Navigation – Plan du site
Études
Dossier : cinéma éducatif en Espagne

Presentación: en torno al cine educativo

Alicia Alted Vigil

Notes de l’auteur

Esta Presentación y el conjunto de artículos que integran el Dossier, se insertan en el marco del Proyecto de I+D+I: Cine educativo y científico entre España, Argentina y Uruguay (1895-1957), del que es investigadora principal Alicia Alted Vigil. Referencia HAR 2010-17094.

Texte intégral

1El origen del cine va unido al desarrollo de la fotografía y a los avances que se produjeron en el siglo xviii en los campos de la ciencia y de la técnica. Sin embargo, a esta realidad se superpuso enseguida su concepción como elemento de ocio y de entretenimiento. El entusiasmo que despertó en todas las clases sociales la proyección de las primeras películas, fue un acicate para el rápido proceso de su industrialización como espectáculo.

2La cronofotografía es el antecedente más inmediato del cinematógrafo y a ella están ligados los nombres del astrónomo Pierre Jules Janssen, del fotógrafo Eadweard Muybridge y del fisiólogo Étienne Jules Marey. Los tres investigaron las posibilidades de la fotografía para reproducir el movimiento en la naturaleza y en los seres humanos.

3El primero trató de registrar en 1874 el movimiento de los planetas con un aparato que llamó revolver fotográfico. Muybridge consiguió, tres años después, descomponer el movimiento de un caballo al galope con el uso de 48 cámaras. Por último, Marey logró con una sola cámara, el fusil fotográfico, esa misma descomposición fotográfica del movimiento a una velocidad imposible de percibir directamente por el ojo humano. De manera paralela, el inventor y empresario Thomas Alva Edison trabajaba las posibilidades de la cronofotografía con una visión empresarial y, un año antes de que lo hiciera Marey, en 1889, comercializó la cinta de celuloide emulsionado de 35mm de ancho con perforaciones laterales.

4Estos antecedentes ayudan a entender el hecho de que, unos meses después de la primera proyección cinematográfica comercial realizada por los hermanos Lumière en París, el 28 de diciembre de 1895; se empezara a utilizar el cine en la medicina para filmar operaciones quirúrgicas. Así, en 1899 se rodó la primera operación con anestesia que realizó el doctor Posadas en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires. En Europa, los nombres de los médicos franceses Eugène-Louis Doyen y Jan Comandon van unidos también a la utilización del cine en el ámbito de las ciencias. En 1902 se filmó la operación que el doctor Doyen realizó a dos hermanas siamesas que separó. Por su parte, el doctor Comandon montó entre 1909 y 1914, un laboratorio de micro fotografía en el Servicio «Le Scientifique» de la empresa Pathé en Vincennes. A lo largo de su vida el Dr. Comandon trabajó en la realización de numerosas películas sobre temas médicos, zoológicos, botánicos y etnológicos. Del año 1903 data su película La vie microscopique dans un étang.

5Pero no sólo en Francia, en otros países europeos y en Estados Unidos, científicos, intelectuales y pedagogos se dieron cuenta enseguida de las potencialidades que encerraba este nuevo medio de comunicación en su triple vertiente: educativa, investigadora y de divulgación. Junto a esto, la capacidad que tenían las imágenes en movimiento para modelar formas de sentir, pensar y actuar por el impacto directo que ejercían a nivel emocional.

6En España la historiografía ha prestado muy poca atención a esta faceta del cine como instrumento para la educación y la investigación científica. El creciente interés en la utilización del cine como recurso didáctico desde los años setenta del siglo pasado, estuvo en la base del deseo de ahondar en la historia de ese proceso que se vincula a las diferentes concepciones de lo que se entiende por cine educativo. El Proyecto en el que se insertan los artículos de este Dossier, escritos por varios miembros del equipo de investigación del mismo, responde a esa necesidad y, a mi modo de ver, todos y cada uno de estos trabajos constituyen una importante aportación centrada en diferentes aspectos de la historia del cine educativo en España.

7En el primer tercio del siglo xx se desarrolló en este país un amplio debate sobre la conveniencia de introducir en la enseñanza los principios y planteamientos de la Escuela Nueva y la Educación Activa que estaban en boga en distintos países de Europa y América. Entre los nuevos métodos y técnicas docentes el cine aparecía como un instrumento auxiliar muy útil para la educación. De manera paralela, médicos, moralistas y psicólogos, alertaban sobre los problemas que podría ocasionar su uso para la salud física y mental de los niños. A esto había que añadir el coste económico del material de proyección, el tema de la seguridad (en particular en los primeros tiempos) y la necesidad de formación para un uso pedagógico del nuevo medio.

8Todo lo expuesto hizo que, en el caso de España, fueran numerosas las iniciativas para la implantación del cine en las escuelas, pero muy escasas las que se llevaron a la práctica. Esto es lo que de manera detallada estudia Fernando Camarero en su artículo: Teoría y práctica del cine educativo, 1895-1923. Es interesante destacar que, tal y como indica, la primera noticia sobre cine educativo en España se remonta a enero de 1899 con la proyección de Ejercicios gimnásticos por los alumnos de la academia del Sr. Baráibar, en Vitoria.

9En la primera parte de su trabajo: Origen y contenido del cine proyectado con fines educativos hasta 1960, Laura López Martín profundiza en la relación entre cine y educación en esas primeras décadas del siglo xx y se detiene en las críticas que suscitó, en especial entre médicos y católicos, por los supuestos efectos nocivos para la salud infantil. También se mencionan en el artículo algunos de los congresos y reuniones internacionales que recogían esas preocupaciones, a la vez que destacaban los elementos positivos de este medio en el campo de la enseñanza y la necesidad de regular y difundir su uso en los centros docentes.

10Desde una etapa muy temprana los gobiernos se dieron cuenta del carácter educativo del cine para la formación (orientación, control) no sólo de los niños y jóvenes, sino, en un sentido más amplio, de las clases populares. De esta manera, el cine se convirtió en un poderoso medio de propaganda dado el innegable atractivo que ejercía la imagen. Sobre estos aspectos reflexiona María Luisa Ortega en su artículo: Realismo, documental y educación ciudadana en España. En el mismo subraya otro aspecto de gran importancia en estos años y con posterioridad: la dicotomía entre el cine de ficción, sinónimo de espectáculo, y las películas documentales que trataban de reflejar la realidad.

11En el proyecto de política educativa de la Segunda República, el cinematógrafo tuvo amplia presencia como elemento auxiliar en el proceso educativo en los centros docentes y como instrumento para la formación de unas clases populares con unas elevadas tasas de analfabetismo. Como había ocurrido en años anteriores, las iniciativas oficiales partieron de los Ministerios de Trabajo, de Agricultura y de Instrucción Pública. La actividad más relevante desarrollada por este último se llevó a cabo, en el ámbito de la educación popular, a través del Patronato de Misiones Pedagógicas. María García Alonso dedica su artículo a analizar la utilización que hicieron del cine las Misiones. Hay que destacar los dos Anexos que incluye y que recogen la relación de películas pertenecientes a la filmoteca de Misiones Pedagógicas y el listado de pueblos donde se realizaron proyecciones.

12Además, en los años de la República intelectuales, críticos de cine y pedagogos escribieron, sobre todo en la prensa, acerca del carácter formativo del cine y sobre las diferentes experiencias que en tal sentido se estaban llevando a cabo en España y en otros países. Son relevantes las iniciativas que se tomaron para promover el uso del cine en la docencia e investigación universitarias, así como para su divulgación. Nombres como los de Carlos Velo o Guillermo Fernández Zúñiga desempeñaron un notable papel al respecto, señalado igualmente por María Luisa Ortega en otro apartado del artículo ya mencionado. También Laura López Martín habla del movimiento de los cineclubes, de la labor del Comité del Cinema Educativo o del papel desempeñado en este campo por la empresa Cinematográfica Nacional Española (cinaes) durante los años de 1931 a 1936.

13El estallido de la Guerra Civil acabó con la mayoría de las iniciativas que se habían puesto en marcha tras la proclamación de la República. Las que pervivieron, tomaron otro carácter supeditado, en ambas zonas en las que quedó dividido el país, a la evolución militar de un conflicto que se internacionalizó en una etapa muy temprana.

14El régimen franquista supuso una regresión en materia de educación y cultura en relación con la inmediata etapa republicana. El nacional catolicismo impregnó toda la política educativa llevada a cabo desde el Ministerio de Educación Nacional, que había sido creado por ley de 30 de enero de 1938 en sustitución del otrora Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. Dentro del mismo, la Subsecretaría de Educación Popular asumió las competencias cinematográficas. A lo largo de la década de 1940 se promulgaron varias disposiciones legislativas para la adquisición de material por parte de la Comisión Asesora de Material Escolar del Ministerio, con vistas a que un grupo reducido y seleccionado de institutos de Enseñanza Media pudieran utilizar el cine como recurso educativo, tal y como comenta Laura López Martín en otro apartado de su artículo.

15De otro lado, productoras privadas como Magíster, que se autodenominaba productora de documentales pedagógicos, ponían en marcha algunos proyectos en esta línea. Precisamente Jorge Moreno Andrés centra su colaboración en el análisis de Magíster: Un cine al servicio de Dios y de la Patria. En su artículo estudia la primera etapa de la productora, que comprende los años de 1945 a 1947 en los que realizó un total de 15 documentales que trataban de trasladar la doctrina cristiana expuesta en el catecismo a un lenguaje audiovisual. Analiza tanto el discurso ideológico que está en la base de la actividad de la productora y sus relaciones con el Estado y con la Iglesia, como las trayectorias profesionales de algunos de sus miembros: las de los guionistas Luis y Francisco Ortiz Muñoz o la del director de fotografía alemán Hans Scheib.

16De nuevo María Luisa Ortega, en la segunda parte de su artículo, aborda el interés por el «potencial educador» del cine en los años cincuenta unido al resurgimiento del cine documental. Reflejo de esto será la constitución de la Asociación del Cortometraje Educativo y Documental (cinecor) en 1953 y, en diciembre de ese mismo año, la creación de la Comisaría de Extensión Cultural, en el seno del Ministerio de Educación Nacional, con el objetivo de integrar los servicios dispersos por distintos organismos encargados de esta tarea. Meses después, en abril de 1954, se constituía la Cinemateca Educativa Nacional dependiente del Servicio de Cine Educativo de la Comisaría de Extensión Cultural, aspecto este al que también se refiere Laura López Martín en su trabajo.

17A principios de los años sesenta se inició una nueva época en relación con el cine educativo, al compás de los cambios socioeconómicos que se estaban produciendo en el país. Esta etapa, que va a coincidir con la introducción de la televisión en el ámbito escolar, es estudiada por Gabriela Ossenbach y Tamar Groves en su artículo: Entre la mitificación y la crítica: el cine y los medios audiovisuales en la escuela primaria en España en el tardofranquismo y la transición, 1958-1982. Se analizan las medidas tomadas por los organismos oficiales para incorporar a la actividad educativa los cambios tecnológicos que se estaban produciendo en los medios audiovisuales. Sin embargo, los movimientos de renovación pedagógica que surgieron en estos mismos años, se mostraron críticos hacia el entusiasmo que mostraba la administración educativa por el cine y la televisión, porque su uso inadecuado o manipulador podía resultar muy contraproducente.

18Por último, el artículo de Susana Sel, titulado Cine, pedagogía y exilio: España y Argentina en los años 40, se centra en el contexto político argentino que encontraron los exiliados republicanos españoles llegados a este país a lo largo de esa década y, más en particular, en la aportación al cine argentino de algunos de ellos de los que traza pequeñas trayectorias profesionales.

19En suma, los trabajos reunidos en este dossier constituyen, en conjunto, una aportación muy coherente y novedosa para profundizar en la historia del cine educativo en España, lo que puede ayudar a su mejor utilización como recurso pedagógico. Los rápidos avances tecnológicos de los últimos años, que implican un predominio casi absoluto de la imagen en todos los ámbitos de la vida cotidiana, han reforzado la necesidad de un buen conocimiento y dominio de los medios audiovisuales porque hoy en día es imposible prescindir de los mismos en el proceso de aprendizaje.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alicia Alted Vigil, « Presentación: en torno al cine educativo  », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 11 | 2013, mis en ligne le 30 décembre 2013, consulté le 25 septembre 2017. URL : http://ccec.revues.org/4959 ; DOI : 10.4000/ccec.4959

Haut de page

Auteur

Alicia Alted Vigil

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org