contribuyendo así al crecimiento de la población activa.

Tabla 3. Fuerza de trabajo, actividad, ocupación y paro en España (1991, 1999, 2007, 2012, 2013)

1991

1999

2007

2012

2013

Fuerza de trabajo

106

23,4

26,8

30,4

30,4

30,4

% (población)

65,2

67,1

67,8

66,4

66,11

Tasa de actividad

Total

50,8

52,5

58,9

59,98

59,86

Femenina

34,7

48,9

53,39

53,39

Masculina

68

69,3

66,93

66,31

Inmigrantes

76

75,1

75,19

1991

1999

2007

2012

2013

Población ocupada (106)

13

20,3

17,282

17,135

Parados (106)

2,5

3,8

1,8

5,769

5,935

Tasa de Paro (%)

16,3

24,1

8,3

25,03

25,73

Fuente: elaboración a partir del INE, www.ine.es

29Como puede observarse en la tabla 3, en 1991, España contaba con 23,4 millones de personas en edad de trabajar; en 2007, pasó a tener 30,4 millones. Aunque en términos relativos a la población total, el aumento fue de algo más de dos puntos porcentuales, la fuerza de trabajo de 2007 era de siete millones de personas más (un tercio más) de la que había en 1991. Esto supone un gran aumento de la oferta de trabajo potencial sobre el mercado de trabajo español. Potencial porque sólo una parte, aunque importante, de esa oferta buscaría activamente empleo.

30La búsqueda de empleo en este periodo aumentó la tasa de actividad, que pasó de algo más del 50%, en 1991, a acercarse el 59%, en 2007. Es este crecimiento muy importante de la población activa la que ayuda a explicar cómo es posible que España creciera tanto económicamente y que sus niveles de paro continuasen siendo todavía elevados. Hay que señalar que el aumento de la tasa de actividad ha sido especialmente elevado para las mujeres; también sucede lo mismo con la población inmigrante, cuyos niveles de actividad son muy elevados. Como se puede observar en la tabla 3, la crisis no ha provocado una reducción importante de las tasas de actividad, a diferencia de lo sucedido en las precedentes crisis.

31Prácticamente la integridad del aumento de la fuerza de trabajo se trasladó a la población ocupada. En 1991, había en España 13 millones de ocupados; en el año 2007, los ocupados eran más de 20 millones. La ocupación en España aumentó en más del 50%. En otras palabras, mientras que la fuerza de trabajo aumentó un tercio, la ocupación se incrementó en menos de dos tercios; la diferencia entre ambas significó una reducción del desempleo de 700.000 personas. Durante el período que va desde 1991 a 2007, se crearon en España ocho millones de puestos de trabajo. Durante los cinco años posteriores, de 2007 a 2012, se destruirían más de tres millones. Por su parte, 2013 se cerró con una nueva pérdida de 198.900 puestos de trabajo.

32Este fuerte incremento de la fuerza de trabajo y de la ocupación durante el período de crecimiento económico, ha ido acompañado de una transformación de la estructura productiva y ocupacional de la economía española. El gráfico 3 recoge la transformación de la estructura ocupacional en España durante la etapa final del periodo de crecimiento y la Gran Recesión. Se representan tres series desde 2001 hasta 2013. Se observa claramente la enorme destrucción de empleo que ocasiona la entrada en crisis. A nivel de economía en su conjunto, la destrucción de empleo se inicia en el tercer trimestre de 2008; pero, el sector de la construcción, el que generó más empleo y, posteriormente, más desempleo, empieza la destrucción durante el primer trimestre de 2008.

33Pero también en el gráfico 3, se observa cómo incluso durante los años de fuerte crecimiento económico e intensa creación de empleo en el conjunto de la economía española y en el sector de la construcción, el sector manufacturero destruía empleo. De hecho, durante los 28 trimestres que van desde el primero de 2001 hasta el primero de 2008 (en que la construcción destruye empleo por primera vez), la actividad manufacturera conoce solamente 5 trimestres con creación de empleo, 2 con una tasa de variación nula y 21 trimestres de destrucción. Entre el valor máximo y mínimo del empleo industrial existe un diferencia de 281.700 empleos destruidos. Si a estos les unimos los 220.800 empleos destruidos en la agricultura, se alcanza la cifra de 504.200 y, en caso de haberse mantenido, la tasa de paro se hubiese situado alrededor del 5%. Esto es, sin la destrucción del empleo industrial y agrario, el paro español hubiera pasado a ser coyuntural, en lugar de ser estructural.

34Sin embargo, el mercado de trabajo español presenta un enorme nivel de paro de carácter estructural. El paro es elevado tanto en los períodos de grave crisis (fase actual) como en los años de intensa y continuada expansión (fase precedente). El reciente período de crecimiento económico se basó en la expansión de la construcción y en el mercado interno. Este último, como ya se demostró en los años sesenta y setenta, es excesivamente reducido para propiciar el suficiente crecimiento del empleo para la población española. Si bien es cierto que la economía y la empresa se han internacionalizado, especialmente a partir de los años noventa, por diferentes razones, no han contribuido a la creación de empleo. En cambio, otros países más pequeños que España han sabido combinar mercado interno y externo para desarrollar una estructura productiva suficientemente capaz de responder a las necesidades de empleo nacional.

35El mercado de trabajo español es atípico en el contexto europeo. De hecho, en Europa, el mercado de trabajo presenta una enorme heterogeneidad y algunas pocas características comunes. Antes de estudiar la reforma propuesta por el gobierno de Mariano Rajoy en 2012, conviene tener presente los rasgos que definen la heterogeneidad del mercado de trabajo europeo.

Mercado de trabajo europeo y crisis

Rasgos comunes del paro en Europa

36A nivel europeo, a pesar de la existencia de características compartidas, es predominante la heterogeneidad en el comportamiento del mercado de trabajo ante la crisis económica. Las similitudes se deben a tres rasgos demográficos del desempleo. El paro se ha producido de una manera más intensa en los trabajadores con un nivel educativo más bajo, en los jóvenes y en aquellas personas que disponían de un contrato temporal (ilustración 3).

Ilustración 3. Rasgos comunes del desempleo en Europa

Ilustración 3. Rasgos comunes del desempleo en Europa

37La incidencia de la temporalidad en el aumento del desempleo constituye un mecanismo de adaptación al ciclo y a la estacionalidad del empleo. Consiguientemente, es el primer colectivo que se ve afectado por el desempleo cuando se produce un cambio de fase del ciclo de la economía. Sin embargo, el grado de temporalidad del mercado de trabajo no es homogéneo en toda Europa. De ahí, que el impacto cuantitativo sea diferente entre los países, aunque en todos los casos se trata de un colectivo muy vulnerable.

38La situación de los jóvenes es muy similar puesto que, pese a la existencia de grandes divergencias nacionales, es un colectivo cuya tasa de paro es superior a la media nacional de cada país. En 2014, la tasa de paro de los menores de 25 en la zona euro se situó en 23,2%, lo que corresponde a 3,327 millones de jóvenes, según los datos de Eurostat. En España, eran 842.000 los jóvenes en paro, lo que representa una cuarta parte del total de los desempleados menores de 25 años de la zona euro. España, junto con Grecia, se sitúa muy por encima de la media de la eurozona en este dato, con 53,8% y 53,1% de paro juvenil registrado respectivamente. También Italia (42,9%) y Croacia (41,5%), destacan en desempleo juvenil.

39Las tasas más bajas las tienen Alemania (7,8%), Austria (9,3%) y los Países Bajos (10,4%). En Francia, los jóvenes también se encuentran muy expuestos a las subidas del paro y son 23,7% de los menores de 25 años los que sufren este problema. La crisis ha tenido, en España, el efecto de reducir la importancia relativa de los jóvenes de 16 a 19 años en la población que busca su primer empleo; en cambio, ha aumentado el peso relativo de los jóvenes de 20 a 24 años. Esta situación se explica por el mantenimiento dentro de la escolaridad de la población de 16 a 19 años frente a las malas expectativas de encontrar trabajo (gráfico 4).

Gráfico 4. Jóvenes: búsqueda primer empleo (% sobre el total de las personas que buscan el primer empleo)

Gráfico 4. Jóvenes: búsqueda primer empleo (% sobre el total de las personas que buscan el primer empleo)

Fuente: Encuesta Población Activa, INE.

Gráfico 5. Paro de larga duración (12 meses o más), % del paro total (2013)

Gráfico 5. Paro de larga duración (12 meses o más), % del paro total (2013)

Fuente: elaboración a partir de Eurostat, http://ec.europa.eu/​eurostat/​web/​lfs/​data/​database (15/03/2015)

40En lo que respecta a los parados de larga duración (12 meses o más), la tendencia a nivel europeo ha sido a un incremento a lo largo de la crisis económica e, incluso, con antelación a la misma. En general, como puede apreciarse en el gráfico 5, existe una relación directa entre desequilibrio general del mercado de trabajo y tasa de paro de larga duración. Italia, Irlanda, Grecia y España son los países europeos con una mayor tasa de paro de larga duración. La proporción de parados de larga duración respecto al total de parados es del 45,4%, mientras que en la UE-27 es de 38,5% y en Francia 40%. El mejor comportamiento es el de Suecia que no llega al 20%. A pesar de todo, los porcentajes son importantes en todos los casos.

41En España, el paro de larga duración representa aproximadamente la mitad del paro total, mientras que las personas que buscan su primer empleo suponen el 8,5% de los parados. En consecuencia, buena parte del problema del paro español es el paro de larga duración (alrededor del 50%, en 2013).

42Tienen menos de 25 años 41,6% de los varones parados de larga duración y 36,9% de las mujeres (gráfico 6). La problemática del paro de larga duración en España no puede resolverse en absoluto con el recurso a soluciones como la jubilación anticipada puesto que se trata de personas que todavía cuentan por delante con una vida laboral dilatada: el 47,1 % de los varones parados de larga duración tiene entre 25 y 49 años y el 59,5% entre 50 y 59 años. Para las mujeres estos porcentajes son aún mayores: 50,3% y 62,6%.

Gráfico 6. El paro de larga duración en España por edad y género (%), 2013

Gráfico 6. El paro de larga duración en España por edad y género (%), 2013

Fuente: Encuesta Europea de Fuerza de Trabajo (LFS). Eurostat.

43Desde el punto de vista del nivel educativo, el paro de larga duración está constituido por personas que ocupaban trabajos no manuales cualificados (profesionales, técnicos, trabajos administrativos de los grupos A-G) (45% del total de estos parados, de acuerdo con los datos de Sara de la Rica). El otro grupo importante está constituido por parados que ocupaban trabajos manuales no cualificados (40%).

44En promedio, el 40% del desempleo a nivel de la UE-27 se corresponde a un paro de larga duración. Un porcentaje que pone de relieve la existencia de causas estructurales, tales como las deficiencias en la formación y en las habilidades, la no correspondencia entre la formación inicial y la evolución de las necesidades de las ocupaciones y, con ello, la falta de una formación continua y de una adaptación del capital humano a las necesidades de la economía. El paro de larga duración tiene un enorme coste social y económico para un país. Sin embargo, en muchos países como España (infra), la actuación gubernativa se concentra en las condiciones de contratación y despido, así como en reducir las prestaciones de desempleo como instrumentos para impulsar la recolocación laboral de este colectivo y para incitar a los trabajadores a la búsqueda y aceptación de los empleos que se ofertan.

Rasgos divergentes del desempleo europeo

45Como puede observarse en el gráfico 7, el impacto de la crisis económica sobre el mercado de trabajo de los países europeos fue muy heterogéneo: mientras que en buena parte de los países se produjo un incremento del desempleo, en otros tuvo lugar una reducción; y, además, entre los primeros la celeridad del desempleo fue muy diferente.

46El impacto de la crisis se puede ver desde el año 2007, antes del inicio de la Gran Recesión, y 2011. Durante este periodo, la tasa de paro de la zona euro pasa del 7,6% al 10,1%. Los países europeos con un mayor ritmo de crecimiento del desempleo fueron Irlanda, España y Grecia cuyas tasas se triplicaron, en el peor de los casos, se multiplicaron por 2,5. Entre 2007 y 2011, Irlanda pasó de una tasa de paro del 4,6% a un 14,4%; España del 8,3% al 21,7%; y, Grecia del 8,3% al 17,7%. En 2015, estos países han seguido trayectorias distintas, Irlanda ha conseguido bajar la tasa a 10%. No es así para España y Grecia que no han mejorado y registran un paro de 23,4% y 26%, respectivamente. Durante el periodo 2007-2011, el paro disminuyó en Alemania, se mostró estable en Austria y Holanda y, aumentó ligeramente en Francia durante dicho período. En 2015, estos países tienen un paro situado en 4,7% para Alemania, 4,8% para Austria y 7,2% para Francia.

Gráfico 7. Impacto de la crisis en el mercado de trabajo europeo (números índices, año base 2007)

Gráfico 7. Impacto de la crisis en el mercado de trabajo europeo (números índices, año base 2007)

Fuente: elaboración a partir de Eurostat, http://epp.eurostat.ec.europa.eu (18/10/2013)

47Esta heterogeneidad no puede atribuirse plenamente a la distinta incidencia de la crisis en las economías europeas. El aumento del paro en España no puede explicarse enteramente por la crisis económica. Existen otros factores, algunos están vinculados a las características de la crisis (y no a su magnitud) y otros a la respuesta que los países han ofrecido a la contracción de la demanda de trabajo. Este conjunto de factores permite explicar por qué un mismo nivel de contracción de la economía causa más paro en España que en Alemania, por ejemplo.

48En primer lugar, a lo largo de esta crisis económica, se observa que la generación de desempleo es mayor en aquellos países que han basado su crecimiento en la demanda interna, caso de España, que en los países cuyo motor de crecimiento se sitúa en las exportaciones, caso de Alemania. Los cálculos llegan a estimar una elasticidad 3,6 veces mayor en los primeros que en los segundos.

49En segundo lugar, la adecuación de la demanda de trabajo a los menores niveles de producción resultantes de la crisis económica, en algunos países se ha realizado en términos de trabajadores y en otros reduciendo las horas de trabajo. Así, en Alemania y Austria, la reducción del tiempo de trabajo ha centrado el ajuste del empleo a la desfavorable coyuntura; mientras que en España se ha ajustado el número de empleados. La consecuencia es un mayor crecimiento del paro en este último caso.

50A pesar del alcance global de la crisis, ésta no deja de tener una distinta incidencia a nivel de actividades, especialmente han sido graves las consecuencias en sectores como el de la construcción y el inmobiliario. La distinta importancia en los países europeos de las actividades duramente afectadas por la crisis explica la dispar incidencia de la misma sobre el desempleo. España contaba con un sector de la construcción sobredimensionado en relación con otros países europeos y, por ello, el impacto de la crisis es mayor. Pero, también, va a ser más difícil establecer nuevas cuencas de empleo, puesto que la economía requiere un cambio sectorial de mayor calado.

51Además, en aquellos países donde la población ha percibido que la crisis era sumamente grave e iba a ser persistente, como es el caso de España, el incremento del desempleo ha sido mayor. La percepción de enfrentarse a una crisis grave ha modificado los hábitos de comportamiento social de la población. Esto ha tendido a contraer el consumo y, con ello, a provocar una mayor caída de la actividad y de la demanda de trabajo. Si a las expectativas desfavorables, le añadimos un alto grado de endeudamiento de las familias y de las empresas, es aún más comprensible la contracción del consumo y de la inversión por motivos de prevención.

52Ante este panorama de una respuesta diferencial del mercado de trabajo español ante la crisis y la persistencia en el mismo de un fuerte componente de paro estructural conviene ahora analizar la política económica que el gobierno español de Mariano Rajoy ha aplicado para hacer frente a la crisis hasta finales de 2013. Este es el objetivo del próximo epígrafe.

La reforma del mercado de trabajo y el paro en España

Política económica general y reforma laboral

53En un contexto de fuertes ajustes presupuestarios, el gobierno de Rajoy ha considerado la reforma del mercado laboral como la única actuación posible para paliar el grave problema de desempleo. Los ajustes presupuestarios han consistido en reducciones del gasto público e incrementos de impuestos que merman el poder adquisitivo de los españoles. Los ciudadanos han reducido sus niveles de consumo e inversión, esto unido a la reducción del gasto público, ha dado como resultado una fuerte contracción de la demanda interna. La restricción crediticia a empresas y familias ha contribuido en el mismo sentido. Todo ello ha deprimido la demanda de trabajo y ha provocado un incremento adicional del desempleo.

54Dentro del esquema de política económica del gobierno Rajoy, el objetivo prioritario es la reducción del déficit público. Este objetivo macroeconómico se superpone a cualquier otra consideración de política económica o general. Dentro del razonamiento gubernamental, la reducción del déficit público es una condición necesaria para que el país pueda alcanzar otros objetivos, por ejemplo la recuperación de la actividad económica y del empleo.

55En el ámbito del empleo y de la lucha contra el paro, el ajuste fiscal se presenta como un paso previo y necesario, pero no como una condición suficiente. Es necesario, según el propio esquema del gobierno, una reforma estructural del mercado de trabajo español. Esta necesidad difícilmente puede ponerse en duda si tenemos en cuenta la situación del mismo que acaba de describirse más arriba. En cambio, una cuestión mucho más abierta a la discusión y a la polémica tanto técnica como política es la naturaleza misma de la reforma.

56No se trata de iniciar un debate contrafactual, pero se impone describir el contenido de la reforma de Rajoy y valorar la incidencia de la misma sobre el mercado de trabajo para establecer en qué medida es un arma adecuada en la lucha contra el desempleo.

El contenido de la Reforma Laboral

57La reforma laboral tiene su origen en 2008, cuando se inicia la crisis económica y el paro en España empieza a aumentar de manera considerable. El ejecutivo socialista de Rodríguez Zapatero se mostró favorable a una reforma del mercado de trabajo que aportara flexibilidad. Los agentes sociales (patronal y sindicatos) no llegaron a un acuerdo en la mesa de diálogo social y, en 2010, el gobierno de España presidido por Rodríguez Zapatero, mediante decreto ley, modificó el mercado laboral (Real Decreto-ley 10/2010, de 16 de junio, de medidas urgentes para la reforma del mercado del trabajo).

58El contenido de esta reforma era la extensión parcial de la indemnización de 33 días por año trabajado por despido improcedente en las contrataciones fijas, frente a los 45 días establecidos en el Estatuto de los Trabajadores de 1980; el reconocimiento de las situaciones de crisis de las empresas, o empresas con pérdidas, como causa objetiva de despido procedente y la posibilidad de que empresarios y trabajadores pactaran una no vinculación al convenio laboral vigente en determinados supuestos críticos para la empresa, con el objetivo de reducir costes.

59Bajo el gobierno de Mariano Rajoy, el Real Decreto-ley 3/2012 de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del sábado 11 de febrero de 20125, reconoce abiertamente que el mercado de trabajo español presenta graves desequilibrios especialmente en lo relativo a los jóvenes y a los parados de larga duración. Para el gobierno, la gravedad de la situación del paro en España exigía llevar a cabo con urgencia una reforma del mercado de trabajo6. Con fecha 7 de julio de 2012, una nueva ley, la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, sustituye al Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero. Esta ley contiene en esencia la reforma laboral del gobierno de Mariano Rajoy.

60El contenido de la reforma puede esquematizarse en tres partes: una primera relativa a la negociación colectiva; una segunda que trata de los costes y procedimientos de despido; y, la tercera relativa a las modalidades de contratación (ilustración 4).

Ilustración 4. La Reforma Laboral de 2012

Ilustración 4. La Reforma Laboral de 2012

61En referencia a la negociación colectiva, la reforma supone un cambio mayor y altera la relación de fuerzas existentes entre los agentes sociales al restar capacidad a los sindicatos. El contenido en este caso abarca las cuestiones relativas al nivel de negociación, la flexibilidad interna y la agilización de la negociación. La reforma se pronuncia a favor de descentralizar los ámbitos de negociación colectiva para acercarlos cada vez más a la situación de la empresa. Los convenios de empresa serían propicios a integrar la situación concreta de la misma y adecuar a ella los niveles salariales de base y los complementos, la retribución de las horas extraordinarias y la gestión del tiempo de trabajo.

62En cuanto a la flexibilidad interna, se amplía la posibilidad de un descuelgue de las condiciones pactadas en convenios; se flexibilizan las causas por las que la empresa puede acordar la movilidad geográfica, se suprimen la necesidad de la intervención de la autoridad laboral; y, de acuerdo con los representantes sindicales, se pueden establecer prioridades de permanencia de determinados colectivos (trabajadores con cargas familiares, mayores de determinada edad,…). Respecto a la movilidad funcional, se cambia la adscripción de los trabajadores de la “categoría profesional” al “grupo profesional” que engloba aptitudes profesionales, titulaciones y contenido general de la prestación, lo que de hecho implica una ampliación de las posibilidades de movilidad funcional.

63La agilización de los convenios colectivos consiste en poner fin a la denominada “ultractividad”. Se pone fin a la renovación automática del convenio existente que actuaba a falta de acuerdo en las negociaciones de uno nuevo. Tras la reforma, pasa a aplicarse el de nivel superior.

64Respecto a los costes y la simplificación de los procedimientos de despido, la reforma incorpora: una redefinición de las causas económica de despido, un nuevo tratamiento de las indemnizaciones por despido, así como la supresión de la autorización administrativa. En lo que respecta a la reconsideración de las causas objetivos de despido, el texto del Real Decreto-Ley, entiende por despido colectivo la extinción de contratos de trabajo fundada en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción cuando, en un período de noventa días, la extinción afecte al menos a: a) diez trabajadores, en las empresas que ocupen menos de cien trabajadores; b) el 10% del número de trabajadores de la empresa en aquéllas que ocupen entre cien y trescientos trabajadores; y, c) treinta trabajadores en las empresas que ocupen más de trescientos trabajadores.

  • 7 Existe la obligación de una aportación al Tesoro Público cuando el despido colectivo afecte a más d (...)

65Por un lado, se considera que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. En todo caso, se entenderá que la disminución es persistente si se produce durante tres trimestres consecutivos. Por otro, concurren causas técnicas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción; causas organizativas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción; y, causas productivas cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado. Y, por último, se considera igualmente como despido colectivo la extinción de los contratos de trabajo que afecten a la totalidad de la plantilla de la empresa, siempre que el número de trabajadores afectados sea superior a cinco, cuando aquél se produzca como consecuencia de la cesación total de su actividad empresarial fundada en las mismas causas anteriormente señaladas (Art. 51.1)7. Además, se extiende la aplicación de la posibilidad de despido por estas causas económicas, técnicas organizativas y de producción al personal laboral de servicios del sector público.

66En cuanto a las indemnizaciones por despido improcedentes, éstas se reducen al pasar de los 45 días por año trabajado antes de la reforma a 33 tras la misma; reducir el máximo de 42 mensualidades a 24. Asimismo se suprime la necesidad de la autorización administrativa de los despidos colectivos y, también, la obligación por parte de la empresa del pago de tramitación entre el momento de notificación del despido y el de su resolución judicial. Esta supresión de los salarios de tramitación no será efectiva si se readmite al trabajador o si se trata de un representante legal de los trabajadores. Se crea, asimismo, una nueva modalidad procesal para el despido colectivo.

67En lo que respecta a la nueva contratación, surgen varias figuras. La primera es el nuevo contrato indefinido de apoyo a los emprendedores. Esta modalidad contractual la pueden utilizar las empresas de menos de 50 trabajadores; es indefinido y a jornada completa, con un período de prueba de un año; se beneficia de importantes incentivos fiscales; el trabajador puede compatibilizar el salario con el 25% de la prestación por desempleo; y, el contrato debe mantenerse como mínimo tres años.

68La segunda modalidad es el contrato de formación y aprendizaje, destinado a los menores de 30 años. Cuando expire la duración del contrato, el trabajador no podrá ser contratado bajo esta modalidad por la misma o distinta empresa para la misma actividad laboral u ocupación objeto de la cualificación profesional asociada al contrato, pero sí para una distinta. El tiempo de trabajo no podrá superar el 75% de la jornada el primer año y el 85% el segundo y tercer año. Esta bonificado con importantes reducciones de cuotas de hasta el 100% de las cotizaciones.

69La tercera modificación contractual hace referencia a la posibilidad de realizar horas extraordinarias a los trabajadores con un contrato a tiempo parcial. Y, la cuarta modificación se refiere a la suspensión de la limitación a la concatenación de contratos temporales.

70Cabría mencionar que posteriormente con el Real decreto-ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores, se ha puesto en obra una simplificación de la contratación laboral. Existen también otras modificaciones de figuras contractuales preexistentes.

La incertidumbre judicial de la Reforma Laboral

71En 2013, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, emitió una sentencia que ponía en tela de juicio la Reforma Laboral. Según la sentencia, los despidos en Telemadrid de más de 900 trabajadores de una plantilla de 1.161, eran improcedentes ya que la situación económica negativa, no bastaba para justificarlos y obligaba a la Comunidad de Madrid a readmitir a los trabajadores o abonarles una indemnización de 45 días por año con un tope de 42 mensualidades. Se trataba de un contratiempo para la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo en febrero de 2012, que facilitaba el despido a 20 días por año cuando “la empresa demuestre una drástica caída de la facturación”.

Documento 1. Sentencia despido colectivo TeleMadrid

Fundamento sobre la causa económica

Y aquí surge una primera cuestión, consistente en determinar, si de cualquier situación negativa se puede derivar o, por si misma justifica, los despidos, o bien, se tienen que valorar además de hechos, propiamente dichos, otras situaciones.

Se ha declarado probado y así se asume por esta Sala que los hechos expuestos por la demandada e incluso los expuestos por los demandantes, y que hemos declarado probados, tienen consistencia y a ellos nos remitimos, pero resulta evidente que una situación económica negativa, cualquiera y por sí misma no basta para justificar los despidos de 925 trabajadores de una plantilla total de 1161.

Es necesario acreditar algo más, que esa situación, que no es nueva, actúe sobre la plantilla de la empresa creando la necesidad de reducir los números de puestos de trabajo propuestos o provocando un cese total de la actividad, y que las medidas extintivas respondan a esa necesidad.

Entendemos que la situación económica negativa no puede operar de forma abstracta...

Fuente: Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Sala de lo Social – Sección 4ª Demanda nº 18/2013 y 23 y 24/2013 acumulados. “Fundamentos de Derechos. Décimo Tercero: Fundamento sobre la causa económica”.

72Más recientemente, en 2014, el Juzgado de lo Social número 1 de Toledo señaló que la Reforma Laboral impuesta por el gobierno de Rajoy era ilegal. El Tribunal alegaba que algunos aspectos de la reforma, como los periodos de prueba o el despido libre, eran incompatibles con la normativa europea (normativa superior). En particular, se trata de la nueva figura contractual de "contrato indefinido de apoyo al emprendedor", avalada por el Tribunal Constitucional. Esta figura contractual permite un periodo de prueba de un año, además de poder despedir al trabajador sin avisarle previamente y sin indemnización por ello, algo que el Tribunal de Toledo considera ilegal y equipara a un despido improcedente. En opinión de la sentencia de este tribunal, la Reforma Laboral de Rajoy rompe con la Carta Social Europea, con lo decidido por el Comité Europeo de Derechos Sociales y con el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores.

73Aunque se trata de la primera sentencia en España que anula un periodo de prueba de un año de la nueva Reforma Laboral reconociendo que va en contra de los derechos de los trabajadores, hay sentencias previas de otros juzgados que también contradicen la Reforma Laboral de Rajoy por ir en contra de la normativa europea.

74El conjunto de sentencias contrarias a la Reforma del Mercado de Trabajo de Mariano Rajoy está generando una serie de problemas que ella misma pretendía resolver. Por una parte, se genera una situación de incertidumbre jurídica e institucional del mercado de trabajo, al no tener certidumbre sobre las normas que van a seguir las relaciones contractuales en el mercado de trabajo. Por otra parte, la Reforma pretendía evitar los conflictos y la judicialización de los mismos. Las sentencias contrarias a la Reforma son un incentivo para que una parte de los agentes sociales se dirijan a los Tribunales pidiéndoles amparo.

Consideraciones finales

75A fecha de hoy (abril de 2015), la valoración de la capacidad de la reforma laboral para contribuir a reducir el problema del desempleo no es concluyente. En primer lugar porque no ha dado los resultados esperados que era crear empleo8. En segundo lugar, el contexto económico de crisis y, por trimestres, de muy bajo crecimiento, en el que todavía está inmersa la economía española hace más compleja su puesta en práctica. Además, el Real Decreto-Ley, como hemos dicho, modifica la relación de fuerza de los agentes sociales y, en una materia sujeta a negociación, es pronto para ver cómo unos y otros, empresarios y sindicatos, van a redefinir sus estrategias negociadoras. También conviene señalar que algunos aspectos de la propia ley pueden tener efectos inesperados. Por ejemplo, la simplificación y reducción de los costes del procedimiento de despido puede conducir, como se ha señalado, a una nueva o mayor judicialización de los despidos. La eliminación de los salarios de tramitación es un desincentivo, pero la expectativa de cobrar los 33 días del despido improcedente frente a los 20 días generales, puede llegar a compensar la pérdida del salario de tramitación. Existen otros focos de efectos colaterales.

76La situación presente de la economía española indica que el desempleo no se ha reducido, pero sí lo han hecho los salarios. La reforma laboral abre la puerta a una mayor adecuación de las condiciones laborales a la situación específica de las empresas y favorece un ajuste equilibrado entre salarios, empleo y jornada laboral. Pero, el hecho ha sido una reducción del empleo tanto en el sector privado como en el público. Sin duda, la reforma ha reducido los costes de despido y, con ello, ha favorecido tanto la destrucción de contratos indefinidos como también su creación.

77Los estudios empíricos no establecen una nítida relación causal entre costes de despido y tasa de paro media. Cuando los costes son reducidos, los empresarios despiden con facilidad y, por ello, el coste de contratar también se reduce puesto que, en caso de necesitar en el futuro un ajuste en la plantilla, este proceso es más barato. Esta situación hace que los empresarios empiecen a contratar cuando consideran que la recuperación económica se inicia y, también, que despidan al primer síntoma de crisis. Esto provocará que la frecuencia con la que se sale y se entra en el mercado de trabajo aumente pero no garantiza que, a medio plazo, la tasa promedio de paro mejore. Puede reducir el paro de larga duración, salvo que los parados de este tipo sufran importantes pérdidas de capital humano o si no se produce una fuerte segmentación socio-laboral.

78Pero, el mismo argumento puede actuar en el sentido contrario: cuando los costes de despido son más altos, los empresarios son reacios a contratar. No contratarán hasta que no estén totalmente convencidos de que el crecimiento de su cartera de pedidos es sostenible en el tiempo. Pero tampoco despedirán a los trabajadores ante la primera manifestación de cambio de ciclo. Estabilizarán a las plantillas, de modo que el efecto neto será un empleo más estable. En estas circunstancias, es más probable que las empresas busquen hacer frente a la caída de actividad con un ajuste en horas y jornadas, no con ajuste en el empleo. El paro crecerá menos y, en promedio, la masa salarial caerá menos, igualmente pasará con el consumo familiar. Con ello, el efecto multiplicador del desempleo sobre la demanda interna y el nivel de producción será menos grave. Por otra parte, es cierto que las empresas contratarán menos en las fases de crecimiento. Pero serán más proclives a buscar los aumentos de la producción en la productividad y la mejora técnico-organizativa.

79Una parte de la literatura ha establecido que los efectos de los costes de despido sobre la creación de empleo dependen de la tecnología, de las perturbaciones económicas y de la negociación entre sindicatos y empresarios. También se ha establecido que los costes de despido discriminan a unos trabajadores frente a otros, benefician a unos y perjudican a otros.

80La reducción de los costes de despido y la simplificación de su procedimiento no parece ser el mejor camino para reducir la dualidad del mercado de trabajo que supone un elevado peso de contratos temporales. Pero el procedimiento más rápido de limitar la temporalidad es reducir la posibilidad de encadenamientos de dichos contratos. La ausencia de restricciones a la prolongación de la temporalidad engendra una dualidad en el mercado de trabajo español. Así, en los momentos de expansión algo menos de dos tercios de los contratos de trabajo eran indefinidos y algo más de un tercio temporales. Sobre el reconocimiento de esta dualidad, algunos autores sostienen que la reducción de los costes de despido de los contratos indefinidos contribuirá a reducir la dualidad. Pero la causa de la dualidad no son los contratos indefinidos sino el encadenamiento de contratos temporales para puestos de trabajo y trabajadores que no son temporales. En consecuencia, lógicamente cabría actuar sobre la causa para reducir la dualidad del mercado de trabajo.

81Los contratos temporales son y serán el mecanismo más inmediato para ajustar la empresa a la coyuntura económica. Pero la rotación excesiva de plantillas supone un coste para el trabajador y para la empresa, sobre todo cuando se persigue incrementar, a medio plazo, la productividad y la calidad de la producción.

82Hay acuerdo en que, dada su naturaleza, la reforma laboral de la que hablamos debería aplicarse en un contexto de crecimiento y no en uno de profunda recesión. La consecuencia inmediata de la aplicación de este tipo de reforma en plena recesión económica desemboca, como se ha dicho, en un rápido crecimiento del desempleo. Si la reforma laboral se acompaña de un duro plan de ajuste macroeconómico con fuertes reducciones de gasto público e incremento de impuestos, la situación económica y social de las familias y de las personas no puede sino empeorar rotundamente. El daño económico y social de la reforma no deja de estar asociado al momento económico de su aplicación.

83En un contexto de recesión, la reforma ha favorecido los ajustes de plantilla al reducir los costes, y ha propiciado una reducción de los costes laborales. Aunque es difícil diferenciar en qué medida esta reducción se debe a la reforma y en qué medida a la propia crisis. Es cierto que durante el primer año de crisis económica, los salarios reales subieron como resultado de la indexación automática, lo que contribuyó a empeorar la situación de algunas empresas. La reforma corrige este punto, pero también abre la puerta a abusos por parte de las empresas a la hora de apelar a la búsqueda de la competitividad para reducir los salarios. Esta circunstancia puede empeorar las relaciones laborales. De hecho, la discusión sobre los salarios podría beneficiarse de la creación de mecanismos institucionales a escala nacional compatibles con convenios colectivos predominantes a nivel de empresa.

84Por otra parte, la reforma no incorpora políticas de empleo. Por ejemplo, no se ha avanzado en el acompañamiento a la búsqueda de empleo para los parados. La única medida ha sido asociar la obligación de una formación para percibir la prestación compensatoria cuando la de desempleo ha finalizado. Faltan pues las acciones para mejorar la búsqueda de empleo y también mecanismos para adecuar el perfil profesional de las personas sin empleo a las nuevas necesidades del mercado de trabajo. Sí se creó con la reforma de 2012 la posibilidad de que las empresas de trabajo temporal autorizadas actúen como agencias de colocación.

85Tampoco, se ha mejorado el problema del fracaso escolar y de la sobrecualificación de los jóvenes españoles. Las cifras de paro de determinados colectivos de jóvenes superan el 70% y más de un tercio de los parados de larga duración son jóvenes. Una parte de estos ha abandonado prematuramente el sistema educativo. Es necesario implementar mecanismos de retorno a la enseñanza formal o la puesta en marcha de medidas de formación. Difícilmente la solución para los jóvenes sin formación vendrá del contrato de aprendizaje, puesto que compiten con jóvenes que han pasado con éxito por el mercado de trabajo.

86Respecto al problema de la sobrecualificación, en lugar de corregir la inadecuación de una parte del mapa de titulaciones y del contenido de algunas de ellas, la política del gobierno apunta más a restringir la demanda de educación. La política educativa ha consistido en reducir el gasto (incluidas las becas) y en aumentar muy significativamente las tasas académicas lo que ha provocado la expulsión de la enseñanza no obligatoria (sobre todo, los estudios universitarios) de una parte de los estudiantes. Algunos han tenido que abandonar los estudios una vez iniciados por el efecto combinado de la pérdida de empleo e ingresos de sus familias y el aumento de las tasas. En cuando a la reforma de contenidos educativos, ha predominado una visión ideológica de la educación y no la pretensión de contribuir a resolver los problemas del sistema educativo y del país.

  • 9 Según el INE, un total de 124.995 españoles abandonó el país en 2014. Estas salidas son considerada (...)

87Ayer como hoy, explicar el aumento del paro en España conduce necesariamente a tener que exponer las causas de la caída del empleo y/o de la insuficiente creación del mismo. En los años sesenta, los españoles se vieron obligados a emigrar para buscar oportunidades laborales en Europa. Al igual que durante esos años, en la actual fase de la economía española, la causa primera y principal de la caída del empleo reside en el agotamiento del modelo de crecimiento. La crisis actual ha reabierto el proceso de emigración9. La excesiva orientación de la economía española hacia la construcción y el mercado interno del crecimiento económico del período 1993-2007, la pobre competitividad internacional de buena parte del sector manufacturero y su escasa orientación exportadora, explican la situación. En definitiva, el problema del paro en España tiene un carácter estructural cuya resolución requiere acciones que incidan sobremanera en la esfera productiva del país.

Haut de page

Bibliographie

Bibliografía

Samuel Bentolila y Giuseppe Bertola, “Firing Costs and Labour Demand: How Bad is Eurosclerosis?”, Review of Economic Studies, Princeton, New Jersey, 1990, 57 (3), p. 381-402.

Samuel Bentolila y Marcel Jansen, “La reforma laboral de 2012: una primera evaluación”, Apuntes Fedea, Madrid , 2012, p. 16.

Samuel Bentolila, Pierre Cahuc, Juan Dolado y Thomas Barbanchon, “Paro y empleo temporal durante la crisis: Una comparación entre Francia y España”, en VV.AA., La crisis de la economía española. Análisis Económico de la Gran Recesión Madrid, Fedea, 2010, p. 311-350.

Cristina Fernández y Mario Izquierdo, “El ajuste de los mercados laborales europeos desde el inicio de la crisis”, Boletín Mensual del Banco de España, Madrid, febrero de 2013, p. 45-55.

Lluis Fina, “El paro en España: sus causas y la respuesta de la política económica”, en Lluis Fina y Luis Toharia, Las causas del paro en España. Un punto de vista estructural, Madrid, Fundación IESA, 1987, p. 15-68.

Lluis Fina y Luis Toharia, Las causas del paro en España. Un punto de vista estructural, Madrid, Fundación IESA, 1987.

Lars Ljungqvist, “How do lay-off costs affect employment”, Economic Journal, St. Andrews, 2002, vol.112, p. 829-853.

Stephen Nickell, “Fixed Costs, Employment and Labour Demand over the Cycle”, Economica, Londres, 1978, (45), p. 329-345.

Haut de page

Notes

1 Ver INE, http://www.ine.es/prensa/epa_tabla.htm

2 Cabe recordar que a lo largo de la década de los 60, el empleo aumentó a una modesta tasa anual del 0,6%, que contrasta con un crecimiento real medio del PIB superior al 7,5% y una tasa de crecimiento natural de la población del orden del 1,2% (Fina, 1987, pág. 23).

3 Datos procedentes del Institut National de la Statistique et des Études Économiques (INSEE) http://www.insee.fr/fr/themes/info-rapide.asp?id=14

4 Datos procedentes de la Encuesta de Población Activa del INE, www.ine.es

5 http://www.boe.es/boe/dias/2012/02/11/pdfs/BOE-A-2012-2076.pdf

6 La reforma toma forma jurídica por medio de un Real Decreto-Ley. Esta figura, de acuerdo con el marco jurídico español, es una norma con fuerza de ley que puede dictar el ejecutivo en caso de extraordinaria y urgente necesidad. Los decretos-leyes tienen carácter provisional, puesto que, una vez dictados, han de someterse a votación en el Congreso que podrá convalidarlos, derogarlos o acordar su tramitación como ley ordinaria urgente.

La urgencia y extraordinaria necesidad de aprobar la reforma laboral no estaba tanto en el propio problema del mercado de trabajo, como en la presión de los mercados financieros y de las autoridades europeas, del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional.

7 Existe la obligación de una aportación al Tesoro Público cuando el despido colectivo afecte a más de cincuenta trabajadores, la empresa tenga más de 500 trabajadores, estén afectados trabajadores mayores de 50 años y la empresa (o grupo de empresas al que pertenezca) haya tenido beneficios en los dos ejercicios anteriores al del Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

8 Como apunta este reciente artículo de prensa http://economia.elpais.com/economia/2015/04/27/actualidad/1430142526_306257.html, España lleva Treinta años de paro y los problemas endémicos del mercado laboral español siguen enquistados.

9 Según el INE, un total de 124.995 españoles abandonó el país en 2014. Estas salidas son consideradas como una pérdida neta de talento. Los destinos preferidos fueron América, donde se han establecido más de 81.000 españoles, y Europa donde han ido casi 40.000.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Gráfico 1. El paro en España (%), 1976-2013
Crédits Fuente: elaboración a partir de: Encuesta de Población Activa, INE, www.ine.es
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-1.png
Fichier image/png, 12k
Titre Gráfico 2. Tasa de Paro en Alemania, España, Francia y USA (1991-2014) (Datos mensuales)
Crédits Fuente: Elaboración a partir de Eurostat, Tasa de paro, medias mensuales, datos desestacionalizados, http://ec.europa.eu/​eurostat (26/04/2015)
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-2.png
Fichier image/png, 19k
Titre Ilustración 1. Crecimiento demográfico
Crédits Fuente: elaboración propia
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-3.png
Fichier image/png, 42k
Titre Ilustración 2. Población y oferta de trabajo
Crédits Fuente: elaboración propia
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-4.png
Fichier image/png, 19k
Titre Gráfico 3. El empleo en España (2001-2013)
Crédits Fuente: elaboración a partir del INE, www.ine.es
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-5.png
Fichier image/png, 37k
Titre Ilustración 3. Rasgos comunes del desempleo en Europa
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-6.png
Fichier image/png, 16k
Titre Gráfico 4. Jóvenes: búsqueda primer empleo (% sobre el total de las personas que buscan el primer empleo)
Crédits Fuente: Encuesta Población Activa, INE.
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-7.png
Fichier image/png, 22k
Titre Gráfico 5. Paro de larga duración (12 meses o más), % del paro total (2013)
Crédits Fuente: elaboración a partir de Eurostat, http://ec.europa.eu/​eurostat/​web/​lfs/​data/​database (15/03/2015)
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-8.png
Fichier image/png, 31k
Titre Gráfico 6. El paro de larga duración en España por edad y género (%), 2013
Crédits Fuente: Encuesta Europea de Fuerza de Trabajo (LFS). Eurostat.
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-9.png
Fichier image/png, 16k
Titre Gráfico 7. Impacto de la crisis en el mercado de trabajo europeo (números índices, año base 2007)
Crédits Fuente: elaboración a partir de Eurostat, http://epp.eurostat.ec.europa.eu (18/10/2013)
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-10.png
Fichier image/png, 26k
Titre Ilustración 4. La Reforma Laboral de 2012
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/5721/img-11.png
Fichier image/png, 46k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Elíes Furió Blasco et Matilde Alonso Pérez, « Desempleo y reforma laboral en España durante la Gran Recesión  », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 14 | 2015, mis en ligne le 13 juillet 2015, consulté le 28 avril 2017. URL : http://ccec.revues.org/5721 ; DOI : 10.4000/ccec.5721

Haut de page

Auteurs

Elíes Furió Blasco

Articles du même auteur

  • La economía española [Texte intégral]
    Del crecimiento a la crisis pasando por la burbuja inmobiliaria
    Paru dans Cahiers de civilisation espagnole contemporaine, 6 | 2010

Matilde Alonso Pérez

Articles du même auteur

  • La economía española [Texte intégral]
    Del crecimiento a la crisis pasando por la burbuja inmobiliaria
    Paru dans Cahiers de civilisation espagnole contemporaine, 6 | 2010
Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org