Navigation – Plan du site
Histoire politique

La lógica de Stalin y la Guerra de España

La logique de Staline et la Guerre d'Espagne
Antonio Elorza

Résumés

Au-delà de sa composante répressive, Staline définit une forme spécifique d’action dans le domaine de la politique, une approche personnelle à la « guerre » de classes et à la résolution des conflits dont le principal atout est une poursuite de ses buts au même temps implacable et pragmatique. La guerre d’Espagne devient un scénario optimal pour la mise en œuvre de cette stratégie.

Haut de page

Texte intégral

Seguir nuestra línea

1La documentación soviética puesta a disposición de los investigadores en la década de los 90 arroja una luz considerable sobre los aspectos dominantes en la compleja personalidad política de Stalin. Para ilustrar esta afirmación, nos limitaremos a cinco episodios que recogen tomas de posición del dictador georgiano sobre temas cruciales de la política exterior e interior de la urss.

  • 1  Georgi Dimitroff, Tagebücher 1933-1943, Berlín, Aufbau Verlag, 2000, p. 97-98.

2Dos de ellos aparecen reseñados en el diario del comunista búlgaro Jorge Dimitrov1. Apenas liberado de su prisión en la Alemania nazi y cuando está a punto de ser nombrado por Stalin al frente de la Comintern, se entrevista con el jefe el 7 de abril de 1934. Dimitrov expone su preocupación por el comportamiento de millones de trabajadores europeos que siguen fieles a la socialdemocracia y que aun, en el caso alemán, se adhieren al nacionalsocialismo. Opina que la causa reside en el incorrecto tratamiento del tema desde la Internacional. Stalin no está de acuerdo. Cree que la existencia de las colonias asocia a los trabajadores con los intereses de sus respectivas burguesías, existiendo además una psicología gregaria que les hace someterse a sus dirigentes. Pero ante todo cuenta la explicación histórica. El error consistió en aplicar a los trabajadores europeos la fórmula empleada en Rusia:

No comprenden – la gente de la ic – que de hecho no teníamos parlamentarismo. Los trabajadores rusos no recibieron absolutamente nada de la Duma. No es ese el caso en Europa. Si nuestra burguesía hubiera contado con treinta años más, con toda seguridad se hubiera vinculado a las masas por medio del parlamentarismo, y entonces hubiera sido mucho más difícil para nosotros.

3Lo de menos aquí es que Stalin profetice la deriva de la democracia parlamentaria hacia el fascismo, bajo diferentes formas e incluso en Inglaterra, por oposición al proletariado en un tiempo de crisis. Cuenta la lucidez de Stalin al percibir la importancia del parlamentarismo como factor positivo para los intereses de los trabajadores y de vinculación de los mismos a las clases dominantes. La Comintern debe, pues, tomar en consideración el papel de la democracia, aun cuando sea para acabar con ella al mismo tiempo que el proletariado desplaza a la burguesía. En tal valoración se encuentra la base de la reticente aceptación por Stalin de la política de frentes populares, y sobre todo de su política en la guerra de España, en la doble dimensión de recomendar el parlamentarismo en la célebre carta a Largo Caballero y de juzgar necesaria su superación apuntando a lo que luego serán las llamadas democracias populares.

  • 2 Idem, p. 162.

4Segundo episodio referido por Dimitrov2. Después de la manifestación conmemorativa de la Revolución, el 7 de noviembre de 1937 los principales jerarcas comunistas celebran una comida en casa de Vorochilov. Llegan los brindis, dedicados al gran Stalin, quien en lugar de brindar pronuncia una extensa alocución en la cual establece un balance de lo hecho por los zares, censurados por su explotación de las masas, pero que a juicio de Stalin «hicieron una cosa que fue buena, amasar un enorme Estado, hasta la península de Kamchaka, y nosotros hemos heredado ese Estado, y lo hemos consolidado y fortalecido como un Estado unido e indivisible, no por los intereses de terratenientes y capitalistas, sino para beneficio de los trabajadores, de los pueblos que hicieron ese Estado». Esa construcción de un gran imperio ruso es un logro que a juicio de Stalin no puede ser puesto en cuestión. Aquellos que hacen peligrar la unidad y la fuerza del Partido y del Estado deben en consecuencia ser eliminados. El comunismo no entra en juego. Cuenta la prioridad de mantener a Rusia como gran potencia. No es, pues, la defensa del socialismo lo que justifica el Gran Terror en curso, sino la razón de Estado.

  • 3  Pavel Chinsky, Staline. Archives inédites, 1926-1936, París, Berg, 2001, p. 62.
  • 4  Idem, p. 121.

5Los otros tres episodios proceden de la documentación reunida por Pavel Chinsky para el período 1926-1936, consistente en los telegramas que el dictador intercambia con sus colaboradores políticos en los meses de verano, durante sus prolongados períodos de vacaciones a orillas del Mar Negro. Uno de ellos enlaza con un aspecto secundario del relato precedente, cuando los comensales ovacionan una y otra vez a Stalin, y éste les responde con una disertación sobre el valor extraordinario que tienen los cuadros medios del Partido, recurso para afirmar su posición excepcional como definidor de la teoría revolucionaria3. Una temática muy diferente inspira una declaración similar en telegrama enviado a Kaganovich y a Molotov el 6 de septiembre de 1936, con motivo de criticar a Pravda por el tratamiento dado al proceso de «zinovievistas y trotskistas». Para mostrar la exigencia de «aplastar a esos cerdos», no sirve con dividir el mundo en buenos y malos, sino que hace falta destacar que tales sujetos, atacando a los dirigentes del Partido, con él mismo a la cabeza, desarrollan «una lucha contra los soviets, una lucha contra la colectivización, contra la industrialización, una lucha en consecuencia por la restauración del capitalismo en las ciudades y en los campos de la urss»4.

  • 5  Idem, p. 121.

6Todo el proceso de construcción del socialismo resulta de este modo personalizado, con el líder carismático en primer plano, aunque se refiera con falsa modestia a «Stalin y de los demás dirigentes». Cualquier ataque a los mismos, esto es, cualquier ataque a Stalin supone un intento de «acabar con el socialismo y restaurar el capitalismo»5. Stalin aparece entonces como «la encarnación de todas las victorias del socialismo en la urss, la encarnación de la colectivización, de la industrialización, del auge de la cultura en la urss». Etcétera, etcétera. Vuelto hacia si mismo, el culto a la personalidad se despliega sin límite alguno. Stalin asume el papel de gran sacerdote del culto hacia el mismo dirigido.

  • 6  Ibídem, p. 87.
  • 7  Ibídem, p. 120.

7Gran sacerdote y primer artífice de la represión, conforme muestran las instrucciones dirigidas al sucesor de Dzjerjinsy al frente de la OGPU en 19276. Aparece ya el espionaje imaginado como clave de una actuación represiva en la cual propone la intervención de delincuentes comunes en calidad de delatores y avanza la táctica de montar «procesos ejemplares» que luego sirvieran de «material oficial a utilizar en Inglaterra y en Europa». Esta dimensión propagandística será fundamental cuando tenga lugar en el verano de 1936 el primero de los grandes procesos, con Zinoviev y Kamenev como estrellas, y Trotski en calidad de obsesión permanente del Jefe. Stalin cuida hasta los más pequeños detalles de la sentencia, tales como que se omita decir que no habrá apelación. Por supuesto, no la habrá, pero no hay que producir «una mala impresión». Por nota enviada a Kaganovich el 28 de agosto, sabemos que Stalin fija lo que va a ser comunicado al exterior, e incluso advierte que para aparentar objetividad esa información no sea remitida por el partido o por Pravda, sino por los organismos de Justicia7. El veredicto está redactado días antes de que acaben las sesiones y Stalin dispone y juzga los artículos de prensa más relevantes que condenan a los acusados, entre ellos uno de Radek, cuyo procesamiento es aplazado a este fin. Es el director de un siniestro montaje teatral, el proceso como espectáculo dirigido hacia el exterior y hacia la propia sociedad rusa, al mismo tiempo que en esa acción dirigente opera como ante un espejo que refleja las imágenes por él creadas acerca de las conductas imputadas a las víctimas.

  • 8  Ibídem, p. 70.

8El último documento concierne a las relaciones exteriores, y viene a confirmar desde otro ángulo lo que Stalin declaraba en la fiesta del 7 de noviembre. Es septiembre de 1935 y se trata de la guerra de Abisinia, donde Litvinov, encargado de los Asuntos Exteriores, toma una posición rotunda de condena de la agresión italiana. Le parece bien, pero en cambio le parece mal que no haya distanciado su postura de las de Francia e Inglaterra. Como siempre, es inmisericorde en sus juicios : «Litvinov quiere nadar siguiendo la ruta de Inglaterra, pero nosotros tenemos nuestra propia ruta, superior por su calidad a cualquier otra, y hay que nadar siguiéndola». A continuación da instrucciones a la prensa para que escriba de acuerdo con su punto de vista, «escamoteado» por Litvinov. Para Stalin, que Abisinia sea o no invadida, resulta secundario. Cuenta el enfrentamiento de potencias europeas, a su juicio aquí Italia y Francia contra Inglaterra (según Stalin asociada a Alemania). Por eso discrepa de la postura de Kalinin, contrario a permitir la exportación de trigo y otros productos a Italia, dada la guerra de Abisinia. El tema de la invasión no cuenta. Sólo los intereses soviéticos de que las grandes potencias se enfrenten cada vez más hasta hacer posible la imposición de la urss. «Podemos vender trigo a unos y otros, para que puedan pelearse. No tenemos interés en que una de ellas aplaste inmediatamente a otra. Tenemos interés en que su pelea sea lo más larga posible, pero sin victoria rápida de una sobre otra»8 El pacto germano-soviético de 1939 se encuentra diseñado de antemano.

9En conjunto, los episodios reseñados nos presentan a un político sumamente astuto, capaz de elaborar esquemas interpretativos más elaborados que los de Lenin. El maniqueísmo es el telón de fondo y guía el planteamiento estratégico cuyo punto de llegada no es otro que la victoria de la urss sobre las potencias capitalistas. Pero eso no le impide atender a los procesos históricos que pueden condicionar en uno o en otro sentido la suerte del enfrentamiento. De ahí que perciba la importancia del parlamentarismo para los trabajadores europeos, a diferencia de lo sucedido en la Rusia zarista, y que exprese la necesidad de contar con ese factor, precisamente para superarlo. Podrá en consecuencia aceptar la democracia parlamentaria como alternativa transitoria a la dictadura soviética (carta a Largo Caballero, Frentes Populares), al mismo tiempo que desde su interior se actúe en el sentido de su abolición (democracias populares).

  • 9  Silvio Pons, Stalin e la guerra inevitabile, Turín, Giulio Einaudi, 1995.

10Stalin se mueve en el marco de una descarnada política de poder, sin que cuente otra cosa que las ventajas o los inconvenientes que una determinada actitud puede representar para el logro de su objetivo. Lo que le pueda suceder a la Abisinia invadida, lo mismo que más tarde a la España en guerra, no interviene a la hora de elaborar sus juicios y adoptar sus posiciones. Por eso rechaza la aplicación de sanción alguna a Italia en 1935 y por lo mismo mantiene hasta el final una política de apoyo a la República española, no en razón de la justicia de su causa, sino de la conveniencia para la urss de que el conflicto se prolongue al máximo. Ello le conduce a una relativización del problema del fascismo, que cuenta sólo en calidad de amenaza de Alemania a la urss. Tal y como ha explicado Silvio Pons9, Stalin cree en la inevitabilidad de la guerra, deseando sobre todo que los conflictos entre las potencias capitalistas generen un desgaste del cual pueda beneficiarse más tarde la urss. El precio que deba ser pagado por tales conflictos no le preocupa.

11A partir de este maquiavelismo extremo, no cabe esperar que Stalin preste atención alguna a los costes de la construcción del socialismo, ni que la dimensión teleológica fundamental de la Revolución rusa intervenga a la hora de elaborar su política. Al confundirse la causa del socialismo con la de la urss, lo que importa es salvaguardar la herencia de los zares, la primacía de Rusia como gran potencia. El internacionalismo proletario no es más que un instrumento al servicio de esa concepción imperialista, legitimada por la falsa evidencia de que los intereses de la gran Rusia coinciden con los intereses de los trabajadores. Antes de 1939 y después de 1945 la política exterior de Stalin atenderá a esta prioridad de signo imperialista.

  • 10  J. Stalin, Obras completas, t. V, Moscú, Lenguas Extranjeras, 1953, p. 64.

12Consecuencia : la personalización del poder y su sacralización en el pasado zarista son recuperadas, con otro vocabulario, en el marco de la concepción que el mismo Stalin acuña de su ilimitado poder personal. Hacia los demás, hace valer a la mínima ocasión su superioridad, que los fieles reconocen con un sentido lacayuno de admiración en tanto que líder indiscutible de la causa del proletariado mundial. La modestia no es el vicio preferido de Stalin y, como consecuencia, él mismo se ocupa de destacar que cualquier ataque dirigido contra su persona lo es contra la urss, la clase obrera y la economía soviética10. El culto a la personalidad no es el núcleo del estalinismo, como en tiempos planteara el xx Congreso del pcus, aunque sí uno de sus componentes más significativos.

13Todo lo anterior, y singularmente la reseñada exaltación que Stalin promueve, fundamenta su acción punitiva contra cualquier adversario real o supuesto. Enemigo del pueblo, enemigo de la urss, enemigo de la unidad, enemigo de Stalin. De ahí la puesta en práctica de un terror orientado al aniquilamiento de tales oponentes y también a la función pedagógica de mostrar el precio que ha de pagar toda actitud que no sea una fidelidad sin límites. Y ni siquiera esto basta si en los planes de exterminio la presencia de este o aquel individuo o dirigente favorece su inclusión en las listas. Stalin se convierte de este modo en el organizador de un genocidio que apunta en primer término a la propia clase dirigente del poder soviético y de forma complementaria a todo componente de la sociedad al que quepa achacar deslealtad. No se conforma además con ese protagonismo, sino que al juzgar que los procesos a dirigentes tienen una enorme repercusión, dentro y fuera de Rusia, los organiza en sus más mínimos detalles, desde la destrucción de las víctimas para que asuman la autoinculpación, a la campaña de prensa, la redacción de las sentencias e incluso los falsos relatos que deben asumir los procesados, convertidos por la palabra de Stalin en narraciones y comportamientos verídicos.

El sistema estaliniano

14Por todo ello resulta posible hablar de un modelo estaliniano, entendiendo por tal el conjunto de posiciones ideológicas, forma de hacer política, concepción del poder y consiguiente obsesión represiva que acompañan a la gestión por Stalin del régimen comunista soviético. Violencia extrema, consenso, maquiavelismo y sacralidad engarzan dentro de un sistema que hace posible una descripción estrictamente anatómica de sus componentes. Puede ser resumido en siete puntos :

15De entrada, articulación de tres elementos : poder absoluto del partido-estado, concepción militar de las relaciones políticas y liderazgo personal juzgado infalible del secretario general. La construcción del socialismo es vista como un proceso histórico necesario, inexorable, siendo este determinismo histórico el que confiere sentido a todo el proyecto ideológico. No sólo porque ello hará posible materializar el principio de la subordinación total de los medios a los fines, sino porque al tratarse de un desarrollo que responde a una concepción científica de la historia, resulta supuestamente posible llegar a un conocimiento preciso del camino a recorrer y por consiguiente de la estrategia a adoptar a efectos de alcanzar mediante la lucha –palabra mágica del vocabulario comunista- alcanzar el triunfo definitivo, la victoria del socialismo.

16La fijeza de los objetivos y del procedimiento para alcanzarlos, de un lado ; de otro, una visión peyorativa radical, condenatoria, del campo de los adversarios. Stalin habría suscrito la metáfora del ferrocarril de la historia, pero siguiendo un trayecto constantemente situado bajo la amenaza de asaltantes perversos, tanto exteriores (los enemigos de clase dentro y fuera de la urss) como internos (los traidores a la revolución, incluso quienes proponen soluciones falsas a sus problemas). El campo donde ha de ser desplegada la estrategia cubre así esos dos objetivos :

  • 11  Idem, p. 66.

La tarea primordial de la estrategia –escribe a principios de 1923– es determinar la dirección fundamental que debe seguir el movimiento de la clase obrera, la dirección en la que sea más ventajoso para el proletariado asestar al enemigo el golpe principal, a fin de lograr los objetivos planteados en el programa11.

17La analogía respecto del orden bélico está ahí siempre, ya que el ejemplo puesto para ilustrar la definición anterior no es otro que el «golpe decisivo» dado en su día a los ejércitos de Denikin durante la guerra civil. El enfoque había pertenecido ya al arsenal político de Lenin, pero ahora desplegará todas sus consecuencias. Toda forma de conflicto resulta asimilada a una confrontación armada. Los problemas sociales reciben soluciones expresadas con lenguaje militar. El propio partido se convierte, pura y simplemente, en el ejército de la revolución, donde no caben debates ni deserciones. El movimiento revolucionario asume así la forma de una prolongada contienda, primero contra el zarismo y la burguesía, luego contra las fuerzas sociales y políticas que tratan de impedir el avance hacia el socialismo.

  • 12  Ibídem, p. 69 y passim.

18La acción parlamentaria puede así ser admitida, como la insurrección, siempre que sea vista como forma de lucha. El relativismo impera siempre respecto del adversario : no cabe decir que el estalinismo sea antidemocrático, democrático o antifascista : «La misión del Partido –concluye– consiste en dominar todas las formas de lucha, combinarlas inteligentemente en el campo de batalla y agudizar la lucha en las formas que sean más adecuadas en la situación dada12.

19De ahí la absolutización conferida al papel histórico –y, claro es, al poder político– del Partido Comunista. La sustitución de la dictadura del proletariado por la dictadura del partido, ya planteada por Lenin, es la clave de bóveda del sistema estaliniano. La lucha revolucionaria excluye la posibilidad de una actuación espontánea del proletariado : éste requiere una forma de organización nuclear que es el partido, el cual a su vez tiene que dominar tanto los procedimientos de lucha como las organizaciones subalternas (de los soviets a los sindicatos). Su papel cambia radicalmente con la toma del poder :

  • 13  Orlando Figes, The Whisperers. Private Life in Stalin's Russia, Londres, Penguin Books, 2008, p. x (...)

En los periodos anteriores, el Partido era la palanca para la destrucción de lo viejo, para el derrocamiento del capital en Rusia ; ahora, por el contrario, en el tercer periodo, ha dejado de ser el partido de la subversión en Rusia para convertirse en el partido de la edificación, en el partido de la construcción de nuevas formas de economía13.

  • 14  Entrevista J.Stalin-H.G.Wells, 1934 en Stalin, Obras completas, t. XV, Moscú, Lenguas Extranjeras, (...)

20En The Whisperers («Los susurrantes»), Orlando Figes ha descrito el proceso y sus consecuencias, a partir de la misma toma del poder en 1917 : «El ethos del Partido pasó a dominar todo aspecto de la vida pública en la Rusia soviética, del mismo modo que el ethos de la aristocracia lo había hecho en la Rusia zarista»14. El propio Lenin comparó a los bolcheviques con la nobleza y ciertamente ingresar en el Partido después de 1917 era como ascender de clase. Suponía preferencia para desempeñar puestos burocráticos, una posición de elite y privilegios, y una participación personal a modo de accionista en el partido-Estado. Al finalizar la guerra civil, los bolcheviques ya se habían atrincherado en todas las posiciones dirigentes de gobierno, cuya burocracia controlaba casi todos los aspectos de la vida en la Rusia soviética. En 1921 la burocracia soviética era diez veces mayor que la zarista en su mejor momento. Había 2,4 millones de funcionarios del Estado, más que doblando el número de trabajadores industriales en Rusia. Formaban la base social principal del régimen». En este aspecto, Stalin se limitó a consolidar la obra de Lenin.

21El Partido Comunista era, pues, el sujeto histórico por excelencia, artífice primero de la supresión del capitalismo y luego de la construcción socialista:

  • 15  Roy A. Medvedev, Lo stalinismo, I, Roma, Mondadori, 1977, p. 177.

Si se quiere lograr un gran objetivo, un objetivo social importante –explica Stalin a H. G. Wells en la famosa entrevista de 1934–, se precisa una fuerza central, un baluarte, una clase revolucionaria ; como siguiente paso, es necesario organizar el apoyo de esta fuerza central por parte de fuerzas auxiliares ; en este caso, dicha fuerza auxiliar es el Partido, al cual están también afiliadas las mejores fuerzas de la inteligencia15.

22De acuerdo con una concepción de la lucha social análoga al mundo físico, resulta imprescindible maximizar la fuerza que encarna el progreso histórico, el Partido Comunista, frente a sus oponentes, y por ello no cabe admitir limitación alguna de índole política, legal o moral a una acción en la cual ha de desplegar todas sus facultades sin freno alguno. Cualquier vacilación aleja del fin perseguido. Y la violencia es un componente imprescindible de la misma, ya que es también el componente central del juego del adversario.

23Ahora bien, ni siquiera el Partido se encuentra libre de los peligros que acechan al proceso de construcción del socialismo. El error y la traición pueden tener también, y de hecho tienen, cabida en sus filas. La única manera segura de evitarlo consiste en acudir una vez más al principio de sustitución, otorgando a la dirección del Partido el monopolio de la elaboración y de la decisión política. La dirección debe contar con el respaldo unánime del partido «en su conjunto», siendo éste un bloque monolítico, sin fisuras. Y ello implica para Stalin una dirección personal, no discutida, reconocida como infalible.

  • 16  Stalin, Obras completas, t. XV, Moscú, Lenguas Extranjeras, 1953, p. 47-57. 
  • 17  Robert V. Daniels, The Rise and Fall of Communism in Russia, New Haven-Londres, Yale University Pr (...)

24Fue en torno a 1930 cuando la historia soviética –explica Medvedev– comienza a ser leída en clave estaliniana. La mitificación previa de Lenin a cargo de Stalin sirve de escabel para el propio encumbramiento. En 1931, V.V. Adoratsky, en su prólogo a las obras de Lenin, hace notar que los criterios de Stalin constituyen la premisa para entender a Lenin16. A partir de 1931, el culto se generaliza y en él incurren hasta sus antiguos opositores, como Radek o Bujarin, que acabaron perdiendo la vida por decisión del «mejor alumno de Lenin». Cuando en 1939, con ocasión del xviii Congreso del pcus, Stalin lanza su grito de triunfo por haber logrado el monolitismo sin fisuras, «habiendo aplastado a los enemigos del pueblo y limpiado de degenerados las organizaciones del Partido y de los Soviets», sus oyentes saben quien es el verdadero protagonista de semejante éxito y prorrumpen en un unánime : «¡hurra al camarada Stalin !»17. Así será hasta su muerte.

  • 18  Valentino Gerratana, «Stalin, Lenin e il marxismo-leninismo», Storia del marxismo, 3, Turín, Einau (...)

25Esa edificación del líder máximo tiene lugar a partir de una palanca estrictamente humana : el control de la organización del Partido. No de la capacidad teórica, ni de los logros registrados en la dirección política. A partir de Stalin, llegando a sus últimos epígonos como Santiago Carrillo o Georges Marchais, ese será uno de los rasgos propios del partido estaliniano : la presunción de infalibilidad que acompaña al secretario general, merced a su control de la organización consolidado mediante lo que R. V. Daniels llamó «el flujo circular del poder», esto es, la designación de cargos que garantice una absoluta lealtad al líder en los niveles organizativos inferiores18. La fórmula queda así cerrada : un jefe, un partido, una línea general que garantiza la victoria sobre el enemigo de clase.

26La primera consecuencia de la aplicación del esquema anterior es el reforzamiento de las orientaciones conservadoras en el proceso revolucionario. En primer plano, la fusión partido-Estado deja de ser algo problemático e ineficaz, tal y como señalan los últimos escritos de Lenin, para convertirse en la premisa imprescindible de la buena marcha de la revolución. La fórmula del xii Congreso del Partido en 1923 ya no ofrece dudas :

El aparato de Estado es el principal organismo de masas que une a la clase obrera que se encuentra en el Poder, representada por su Partido, con el campesinado, y que permite a la clase obrera, representada por su Partido, dirigir al campesinado.

27A partir de ahí caben las críticas pro-forma de la burocracia, mientras como tal la burocracia resulta taxativamente sancionada. La depuración de la burocracia, requerida por Lenin, pasa en Stalin al campo de los malos usos y de la moral, es decir, al de la represión individual. «Los cuadros del Partido –concluye Stalin- son los mandos del Partido, y puesto que nuestro Partido se halla en el Poder, son también los mandos de los órganos dirigentes del Estado». Tras un brindis hacia su persona de los veinticinco dirigentes que le acompañan en la celebración revolucionaria del 7 de noviembre de 1937, Stalin subraya el protagonismo de los cuadros medios del partido

28Lo que es, es lo que debe ser. Ello permite una enorme simplificación en el discurso político, perfectamente ajustado a la concepción estaliniana de la ideología como instrumento de una acción de mando estrictamente militar. La complejidad de lo real resulta necesariamente borrada, en una argumentación que se mueve según oscilaciones pendulares entre un polo positivo –la explicación de la línea general- y uno negativo, las falsas posiciones de adversarios e ignorantes. Sin duda los años de seminario le fueron útiles al comunista georgiano para configurar un discurso siempre dualista, a veces tremendamente primario, otras falaz, pero siempre al servicio de la doble intención didáctica e imperativa.

29Las dos caras de Jano son inseparables. Para Stalin, el marxismo es una concepción completa del mundo y una bandera de combate. Marx pasa a ser una fábrica de consignas, según expone en su estudio sobre el marxismo-leninismo V. Gerratana :

  • 19  Georg Lukács, Nuovi Argomenti (1962), citado por Franz Marek, «Sulla struttura mentale di Stalin», (...)

Cada concepto resulta de su definición axiomática y cada definición da lugar a una serie de deducciones simples según las cuales resulta evidente a fin de cuentas que el socialismo proletario es una deducción directa del materialismo dialéctico. La evidencia y la simplicidad deductiva son desde el principio, y seguirán siéndolo siempre, los principales requisitos de las elaboraciones teóricas estalinianas. Todo lo que escapa a estos requisitos ha de ser eliminado19.

  • 20  Franz Marek, «Sulla struttura mentale di Stalin», art.cit., p. 73.
  • 21  Moshe Lewin, Storia sociale dello stalinismo, Turín, Einaudi, 1985, p. 134-135.

30La teoría se inclinaba así ante la exigencia de alcanzar una confirmación de las decisiones previamente adoptadas. Lo de menos es que así resulte arrojado por la borda todo el esfuerzo teórico del autor de El Capital. Con razón pudo escribir G. Lukacs que en Stalin se invierte la línea de razonamiento propia de Marx y de Lenin : la táctica acaba sustituyendo a la estrategia. La teoría viene después. En la práctica no es la inteligencia profunda de las cosas lo que guía su acción ; por el contrario, es en función de la táctica adoptada que se reconstruye la inteligencia profunda de las cosas. Toda mediación es marginada, para crear la impresión de un enlace inmediato entre los datos de hecho y las posiciones teóricas que ofrece como postulados irrefutables. Se trata de «dar en forma de evidencia la justificación de todas sus medidas, presentándolas como consecuencia directa y necesaria de las doctrinas marxistas-leninistas»20. El objetivo consiste en demostrar a posteriori la validez de toda intuición del jefe supremo y el estilo de pensamiento estaliniano servía a ello con eficacia : «simple, coherente y convincente, una vez que fueran aceptadas sus premisas»21 (F. Marek).

31En caso de acierto, las ventajas prácticas de tal método son evidentes. Pero incluso entonces resulta imposible borrar los costes a medio y largo plazo. Tal es el caso de la limitación de los objetivos revolucionarios al espacio ruso, en el marco del socialismo en un solo país. En tanto que renuncia temporal a los objetivos de una revolución internacional, después de los fracasos de 1919-1923, el repliegue resulta del todo razonable. Pero es que en Stalin, como prueba su artículo sobre el tema en octubre de 1920, la restricción del espacio revolucionario se justifica por la desestimación de los movimientos proletarios de Europa occidental, así como por una concepción autárquica, optimista, acerca de las posibilidades de una revolución sólo rusa. Era la victoria de una apuesta, no de un análisis.

32La contrapartida de la dimensión conservadora reside en el voluntarismo. No se avanza en una revolución limitándose a justificar la realidad. La astucia de Stalin consiste en la entrada en escena del determinismo histórico. Las formas existentes del régimen revolucionario se justifican por ello, y también se justifica una actitud decisionista para quebrar los equilibrios vigentes, siempre que en el cambio, por violento que sea, mantenga en pie el sistema de poder. La concentración de facultades en el Secretario General y en el Partido hace posible que poner en marcha las políticas más radicales con tal de que exista un grado de coerción suficiente para que el dominio de los primeros no se vea alterado. Además, es una ley del sistema : el consenso depende de la expectativa de éxito. Tal y como probará el tiempo de Brezhnev, atenerse al mantenimiento de lo existente acaba antes o después con el derrumbamiento. Hay que probar el avance en la construcción del socialismo, causante de tantos esfuerzos y sacrificios en los de abajo. Sin la expectativa del paraíso, una fe tan costosa se desplomaba.

  • 22  Stalin, Obras completas, t.VI, Moscú, Lenguas Extranjeras, 1953, p. 65-72.

33d) Teniendo en cuenta esta perspectiva, el precario equilibrio de la nep había de quebrar. Por eso la furiosa industrialización de los años 30 y la colectivización agraria constituyen elementos naturales de esa proyección hacia el futuro de la política estalinista. No había otro modo de negar en la práctica los estrangulamientos que en los años 20 afectaban al crecimiento de la economía soviética. ¿Cómo relanzar la industrialización ? ¿cómo detraer recursos del sector agrario sin arriesgarse a acciones de boicot o insurreccionales ? ¿cómo mantener la dictadura del Estado-partido sin poner en tela de juicio su ineficacia ? Moshe Lewin ha explicado cómo una estrategia voluntarista asentada sobre la violencia brutal permitió a Stalin saltar por encima de las limitaciones impuestas por la realidad, llevando a cabo «una verdadera guerra social contra el país entero, pero sobre todo contra los campesinos»22.

34Al mismo tiempo, la excelente política de imagen, con Eisenstein en primer plano, tapó perfectamente las atrocidades –recordemos La línea general– esgrimiendo la importancia de las metas perseguidas. El aislamiento creciente del Estado-partido fue cubierto mediante la violentísima represión y con el eficaz procedimiento de sacralizar la causa revolucionaria hasta niveles extremos. Gracias al monopolio de la información es dado esgrimir en todo momento un balance sin mácula : «Estos éxitos estimulan en la clase obrera la fe en el triunfo de nuestra causa y acercan a nuestro Partido nuevas reservas de millones de hombres», escribirá Stalin en marzo de 1930 en un artículo paradójicamente titulado «Los éxitos se nos suben a la cabeza». Con su palabra, el vozhd, el jefe supremo, construye la realidad.

35El peso de la experiencia religiosa personal, con su estancia en el seminario de Tbilissi, juega sin duda en la forma de contemplar la teoría y la propaganda revolucionaria por parte de Stalin. La rigidez de sus concepciones y de su forma de argumentar, el didactismo en la exposición, el corte con la tradición racionalista del marxismo occidental, son elementos del estilo estaliniano que tiene que ver con dicho origen. El paso decisivo, no obstante, corresponde a la transferencia de sacralidad, por usar la terminología de Mona Ozouf, mediante la cual funde esa cosmovisión religiosa de los agentes revolucionarios con la tradición del movimiento obrero. Si Stalin puede vender su imagen de Lenin con santo fundador es porque encuentra un terreno abonado en el propio partido bolchevique, y ahí están las aportaciones en el mismo terreno de Zinoviev.

  • 23  Aldo Agosti, Stalin, Roma, Editori Riuniti, 1983, p. 48.
  • 24  Raymond Aron, L’Opium des intellectuels, París, L’Histoire, 2003 [1955].

36La escenificación corrió en todo caso a su cargo, con las famosas invocaciones de lealtad a Lenin tras su fallecimiento, el 26 de enero de 1924, ante el segundo Congreso de los Soviets : «Al dejarnos, el camarada Lenin, nos ha ordenado preservar la unidad del partido como la pupila de nuestros ojos. Te juramos, camarada Lenin, que cumpliremos con honor este mandamiento tuyo»…23. Dos meses más tarde, las conferencias luego reunidas en el volumen Principios del leninismo, consagraban el papel que Stalin se asignaba de sumo sacerdote y único intérprete autorizado de la doctrina de Lenin24.

37La mentalidad de Stalin encajaba por lo demás perfectamente con una codificación ritualizada del pensamiento de sus predecesores, que le deja del todo libre a la hora de adoptar decisiones y le protege luego de polemistas agresivos. El manejo de las citas sagradas, imitado luego por tantos otros dirigentes comunistas, hace posible que para Stalin sirva de referente sagrado y de escudo protector. Para proceder en esta dirección con un máximo de eficacia, la sacralización arranca del Gran Precursor, convertido en legitimador de la verdad revelada por el sucesor, que no es otro que el propio Stalin, en su calidad de intérprete privilegiado entre la verdad ya enunciada y la praxis. De ahí la acuñación del término «leninismo» primero y de «marxismo-leninismo» más adelante, en cuando teoría que para ser convalidadas sólo necesitan ser enunciadas por el supremo mediador.

38Todo ello tiene lugar en medio de una reinvención de rituales de raíz religiosa, que van desde los enterramientos en la Plaza Roja, con la sacralización definitiva del personaje de Lenin que vive embalsamado, tal y como le ocurre a su teoría, en el mausoleo más allá de la muerte, a las procesiones/desfiles del Primero de Mayo o de los aniversarios de la Revolución. No cabe dudar de la eficacia que entonces tuvieron estos actos a la hora de crear consenso interior y adhesión fuera de la urss. La sacralización de la figura del líder le colocaba por encima de las peripecias de la historia y los rituales eran otras tantas muestras plásticas del esplendor de su proyecto de emancipación. El fenómeno no era nuevo en la historia, dándose ya en la Revolución Francesa, pero tanto en la Revolución rusa como en la Alemania nazi adquirió una especial intensidad.

  • 25  Citado por J. Arch Getty y Oleg V. Naumov, The Road to Terror, New Haven-Londres, Yale University (...)

39Se trataba de una propaganda cuasi-religiosa, destinada a fijar la mentalidad de los militantes, convirtiéndolos en creyentes. Raymond Aron calificó ya acertadamente al comunismo de «religión secular»25. Todo adquiría sentido en nombre de una extraña Santísima Trinidad integrada por el «leninismo» en función de Espíritu Santo, inspirador de la acción desde los principios intangibles de la revolución, el Partido como Dios-Padre, e instrumento, vanguardia y sujeto del cambio histórico, y el sujeto activo-Dios-Hijo, motor de todo el proceso, papel asumido por el secretario general cuyo papel de protagonista ha de ser reconocido y ensalzado, y cuyas decisiones deben ser asumidas y puestas en práctica por todos los comunistas.

40Concepción militar de la política y sacralización convergen a la hora de explicar, con el aditivo de la experiencia personal de Stalin y de su dimensión paranoica, que la represión a ultranza se convierta en uno de los rasgos más relevantes de su sistema. Fue una nueva Inquisición, acentuando la vocación punitiva ya establecida por Lenin. Toda oposición ha de ser suprimida, aunque sea un simple disentimiento puntual, tanto en la sociedad como en el Partido. La moderación es excluida de antemano. Stalin la encontraba incluso en su modelo histórico, Iván el Terrible.

41Los escritos y alocuciones de Stalin presentan a este respecto una alucinante reiteración de la exigencia de exterminar a los sucesivos adversarios que se oponen a la marcha victoriosa del proletariado –es decir, de Stalin– sobre la historia. Además Stalin fue Stalin en este sentido mucho antes de detentar el monopolio del poder. Incluso después de establecido el orden revolucionario, se intensifica a su juicio la lucha de clases, al hacerse más sutiles y peligrosas las actuaciones de los enemigos.

  • 26  O. Figes, The Whisperers…, op.cit., p. xxxvii.

42El punto de llegada inevitable es el Terror. Lo advertía ya en 1933 : «Es necesario destruir y eliminar la pútrida teoría según la cual, a cada paso adelante que damos, la lucha de clases se debilita en proporción a nuestros éxitos, el enemigo va haciéndose más débil». Como consecuencia, «nuestra lucha debe ser intensificada con todos los medios a nuestra disposición y nuestra vigilancia ha de acentuarse hasta el máximo»26 El terror resulta imprescindible para aplastar toda resistencia contra el dominio del Partido-Estado, desde una doble perspectiva de eficacia y de ejemplaridad. El partido no puede abandonar su vocación monolítica para convertirse, como se decía en el pce de Carrillo, en un club de discusiones, pudiendo llegar a ser la peor guarida de los traidores. Por añadidura, el terror contra el partido resulta funcional de cara a la sociedad también reprimida : nada consolida más el conformismo que ver cómo los verdugos son también ejecutados.

  • 27  Giuliano Procacci, El partido en la URSS: 1917-1945, Barcelona, Laia, 1977.

43La entidad del Gran Terror de 1937-1938, con un 85 % de las ejecuciones del período 1917-1955, no debe ocultar la continuidad, e incluso la curva ascendente de su puesta en práctica en vida del vozhd, ya que es en 1953 y no en 1938 cuando se alcanza la cifra máxima de prisioneros en el Gulag y «reclusiones especiales»27

44A la vista de lo anterior, cabe entender hasta qué punto las estructuras del partido leninista se vieron afectadas por el proceso de estalinización. Así el Partido Comunista es el gran protagonista de la historia, verdugo y víctima al mismo tiempo, con cualquier tipo de creatividad política secuestrada. No es el intelectual colectivo soñado por Gramsci, sino un organismo militar sometido permanente al riesgo de depuración.

  • 28  O. Figes, The Whisperers…, op.cit., p. xxx.

45El partido de Stalin no es el de Lenin, pero sí su continuador. Como analizara G. Procacci, las características asumidas por el pc (b) en la Rusia posrevolucionaria explican el proceso degenerativo ulterior, de militarización, instrumentación por el líder y fusión con el Estado, que culmina en los años 30 28. Todo culmina en el Gran Terror de 1936-1938, con la implacable destrucción de los viejos bolcheviques y la sumisión lacayuna de todos al Jefe. El resultado será una variante muy sólida del tipo de partido leninista, un centralismo burocrático impregnado de los usos estalinistas que sobrevivirá a su creador y acompañará en el futuro a la evolución histórica de la gran mayoría de partidos comunistas hasta su reciente agonía.

  • 29  Aldo Agosti, «Il mondo della III Internazionale : gli ‘stati maggiori´», vv.aa., Storia del marxis (...)

46Coincidiendo en este punto con el fascismo, el estalinismo se caracteriza por una extralegalidad permanente, que afecta tanto a la relación con la sociedad como al funcionamiento del Partido. El fin perseguido y el estado de guerra que enmarca su vida política tienen por efecto que estatutos y normas obliguen siempre de arriba abajo, evitando que cada órgano actúe regularmente con las funciones que le son asignadas por los estatutos. Un militante será sancionado o expulsado si discute previamente los temas de una reunión ; los dirigentes lo hacen siempre, de manera que las resoluciones están tomadas de antemano. Tal estado de subordinación permanente a la arbitrariedad genera tipos de comportamiento específicos, tanto en el interior del Partido como en la sociedad, cuyos miembros bajo el estalinismo y el posestalinismo –recordemos la película La vida de los otros– se encuentran en estado permanente de riesgo frente a un poder que deliberadamente ignora toda atención a los derechos humanos. Según explica O. Figes, la vida del ciudadano soviético bajo la tiranía comunista está presidida por el deseo de sobrevivir y por el miedo29. Aquí Stalin completa y supera a Lenin.

47En el interior del Partido, el resultado de esa presión permanente es un tipo especial de militancia, donde se conjugan hasta el extremo el activismo al servicio de la causa y la pasividad. Pasividad en cuanto a la reflexión política, pero disposición hasta el propio sacrificio para responder a la llamada histórica que el Partido encarna y que el Líder formula. Por eso al culminar el proceso en 1939, una vez que se ha felicitado por el aniquilamiento de los enemigos del Partido y del pueblo soviético, Stalin recomienda intensificar «el trabajo de base», frente a la tentación del debate político («ajetreo de reuniones», «burocratismo»). El resultado ha de ser un Partido compuesto únicamente por «camaradas probados y entregados a la causa del comunismo». Peones eficaces, dispuestos a ser alternativamente verdugos y víctimas que confiesan públicamente sus terribles e inexistentes culpas si el Partido lo requiere.

  • 30  Citado por Stéphane Courtois, Communisme et totalitarisme, París, Perrin, 2009, p. 232-233.

48La proyección exterior del estalinismo consiste en un paradójico nacionalismo internacionalista. La situación especial de la urss como fortaleza sitiada a partir de los años 20 hará posible una captación funcional de la tradición internacionalista de las organizaciones obreras. Especialmente al contar con el instrumento de la Tercera Internacional, en principio germen del partido de la revolución mundial, en la práctica instrumento al servicio de la política de razón de Estado de la urss. Para encubrir la realidad, contaba el resplandor de Octubre y la experiencia superior de quienes habían conseguido hacer realidad en Rusia el orden revolucionario. La mística de la Comintern se alimentó de estos supuestos, mientras que el estalinismo tuvo como punto de mira la concentración de las facultades de control en manos soviéticas30. «Socialismo en un solo país» y «patria del socialismo» se funden. Como consecuencia, la primera obligación de todo comunista a escala mundial será defender al Estado que por su propia existencia encarna la emancipación de los trabajadores de todo el mundo.

  • 31  Citado en vv.aa., Guerra y revolución en España, 1936-1939, t. II, Moscú, Progreso, 1966, p. 101-1 (...)

49La configuración de los partidos comunistas en tanto que Secciones de la Internacional Comunista, sometidas a niveles diferentes de tutela (según su importancia e interés para Moscú), configura de este modo un aparato político en que por vez primera son defendidos a nivel mundial los intereses de un Estado como gran potencia. Hasta 1939 el sistema se proyecta sobre los partidos comunistas ; a partir de 1945 lo hará sobre las «democracias populares» sometidas a un régimen de soberanía limitada y subordinación a los intereses soviéticos. Ello sin olvidar el mantenimiento de la pretensión de tutela sobre los demás partidos comunistas, con independencia de que en 1943 fuera disuelta la Internacional Comunista. Entre 1945 y 1989 la cuadratura del círculo diseñada por Stalin funcionó con plena eficacia, al consagrar por un lado el status de la urss como gran potencia mundial, y al mismo tiempo dar forma bajo su hegemonía a un entramado político que Annie Kriegel calificó con acierto en 1984 de «sistema comunista mundial»31.

Stalin y la democracia republicana

50La política de Stalin sobre la España de los años 30 consistirá en la estricta aplicación de los planteamientos que acabamos de describir.

51Ante todo, España es para Stalin un escenario de segundo orden en la política internacional. Ni siquiera en la Comintern existió nunca la suficiente información sobre España, a diferencia de cuanto ocurría con Francia o Alemania. Irene Falcón, secretaria luego de Pasionaria, colaboró en esos años en Moscú con Dimitrov que estaba al frente de la organización internacionalista. Le leía resúmenes sobre la prensa española, ya que allí nadie entendía el español. Era la gran baza para la libre acción del delegado en Madrid, Victorio Codovilla, que hacía depender al vértice de la Comintern de sus informes y controlaba con mano de hierro al pce en Madrid. La situación era muy distinta para el pcf, con L’Humanité como órgano de información diario, que podía ser leído y entendido, lo mismo que los comunicados de la delegación en Paris, ya que el francés era una lengua accesible, sobre todo para el propio Manuilski, encargado en los años 30 de los países latinos.

  • 32  Julián Gorkin, El proceso de Moscú en Barcelona, Barcelona, Aymá, 1974, p. 17-18. Ver Víctor Alba (...)

52En este marco, si bien Stalin podía aceptar desde lejos que entre 1931 y 1933 Manuilsky jugara con la idea de una revolución soviética en España, a espaldas de las grandes potencias capitalistas del momento (Francia e Inglaterra), cuando entra en juego la sombra de Hitler, y en particular tras la ocupación militar de Renania en marzo de 1936, su preocupación es que los acontecimientos de España no perturben los intereses de la urss. Por eso acepta el Frente Popular, apoya la tesis de Dimitrov en el sentido de que en España no hay una coyuntura revolucionaria, sino un peligro fascista impulsado desde el Ejército, y cuando llega la guerra respalda la consigna de la defensa de la República democrática, sin pensamientos ocultos a corto plazo. De ahí la carta a Largo Caballero en diciembre de 1936, recomendándole una vía parlamentaria al socialismo, en lugar de atenerse al mimetismo de reproducir en España el patrón de la revolución soviética32.

53Las oscilaciones de la política de Stalin a lo largo de la guerra responden puntualmente a ese compromiso condicionado. Le cuesta mucho aceptar la presencia comunista en el gobierno republicano, prefiere en febrero de 1938 la salida de los ministros comunistas y por razones de estabilidad se resiste a abandonar a Largo Caballero entre febrero y mayo de 1937. Sostiene la imagen difundida por el pce de la guerra como guerra nacional de los españoles contra los invasores fascistas, al modo de la sublevación patriótica de 1808 contra Napoleón : la Guerra de España no es cosa de la urss. Apoya a la República, pero cuando el embajador Pascua llega a Moscú, hace medir con precisión el alcance y los límites del recibimiento. Apoya el envío de las Brigadas Internacionales, pero cuando le convenga procurará su retirada. Sin embargo, incluso después de la conferencia de Munich en septiembre de 1938 mantiene la voluntad de ayudar militarmente a la República agonizante, conforme prueba el resultado del viaje a Moscú de Hidalgo de Cisneros, enviado por Negrín para conseguir el envío de armamento. La razón es que Stalin considera «la guerra inevitable», pero hasta la invasión alemana de junio de 1941 hace todo lo posible para impedir, no sólo su estallido, sino sobre todo que la misma implique directamente a la urss.

54De ahí que el pce juegue inicialmente sin reservas la baza de apoyar a la República democrática. Sólo que en esa generosa opción, sólo condicionada por las dificultades técnicas del envío de ayuda y por el deseo de no verse implicado –la urss suscribe el Pacto de No Intervención, favorable para escapar del aislamiento internacional–, interfiere ya en la segunda mitad de 1936 el eco de los grandes procesos de Moscú, con el recrudecimiento de la persecución contra los trotskistas. Semejante actitud, fundamentada en las posiciones políticas del poum de Andreu Nin ante la guerra, desemboca en una persecución de impronta estaliniana, con la prisión y el asesinato de Nin, que causará un gran desprestigio para la intervención comunista y para la propia República. No menos desprestigio supondrán los asesinatos de masa colectivos en noviembre de 1936 en Madrid, con los cientos de ejecutados en Paracuellos como símbolo. Democracia y terror casan difícilmente. El joven pce estaliniano y la ayuda de la urss serán las bases de un enorme prestigio de la urss y de Stalin en medios comunistas. La infiltración en el ejército, el proselitismo respecto del psoe y la política represiva crearán en cambio la imagen opuesta, satanizando al pce no sólo de cara a la derecha, sino para otras organizaciones obreras. Será un legado muy gravoso en las décadas de solitaria oposición comunista al franquismo.

  • 33  Santiago Carrillo, Le Communisme malgré tout. Entretiens avec Lilly Marcou, París, PUF, 1984, 192  (...)
  • 34  RGASPI (Instituto de Documentación de Historia Contemporánea, Moscú), 558, 11, 94, p. 53-54.

55Queda un aspecto menos conocido : la reacción de Stalin, después del asesinato de Nin, al ver que el gobierno republicano no estaba dispuesto a permitir una reproducción en España de los procesos de Moscú a costa del poum, esto es, del «trotskismo». La explicación dada por el entonces secretario del partido, Julián Gorkín, de que «la diferencia es que los procesados del poum no confesamos», ha de completarse con la apostilla : «porque disponíamos de unas garantías de que no disponían otros»33. Es entonces cuando juega sin éxito la baza de proponer en septiembre de 1937 elecciones que dieran el poder en el sector republicano a un «bloque» liderado por el pce. El pluralismo quedaría eliminado, tal y como había de ocurrir una década después en las «democracias populares» de Europa del Este. Con razón Santiago Carrillo, en el poco conocido libro de entrevistas con Lily Marcou de los años 80, «comunista a pesar de todo», opinaba que en la guerra de España había podido surgir un primer ensayo de democracia popular34.

56El 6 de septiembre de 1936, Stalin hace enviar «a Kaganovich y al Comité Central del pcus» un radiotelegrama desde su lugar de veraneo en Sotchi, dando instrucciones sobre medidas a adoptar en apoyo de la República española :

  • 35  Nicolas Werth, «Staline en son système dans les années 1930», en Henry Rousso (dir.), Stalinisme e (...)

Convendría vender a México cincuenta aviones de bombardeo de alta velocidad para que México los revendiese a España. Asimismo se debería seleccionar a unos veinte buenos pilotos nuestros para que cumplan funciones militares y al mismo tiempo instruyan a los aviadores españoles en vuelos de bombardeo de alta precisión. Hace falta preparar esto rápidamente. Sería útil vender 200.000 fusiles, 1000 ametralladoras y unos 20 millones de cartuchos por el mismo procedimiento35.

57El telegrama proporciona una información precisa acerca de la política adoptada por Stalin para sostener el esfuerzo bélico de la República frente al levantamiento militar. La fecha es indicativa de que el líder soviético no la abandona cuando desde la segunda quincena de agosto de 1936 queda claro que las expectativas de los primeros días se han disipado y que la marcha de la guerra es favorable a los sublevados. De paso la vertiente económica es respetada : la urss venderá a la República sus entregas en armas y aviones. Y sobre todo hace falta encubrir dicha toma de posición, de manera que la urss no aparezca implicada directamente en el conflicto. La ayuda a la República siempre estará subordinada a la prioridad de los intereses soviéticos en política exterior, lo cual por otra parte resultaba más fácil de pensar que de poner en práctica.

58En contra de la interpretación trotskista tantas veces repetida, la reacción de Stalin ante la guerra de España no se debía a que temiese una revolución socialista auténtica ; su precaución era aconsejada por el deseo de evitar que las potencias capitalistas se acercaran a Hitler, aislando a la urss:

  • 36  D. Manuilski, «La revolución española y la necesidad del viraje del PC», Bolchevismo, Madrid, 1932 (...)

La perspectiva de un conflicto internacional de primera magnitud, al cual la urss no pudiera sustraerse, acentuó la ‘paranoia institucional’ de Stalin, que no había olvidado una de las grandes lecciones de Lenin : el papel profundamente desestabilizador de toda guerra para los regímenes políticos, cualesquiera que fuesen36.

59La movilización social y política que acompañó a la llegada de la Segunda República había sido un regalo inesperado para la Comintern, en medio de la sucesión de fracasos registrados con la política de «clase contra clase». Por razones opuestas a las que luego llevaron a la defensa de la República en 1936, se trató entonces de crear un foco revolucionario a espaldas de Francia y de Inglaterra. Se lo explicó en octubre de 1931 el máximo responsable, Manuilski, a los dirigentes del pce durante una reunión del Secretariado de la ic :

  • 37  G. Dimitrov, Tagebücher…, op.cit., p. 98.

La revolución española tiene gran importancia internacional, porque amenaza al imperialismo francés, enclavado entre los movimientos revolucionarios de España y Alemania ; al otro lado de la Mancha está el movimiento revolucionario que se desencadena en Inglaterra37.

  • 38  Telegrama a Dimitrov y Manouilski, 21/07/1936, RGASPI, 495/184/21, 1936, p. 55.

60No ha de extrañar que Stalin, en su entrevista con Dimitrov de abril de 1934, se burlase que Manuilski, «que profetiza siempre una revolución proletaria que luego nunca llega»38.

61En medio de una política de Hitler cada vez más agresiva, y con el fracaso de la insurrección asturiana de octubre de 1934 a las espaldas, la política de Stalin (y de la Comintern) tenía necesariamente que cambiar, teniendo en cuenta la advertencia antes mencionada del georgiano, en el sentido de que «las masas» en Europa se encontraban vinculadas a la democracia parlamentaria. El Frente Popular constituirá entonces un instrumento, no para fortalecer esa democracia a medio plazo, sino para atraerlas hacia el comunismo. No por eso desaparecen los rastros de la política precedente, en el sentido de insistir en el frente único por la base –alianzas obreras y campesinas-, en la crítica y captación de la socialdemocracia, y, como consecuencia, en ver la nueva coalición, no como un «frente popular», sino como un «bloque popular» dirigido por el Partido Comunista. Los acontecimientos de febrero-marzo de 1936, con la invasión alemana de Renania y con la victoria electoral del Frente Popular español en febrero, rápidamente amenazado por un previsible golpe militar, sirvieron para aclarar las ideas en Moscú, otorgando la primacía a la defensa de la democracia republicana, encarnada por el Frente Popular. Puestos a personalizar, Dimitrov contra Manuilski.

  • 39  Tatiana Zazerskaïa, «Georges Dimitrov et la France», Communisme, París, n° 65-66, 2001, p. 195.
  • 40  Telegrama del Secretariado a Thorez, Cachin y «Clément» (Fried), 26/07/1936,

62Tal es la posición adoptada por la Comintern cuando estalla la sublevación militar del 18 de julio, sin que la modifiquen los telegramas del delegado en Madrid, Vittorio Codovilla, quien en los primeros días considera vencido el levantamiento y, en consecuencia, propone «realización programa revolución democrática»39. Frente a esa petición de luz verde para la revolución, la defensa de la república democrática es la prioridad absoluta para la ic, para ello queda encargado el pcf hasta que en septiembre «la situación en España es crítica» (día 3) y se hace preciso constatar que el cauce francés no funciona (día 13)40. En cualquier caso, no hay margen para la interpretación en las instrucciones que Dimitrov envía el 26 de julio al pcf ante un encuentro de éste con la ii Internacional :

  • 41  Idem, p. 3.

Explicad en las conversaciones claramente que en la situación actual ni pc de España ni Comintern pretenden establecimiento dictadura proletaria en España, que no abandonamos posición de defensa república y democracia en España y que en España se decide ahora en gran medida la suerte de la democracia europea. Necesaria urgente ayuda eficaz al pueblo español [...]41.

63Al día siguiente era reiterada la recomendación, esta vez para contrarrestar la campaña de la derecha francesa :

  • 42  S. Pons, Stalin..., op. cit., p. 5.

pc de España lucha solo para aplastar insurrección contrarrevolucionaria, solo por la defensa de la república democrática y no para instalación dictadura del proletariado42.

64No es que Stalin se hubiese convertido en un ferviente partidario de la democracia. Como sabemos, era consciente de su arraigo entre los trabajadores europeos, y además la defensa de la República española encajaba con su interés por el mantenimiento del equilibrio europeo. , y ello obligaba a no asustar a Francia y a Inglaterra con una revolución a sus espaldas. S. Pons explica la cautela de Stalin después de la invasión de Renania :

  • 43  amaefr (Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa), Moscú, 10408/1936, p. (...)

La característica esencial de esta actitud consistía en adoptar, antes que un dispositivo de prevención para afrontar la agresividad nazi, de un mecanismo de crisis management, destinado a evitar toda implicación seria en la escena internacional43.

  • 44  amae (Archives du Ministère des Affaires Étrangères), París, « Espagne », 212, p. 100.
  • 45  G. Dimitrov, Tagebücher..., op. cit, p. 126-128.

65Por eso no intenta convencer a las democracias occidentales de que defiendan la República frente al golpe de Estado que apoyaron los fascismos, y prefiere el abstencionismo, declarando que «el Gobierno de la urss se adhería sin reservas al dispositivo del proyecto francés de declaración común de no-intervención en España», en palabras del comisario de Asuntos Exteriores de primeros de agosto de 193644. Esta actitud coincidía también con el deseo de la urss de integrarse en el marco de seguridad colectiva deseado por Litvinov ; ya a fines de julio de 1936, Francia había prometido a la urss asociarla a un nuevo Pacto de Locarno a cambio de la no-ingerencia en España45 El aislamiento de la España republicana adquiría una connotación positiva al presentar el conflicto como una guerra de Independencia, de lo cual se deducía el principio de rechazo de toda intervención extranjera.

  • 46  Ver Rémi Skoutelsky, Novedad en el frente. Las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil, Madrid (...)
  • 47  amaefr, 10/11/53/71, p. 122 y 56-58.

66El peso de esta toma de posición se hizo sentir en una serie de movimientos cautelosos por parte de la urss, y por consiguiente de la Comintern, en la segunda mitad de 1936. De aquí que en las primeras semanas de guerra, para evitar una implicación directa de la urss, toque al pcf el encargo de organizar la ayuda a la República española. Solo cuando la situación militar de la República se deteriora, empieza a discutirse, a partir del 28 de agosto, «la eventual organización de un cuerpo internacional» de ayuda a España, tema sobre el cual vuelve la ic a primeros de septiembre, ya que «la situación es crítica»46. Es el preludio de la decisión del Secretariado de la ic en virtud de la cual es organizado el envío de voluntarios a España, las futuras Brigadas Internacionales47. No eran el instrumento de Stalin para conquista alguna ; otra cosa es que su funcionamiento respondiese al patrón estaliniano.

  • 48  Sabine Dullin, «Litvinov and the People’s Commissariat of Foreign Affairs : the Fate o fan Adminis (...)

67A la misma lógica se ajusta la recomendación del dictador, a comienzos de septiembre de 1936, de mantener un republicano a la cabeza del gobierno, sin recurrir al socialista Largo Caballero, e incluso la de marzo de 1937, a favor entonces de conservar al mismo Largo Caballero como primer ministro. La aspiración de preservar la estabilidad se conjuga con la búsqueda de mayor eficacia militar, con participación primero del pce en aquel caso y luego de retirar el ministerio de la Guerra de las manos de Largo en el segundo. En la misma dirección figura la recepción, cordial y discreta, de Marcelino Pascua como primer embajador de la República en Moscú o la recomendación de Litvinov a Rosenberg de que no interviniera «en ningún caso» en los asuntos internos españoles a fin de que el gobierno conservase su carácter unitario de defensa nacional48.

  • 49  «D», carta manuscrita a Manuilski, «Ercoli» (Togliatti) y «Moskvin» (Trilisser, representante de l (...)
  • 50  Ver supra n. 32.

68Habida cuenta de la prioridad otorgada a la armonía con Francia e Inglaterra, el apoyo abierto de la urss a la República constituía para Litvinov «una decisión lamentable»49. En cambio, Dimitrov pensaba en la necesidad de implicar a Francia y a Inglaterra en el combate antifascista, no sin acentos románticos al citar el ejemplo de Lord Byron en Grecia50. No era esta sin duda la opción preferida por Stalin, de quien sabemos por las listas de sus visitantes entre 1934 y 1936 que recibía con frecuencia a Litvinov, acompañado por Molotov, Vorochilov y Kaganovich, para hablar de política internacional, en tanto que Dimitrov participa solo en una reunión, en 1936.

  • 51  Un análisis amplio y riguroso de la evolución de la política del gobierno republicano y de las pos (...)

69El punto culminante de esta orientación fue la carta a Largo Caballero, el 21 de diciembre de 1936, en la cual Stalin explicaba al jefe de gobierno socialista que España no debía seguir la vía soviética al socialismo, y que posiblemente «la revolución española» se alcanzaría por la vía parlamentaria. Resultaba preciso atraer a la burguesía republicana e «impedir que los enemigos de España vean en ella una República comunista»51. El 28 de diciembre, el Presidium de la Comintern ratificó la admonición, a la que Stalin se atuvo aun en marzo de 1937. La democracia era propugnada en atención a los intereses internacionales de la urss.

  • 52  G. Dimitrov, Tagebücher..., op. cit, p. 155.

70Las dificultades de comunicación política con España favorecieron, sin embargo, la actuación de un paradójico estalinismo contra Stalin, cuyo protagonista fue el delegado de la ic en Madrid, Victorio Codovilla, que según el informe de André Marty sobre el tema, gobernaba el partido como un virrey o cacique, con poderes casi absolutos. Los dirigentes formales del pce se contentaban con servirle de auxiliares disciplinados, y según anota Pasionaria, su ejercicio de autoridad era tal que pasaba a carecer de contenido la reunión bajo su presidencia de los órganos de dirección del partido. En contra de las recomendaciones de Moscú, Codovilla se entregó a una permanente labor de zapa contra Largo Caballero, que llevó a «la Casa» a obligarle a rectificar, una vez que por medios indirectos –un informe de Codovilla al buró político del pcf, retransmitido a Moscú- tuvieron conocimiento de ello52. Lo que no era puesto en cuestión era la política de proselitismo, en dirección a las organizaciones socialistas, y la infiltración en el ejército.

  • 53  Á. Viñas, El escudo de la República, op…cit., p. 338-350.
  • 54  Citado en Oleg Khlevniuk, «The reasons for the ‘Great Terror’: the foreign-political aspect», en S (...)

71La actitud de Stalin no se basaba en una valoración positiva de Largo Caballero, sino de la significación de su figura al frente del gobierno. De ahí que su solución residiera en conservarle en ese puesto, al mismo tiempo que se le apartaba de la gestión de la guerra. En la entrevista con Rafael Alberti y María Teresa León, de marzo de 1937, su posición es clara y ratifica juicios anteriores. Para empezar, «el pueblo español no se encuentra ahora en la situación de llevar a cabo una revolución proletaria» ; intentarlo equivaldría a dar la victoria al fascismo. El riesgo sería dejarse llevar por la condición de vanguardia que caracterizaba a la España en guerra. Es un problema de cohesión, fundada en la unidad de los dos partidos obreros, y en el mantenimiento de Largo Caballero como jefe de gobierno, retirándole el mando militar. Madrid, en fin, nunca debía caer53. Con un más amplio desarrollo temático, la entrevista de Stalin con el embajador español Marcelino Pascua, un mes antes, se mueve en el mismo terreno. Advierte al gobierno de Largo Caballero que debe frenar las incautaciones de empresas y las colectivizaciones, para evitar la enemiga de Francia e Inglaterra a una España socialista, y en ningún caso ha de apostar por los soviets, siendo el Frente Popular la mejor solución : «Con un régimen parlamentario y democrático las posibilidades son mucho mejores», subrayó el georgiano54. En todo caso, la ayuda soviética se mantendría.

72Al mismo tiempo que Stalin decide ayudar a la democracia republicana, pone en marcha la secuencia de grandes procesos en Moscú, de manera que necesariamente el terror debía hacer su aparición en el escenario de la política obrera. Hacia septiembre de 1936, la llegada del comandante Orlov, de la nkvd, supuso la entrada en juego de esta dimensión inevitable del estalinismo. Desde el punto de vista de Stalin y de sus secuaces, la aplicación del terror estaba plenamente justificada por la presencia del poum, partido parcialmente de origen trotskista, cuya dirección estaba además poblada de comunistas que habían roto con la disciplina de la Comintern. Más aun, el poum desarrollaba una política diametralmente opuesta a la de la ic, al proponer un remake de la revolución de 1917 a expensas de la democracia republicana.

73Fue la ocasión para emprender una política de exterminio del trotskismo en España, cuya exigencia se intensificó a partir de diciembre de 1936 y cuya ocasión óptima vino dada por la insurrección obrera de Barcelona en mayo de 1937. En la misma, los anarcosindicalistas de la CNT-FAI proporcionaron la base de movilización, en tanto que el poum se ocupó de la justificación teórica. En junio, la dirección del poum fue detenida y poco después agentes de la nkvd secuestraron y verosímilmente asesinaron a su líder, Andreu Nin, años atrás cuadro de la ic en Moscú. El golpe se pretendió definitivo, con la elaboración de las clásicas pruebas documentales según las cuales el poum era una organización filial del espionaje nazi en España, El llamado complot de los arquitectos era la supuesta prueba (de hecho, según testimonio de su hijo, hubo un espía franquista infiltrado en el poum, el arquitecto Manzano Monis, procedente de Renovación Española). El propósito comunista consistía en montar en Barcelona un proceso contra los dirigentes presos del poum, a imitación de los de Moscú. Pero en contra de lo afirmado por la propaganda, el proceso tuvo lugar en aplicación de la legalidad republicana, resistiendo a las presiones de Moscú. (En los años 90, el más joven de los encausados, Wilebaldo Solano, me reconoció la intervención protectora de Juan Negrín).

74El ensayo de terror tuvo consecuencias opuestas a las buscadas. Su primer efecto fue el aislamiento político del pce, juzgado por todos, responsable con sus mentores soviéticos, de la desaparición de Nin. La crisis solo pudo ser superada gracias a la actitud conciliadora del jefe de gobierno, Juan Negrín, para quien la ayuda de la urss y el apoyo político del pce constituían prioridades absolutas. Era difícil creer las torpísimas pruebas forjadas para demostrar el fascismo trotskista de que hablaban Georges Soria en La Correspondance internationale y el supuesto Max Rieger en el panfleto Espionaje en España (prologado por José Bergamín).

  • 55  rgaspi, 495/74/204 (Stepanov, informe de 30/07/1937, p. 21) y 495/74/209 (BP, 30/07/1937, p. 2-3)
  • 56  rgaspi, 495/2/256. Una exposición más amplia del tema en Antonio Elorza y Marta Bizcarrondo, Queri (...)

75Si hubo alguien que parecía creer en estas historias, este fue Stalin, que desde fines de 1936 clamaba contra la incapacidad de los republicanos para desembarazarse de los espías infiltrados en sus filas, causa a su juicio de las derrotas gubernamentales. En sus palabras, el Ejército popular tenía sobrados medios para vencer, faltándole solo voluntad de hacerlo, con lo cual olvidaba los dramáticos datos expuestos por el embajador Pascua en la entrevista de febrero de 1937, sobre la absoluta miseria de la aviación republicana. Después de la caída de Málaga, Stalin telegrafió a los representantes soviéticos en Valencia y Madrid para que exigiesen de Largo Caballero «una purga de los agentes de Franco y de los saboteadores en el mando militar»55. La atmósfera creada, digna en la urss con la yejovshina de La conjura de los boyardos, de Eisenstein, se vio reforzada en España por la intervención a partir de marzo de 1937 del búlgaro Miniev («Stepanov»), conocido ya por la elaboración de papeles infumables sobre la revolución española en los primeros años de la República, y que seguirá sembrando terrorismo verbal hasta el fin de la guerra. Confirmando y ampliando la estimación de Stalin, en el sentido de que, salvo el pce, todas las demás organizaciones republicanas eran nidos de traidores y de espías, con lo cual la derrota militar resultaba inevitable. La adhesión a la democracia se desvanecía y ante la impotencia de las instituciones republicanas para sofocar «la hidra fascista-trotskista-anarquista», la única solución residía en imponer la nueva consigna : «¡Todo el poder a los comunistas !». El informe de Stepanov lleva fecha de 30 de julio de 1937, y el mismo día Codovilla hacía ratificar tal posición por el Buró político del pce : «Hemos llegado a una situación tal que solo el partido del proletariado puede encontrar la salida favorable»56.

76Partidarios del terror y de una inversión de la política adoptada en 1936 coincidían. Esta tendencia maximalista tuvo probablemente que ver con el envío desde la ic de «Ercoli» (Togliatti) a España en agosto de 1937, con el propósito de revisar el funcionamiento de la política de Frente Popular, sin jugarlo todo a una toma del poder por el pce. Paradójicamente, las dos líneas se encuentran en la nueva posición de Stalin sobre España. De un lado, por efecto de la frustración derivada del desfavorable balance de la crisis del poum, buscará los medios para ir hacia un monopolio de poder comunista. De otro, intenta lograrlo transformando desde dentro la línea de acción democrática, que desde los primeros meses de guerra Dimitrov y Togliatti habían adaptado a la situación de guerra antifascista, con los conceptos de «democracia popular» y «democracia de nuevo tipo», de un pluralismo limitado por excluir a los partidos del arco fascista, proporcionando así una reformulación al Frente Popular.

77El 20 de septiembre de 1937, en informe presentado ante el Presidium, Codovilla, después de una conversación con Stalin, y en la misma línea que sus declaraciones de julio, considera que el marco político pluralista está agotado. Manuilski añadirá que la única fuerza motriz que queda es el pce. La solución residía en organizar elecciones en la zona republicana, pero de modo que garantizasen la total hegemonía del pce :

  • 57  Palmiro Togliatti, Opere, o, Roma, Editori Riuniti, 1979, t. 4 (1935-1944) a cargo de Franco Andre (...)

«[...] llegamos a la convicción de que las elecciones eran imprescindibles, pero es necesario celebrarlas de tal manera que no se debilite la unidad de las organizaciones del Frente Popular [...] Deben realizarse sobre la base de una lista unificada de candidatos del Frente Popular que actúen con un programa frentepopulista común y único»57.

  • 58  Idem, p. 249.
  • 59  Ángel Viñas, El desplome de la República, Barcelona, Crítica, 2009, p. 44.

78Sería, a juicio de Codovilla, un plebiscito por el Frente Popular que desenmascararía a sus adversarios ; en otras palabras, la consagración de un «bloque popular» bajo dirección comunista que destruyera a politicastros y grupos de oposición. No era ésta la posición de Togliatti, quien en su informe de 30 de agosto, unos días antes, no solo solicitaba la exclusión de Codovilla, que de hecho no regresa ya a España, sino que condena el recurso electoral : «No pienso en la posibilidad de elecciones –Cortes o elecciones municipales-, porque no es posible por la situación política y porque acabarían a tiros»58. Pero una vez conocida la decisión de Stalin, no había otro remedio que intentar su puesta en práctica, a pesar de la oposición generalizada de otros actores políticos, e incluso del Buró político del pce, y «Ercoli» se entregó a la tarea, inconclusa por la marcha de la guerra y aun antes condenada al fracaso por «la oposición de todos los demás partidos»59.

79Por consiguiente, el episodio revistió una importancia menor en el curso de la guerra, pero esa irrelevancia desaparece en la medida que ilustra cómo Stalin contempla la transformación de un régimen democrático en otro que a través del pluralismo limitado y la dictadura de hecho del Partido Comunista, utilice las elecciones como instrumento para alcanzar un monopolio de poder. Es pura y simplemente la fórmula de la «democracia popular», puesta en práctica a partir de 1945. En su libro de entrevistas con Lilly Marcou de 1984, Santiago Carrillo no lo duda : en España se habría llegado a un régimen de democracia popular. No tenía en cuenta que la fuerza del pce no era suficiente para imponer su hegemonía, y que el ensayo en ese sentido llevaba al aislamiento.

  • 60  G. Dimitrov, Tagebücher, p. 248.
  • 61  En este último apartado, utilicé como base de interpretación el artículo de A. Elorza y M. Bizcarr (...)

80A partir de ese momento, y al calor de un agravamiento en la situación internacional, con la anexión de Austria por Hitler, Stalin pensó en la conveniencia de soltar lastre ; de ahí que en febrero de 1938 «aconsejara» que el pce saliese del gobierno, lo cual no fue aceptado por el Buró político del pce, habida cuenta del golpe que ello iba a suponer para la resistencia republicana. La opción consistirá en aligerar la carga, ejemplo la disolución de las Brigadas Internacionales, sin por ello abandonar una actitud de ayuda que prolongase la resistencia de la República. La sorprendente aceptación por Stalin de la ayuda militar solicitada por Hidalgo de Cisneros durante su misión en Moscú, de fines de 1938, es prueba de ello. Todavía el 27 de enero de 1939 se instaba a los comunistas españoles a prolongar la lucha, si bien cuando todo acaba Stalin se acuerda de que Lenin había sabido aceptar la derrota en 190560. Claro que en la reunión de 7 de abril de 1939, a la que asistieron Dimitrov y José Díaz, así como otros componentes del vértice soviético, Stalin no olvidó hacer menciones irónicas de los españoles –«gentes valerosas pero frívolas»-, ni de evocar la resistencia victoriosa que llevó a cabo el mismo, acompañado por Vorochilov, en 191861. La «revolución española» había dejado de existir, y sin lugar a dudas la principal enseñanza de la guerra de España fue comprobar la validez de su maquiavelismo ante la invasión italiana de Etiopía en 1935 : ni por su rendición en Munich, ni por su política sobre la República española, las democracias occidentales eran fiables. Más valía jugar las propias bazas, atender exclusivamente a los fines de la urss como potencia y beneficiarse del desgaste de los demás.

Haut de page

Notes

1  Georgi Dimitroff, Tagebücher 1933-1943, Berlín, Aufbau Verlag, 2000, p. 97-98.

2 Idem, p. 162.

3  Pavel Chinsky, Staline. Archives inédites, 1926-1936, París, Berg, 2001, p. 62.

4  Idem, p. 121.

5  Idem, p. 121.

6  Ibídem, p. 87.

7  Ibídem, p. 120.

8  Ibídem, p. 70.

9  Silvio Pons, Stalin e la guerra inevitabile, Turín, Giulio Einaudi, 1995.

10  J. Stalin, Obras completas, t. V, Moscú, Lenguas Extranjeras, 1953, p. 64.

11  Idem, p. 66.

12  Ibídem, p. 69 y passim.

13  Orlando Figes, The Whisperers. Private Life in Stalin's Russia, Londres, Penguin Books, 2008, p. xxxi.

14  Entrevista J.Stalin-H.G.Wells, 1934 en Stalin, Obras completas, t. XV, Moscú, Lenguas Extranjeras, 1953, p. 7.

15  Roy A. Medvedev, Lo stalinismo, I, Roma, Mondadori, 1977, p. 177.

16  Stalin, Obras completas, t. XV, Moscú, Lenguas Extranjeras, 1953, p. 47-57. 

17  Robert V. Daniels, The Rise and Fall of Communism in Russia, New Haven-Londres, Yale University Press, 2007, p. 277-332.

18  Valentino Gerratana, «Stalin, Lenin e il marxismo-leninismo», Storia del marxismo, 3, Turín, Einaudi, 1981, p. 182.

19  Georg Lukács, Nuovi Argomenti (1962), citado por Franz Marek, «Sulla struttura mentale di Stalin», Storia del marxismo 3 (**), p. 77.

20  Franz Marek, «Sulla struttura mentale di Stalin», art.cit., p. 73.

21  Moshe Lewin, Storia sociale dello stalinismo, Turín, Einaudi, 1985, p. 134-135.

22  Stalin, Obras completas, t.VI, Moscú, Lenguas Extranjeras, 1953, p. 65-72.

23  Aldo Agosti, Stalin, Roma, Editori Riuniti, 1983, p. 48.

24  Raymond Aron, L’Opium des intellectuels, París, L’Histoire, 2003 [1955].

25  Citado por J. Arch Getty y Oleg V. Naumov, The Road to Terror, New Haven-Londres, Yale University Press, 1999, p. 116.

26  O. Figes, The Whisperers…, op.cit., p. xxxvii.

27  Giuliano Procacci, El partido en la URSS: 1917-1945, Barcelona, Laia, 1977.

28  O. Figes, The Whisperers…, op.cit., p. xxx.

29  Aldo Agosti, «Il mondo della III Internazionale : gli ‘stati maggiori´», vv.aa., Storia del marxismo, 3 (*), Turín, Giulio Einaudi, 1980, p. 390. 

30  Citado por Stéphane Courtois, Communisme et totalitarisme, París, Perrin, 2009, p. 232-233.

31  Citado en vv.aa., Guerra y revolución en España, 1936-1939, t. II, Moscú, Progreso, 1966, p. 101-102.

32  Julián Gorkin, El proceso de Moscú en Barcelona, Barcelona, Aymá, 1974, p. 17-18. Ver Víctor Alba y Marisa Ardevol (eds.), El proceso del poum. Documentos judiciales y policiales, Barcelona, Lerna, 1989.

33  Santiago Carrillo, Le Communisme malgré tout. Entretiens avec Lilly Marcou, París, PUF, 1984, 192 p.

34  RGASPI (Instituto de Documentación de Historia Contemporánea, Moscú), 558, 11, 94, p. 53-54.

35  Nicolas Werth, «Staline en son système dans les années 1930», en Henry Rousso (dir.), Stalinisme et nazisme, París/Bruselas, ihtp-cnrs/ Complexe, 1999, p. 66.

36  D. Manuilski, «La revolución española y la necesidad del viraje del PC», Bolchevismo, Madrid, 1932, I, p. 38.

37  G. Dimitrov, Tagebücher…, op.cit., p. 98.

38  Telegrama a Dimitrov y Manouilski, 21/07/1936, RGASPI, 495/184/21, 1936, p. 55.

39  Tatiana Zazerskaïa, «Georges Dimitrov et la France», Communisme, París, n° 65-66, 2001, p. 195.

40  Telegrama del Secretariado a Thorez, Cachin y «Clément» (Fried), 26/07/1936,

 RGASPI, 495/184/39, p. 8-9.

41  Idem, p. 3.

42  S. Pons, Stalin..., op. cit., p. 5.

43  amaefr (Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa), Moscú, 10408/1936, p. 10. 

44  amae (Archives du Ministère des Affaires Étrangères), París, « Espagne », 212, p. 100.

45  G. Dimitrov, Tagebücher..., op. cit, p. 126-128.

46  Ver Rémi Skoutelsky, Novedad en el frente. Las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil, Madrid, Temas de Hoy, 2006.

47  amaefr, 10/11/53/71, p. 122 y 56-58.

48  Sabine Dullin, «Litvinov and the People’s Commissariat of Foreign Affairs : the Fate o fan Administration under Stalin, 1930-1939», en S. Pons y A. Romano (dir.), Russia in the Age of Wars, Milán, Fondazione G. Feltrinelli, 2000, p. 130.

49  «D», carta manuscrita a Manuilski, «Ercoli» (Togliatti) y «Moskvin» (Trilisser, representante de la nkvd en la Internacional), noviembre de 1936, RGASPI, 495/74/205.

50  Ver supra n. 32.

51  Un análisis amplio y riguroso de la evolución de la política del gobierno republicano y de las posiciones de Stalin, de Codovilla y de la IC durante el período, en Ángel Viñas, El escudo de la República, Barcelona, Crítica, 2007.

52  G. Dimitrov, Tagebücher..., op. cit, p. 155.

53  Á. Viñas, El escudo de la República, op…cit., p. 338-350.

54  Citado en Oleg Khlevniuk, «The reasons for the ‘Great Terror’: the foreign-political aspect», en S. Pons y A. Romano (dir.), Russia…, op. cit, p. 165-166.

55  rgaspi, 495/74/204 (Stepanov, informe de 30/07/1937, p. 21) y 495/74/209 (BP, 30/07/1937, p. 2-3)

56  rgaspi, 495/2/256. Una exposición más amplia del tema en Antonio Elorza y Marta Bizcarrondo, Queridos camaradas. La Internacional Comunista y España 1919-1939, Barcelona, Planeta, 1999, p. 384-405.

57  Palmiro Togliatti, Opere, o, Roma, Editori Riuniti, 1979, t. 4 (1935-1944) a cargo de Franco Andreucci e Paolo Sprian, vol. I, p. 270.

58  Idem, p. 249.

59  Ángel Viñas, El desplome de la República, Barcelona, Crítica, 2009, p. 44.

60  G. Dimitrov, Tagebücher, p. 248.

61  En este último apartado, utilicé como base de interpretación el artículo de A. Elorza y M. Bizcarrondo, «Le Komintern et l’Espagne ou les métamorphoses d’une révolution», Communisme, París, 2001, nº 65-66, p. 161-178. A Marta le hubiera gustado también colaborar en el homenaje a nuestro común amigo Jacques Maurice.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Elorza, « La lógica de Stalin y la Guerra de España », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 2 | 2015, mis en ligne le 02 mars 2015, consulté le 22 novembre 2017. URL : http://ccec.revues.org/5420 ; DOI : 10.4000/ccec.5420

Haut de page

Auteur

Antonio Elorza

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org