Navigation – Plan du site
Études
Dossier «Philosophie et Espagne. Espagne et philosophie»

¿Existe un pensamiento español hoy?

Luisa Montano

Texte intégral

«¿Pero qué se debe a España? Y desde hace dos siglos, desde hace cuatro, desde hace diez, ¿Qué ha hecho ésta por Europa? … Sin embargo, si hace falta una crisis política para sacarla de este vergonzoso letargo, ¿qué es lo que espera aún? ¡Las artes están dormidas en ella; las ciencias, el comercio! ... ¡España carece de matemáticos, de físicos, de astrónomos, de naturalistas!1
Nicolas Masson de Morvilliers, «Espagne», en Encyclopédie méthodique ou par ordre des matières, Géographie moderne, vol. i, París, Panckoucke, 1782, p. 565.

1El planteamiento de esta pregunta no es una novedad dentro de nuestra tradición. Pero su respuesta lo es menos aún. Tradicionalmente, la mejor filosofía española ha estado expuesta en los libros de literatura, en las obras de creación literaria, desde la poesía de un Juan Ramón o Luís Cernuda hasta el teatro del sueño de la vida de un Jorque Manrique o de un Calderón, pasando, por supuesto, por el Quijote como fuente de meditaciones constante para nuestros autores más obstinadamente filósofos.

2Ya desde el siglo xix se ha cuestionado el estatus de la filosofía española, en un debate que se prolonga y sigue vigente hasta y en nuestros días. Esbozar esta problemática va a suponer un posicionamiento anterior a ella, es decir, tendremos que partir de una idea previa de lo que sea hacer filosofía, pues en función de lo que entendamos o no por ella, podremos obtener unos resultados que podrían no ser coincidentes. No obstante, hemos de advertir de que este trabajo no puede ser un compendio de todo lo que se ha hecho o se está haciendo en España, sino que sólo tomaremos en consideración algunos hitos que pensamos más relevantes para nuestra exposición. Nuestra idea es mostrar un panorama general de la situación de la filosofía en nuestro país, una descripción de las circunstancias que nos sirva para reflexionar sobre ella, desde ella, o mejor desde nuestra posición respecto a la filosofía.

3Partiremos del reconocimiento del mal momento por el que pasa la Filosofía y en general las humanidades y especialmente dentro del sistema educativo, aunque a decir verdad, es una situación intrínsecamente unida a su existencia en España y aún hoy que no se sabe muy bien qué hacer al respecto. Lo que resulta patente, desde luego, es la necesidad de pasar a la acción para que un saber, un conocimiento que ha sido y es esencial para el hombre, no sea relegado a un segundo plano.

4Lo que nos vamos a plantear a continuación hunde sus raíces en esta problemática. Es decir, ¿existe una filosofía española propiamente dicha? Para estar en condiciones, al menos, de vislumbrar una respuesta, antes tendremos que examinar una serie de cuestiones. Para comenzar, analizaremos las condiciones de posibilidad hoy en día de esta disciplina en nuestro sistema educativo. La importancia de su supervivencia podría estar íntimamente ligada a su relación con el ámbito formativo. Por otro lado, además, vamos a reflexionar sobre su esencia y sus fundamentos, es decir, trataremos de definir lo que sea para distinguirla de otros saberes, de otros estudios. En concreto, nos enfrentaremos a su situación frente a las ciencias, un debate de plena actualidad que ha conseguido ponerla en un segundo plano y hacernos creer que se puede prescindir de ella. Finalmente, partiendo de los presupuestos que hemos ido mostrando, preguntarnos sobre la existencia o no de una filosofía española hoy en día.

La filosofía en el sistema educativo

5El hecho esencial que podemos decir que hoy en día más perjudica a la Filosofía es su estatus académico. Los sistemas educativos como mecanismos de reproducción y control del conocimiento han sido históricamente instrumentos de dominio de unas clases sobre otras, siendo el caso español, tal vez como su tradición política, paradigmáticos al respecto. Las recientes reformas educativas han ido arrinconando cada vez más a esta disciplina hasta el punto que su presencia ha menguado de forma alarmante en los planes de estudios, con la desaparición de asignaturas como Ética o el paso de asignatura troncal y obligatoria en Segundo de Bachillerato a ser optativa, compitiendo con otras asignaturas más a atractivas para los estudiantes como Artes Escénicas o Educación Plástica1. Evidentemente, las consecuencias de esto no sólo es el alejamiento de la Filosofía de la gente joven, sino que además se terminará convirtiendo en una materia desconocida y ajena a ellos por lo que, al mismo tiempo, acabará por hacerse inaccesible e incomprensible. Sus valores genuina y específicamente esenciales, capacidad de fundamentación, espíritu crítico, análisis y búsqueda de claridad y legitimidad en el quehacer humano, se van diluyendo, en un discurso ideológico de transversalidad, que únicamente contenta a los saberes institucionalmente dominantes. La consecuencia inevitable sería muy negativa para todos, pues la falta de estudiantes significaría el excedente de profesorado y la desaparición de la Filosofía, o al menos, su reducción a una mínima expresión, en las universidades.

6Pero volviendo a lo anterior, la falta de alumnos interesados por el estudio de esta disciplina cobra vital importancia cuando de ello depende el mantenimiento de los centros universitarios, pero también si pretendemos regenerar el pensamiento filosófico de nuestro país. Considerando que la filosofía es la ciencia primera la falta de posibles intelectuales provenientes de este campo del conocimiento podría traer fatales consecuencias a nuestra sociedad, entre ellas, su empobrecimiento en términos más auténticamente espirituales y humanistas. Esto sólo evidencia la necesidad de atraer a los estudiantes para la supervivencia, no sólo de la Filosofía como tal y su entramado social, sino también el poder formar intelectuales capaces de afrontar cuestiones vitales. En la formación de nuestra juventud no puede faltar esta asignatura que sea capaz de estimular y formar nuestra capacidad crítica y reflexiva. En este sentido son interesantes los esfuerzos por divulgar la filosofía y su utilidad por la Red Española de Filosofía (ref)2 o la Sociedad Académica de Filosofía3. La primera engloba a todas las Facultades de Filosofía de España, al Instituto de Filosofía cchs-csic y a más de cuarenta asociaciones relacionadas con ella, y está realizando una labor de defensa de la asignatura hasta tal punto que dirigió una carta al Ministerio de Educación y Ciencia mostrando su desacuerdo con el nuevo plan educativo4. Sin embargo, y a pesar del esfuerzo, no termina de haber una visión y un planteamiento fuerte y estable de lo que es y debe ser la filosofía. Así, la crítica de Gustavo Bueno a la ref es bastante esclarecedora. En ella resalta una serie de puntos, como la debilidad de los argumentos que usa la ref para reivindicar la asignatura en Secundaria, de modo que termina por perjudicarlos. El no dar una respuesta clara y coherente a la pregunta de qué sea la filosofía termina por desvirtuar su fin. Y con ello aturdir aún más a los que pretenden entender su papel en los planes de estudios. La misma esencia de la filosofía es compleja, pero si sus defensores no saben argumentar con rigor y firmeza su importancia, termina siendo un lastre. Para Bueno, habría que destacar el papel crítico de esta asignatura, y he ahí donde no hay un punto de encuentro entre diversas formas de filosofar5. Esto, evidentemente, no favorece su situación actual.

7Nuestra herencia cultural sólo será inteligible si tenemos a mano una serie de instrumentos que nos permitan acceder a esos códigos, y la filosofía se postula como la condición de necesidad para semejante tarea. Esta situación ha provocado la aparición de una serie de artículos, como el que hemos comentado antes, que reflexionan sobre esta dramática situación. En uno de ellos encontramos la opinión de Manuel Cruz, en el que afirma que la filosofía proporciona

La capacidad para cuestionarse lo obvio, lo que todo el mundo da por descontado. Es precisamente a través de todos esos elementos incuestionados por invisibles (actitudes, valores, ideas...) como se vehiculan todo tipo de manipulaciones. Frente a ello, lo que hace la Filosofía es invitarnos a un aprendizaje, preguntarse no sólo ¿por qué? sino, tal vez especialmente, ¿estás seguro? o su variante ¿y si no...?. Ahora bien, hay que intentar resultar, no solo atractivos, sino, tal vez sobre todo, adecuados a su mundo. Combatir el doble supuesto de que a) la filosofía no habla del mundo real y b) cuando lo hace, la realidad a la que se refiere ya no es la actual6.

8Compartimos con esta reflexión la mostración de lo valioso de esta disciplina y de la necesidad de mantenerla dentro de los planes de estudio para evitar esa separación mortal entre filosofía y vida.

  • 7  Manuel Garrido, «El pensamiento filosófico español en los últimos cuarenta años del siglo xx» en v (...)

9Sin embargo, aunque este hecho se perfile ya como dramático, hay otro que podría rematarla aún más rápidamente, y es el escaso apoyo institucional del que goza. Si antes de la crisis ya existían dificultades para la financiación de proyectos de altura, de vanguardia y creativos, y la contratación de personal docente e investigador, ahora esto se ha visto agravado. La congelación de las plazas en las universidades está consiguiendo que muchos de nuestros investigadores se hayan visto forzados a emigrar a otros países. Como dice Manuel Garrido «la universidad española les ha abierto a estos nuevos jóvenes las puertas de una nueva información, pero, paradójicamente, les ha cerrado a cal y canto las puertas de la promoción institucional»7. Esto trae consigo una serie de consecuencias desfavorables, pues no sólo se trata de una inversión de la que luego no se van a obtener beneficios, sino que esto terminará repercutiendo en la sociedad misma. Si a esto le añadimos la falta de recursos, estamos en una situación poco menos que irreversible a corto plazo, pues al no poderse realizar investigaciones que nos permitan estar a nivel mundial comienza el declive y el consecuente empobrecimiento intelectual de nuestro país. Y esto, a su vez, tendría un impacto económico implacable pues dejaríamos de ser competitivos y perderíamos peso en el marco internacional.

10La última faceta que vamos a considerar aquí va a ser el sistema concebido para la cualificación y contratación de personal docente, la aneca (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación) , no deja de ser un «constructo» operacional disuasorio, carente justamente de aquello que más busca, de un criterio de excelencia efectivo. La acreditación como profesor universitario se caracteriza por una falta de transparencia en los mecanismos de adquisición y adolece de cualquier indicio de calidad, y se sospecha que también de equidad, en sus decisiones. Es un sistema cerrado en el que no se evalúa la calidad de la docencia pues no existe un ejercicio específico en la que el postulante muestre sus habilidades y competencias. En cuanto a la producción científica, ante la avalancha de peticiones de acreditación, lo único que piden es el acceso fácil (para consultores, informadores comisionados y evaluadores) a aquellos trabajos capaces de, sin estar claros los criterios, aparecer en revistas de índice de impacto imposible, en cuanto no hay revistas suficientes para acoger la cantidad de aportaciones presentadas o propuestas. Esto pone en evidencia que no hay una consideración detallada de los trabajos presentados, lo que significa que tampoco se hace una evaluación del contenido de los mismos. En este sentido podemos decir que pesa más la cantidad de artículos presentados que el rigor, calidad e innovación de los mismos8. Siendo así, no podemos más que comprobar la consecuente y creciente decadencia del profesorado universitario, y que en último término, incide en su pobre, en cuanto dirigida fundamentalmente por los sacrosantos criterios-guía de aneca-cneai (Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora), producción científica.

¿Qué es filosofía?

  • 9  Yvan, Lissorgues, «Una polémica sobre la «Filosofía Española»: José Miguel Guardia contra Marcelin (...)

11Como decíamos al principio, intentar dilucidar si existe o no hoy una filosofía en España pasa por tomar posición con respecto a ella. Es decir, hemos de tratar de definir y delimitar lo que sea la filosofía para intentar responder a la pregunta. Esta cuestión no es nueva, sino que en nuestra tradición se ha ido planteando de manera recurrente, siendo quizá una de las más polémicas la que surgió entre Menéndez y Pelayo y José Miguel Guardia a finales del xix. Mientras el primero defendía la existencia de una tradición científica y filosófica española, el segundo hablaba de la existencia hasta el siglo xvii de una serie de personalidades en esos campos muy brillantes pero sin constituir una herencia sólida y firme a través de la historia. Para Guardia la Inquisición fue la que truncó la floreciente ciencia y filosofía de los siglos xv y xvi en España, que sólo pudo recuperarse en parte ya en el siglo xviii9.

12Sin embargo, vamos a pararnos en otra polémica surgida un siglo después entre Manuel Sacristán y Gustavo Bueno a finales de los 60 y principios de los 70, pues pensamos que en ella se recogen de nuevo las argumentaciones más interesantes en uno y otro sentido.

  • 10  Manuel Sacristán, M. Sobre el lugar de la filosofía en los estudios superiores, Barcelona, Ed. Nov (...)
  • 11  Idem, p. 183.
  • 12  Ibid., p. 183-184
  • 13  José Luis Abellán, Panorama de la filosofía española actual, Madrid, Espasa-Calpe,1978,p.185.

13Todo comenzó en 1968 con la publicación de un folleto de Manuel Sacristán, Sobre el lugar de la filosofía en los estudios superiores, en el que hablaba de la necesidad del suicidio de la filosofía, argumentando que era un saber superior a los saberes positivos, y que los sistemas filosóficos eran construcciones que estaban al servicio de motivaciones que no eran racionales. Por esta causa, su propuesta era eliminarla como disciplina universitaria, y por supuesto, suprimir también sus asignaturas de secundaria10. Creía que su peso en la configuración de la concepción del mundo actual había quedado obsoleto y sin respuestas prácticas frente a las proporcionadas por las ciencias11. Añadía además que la filosofía académica se había burocratizado y que la filosofía como ideología carecía de sentido. Para terminar agregó que los estudiantes que salían de las facultades lo hacían no sabiendo nada y que no se merecían propiamente ser llamados filósofos12. No ha perdido actualidad el planteamiento y parecería que estamos escuchando los argumentos actuales tecno-neoliberales. La solución que ofrecía Sacristán era el sometimiento de la filosofía al resto de las disciplinas, creando un Instituto General de Filosofía integrado por los mejores estudiantes de otras ramas científicas con el fin de profundizar en su metodología y fundamentación13.

  • 14  Idem, p. 190.
  • 15  Gustavo Bueno, El papel de la filosofía en el conjunto del saber, Madrid, Ed. Ciencia Nueva,1970, (...)
  • 16  Idem, p. 192.
  • 17  Ibid.
  • 18  Ibid., p. 193.

14Un par de años después apareció el libro de Gustavo Bueno titulado El papel de la filosofía en el conjunto del saber. De todas las críticas que realizó al folletín de Sacristán vamos a resaltar sólo algunas que nos parecen interesantes. La primera de ellas tiene que ver con la caracterización de la filosofía como un saber autónomo e independiente y cuyo objeto sería «…el mundo como constitución procesual de una totalidad nunca rematada»14. En cuanto a la Filosofía como oficio, afirmaba que era la institucionalización del trabajo que se hacía con las ideas y que se llama reflexión, y defendía que la filosofía académica sería como una especie de intento de ofrecer un entramado de las ideas, una geometría de las ideas15. Por otro lado, hablaba del distinto carácter desigual que tienen la Filosofía y la Ciencia, lo que no va a significar que la primera sea irracional y la segunda no, un prejuicio este muy extendido. Dirá que la «filosofía es razón, y razón crítica: es pues, razón científica»16. Por último, destacar en su defensa de la filosofía académica su función esencialmente pedagógica, siendo imposible una educación general al margen de la filosofía17. Su desaparición iría ligada a la aparición de un adoctrinamiento de sesgo religioso o político, lo cual supondría una barbaridad18.

  • 19  Manuel Garrido, «El pensamiento filosófico español en los últimos cuarenta años del siglo xx», cap (...)

15El marxismo, en España siempre, tuvo su auge después de la muerte de Franco, con una generación de intelectuales deseosos de liquidar el régimen, y entre los que destacó Manuel Sacristán, dirigente del partido comunista en Cataluña19. Otros pensadores afines, en algún momento, al marxismo fueron Carlos Paris Miguel Sánchez Mazas, Ramón Tamames, Javier Muguerza o Pedro Ribas.

16Como algunos aspectos de esta discusión ya han sido tratados, y otros lo serán en los siguientes epígrafes, nos vamos a centrar aquí en la definición de Filosofía y su relación con la Ciencia. El principal argumento, esgrimido en uno y otro sentido es el referente a la racionalidad o no de la Filosofía. ¿Es una ciencia autónoma e independiente? ¿Es racional o se basa en explicaciones que carecen de coherencia y rigurosidad? Tradicionalmente la filosofía era la encargada de configurar el mundo, de darle sentido. Sin embargo, a partir del siglo xvii con el comienzo de la escisión de las ciencias de su tronco común, esto es, la Filosofía, parece que ella se ha quedado al margen del progreso. Es decir, con la independización de ciertos saberes que han ido creciendo y especializándose, pudiera dar la impresión de que la Filosofía no ha ido avanzando con ellos. Es como si sus temas hubiesen dejado de ser actuales y siguiera repensando sólo los problemas de siempre mientras la Ciencia hubiese avanzando de manera regular e imparable.

  • 20  Idem, p. 684
  • 21  Ibid., p. 685.
  • 22  Probablemente sean las dos corrientes más importantes y las más intensas en esa época, por lo que (...)

17La filosofía analítica también tuvo sus representantes en la España de postguerra con Juan David García Bacca o Manuel Granel20. Sin embargo, fue un movimiento que tardó en asentarse en España y que tuvo tres etapas. Una primera de introducción, con Sánchez Mazas y Carlos Paris. Una segunda época de normalización con Muguerza, Sánchez Pescador y Alfredo Deaño. Muy unido al Departamento de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Valencia21. Un tercero de consolidación que dura hasta hoy22.

18Este prejuicio se ha ido instalando poco a poco en nuestra sociedad actual de manera que nadie parece saber para qué sirve la Filosofía y, sin embargo, están muy seguros de que la Ciencia sí es realmente eficiente para encontrar respuestas. Aunque la Ciencia ha desplazado a la Filosofía del lugar que ha ocupado tradicionalmente, esto no significa que no sea necesaria, ni mucho menos ineficaz. En primer lugar porque la misma Ciencia, ya desde sus inicios es Filosofía. Decía Aristóteles que la filosofía había nacido de la admiración, de percatarse el hombre de que vivía en un mundo ordenado y no caótico. Esta misma admiración es la que está en las entrañas mismas de todo científico. El sólo hecho de preguntarse sobre las cosas, de querer saber qué ocurre es una actitud distintiva de la filosofía, por lo que nos quedamos perplejos el que se ignore a la ciencia originaria. En segundo lugar, la Filosofía sigue ejerciendo su magisterio esencial como configuradora de la realidad. Sus teorías siguen vigentes en las distintas culturas, aunque no sea reconocible, y a ella se apela cuando se trata de explicar los problemas que acucian al hombre. Porque, además, la ciencia no está capacitada para ofrecer explicaciones que no sean meros hechos o datos cuantitativos. Y esto, como todos sabemos, es una respuesta insuficiente cuando nos asaltan las grandes preguntas existenciales. Por último, en referencia a la irracionalidad de la filosofía, vamos a ver las dos consecuencias de este hecho. Por un lado, se piensa que la Ciencia es una disciplina en la que siempre se revela la verdad. Y sin embargo, lo que pocos se plantean es que las hipótesis de trabajo de la Ciencia son sólo eso, hipótesis que pueden ser falsadas en cualquier momento. El funcionamiento es el siguiente: se tienen una serie de datos y con ellos se propone una teoría explicativa que los justifiquen, y en el que encajarían perfectamente. Si apareciesen nuevos testimonios que entrasen en contradicción con la proposición pueden ocurrir dos cosas: que se desechasen acreditándolo de alguna manera, o bien que se propusiese una nueva teoría en la que esa novedad encajase. Se trasluce así la vaguedad (falsabilidad que diría Popper) de las teorías científicas. La ciencias actúan mediante el experimento, pero dirá Ortega que

  • 23  José Ortega y Gasset,¿Qué es filosofía?, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 303.

[…] El experimento es una manipulación nuestra mediante la cual intervenimos en la naturaleza obligándola a responder. No es, pues, la naturaleza, sin más y según ella es, lo que el experimento nos revela, sino sólo su reacción determinada frete a nuestra determinada intervención. Por consiguiente […] la llamada realidad física es una realidad dependiente y no absoluta, una cuasi-realidad- porque es condicional y relativa al hombre. En definitiva, llama realidad el físico a lo que pasa si él ejecuta una manipulación. Sólo en función de ésta existe esa realidad. Ahora bien, la filosofía busca precisamente como realidad lo que es con independencia de nuestras acciones, lo que no depende de ellas; antes bien, éstas dependen de la realidad plenaria de aquel.»23

19He aquí la esencial diferencia entre Filosofía y Ciencia, y la definición de sus objetos de estudio, y que nos sirve para apoyar nuestra argumentación. La Ciencia actúa sobre una realidad manipulada, mientras que la Filosofía opera con una realidad que es independiente de nuestras acciones. Siendo pues tan diferentes su objeto de estudio será necesario un método distinto.

20Otro aspecto que hostiga a la Filosofía es el supuesto de su irracionalidad. Ortega decía que

  • 24  Idem, p. 335.

La filosofía es conocimiento del Universo, o de todo cuanto hay […] esto implicaba para el filósofo la obligación de plantearse un problema absoluto, es decir, de no partir tranquilamente de creencias previas, de no dar nada por sabido anticipadamente. Lo sabido es lo que ya no es problema24.

  • 25  Ibid., p. 336.

21Dada la complejidad de su objeto de estudio, se tiende a creer que dado el especial objeto de esta disciplina, su investigación se caracteriza por la falta de rigurosidad, método y lógica. No obstante, esta opinión se basa en un reduccionismo en torno a lo que sea la razón. Este debate se origina en las entrañas de la misma filosofía. ¿Donde podemos llegar con la razón? A la ciencia y es la razón hecha ciencia, la razón científica lo que nos puede llevar a conocer y explicar las claves del Universo que es lo que le interesaba a lo que antes se llamaba Filosofía de la Naturaleza y ahora Filosofía de la ciencia. Platón ya distinguía en el hombre entre el alma racional, la irascible y la concupiscible. Sin embargo, nos vamos a parar en la definición del hombre de Aristóteles como un «animal racional» poniendo las bases para considerar que todo lo que no se encontrase bajo la luz del intelecto (emociones, pasiones, deseos, reacciones…) era irracional. Este argumento recorre la historia de la filosofía y sostiene, explicándolo de manera simple, la idea de que lo racional se identifica con lo comprensible, lo que podemos entender, mientras que lo irracional es aquello de lo que no podemos dar cuenta. Ortega y Gasset se opuso al racionalismo precisamente porque en sus intentos explicativos de la realidad dejaba fuera a la vida, lo cual, en cierto modo, hacía patentes los límites de la razón, que desde el siglo xviii se había erigido como la diosa del panteón. Para él estaba claro que el filósofo tenía que partir de una serie de ideas indudables, de las que no podía dudar ni de manera teórica, y desde ellas, volverse al universo y tratar de abarcarlo de manera íntegra, de conquistarlo25. Así va a definir a la filosofía como:

  • 26  Ibid., p. 342.

[…] Un enorme apetito de transparencia y una resuelta voluntad de mediodía. Su propósito radical es traer a la superficie, declarar, descubrir lo oculto o lo velado-en Grecia la filosofía comenzó por llamarse alétheia, que significa desocultación, revelación o desvelación; en suma, manifestación. Y manifestar no es sino hablar, lógos […] filosofar es decir, descubrir en la gran desnudez y transparencia de la palabra el ser de las cosas, decir el ser: ontología26.

  • 27  Ibid., p. 405.
  • 28  Ibid., p. 417.
  • 29  José Ortega y Gasset, Historia como sistema, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 13.
  • 30  Ibid., p. 169.
  • 31  José Ortega y Gasset, El tema de nuestro tiempo, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 176.
  • 32  Idem, p. 177-178.
  • 33  José Ortega y Gasset,¿Qué es filosofía?, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 346.

22Con esta definición de Filosofía ya está capacitado Ortega para definir el problema radical de esta, que no es otra cosa que «definir ese modo de ser, esa realidad primaria que llamamos nuestra vida»27. Y este vivir es algo que tenemos que hacer nosotros y que nadie puede hacer por mí, y con esto muestra Ortega cómo la filosofía se sumerge en la vida y hunde sus raíces en ella. Y en este ámbito las filosofías y queremos subrayar el plural, la pluralidad, se sitúa al mismo nivel de exploración que la ciencia natural. Dirá que la vida nos es dada, bueno más bien, somos arrojados a ella y por tanto se nos hace un problema que hemos de resolver28. El hombre se ve obligado a hacer algo para sostenerse en la existencia, la vida es un quehacer29. Va a distinguir dos facetas en el hombre «la biológica y la espiritual y por tanto se encuentra sometido a dos poderes distintos que actúan sobre él, de forma antagónica»30. Existe, pues, una dualidad en la existencia de todo hombre, entre la vida espontánea y la pura razón. A lo largo de la historia ha habido un intento de desalojar a la primera en provecho de la segunda31. Sin embargo, dirá Ortega que no es posible que la razón pueda suplantar a la vida, sino que más bien debe apoyarse y nutrirse de ella. La razón será, entonces, una forma y función más de la vida, y habría que someter la razón a la vitalidad, supeditarla a lo espontáneo32. Hay una reivindicación de una razón que es más que la lógica y que pretende abarcar aspectos vitales que antes se desechaban por creerlos fuera de toda consideración filosófica, e introduce un matiz que será rápidamente recogido y desarrollado sin perder la dimensión conceptual y la densidad ontológica en las que nada el pensamiento orteguiano. «La idea –dirá nuestro autor– es … femenina y usa la táctica inmortal de la femineidad, que no busca imponerse por derechura, como el hombre, sino pasivamente, atmosféricamente.»33

  • 34  Manuel Garrido, «El pensamiento filosófico español en los últimos cuarenta años del siglo xx», cap (...)
  • 35  Idem, p. 704.

23Tal vez por esto, esta nueva concepción de razón que Ortega propone será desarrollada por su discípula María Zambrano. Hay que decir, no obstante, que el movimiento feminista en España comenzó a principios del siglo pasado con una ola de mujeres que buscaban alcanzar el sufragio universal, destacando mujeres como María de Maeztu, Clara Campoamor, Victoria Kent, Margarita Nelken, Federica Montseny o la Condesa de Campo Alange. Sobresale, sobre todas ellas, María Zambrano34. En un segundo momento, y haciendo referencia a la importante función desarrollada, en España, de una filosofía práctica que recogerá tanto la ética como la filosofía política y que sirve de enlace entre la tradición anterior y esta misma defensa de los derechos de las mujeres, predomina el papel protagonista de la mujer en los últimos tiempos, de las filósofas españolas, en una tradición en la que han escaseado, tanto a nivel humanístico como científico, y encontramos aquí a Lidia Falcón. Ya en los 80 y 90 despuntan Victoria Camps, Adela Cortina, Celia Amorós o Amelia Valcárcel35.

  • 36  María Zambrano, Filosofía y Poesía, México, F.C.E., 2006, p. 13.

24Zambrano así, parte de una distinción entre filosofía y poesía, diciendo que el hombre no se encuentra entero en la filosofía, pero que en la poesía no encuentra la totalidad de lo humano. Es decir, que en la poesía lo que se halla es al hombre concreto, mientras que en la filosofía al hombre universal36. Esta dramática separación se realizó en la antigua Grecia, y cree Zambrano que fue un error. Por esto decía que

  • 37  María Zambrano, Obras Reunidas, Madrid, Aguilar, 1971, p. 115.

La verdad de que el pensamiento filosófico y poesía se enfrentan seriamente en diversos grados que llegan hasta la exclusión total, a lo largo de nuestra cultura, desgarrándola, parece imponerse por sí misma (…) Pues cada una de estas dos formas de saber y de expresión –filosofía y poesía- quiere para sí enteramente el alma donde anida37.

  • 38  Idem, p. 116.

25Esta oposición nos causa desequilibrio vital dado que para Zambrano filosofía y poesía son dos formas de conocimiento y de expresión insuficientes38. Es decir, que la filosofía es incapaz de explicar la compleja realidad del ser humano, al igual que le ocurre a la poesía, pero que ambas podrían complementarse. Y este punto es el que nos lleva de nuevo a nuestra pregunta inicial sobre la existencia o no de filosofía en España.

26Con esta nueva perspectiva podemos plantearnos la existencia de un cierto tipo de filosofía «poética» que sería más característico de nuestro país y que se hallaría en obras de autores como Machado, Juan Ramón Jiménez o Luis Cernuda. Lo que ocurre es que si se considera la cuestión asumiendo una definición de filosofía en su sentido más fuerte, como razón lógico-metodológica, es cuando surgen los problemas.

27Lo que es evidente es que la filosofía en España se presenta de distintos modos, y quizá no siempre en su vertiente más fuerte, aunque no por ello menos científica. Sin embargo, nosotros mismos nos hemos encargado de incidir en ese aspecto negativo y se le ha cedido a la Ciencia el poder de configurar el sentido de la realidad despreciando y relegando a un segundo plano a la filosofía, paradójicamente. Pero hemos mostrado anteriormente que esos supuestos cimientos inamovibles que nos parece proporcionar no son más que respuestas provisionales. Dado que además, su ámbito de estudio es distinto del de la Filosofía es esperable que ambas tengan que actuar de distinta forma y con métodos específicos, por lo que como dirá Ortega

  • 39  José Ortega y Gasset, ¿Qué es filosofía?, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 337.

Queremos una filosofía que sea filosofía y nada más, que acepte su destino, con su esplendor y su miseria, y no bizquee envidiosa queriendo para sí las virtudes cognoscitivas que otras ciencias poseen, como es la exactitud de la verdad matemática o la comprobación sensible y el practicismo de la verdad física39.

28Hasta que la Filosofía y los filósofos no superen ese complejo de inferioridad que los caracteriza actualmente, poco se podrá hacer por ella.

Panorama filosófico español actual

  • 40  Una vez asentada una caracterización de lo que pueda ser la filosofía, vamos a ver como se ha podi (...)

29Llegados a este punto, no nos queda más que preguntarnos si se hace o no filosofía en España. Lo que parece evidente es que existen grupos de investigación dedicados a la filosofía, aunque no podamos encontrar una unidad entre ellos ni una colaboración efectiva de apoyo. No es nuestra intención hacer un repaso de las escuelas y pensadores más notables de nuestro pensamiento, sino que vamos más allá y nos preguntamos por la situación real de la filosofía en nuestro país, dando una visión general de su situación40.

30Hacer filosofía en España es una cruz. Y así se puede considerar desde el criterio geográfico ambiental si lo cruzamos transversalmente con el institucional universitario (no hay que olvidar que la creación de Universidades en España, en algunas comunidades una por provincia, y algunas provincias hasta tres universidades públicas, no contamos las privadas, ha generado, paradójicamente no un aumento de alumnos en las especialidades clásicas, sino tal incremento de las especialidades, algunas tan afines, que han supuesto la disolución de un número crítico efectivo de alumnos, y también de profesores, en algunas de las especialidades de algunas de las Universidades más arraigadas). Podemos considerar un eje que tendría su punto más occidental en Santiago, contando con una ramificación en Oviedo bajaría hasta Salamanca, cruzaría Madrid, y cerraría hacia el este en Valencia. El otro eje abriría hacia el levante en Barcelona con una ramificación en Zaragoza, atravesaría de nuevo Madrid y bajaría hacia el occidente en Sevilla rozando en tangente con Málaga. Nos quedaría una especie de nódulos interiores compuesto por Murcia y Granada

  • 41  «Conozco espíritus singularmente constantes y consecuentes consigo mismos en medio del más vivo ca (...)
  • 42  «Toda filosofía es paradoja, se aparta de la opinión natural que usamos en la vida, porque conside (...)

31Si combinamos el criterio geográfico con el político posicional, la distinción se simplifica a partir de un centralismo ideológico en sentido amplio, representado «paradójicamente», sabemos con Unamuno41 y Ortega el importante papel que desempaña la paradoja42 en la historia de España, por Madrid y Barcelona, tanto monta monta tanto, frente a todos los demás.

  • 43  Manuel Garrido, «El pensamiento filosófico español en los últimos cuarenta años del siglo xx», cap (...)

32También hay un sitio para la filosofía hermenéutica a partir de mediados del siglo xx con A. Ortiz-Osés, J.M. Heras o J. M. Almazara43, desde la que se podría definir mejor los intentos de sistematizar una Filosofía de la Cultura, una Antropología o una Filosofía del Arte, si bien ninguna de estas ramas llega a cristalizar una verdadera Escuela, ni destaca ningún pensador de ámbito europeo o global.

33Sin embargo, si hay algo que caracterice a todos los ejes que hemos señalado es consistir en una filosofía academicista, y con esto queremos decir que es una filosofía ligada, generalmente a las Universidades como instituciones. Existen muchos eruditos, gente muy formada, pero en parcelas muy estrechas del pensamiento filosófico. Pero visto con perspectiva, la peor de las consecuencias creemos que ha sido la separación abismal entre la filosofía y la vida, los problemas que acucian al hombre, a todo hombre. En una época de globalidad como es la nuestra, no podemos actuar con un saber parcelado, que es lo que está ocurriendo. Se está fragmentado de una manera tan dramática a una ciencia que, por definición, es universal, que se está consiguiendo dejarla obsoleta y sin posibilidades de reacción. Se echa de menos el intento de la comprensión de la totalidad.

34Otro hecho común de la filosofía española, desde el punto de vista de las escolásticas es la generación de una escuela a partir de la presencia de una o varias personalidades relevantes y que trabajan desde parecidos presupuestos, quepa resaltar, Oviedo, Navarra, Barcelona, Madrid, Valencia…

35Vemos, pues que existe una profusa cantidad de centros universitarios e instituciones desde los que se hace filosofía en España y al mismo tiempo la ausencia de pensadores de proyección transfronteriza, de importancia europea o mundial a pesar de contar con el ámbito hispanoamericano, tanto desde el punto de vista de la creación como de la recepción, y a pesar de los intereses vitales, que pueden separar el quehacer de una filosofía indigenista del de una filosofía que ha hecho de lo universal eurocentrismo o del eurocentrismo universalidad. La falta de originalidad sería el otro factor a tener en cuenta. No tenemos pensadores con genio, que destaquen por su singularidad, sino que la esencia más característica es la de la interpretación y no la de la creación.

¿Filosofía en España?

36Por tanto, estamos en condiciones ahora de intentar responder, si podemos, a la pregunta clave sobre la existencia o no de una filosofía creadora en España. Lo anteriormente expuesto pone de manifiesto la existencia de grupos y asociaciones que se dedican a la filosofía, a su estudio, al comentario de ideas, de pensadores, etc. Sin embargo, pensamos que no existe, o al menos no de una manera mayoritaria, una filosofía creadora, innovadora, capaz de proporcionar respuestas a problemas acuciantes del hombre de hoy. Se echa de menos la originalidad que no consistirá en decir algo nuevo (¿quién podría?) sino en redescubrir y decir las cosas de una manera que parezca que nunca ha sido dicho antes. Como dice Leopoldo Zea

  • 44  Fernando Tellechea, «Leopoldo Zea, una filosofía con profunda vocación latinoamericanista» en http (...)

Una filosofía es original no porque cree una y otra vez nuevas y exóticas soluciones, sino porque trata de dar respuesta a los problemas que una determinada realidad y un determinado tiempo han originado44.

37¿Podemos decir que hay algo así hoy en España? Desde luego, podemos afirmar que la producción científico-filosófica española se caracteriza por su academicismo y su alejamiento de la vida. Como ya hemos visto antes, la incapacidad, no sólo de dar respuestas sino incluso para conseguir una defensa unitaria de la importancia de la misma está mermando sus posibilidades de renovarse. Este hecho ya pone en entredicho su supervivencia, que unido a la falta de criterios claros y rigurosos a la hora de escoger el profesorado universitario está terminando por malograr cualquier iniciativa posible. El tercer eje de esta problemática viene de ese complejo del que hablábamos antes, un complejo que deja fuera expresiones filosóficas de tipo poéticas que no dejan de ser filosofía. Y este podría ser un punto interesante a debatir, pues nuestra propia idiosincrasia puede que nos lleve a una filosofía distinta, y no por ello, de menor peso trascendental. Las diferencias que expusimos antes con la defensa de Zambrano de la poesía como otro método filosófico podría estar en relación con otras maneras de vivir y pensar. La diferencia entre países del norte y del sur que establece Ortega justificaría una diferente forma de acceder a la realidad:

  • 45  José Ortega y Gasset, Meditaciones del Quijote, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 32.

[…] El Mediterráneo es una ardiente y perpetua justificación de la sensualidad, de la apariencia, de las superficies, de las impresiones fugaces que dejan las cosas sobre nuestros nervios conmovidos […] Para un mediterráneo no es lo más importante la esencia de una cosa, sino su presencia, su actualidad: a las cosas preferimos la sensación viva de las cosas45.

38Con esto se pondrían las bases para justificar una especial forma de enfrentarse al ejercicio filosófico, que junto a una metodología rigurosa permitiría filosofar a nuestro modo, sin odiosas comparaciones y sin complejos con respecto a otras formas de pensar. Porque nuestra misma percepción de la realidad ya va a interferir en nuestra manera de reflexionar e interpretar la realidad. Mientras sigamos mirando hacia fuera, no podremos arreglar, si es que esto es posible, el estado de la filosofía que se hace en España. Que ha habido grandes filósofos en España no es discutible, pero que haya existido una tradición filosófica es discutible. Pero de lo que se trata no es de mirar al pasado. Lo que queremos es mirar al futuro y preguntarnos si es posible una filosofía creadora en España. Una filosofía capaz de enfrentarse, con el bagaje cultural adquirido, a problemas actuales y que forme a generaciones de individuos capaces de un análisis crítico de la realidad. En definitiva, de si es o sería posible una filosofía española de calidad.

39Por último, no podemos dejar de mencionar el importante papel desempeñado en los intentos de recuperación, actualización y puesta al día de los desarrollos del pensamiento español, así como por el interés y rigor científico mostrado hacia la tradición intelectual española, tanto histórica como filosófica, por parte de Jacques Maurice, Alain Guy o el matrimonio Colette y Jean Claude Rabaté.

Todavía hacer ¿filosofía en España?

  • 46  José Ortega y Gasset, ¿Qué es filosofía?, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 370.

40Comenzábamos este artículo con una cita de Morvilliers que dibujaba la opinión generalizada que Europa tenía de España en cuanto a su papel cultural y su participación y aportación al pensamiento, a la ciencia, a la filosofía, en la construcción de una cultura, por europea esencialmente mundial, y aunque en sus rasgos esbozaba los que va a ser una polémica presente, a partir del siglo siguiente, entre los intelectuales y científicos españoles, lo cierto es que no será sino a partir del hecho de plantear la cuestión cuando a lo largo del siglo xix y xx, con la generación comprendida entre el 98 (Unamuno, Ganivet, Costa…) y hasta las reflexiones orteguianas prolongadas en María Zambrano o Julián Marías, el problema de España va a venir representado en un texto de Ortega Gasset que reproduce y resume las condiciones vitales y conceptuales del hacer ciencia, del hacer filosofía, de los pueblo mediterráneos en general y de España en particular. Tampoco olvida Ortega esbozar el papel, siempre retrógrado, que la Iglesia y sus instituciones han desempeñado en España de cara a lo que suponía el conocimiento, la ciencia, la filosofía. El rechazo, la negación de todo lo que supusiera modernidad, progreso, avance. Y ello con dos pinceladas, sobre el papel a desempeñar en la formación de una consciencia abierta, crítica y libre por los seminarios eclesiásticos, donde la filosofía impartida y recibida «no han conseguido superar las ideas modernas –porque no han querido realmente aceptarlas, sino que tozudamente se las han dejado fuera, para siempre, sin digerir ni asimilar.»46.

41Corren tiempos de crisis, lo que nos queda, pues, es intentar sacar a la Filosofía de la situación en la que está. ¿Será posible tal tarea? ¿Hay pensadores capacitados para resucitarla? ¿Podría hacerse una filosofía de calidad en España? Sólo el tiempo podrá responder a estas cuestiones y probablemente la respuesta tenga que considerarse a nivel europeo, a nivel mundial, a nivel universal, en una recuperación elemental de lo primero, de lo esencial, de lo que es el verdadero objetivo de todo filosofar. De la Filosofía misma.

Haut de page

Notes

1  Daniel Arjona, «Desolación de la filosofía», El Cultural, Madrid, 2013
http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/32199/Desolacion_de_la_Filosofia

2  https://www.facebook.com/FilosofiaREF

3  La declaración de principios en http://www.safil.info/

4  http://sociedadaragonesadefilosofia.wordpress.com/2014/01/08/la-red-espanola-de-filosofia-responde-al-curriculo-de-filosofia-disenado-por-el-mec/

5  http://antesdelascenizas.com/2012/12/28/critica-de-gustavo-bueno-a-la-red-espanola-de-filosofia-ref/

6  Daniel Arjona, «Desolación de la filosofía», El Cultural, Madrid, 2013 en
http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/32199/Desolacion_de_la_Filosofia

7  Manuel Garrido, «El pensamiento filosófico español en los últimos cuarenta años del siglo xx» en vv.aa. El legado filosófico español e hispanoamericano del siglo xx, Madrid, Cátedra, 2009 p. 708.

8  «La aneca, una fundación ilegal», El Imparcial, Madrid, 2010, http://www.elimparcial.es/contenido/75961.html

9  Yvan, Lissorgues, «Una polémica sobre la «Filosofía Española»: José Miguel Guardia contra Marcelino Menéndez Pelayo», Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2012 en http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/una-polemica-sobre-la-filosofia-espaola--jose-miguel-guardia-contra-marcelino-menendez-pelayo/html/dcd232f0-2dc6-11e2-b417-000475f5bda5_11.html

10  Manuel Sacristán, M. Sobre el lugar de la filosofía en los estudios superiores, Barcelona, Ed. Nova terra, Barcelona, 1968, p. 8 citado por José Luis Abellán, Panorama de la filosofía española actual, Madrid, Espasa-Calpe,1978, p. 12-13.

11  Idem, p. 183.

12  Ibid., p. 183-184

13  José Luis Abellán, Panorama de la filosofía española actual, Madrid, Espasa-Calpe,1978,p.185.

14  Idem, p. 190.

15  Gustavo Bueno, El papel de la filosofía en el conjunto del saber, Madrid, Ed. Ciencia Nueva,1970, p. 17 citado por José Luis Abellán, Panorama de la filosofía española actual, Madrid, Espasa-Calpe,1978, p. 191.

16  Idem, p. 192.

17  Ibid.

18  Ibid., p. 193.

19  Manuel Garrido, «El pensamiento filosófico español en los últimos cuarenta años del siglo xx», cap. cit., p. 683.

20  Idem, p. 684

21  Ibid., p. 685.

22  Probablemente sean las dos corrientes más importantes y las más intensas en esa época, por lo que conviene insistir en ellas, resaltarlas y explicar su disolución, el marxismo desaparece al hilo de la disgregación de los grandes partidos comunistas euro-occidentales, también con la caída del muro y de la Unión Soviética, y la Filosofía analítica se recluye en las cátedras aliándose con la Lógica y la Historia de la Ciencia, en pos y al albur seguidista de los desarrollos y avances positivos de la ciencia física.

23  José Ortega y Gasset,¿Qué es filosofía?, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 303.

24  Idem, p. 335.

25  Ibid., p. 336.

26  Ibid., p. 342.

27  Ibid., p. 405.

28  Ibid., p. 417.

29  José Ortega y Gasset, Historia como sistema, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 13.

30  Ibid., p. 169.

31  José Ortega y Gasset, El tema de nuestro tiempo, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 176.

32  Idem, p. 177-178.

33  José Ortega y Gasset,¿Qué es filosofía?, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 346.

34  Manuel Garrido, «El pensamiento filosófico español en los últimos cuarenta años del siglo xx», cap. cit., p. 703.

35  Idem, p. 704.

36  María Zambrano, Filosofía y Poesía, México, F.C.E., 2006, p. 13.

37  María Zambrano, Obras Reunidas, Madrid, Aguilar, 1971, p. 115.

38  Idem, p. 116.

39  José Ortega y Gasset, ¿Qué es filosofía?, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 337.

40  Una vez asentada una caracterización de lo que pueda ser la filosofía, vamos a ver como se ha podido manifestar en el panorama español en los últimos 50 años. A la búsqueda de una imagen todo lo más completa posible de lo que es la creación hispana, podemos acercarnos a la filosofía española desde varios criterios, todos eficaces y eficientes. Mencionaremos solo estos cuatro: a) corrientes filosóficas, b) ámbitos geográficos, c) escolásticas, d) transversalidad.

41  «Conozco espíritus singularmente constantes y consecuentes consigo mismos en medio del más vivo cambiar de opiniones y de ideas, así como conozco otros que, predicando siempre el mismo sermón, enseñando siempre las mismas enseñanzas teóricas, apenas guardan afectos permanentes.» , Miguel de Unamuno, «Sobre la consecuencia, la sinceridad» en Algunas consideraciones sobre la literatura hispanoamericana, Madrid, Espasa Calpe, 1968, p. 52 ; «Frente a su dogmatismo exclusivista, afírmalo todo, aunque te digan que es una manera de todo negarlo, porque aunque así fuera, sería la única negación fecunda, la que destruyendo crea y creando destruye». Miguel de Unamuno, «¡Adentro!» En http://stopsecretos.blogspot.fr/2012/10/todos-los-posts-serexistencialdelalma_9540.html .

42  «Toda filosofía es paradoja, se aparta de la opinión natural que usamos en la vida, porque considera como dudosas teoréticamente creencias elementalísimas que vitalmente no nos parecen cuestionables.» José Ortega y Gasset, Meditaciones del Quijote, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 336.

43  Manuel Garrido, «El pensamiento filosófico español en los últimos cuarenta años del siglo xx», cap. cit., p. 797.

44  Fernando Tellechea, «Leopoldo Zea, una filosofía con profunda vocación latinoamericanista» en http://www.corredordelasideas.org/v2/inmemoriam_8.html

45  José Ortega y Gasset, Meditaciones del Quijote, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 32.

46  José Ortega y Gasset, ¿Qué es filosofía?, Madrid, Revista de Occidente, 1989, p. 370.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Luisa Montano, « ¿Existe un pensamiento español hoy? », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 12 | 2014, mis en ligne le 25 juin 2014, consulté le 25 mars 2017. URL : http://ccec.revues.org/5013 ; DOI : 10.4000/ccec.5013

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org