Navigation – Plan du site
Études
Miscellanées

Propaganda religiosa y negocio editorial

Éditeurs et propagande religieuse
Philippe Castellano

Résumés

La correspondance que Dionisio Fierro Gasca, prêtre et traducteur, a entretenue de 1903 à 1910 avec son éditeur Gustavo Gili Roig, permet de comprendre comment se construisait un catalogue d’œuvres religieuses . Les lettres déterminent les critères qui permettaient de choisir les titres d’œuvres étrangères à traduire puis, selon le public de lecteurs auquel elles étaient destinées, quels seraient les éléments matériels de production de l’ouvrage qui pourraient favoriser sa réception. L’ecclésiastique conseille également l’éditeur pour ces techniques publicitaires et sur les systèmes de vente parallèles aux librairies. Enfin sa connaissance du marché du livre en Amérique Latine s’est révélée indispensable pour assurer le succès des publications et le développement de la maison d’édition.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Jean-François Botrel, «La Iglesia católica y los medios de comunicación impresos en España de 1847 (...)
  • 2  Solange Hibbs-Lissorgues, Traditionalisme et «esprit nouveau» dans l’Église catholique espagnole à (...)

1En la historiografía de las relaciones entre Iglesia y sociedad española los estudios ya clásicos de Jean-François Botrel1 y de Solange Hibbs-Lissorgues2 han determinado las características esenciales de las publicaciones religiosas en el mercado editorial de finales del siglo xix y principios del siglo xx.

  • 3  Este estudio sólo ha sido posible gracias a la generosa acogida de Mónica y Gabriel Gili Galfetti (...)

2Un conjunto de 50 cartas, que el Padre Dionisio Fierro Gasca dirigió al editor Gustavo Gili Roig entre 1903 y 19103, permite precisar el funcionamiento de este nicho editorial a través de las distintas actividades desempeñadas por el sacerdote durante esos años: información bibliográfica, traducción, redacción de textos, corrección de pruebas, difusión y propaganda, distribución y venta.

  • 4  Termina así su carta del 7-iv-1904 (p. 2): «Creo estarán Vds muy divertidos con su rey en casa [en (...)
  • 5 Solange Hibbs-Lissorgues, Traditionalisme et «esprit nouveau» dans l’Église catholique espagnole…, (...)
  • 6  D. Fierro Gasca había nacido en Atea, Aragón.

3El Padre D. Fierro Gasca (1853-1916) pertenecía a la « Orden de los clérigos regulares pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías », generalmente llamados Escolapios, que tenían como misión evangelizar educando desde la primera infancia a los niños pobres; se puede considerarle como un religioso representativo de la Iglesia docente de esa época. En el plano político se definía como carlista4 y en el plano social formaba parte del catolicismo intransigente que afirmaba la necesidad de imponer un control ideológico sobre los fieles y de proporcionarles normas de comportamiento5. Impartió clases en varios centros educativos de la península y del continente americano donde residió durante 16 años (12 años en Concepción y 4 años en Buenos Aires) para luego regresar a España, más concretamente a Zaragoza6.

  • 7  José-Carlos Mainer, Regionalismo, Burguesía y Cultura. Los casos de Revista de Aragón (1900-1905) (...)

4La colaboración entre D. Fierro Gasca y G. Gili Roig empezó después de ese regreso, gracias al vínculo familiar que unía el primero a Cecilio Gasca, librero-editor de Zaragoza con quien solía trabajar el editor de Barcelona; C. Gasca fue el editor de un grupo de intelectuales zaragozanos de finales del siglo xix vinculados a la Universidad local y su establecimiento publicó la Revista de Aragón de 1900 a 19057. Desde la primera carta aparece todo el abanico de las distintas actividades que D. Fierro Gasca desempeñó en la Editorial Gustavo Gili y que respondían no sólo a las proposiciones del editor sino también a su entusiasmo de sacerdote por difundir la fe católica y multiplicar las publicaciones de contenido religioso destinadas a los mercados editoriales de España e Hispanoamérica.

Información bibliográfica

  • 8  Aux enfants de Marie. Instructions pour leur servir de règle de conduite dans le monde, París, Pou (...)

5En su primera carta del 9-viii-1903 (p. 4) D. Fierro Gasca informa a G. Gili Roig que tiene permiso para traducir e imprimir Las Hijas de María. Su conducta en el mundo8; basta con mandar un ejemplar al librero-editor parisino C. Poussielgue, especializado en libros de religión, y que aparezca el nombre de la casa editora. Se trata, como para la mayor parte de los títulos que se citarán a continuación, de un libro de fondo, una obra de larga duración que en 1895 ha llegado a su 14a edición. Más adelante, termina su carta del 12-xi-1903 (p. 3) con esta propuesta:

  • 9  Henry Digby Kenelm, Mores Catholici or Ages of Faith, Londres, C. Dolman, 1845-1847, 3 vol.

He visto citada una obra que me parece ha de ser muy buena: Kenelm Digby, Mores Catholici or Ages of Faith9, Costumbres católicas o los siglos de fe. No sé la importancia que puede tener, ni si estará traducida ni los tomos que tiene. ¿Tiene Vd conocimiento de ella? Podría preguntar a algún corresponsal inglés, me gustaría traducirla para no olvidar el inglés.

6Durante el verano 1904 visita Bruselas y anuncia en su carta del 3-vi-1904 (p. 1):

Por correo le mando unos catálogos de librerías de aquí. Los libros que van señalados con dos cruces son muy buenos, los he visto; si quiere podría comprarlos para Vd, si es que no están ya traducidos en España. Los que llevan una cruz sola no son tan importantes y los que tienen cruz borrada, o no los he visto o no sirven.

7Con la mención de estas posibles traducciones aparece un espacio europeo abierto en el que las obras, en su mayoría de literatura religiosa de lengua francesa, forman parte de un mercado donde los editores españoles se abastecen tomando en cuenta el éxito ya conseguido por los títulos en su área lingüística de origen (son a menudo steady-seller que alcanzan numerosas reediciones) y también los eligen en función de la competencia con los demás editores españoles que publican el mismo tipo de obras. Es así como D. Fierro Gasca, justo después de la publicación de su libro Mes de María, le escribe a G. Gili Roig el 16-iii-1904 (p. 2): « En la Revue Catholique du mois, de Bélgica, he visto que ha aparecido La Madre de Misericordia. Mes de María para 50 Aniversario. Ya no nos pillan, pues aunque lo traduzcan llega tarde. No ha sido malo el que haya sido Vd tan diligente ».

8Es de notar que si la mayoría de las publicaciones son textos extranjeros traducidos al castellano, también existe el movimiento inverso de textos en castellano vertidos a otro idioma europeo, aunque en número mucho más reducido. Es el caso de uno de los autores emblemáticos del catálogo de G. Gili Roig, el Obispo de Jaca Antolín López Peláez; edita su obra Los daños del libro en 1905, y aparece una primera traducción en 1908 en Francia bajo el título Les ravages du livre, publicada en Avignon por Aubanel Frères y luego en 1915 en Alemania con el título Die gefahr des buches, publicada en Freiburg por Herdersche Veragsbuchhandlung.

Traducción

  • 10  Mgr Baunard, Dieu dans l’école. Le collège chrétien, instructions dominicales, París, C. Poussielg (...)

9En la primera carta del 9-viii-1903 (p. 1) evoca la obra que acaba de traducir, Dios en la Escuela. El Colegio cristiano10 y se nota su conciencia profesional cuando añade: « Creo conviene que me mande las pruebas. Aunque están bien corregidas, siempre ven más cuatro ojos que dos. Además es muy posible cambiar alguna palabra por otra más propia como lo he hecho ya tres o cuatro veces ». El libro se publica a finales de ese año y se realizará una segunda edición en 1913.

10La segunda obra traducida ya fue evocada por D. Fierro Gasca: se trata de Las Hijas de María. Su conducta en el mundo. Conferencias traducidas del francés y aquí también, al evocar su inminente publicación (p. 2-3), aparece su entusiasmo:

Creo que este libro ha de tener gran despacho: yo hubiera hecho 10.000 en lugar de 4.000, si fuera editor como Vd y tuviera las facilidades de Vd para despacharlo. Esas conferencias están dirigidas a las Hijas de María de los colegios de las Religiosas del Sagrado Corazón. Hay muchos colegios en España y en Chile, Argentina, Perú y Méjico y en cada colegio las Hijas de María son muy numerosas y pertenecen a la mejor sociedad. No habrá Hija de María que no compre ese librito.

11Será esencialmente esta brújula la que le servirá para elegir los libros por traducir a lo largo de su colaboración con el editor como lo precisa en una carta ulterior del 18-iv-1908 (p. 3): « El libro que traduzco está bien y, dada la comunión frecuente que tanto se propaga hoy, me parece que tendrá venta ». Es esta continua mezcla de géneros lo que caracteriza la actividad editorial de D. Fierro Gasca para quien propagación de la fe y negocio mercantil parecen ir necesariamente de la mano, quizás con la ilusión de afirmar de esta manera la preeminencia de la vida religiosa frente a los valores del mundo seglar.

  • 11  R. P. Benoît Valuy, Les vertus religieuses ou Traités pratiques des vœux et de la charité fraterne (...)

12La tercera obra que se dispone a traducir se titula Las Virtudes del Religioso11 y en su carta del 9-viii-1903 (p. 4-5) D. Fierro Gasca presenta así su proyecto:

Deseo saber si puede imprimirse sin permiso del autor, la primera edición debió hacerse en 1863. Los Jesuitas no dan permiso para traducir sus obras. Estoy resuelto a imprimir la traducción, si se puede sin permiso, dado el tiempo que ha pasado después de la primera edición. Si no es posible, me tomaré el trabajo de darle otra forma, apareciendo como autor de la obra, aunque esto me costará bastante trabajo: formará un tomito en 16° de unas 300 páginas.

13El 15-viii-1903 indica (p. 3) que la traducción está terminada y ocupa 268 cuartillas; el 21-viii-1903 precisa (p. 1) que no puede mandarlas mientras no las haya leído el Padre Provincial, « pues nosotros no podemos dar nada a la prensa sin este requisito ». Finalmente, G. Gili Roig decide editar el libro bajo su sello en 1904 y publicará una segunda edición en 1910.

  • 12  Fernand Nicolaÿ, Les enfants mal élevés: étude psychologique, anecdotique et pratique, París, Perr (...)

14Luego responde a una solicitud del editor, enfrentado con una pésima traducción de Los niños mal educados12 hecha por A. García Llansó; G. Gili Roig quisiera enmendar este trabajo antes de darlo a la imprenta. En su carta del 15-viii-1903 (p. 3) D. Fierro Gasca indica: « Veré si puedo hacer algo en su obsequio, aunque sé por experiencia que cuesta más corregir un libro que traducirlo de nuevo ». G. Gili Roig lo publica a finales de ese mismo año y en 1904 ya está la obra en su 3a edición.

15Con la confianza que se instala entre el traductor y el editor, éste le propone un nuevo trabajo y en su carta del 8-ii-1904, D. Fierro Gasca indica (p. 1):

  • 13  Abbé Pierre Chaffanjon, Le crucifix, sainte dévotion, Lyon, P.-N. Josserand, 1876. En 1897 está en (...)

Recibí los dos libritos de que me habla en su anterior y que vinieron en el paquete que trajo el P. Victoriano. Le Crucifix13 me es muy conocido: lo tengo desde 1890 y nunca se me ha ocurrido traducirlo. Es muy bonito libro y generalmente lo llevo conmigo cuando voy de viaje y no me alojo en colegio nuestro, por servirme para meditación.

  • 14  Chanoine Joseph-Marie Timon-David, Vie de Saint Joseph Calasanct, fondateur des écoles pies, Marse (...)

16El traductor ha pasado las fiestas de Navidad 1903 en Barcelona con la familia del editor y ambos han planeado entonces la traducción de la Vida de San José de Calasanz14, fundador de la Orden de los Escolapios. En su carta del 17-iv-1904 (p. 1-2) D. Fierro Gasca recuerda que se puede considerar vencido el plazo de protección a la propiedad intelectual y ya no hay que pagar las 8.000 pesetas que reclamaba la familia del traductor francés y que G. Gili Roig se comprometió a editarlo si los Escolapios se quedaban con 1.000 ejemplares. Luego, a partir de las características materiales de la edición francesa (calidad del papel, número y dimensión de las páginas, márgenes y tipo de caracteres), dictamina así:

Podría imprimirse en el mismo papel y en el mismo tipo que El Colegio Cristiano y con sólo un tomo como éste. ¿Qué precio señalaría Vd a los mil ejemplares, caso que nuestro P. General se resolviese a dar permiso para traducirlo? Los ejemplares se tomarían en rústica, quedando de nuestra cuenta la encuadernación.

17Luego empieza el regateo entre el editor y la Orden; cuando G. Gili pide 4.500 pesetas los Escolapios proponen, en carta del 17-iv-1904 (p. 1-2) 3.500. Finalmente el trato se cierra un mes más tarde como lo indica la carta del 13-v-1904 (p. 1): « He hablado con el Padre encargado de la Vida de San José de Calasanz y me dice que está conforme con el precio de 3.750 pesetas y con entregar 2.000 al comenzar a imprimir y el resto al entregar la obra ».

  • 15  El P. M. Moreno realizará también las ilustraciones que acompañan El Crucifijo.

18Las exigencias de los Escolapios, que quieren añadir a la obra un folleto de 66 páginas (contestación a una impugnación de los Jesuitas) sin subir el precio, provocan la anulación del contrato con el editor barcelonés. Sólo será a principios de 1905 cuando D. Fierro Gasca volverá a hablar de este proyecto, esta vez para concretarlo con una imprenta de Zaragoza, Tipográfica La Editorial, que imprime 3.000 ejemplares (encuadernación tela) de la Vida de San José de Calasanz con prólogo del P. Eugenio Salarrullana e ilustraciones del P. Mariano Moreno15.

  • 16  Louis Branchereau, , Politesse et convenances ecclésiastiques, París, VVE Mas, 1871. En 1893 está (...)

19Este proyecto frustrado no afecta las relaciones del editor con su colaborador que le indica en carta del 3-i-1905 (p. 1) haber concluido la traducción de Urbanidad y buenas maneras del sacerdote16 que G. Gili Roig publica poco después.

  • 17  Entre las publicaciones del Abbé Henry Bolo (1858-1921) se pueden notar cuatro títulos traducidos (...)

20Un año más tarde, D. Fierro Gasca concluye su carta del 3-ix-1906 (p. 2) indicando: « Tengo traducido El Evangelio y las madres, obra que le gustará del Dr Bolo17. He escrito a este señor pidiéndole permiso para publicar ». G. Gili Roig editará esta obra en 1914.

  • 18  No he conseguido determinar de qué novela se trata; en cambio, se puede notar que D. Fierro Gasca (...)

21A partir de 1907 D. Fierro Gasca ha sido destinado a Roma y su pasión traductora descubre nuevos horizontes; en carta del 3-iii-1907 (p. 2) le anuncia a G. Gili Roig: « Cuando menos lo piense se va a encontrar con alguna traducción del italiano que ya manejo bastante bien ». El año siguiente, responde en su carta del 18-i-1908 (p. 4) a una solicitación del editor afirmando: « Creo que me será fácil comprometerme a traducir en sentido católico, cambiando algunas escenas, la novela aquella inglesa traducida al italiano pero necesitaría el original inglés y la versión italiana »18.

22De vuelta de Roma, D. Fierro Gasca está destinado a Albarracín y en su carta del 12-xi-1910 (p. 1-2) detalla el conflicto que le opone a G. Gili Roig:

  • 19  Jésus-Christ médité et contemplé tous les jours de l’année, Lille, Desclée de Brouwer, 1888. Se tr (...)

He recibido los tres tomos de Jesucristo meditado19. Es un librito que aparenta poco trabajo y es muchísimo el que tiene, porque además de ser letra menuda la del texto, hay muchas notas y otros trozos de letra menudísima, [..] tiene doscientas mil letras más que El Colegio cristiano. Así que, Vd ve que, aunque tengo la mejor voluntad y deseo de trabajar, no le hago ese libro por 600 pesetas. Vd no puede pagarme menos de 1.000 pesetas, tanto más que me pide que lo haga pronto, aunque esto no aumentaría el precio en ninguna manera.

23Si D. Fierro Gasca se resiste a trabajar por una suma que juzga ampliamente insuficiente, en cambio sigue proponiendo traducciones al editor G. Gili y en la misma carta (p. 3-4) insiste para que se realice la impresión de otra obra propuesta por él:

Le pido y suplico que salte por encima de todo y me ponga en prensa el libro del portugués: tenga presente que tiene 77 años y me está moliendo dos o tres veces al mes. Desde el 26 hasta el 10 de enero estaré ausente de aquí y no quisiera irme sin haber visto galeradas del portugués.

  • 20  El catálogo de 1912 indica: «Traducción de la cuarta edición portuguesa por Un Amante de su País» (...)

24El portugués de quien habla aquí es José Joaquín Rodrigues de Bastos, autor de Filosofía Popular. Pensamientos, máximas y proverbios que G. Gili Roig edita efectivamente en 191120.

25A través de esta correspondencia se va perfilando un retrato con matices interesantes en el que se mezclan el trabajo intenso y continuo del traductor, su conocimiento de las características materiales de los libros, una preocupación constante por la calidad de la impresión y encuadernación de las publicaciones, el interés por la posible difusión de una obra en función del tipo de público al cual va dirigida, su participación en la picaresca habitual del mundo editorial de esa época cuando se trata de burlar la protección a la propiedad intelectual y, en contraste, la sumisión total a la censura eclesiástica, el regateo permanente alrededor de los derechos de traducción y del pago de las traducciones.

  • 21  A diferencia de la mayor parte de sus colegas editores de Barcelona, G. Gili Roig ha decidido pres (...)

26Como un eco a este último punto, la abundante correspondencia mantenida por el editor G. Gili Roig con otros editores europeos a quienes desea comprar derechos de traducción adopta siempre el mismo esquema: afirma primero su interés por una publicación extranjera, luego propone la mitad del precio exigido por su colega para finalmente conseguir, al cabo de varios intercambios, una suma aceptable por ambos. Tras la manifestación de roles consabidos de unos y otros, aparece la realidad de un mercado editorial en el que el editor debe primero acumular una serie de inversiones: compra de derechos de traducción, pago del traductor, compra de papel, pago de la impresión y encuadernación21, puesta en marcha de las redes de difusión y distribución. Después, sólo le queda esperar que el libro se venda y que los libreros, tras haber deducido el descuento habitual, le abonen el importe de las ventas. Las múltiples reflexiones de D. Fierro Gasca en sus relaciones profesionales con el editor G. Gili Roig permiten recorrer todos los eslabones de la cadena del libro para entender mejor las interacciones que mantienen entre sí.

Redacción

27Aunque la mayor parte del trabajo de D. Fierro Gasca esté dedicado a la traducción, también le interesa escribir textos propios; es así como en una carta del 8-ii-1904 (p. 1) anuncia que está terminando la redacción del Mes de María cuyo manuscrito manda el 14-ii-1904 (p. 1): « Creo le ha de gustar. El P. Provincial lo ha visto, le ha gustado mucho ». Y para mejorar aún más la recepción de su obra, D. Fierro Gasca imagina una asociación de productos novedosa: el libro se ofrecerá con la música de un himno creado especialmente para acompañarlo. Así lo detalla en su carta del 20-iii-1904 (p. 1):

Certificado recibirá por el mismo correo un rollito que contiene la música correspondiente a la letra del himno de María. Como aquí [en Zaragoza] no hay donde imprimirlo, haga el favor de agenciar su pronta impresión para que pueda venderse al mismo tiempo que el Mes de María. El autor es D. Elías Villareal, muy amigo mío de ésta y muy acreditado profesor de música, siendo de lo mejor que hay en Aragón como compositor.

28La impresión de una partitura se realizaba entonces a partir de una piedra litográfica y D. Fierro Gasca demuestra nuevamente su perfecto conocimiento de los procedimientos técnicos cuando añade: « Creo que con un millar de ejemplares habrá más que suficiente, y digo un millar porque lo mismo costará un millar que quinientos pues será cuestión de papel, una vez hecha la piedra ».

29Nuevamente se preocupa por cuidar la recepción cuando formula esta última pregunta al editor (p. 1-2): « ¿Convendrá imprimir al final todo el himno, o será mejor que conste en el libro nada más para que el que compre la música compre también el libro? ». La obra se publicará ese mismo año 1904.

30Además de obras de cariz religioso, D. Fierro Gasca también se interesa por otras asignaturas y en su carta del 28-iii-1904 (p. 2) le sugiere a su editor: « Le convendría editar una Aritmética para Escuelas de 1a Enseñanza. Es corta pero muy completa. La escribí en Buenos Aires el año 1899 y se editó allí pero no se lleva sino en nuestros Colegios de la Argentina ».

  • 22  Quizás se explique porque G. Gili Roig publica ese mismo año 1907, en su Biblioteca catequística, (...)

31G. Gili Roig desestimará esta proposición y le pedirá en cambio redactar un Catecismo Litúrgico; D. Fierro Gasca le pregunta en esa misma carta qué extensión desea para esa obra y el 3-i-1905 (p. 1-2) indica: « No me ha llegado el folleto que esperaba de Bélgica y no puedo dar por terminado el Catecismo Litúrgico aunque está ya concluido ». En una carta ulterior del 4-ii-1905 (p. 1-2) sugiere: « Creo convendrá dar el nombre de Lecciones de cosas litúrgicas al Catecismo Litúrgico ». Más adelante, carta del 3-iii-1907 (p. 2) se preocupa: « ¿Cuándo piensa editar las Lecciones de cosas religiosas? ». La misma incertidumbre acerca de los títulos sucesivos sugiere que no le habrá convencido el manuscrito al editor ya que, finalmente, no se editará22.

32En esa carta del 8-ii-1904 (p. 1) D. Fierro Gasca le anunciaba a G. Gili Roig su intención de componer un Mes del Sagrado Corazón cuya terminación anuncia el 3-ix-1906 (p. 2): « Tengo concluido el Mes del Sagrado Corazón. Creo que ha de gustar: yo estoy enamorado del libro y me ha gustado más al corregirlo que al escribirlo. El P. León lo está revisando y dice que le gusta mucho. Creo convendrá imprimirlo en tipo más grueso y otra clase de papel, aunque se venda a 2 pesetas ejemplar. Se necesitará un buen cliché del Sagrado Corazón, mejor fototipia que fotograbado, y otro de la Beata Margarita ».

33Ya en Roma, D. Fierro Gasca sigue atentamente las distintas etapas de publicación de su obra y en su carta del 3-iii-1907 (p. 1) le presenta sus observaciones que justifican sus primeros consejos:

Mandé ya las pruebas y estoy esperando las segundas. Ha sido un poco cobarde por un lado y algo atrevido por otro. No se ha atrevido a dar mayor formato al libro en letra más grande y lo siento, porque ese libro es más bien para personas ya formadas que para jóvenes y se quejan de la letra menuda; por otra parte me parecen muchos ejemplares 10.000 en un Mes del Sagrado Corazón. Para los de América se necesita otra clase de encuadernación. Tenga presente que allí no se fijan tanto en los céntimos como en España y quieren una clase bonita. Aunque los de allá cuesten un poco más, hágame el favor de hacer encuadernación diferente.

34La portada del libro, que se publica ese mismo año, permite matizar el papel de cada uno ya que señala como autora francesa a la R.M. Ana du Rousier de la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús y precisa: « notablemente aumentado por el P. D. Fierro Gasca, Escolapio »; esta situación parece ser la regla general para los libros de religión y el examen de los catálogos de G. Gili Roig confirma que el número de títulos traducidos es entonces mucho más importante que el de las obras de autores españoles. Sin embargo, lo más interesante en este nuevo ejemplo es la extraordinaria atención puesta en los distintos parámetros que intervienen en la recepción de una obra y que determinan su posible éxito. Aquí la edad del público de lectores a quienes está destinada permite primero redondear una cifra de tirada, luego fijar el tamaño de los caracteres (por la estimación de sus dioptrías), por fin decidir el tipo de encuadernación según su capacidad adquisitiva.

  • 23  Jean-François Botrel, «La Iglesia católica y los medios de comunicación impresos…» art. cit. p. 15 (...)

35Todos estos ejemplos subrayan igualmente la fuerte dependencia de un editor como G. Gili Roig frente a la Iglesia ya que en ese momento del desarrollo de su empresa la mayor parte de sus autores o traductores son eclesiásticos y que la distribución y consumo dependen en gran parte de sus directivas23.

Difusión, distribución, venta

36Ya hemos visto cómo D. Fierro Gasca animaba a G. Gili Roig para que aumentara la tirada de Las Hijas de María. Su conducta en el mundo. Conferencias traducidas del francés en función del número de alumnas en España e Hispanoamérica. En la misma carta del 9-viii-1903 (p. 3-4) se precisa su concepción de la difusión de una obra:

Creo que no se perjudicará Vd en lo más mínimo aunque me dé por la propiedad 300 pesetas en lugar de las 200 que me propone. En cuanto a ejemplares con los 100 que me ofrece no tengo para mis compromisos de Buenos Aires y cuente que conozco a todas las Religiosas que hay en Chile ¿cómo van a comprar aquellas Religiosas ese libro siendo yo el traductor? Eso sí, que ellas harán buena propaganda. Así que, déme Vd 300 pesetas y 300 ejemplares.

37El forcejeo sigue en la carta siguiente del 15-viii-1903 (p. 2-3):

  • 24  En los catálogos de 1908 y 1912, los volúmenes encuadernados en tela inglesa valen 1 pta.
  • 25  Semejante afirmación se entiende sabiendo que el libro Dios en la Escuela. El Colegio cristiano se (...)

Este librito no puede regalarse a nadie en rústica por ser tan pequeño. Si le viene mal darme encuadernados todos esos libros, puede darme los 300 ejemplares encuadernados24 y las 300 pesetas en El Colegio cristiano. Ya ve que trato de no hacerle extorsión: El Colegio cristiano bien se puede regalar sin encuadernar25. Además Vds son los que salen ganando con los ejemplares que me dan, pues son para propaganda y yo salgo perdiendo el franqueo. Creo le convendrá hacer algunos ejemplares de encuadernación más esmerada para América, pidiendo algo más. Creo que tanto en Chile como en Buenos Aires y Rosario podré colocarle por mi cuenta bastantes ejemplares.

38El éxito del libro en el mercado español se va confirmando como lo indica en su carta del 3-i-1904 (p. 2):

Me escribe el P. Provincial de Valencia que los libros gustan allí a cuantos los ven y que sería bueno mandase Vd algunos ejemplares de Colegio cristiano e Hijas de María a las Librerías Católicas. Si Vd no tiene ningún librero de confianza, mande al mismo P. Provincial de Valencia unos 10 Colegios cristiano y 25 Hijas de María y yo le escribiré para que él los entregue en librerías de confianza que tenga él conocidas.

  • 26  Jean-François Botrel, «La Iglesia católica y los medios de comunicación impresos…», art. cit., p.  (...)

39Esta proximidad entre sacerdotes les lleva efectivamente a organizar la venta de libros al margen de la red de librerías, transformándose así en matuteros que compiten de manera desleal con los libreros26 sustituyendo a éstos como mediadores entre el libro y el lector para orientar y determinar la acción de comprar. La complicidad evocada aquí tiene sin embargo sus límites como lo confirma la carta del 15-xi-1903 en la que D. Fierro Gasca puntualiza:

Si los PP. Escolapios de Cataluña, que son especuladores como nadie, le pidieran a Vd ejemplares, sería como venderlos por mi cuenta, sin hacerles Vd rebaja ninguna, sino la que yo crea conveniente por mi cuenta, y lo mismo los de otras Provincias, aunque éstos no lo harán.

40Es de notar que esta situación no molesta en absoluto a los editores como lo revela esta precisión de D. Fierro Gasca en su carta del 14-i-1904 (p. 2): «Digo al P. Provincial de Valencia que si quiere algunos ejemplares de Colegio cristiano o Hijas de María se le mandarán con 20 % de descuento». Cuando se sabe que el descuento acostumbrado de G. Gili Roig a los libreros era de 35 % (e incluso de 50 % para el librero Cabaut de Buenos Aires) se adivina fácilmente el interés que podían tener los editores en esta forma de distribución dirigida además a un público « cautivo » de clero regular y de alumnas de centros docentes. Mandar regularmente libros de religión a estos centros significa mantener un vínculo fuerte, la permanencia de una influencia moral, parecida a la proximidad de un sacerdote con los feligreses de su parroquia. Acerca de este último punto, la actividad de predicador de D. Fierro Gasca, que menciona en varias ocasiones, le facilita igualmente la venta de libros traducidos o escritos por él como lo confiesa en su carta del 16-vi-1907 (p. 2-3):

En Zaragoza tenía entradas por varios conceptos, por la predicación principalmente. Aquí [en Roma] no tengo ninguna entrada y naturalmente no puedo exponerme a tomar libros ni con el 35 % de rebaja no teniendo seguridad de que me los han de pagar.

41También se preocupa D. Fierro Gasca por las fechas de publicación y es así como precisa en su carta del 21-viii-1903 (p. 2):

Creo ha de tener Vd un gran éxito con las Conferencias y convendrá estén pronto para mandar a América. En Chile y en la Argentina lo mismo que en Perú las reuniones de Hijas de María terminan el día de la Purísima y ya no se reúnen hasta el primer sábado de mayo.

42Cuando manda su manuscrito de Mes de María manifiesta idéntica preocupación por la fecha de publicación y en su carta del 14-ii-1904 (p. 1) lo precisa claramente:

Hay que hacer un imposible y publicarlo este año, si el libro le parece bien. Es libro de circunstancias y hay que aprovechar las circunstancias: el año próximo no valdría ya lo que vale este año. Vd sabe que estamos en el quincuagésimo aniversario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción. Todas las fiestas de la Virgen este año van a parar a la Inmaculada. El Papa y los Obispos quieren que este año se haga mucho extraordinario para celebrar la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen.

43En la misma carta añade luego (p. 2-3):

Sería lástima dejar pasar este año. Además, en toda la América del Sur se celebra el mes de María en Noviembre en lugar del mes de Mayo como se hace en este hemisferio. Es pues necesario tener impreso el libro antes de Septiembre para aprovechar la América. Ya sabe que trabajaré cuanto pueda para hacer propaganda. [...] Molestemos primero al Censor, que lo vea en pocos días, y la Virgen se lo ha de pagar superabundantemente.

  • 27  Álvaro Ceballos Viro, Ediciones alemanas en español (1850-1900), Madrid, Iberoamericana, 2009, p.  (...)

44Estas palabras de ánimo recuerdan inevitablemente el lema del editor alemán B. Herder, especializado en libros de religión y también muy presente en el mercado hispanoamericano en esa época: « La oración debe ser negocio y el negocio oración »27.

45El 1-iv-1904, para llevar a cabo la propaganda de ese libro, D. Fierro Gasca manda el texto de un prospecto y de una carta circular que termina así:

El libro se vende encuadernado en tela a una peseta ejemplar y se hace descuento pidiendo varios ejemplares. Puede Vd dirigirse a todas las Librerías Católicas de España, al Editor Dn Gustavo Gili -Consejo de Ciento, 285, Barcelona –y al Autor, P. Dionisio Fierro –Escuelas Pías de Zaragoza –que lo remitirá franco de porte, pudiendo hacer el pago en sellos de correo o letra de fácil cobro.

46La difusión de este tipo de información no sólo circula por las gacetillas de la prensa sino que utiliza las redes propias del autor cuando precisa a su editor en carta del 16-iii-1904:

Creo que podré enviar por estos mundos [España] unas diez mil circulares, pues a algunos habrá que mandar muchas para que ellos hagan propaganda. A América, mandaremos más tarde porque hay mucho tiempo hasta Noviembre, según veamos que ha dado o no resultado en España.

47Este sistema de difusión en el que el editor se apoya sobre la red de amistades que mantiene el eclesiástico en España y América Latina funciona gracias al envío gratuito, o con fuerte descuento, de ejemplares de obras cuya publicidad se encargarán de hacer luego esos corresponsales ante los distintos públicos de lectores potenciales. El sistema encuentra sus límites cuando un título no responde a las esperanzas iniciales. La desilusión sufrida con la tibia acogida de Mes del Sagrado Corazón origina una fuerte tensión entre D. Fierro Gasca y G. Gili Roig que reduce el descuento de 50 % que solía hacer desde 1903 a 35 % a partir de 1907. El rencor del sacerdote es bastante sensible cuando copia en su carta del 28-ix-1907 (p. 2-3) la contestación irónica del editor ante sus quejas:

Si Vd ha trabajado por la gloria del Divino Corazón, no necesita que yo le regale 500 ejemplares; le basta con no perder y con que yo le regale los ejemplares necesarios para una buena propaganda, no pretendo que Vd pague éstos, ni lo he pretendido en ninguna de mis anteriores. Sólo, sí, pretendo que los que se regalan sea prudentemente y que Vd no mande docenas de ejemplares a quien no los pague.

48La argumentación desarrollada por D. Fierro Gasca permite entender que las sumas pagadas por G. Gili Roig, en concepto de traducción o redacción de textos originales, se quedan en realidad en la cuenta corriente que rige el editor y sirven para pagar los libros que el eclesiástico manda luego a sus corresponsales y amistades. El problema se repite en 1909 cuando G. Gili Roig publica una obra de D. Fierro Gasca, Los Nueve Primeros Viernes o la gran Promesa y éste detalla sus dificultades en carta del 12-i-1910 (p. 1-2):

  • 28  A finales de 1902, tras separarse de la editorial paterna Juan Gili Editor, G. Gili Roig tiene 34 (...)

No estoy conforme con lo que me dice de Los Nueve Primeros Viernes. Si Vd no encuentra comercial el dármelos a 0,50 yo lo encuentro menos para mí a 0,65; porque Vd no gana tanto dándolos a 0,50 y yo pierdo vendiéndolos a 0,65. Yo los doy con 25 % de descuento o con 20 % pagando yo los portes, que es lo mismo: me queda el 10 % con lo cual no tengo para correo. [...] Cuando se editó el Mes de María estando Vd en los principios de su trabajo28 sin pedirle yo nada me mandó 500 ejemplares y con ofrecimiento de más y aun me mandó 200 más. Es verdad que entre los que di y los que perdí pasaron de 1.000 ejemplares; ahora que ya puede Vd hacer el grande, me viene con esta miseria en un libro que tengo interés en vender y propagar.

49El enfrentamiento de pareceres vuelve a repetirse a propósito de una obra que el editor le ha encargado a D. Fierro Gasca, que éste evoca en su carta del 12-xii-1910 (p. 1):

Hoy salió para ésa [Barcelona] La Educación, un paquete de 4 kilos con cerca de tres millones de palabras. Me ofreció por él mil pesetas; pero es trabajo que es imposible hacer por ese precio. Como no lo necesito para vivir, me es igual mil y mil quinientas. Pero me dará Vd cien ejemplares en lugar de los cincuenta y así podré mandar un ejemplar a cada uno de los Colegios que tenemos en España y América.

50Finalmente, no se publicará esa obra y G. Gili Roig preferirá editar La educación religiosa de Ramón Ruiz Amado en 1912, un libro que formará parte de su colección La Educación.

51Ya se ha evocado el proceso de traducción de Las Virtudes del Religioso; en su carta del 15-viii-1903 (p. 3) D. Fierro Gasca detalla las ventajas e inconvenientes de la obra de cara a su difusión:

Desearía me dijera Vd qué puede costarme la impresión y encuadernación de este libro: en el original hay 318 páginas en 18°. Editaría 2.000 ejemplares. También le cedería a Vd la propiedad; y no seré exigente porque sé que, aunque es muy bueno, como se trata únicamente de frailes y monjas, y tienen tan poco dinero, no ha de tener el mismo despacho que Las Hijas de María: se lo daría por 100 ejemplares.

52En una carta posterior del 14-iii-1904 (p. 1) D. Fierro Gasca menciona otro problema esencial que puede afectar la difusión de esta obra:

Para Las Virtudes del Religioso será cuestión de buscar propaganda personal y llevarlo de convento en convento porque, poco se lee en España pero en los conventos se lee mucho menos y jamás llegarán a tener noticia del libro por los prospectos. Habrá que llevarlo personalmente.

53Por eso manda paralelamente un modelo de carta circular destinada a ese público de lectores específico para que el editor pueda hacer propaganda del libro.

54Acerca de este aspecto de la promoción de un título de próxima publicación, D. Fierro Gasca ha entendido lo importante que es crear expectación, curiosidad y deseo; en su carta del 3-iii-1907 detalla (p. 2) las etapas que hay que seguir para preparar la salida del Mes del Sagrado Corazón:

  • 29  Capillas: «pliegos impresos de un libro antes de la tirada definitiva» según Manuel Seco, Dicciona (...)
  • 30  Madeleine Sophie Barat (1779-1865), fundó en 1800 la «Congregación del Sagrado Corazón de Jesús» p (...)

No deje de enviar las capillas29 a la Madre Vicaria del Sagrado Corazón de Sarriá y a la Madre Superiora de Zaragoza. Si les gusta a las monjas del Sagrado Corazón, tiene Vd la mitad del camino recorrido, por eso quería yo mayor tipo de caracteres. Sobre todo, póngame buenas fototipias del Sagrado Corazón, de la Beata Margarita María y de la Madre Barat30: ya sé que de ésta le mandaron un hermoso retrato.

55La lectura de estas cartas permite comprobar el perfecto conocimiento que tenía D. Fierro Gasca del funcionamiento del mercado del libro como lo demuestran sus recomendaciones basadas sobre los hábitos de lectura de los distintos públicos, las fechas de publicación más favorables para cada título, la necesidad de adaptar la publicidad a los temas que interesan a los destinatarios, teniendo siempre en cuenta su capacidad adquisitiva.

  • 31  Philippe Castellano, Dos editores de Barcelona por América Latina. Fernando y Santiago Salvat Espa (...)

56Tratándose del mercado hispanoamericano, además de estos aspectos, añade un conocimiento de la realidad cotidiana del que suele carecer la mayor parte de los editores españoles que se inclinan a considerar el continente como una mera prolongación de la península y no se preocupan por la protección material del objeto libro destinado a América. Las remesas o paquetes de libros tienen que sufrir continuos golpes para pasar del carruaje a la bodega del barco luego a una lancha y de nuevo a un carruaje para tomar el tren o viajar a lomo de mula y se deterioran sin remedio31. En sus recomendaciones D. Fierro Gasca recuerda este aspecto trivial pero importantísimo para las futuras ventas como en su carta del 28-ii-1904 (p. 1) en la que precisa:

Sírvase entregar a los Padres que llevan ésta 5 ejemplares de Colegio cristiano encuadernado y 30 ejemplares de Las Hijas de María canto colorado empaquetados de modo que nada padezcan en el camino. Me advierte la Superiora de Lima que la Casa de Herder les manda los libros admirablemente empaquetados de modo que nada padecen en el camino y los que reciben de Madrid les llegan en el más triste estado. Así que, trabájelos un poco.

57Otras veces, las cantidades de libros son mucho más importantes; es así como en su carta del 18-vii-1905 (p. 1) D. Fierro Gasca le pide a G. Gili Roig que encuentre un Agente para mandar tres cajones de libros a Santiago de Chile y otros tantos a Buenos Aires con idénticas preocupaciones acerca del viaje y de los trámites administrativos.

58Prueba que el problema sigue vigente años más tarde, vuelve a insistir en su carta del 3-ix-1907 (p. 1-2) en la que ordena un envío de 500 ejemplares a un presbítero de Santiago de Chile:

Me dice que procuren empaquetar bien, pues el paquete que recibió en junio los recibió deshechos algunos y necesita que éstos le lleguen muy bien. Mejor sería y más barato mandarlos en un cajón por vapor; pero los quiere pronto y si se mandan por la Transatlántica Española llegarán dentro de año y medio como acostumbra esa compañía. Así que mejor será que vayan por correo.

59Su conocimiento de los transportes transatlánticos aparece nuevamente en su carta del 13-i-1910 (p. 1) para ordenar el envío de una remesa de libros al Rector de los Escolapios de Santiago de Chile:

El cajón ha de remitirse a Valparaíso por Montevideo y no lo entregue a la Cía Transatlántica Española porque lo llevará por Colón o sea Panamá y llegará en 1911. Entréguelo a Cía Italiana que se encargue de transmitirlo de Montevideo a Valparaíso o quizá haya Compañía Inglesa o Alemana que lo lleve directamente, sería lo mejor.

60Estas dificultades propias del comercio de libros entre España y el continente americano sólo empezarán a resolverse unos años más tarde; los editores más dinámicos se preocuparán entonces por conocer y tomar en cuenta todos esos elementos materiales del trayecto del libro desde la editorial hasta la venta en librería en cada una de las repúblicas hispanoamericanas. En una carta del 7-iii-1913 el editor G. Gili Roig le indica a D. Fierro Gasca:

  • 32  En el contrato firmado el 16-ix-1911 por G. Gili Roig y E. Escalas, se precisa que éste recibirá 1 (...)

Con la ayuda de mi agente-viajero Sr Escalas, que ha regresado ya de América, estoy reorganizando el escritorio, clasificando debidamente toda la correspondencia y estableciendo fichas de referencia para cada cliente con indicaciones precisas respecto a descuentos, condiciones de venta y de pago, envío de novedades, etc. Confío que en este año conseguiré un progreso enorme para trabajar con una puntualidad que responda mejor a mi carácter y a mi conveniencia32.

Conclusiones

61Lo fascinante en la relación que se estableció a lo largo de los años entre G. Gili Roig y D. Fierro Gasca es que obedecía a intereses convergentes de los que uno y otro parecían muy conscientes. Por una parte, el joven editor, cuyas publicaciones carecían de capital simbólico para imponerse inmediatamente en el mercado editorial, tenía que limitar las decisiones arriesgadas y por ello deseaba constituir su catálogo a partir de traducciones de obras cuyo éxito no ofrecía dudas y, por otra parte, el eclesiástico quería ser uno de los que participaban en la abundante publicación de obras religiosas que dominaban la producción editorial de principios del siglo xx, como muy modesto autor, traductor incansable y ardiente defensor de su Orden.

62Las distintas etapas del circuito del libro que los ejemplos sacados de esta correspondencia han permitido ilustrar muestran que el primer criterio de elección para traducir una obra era su éxito y su duración en el mercado extranjero, luego, como segundo criterio, influía el número de lectores potenciales que se podía evaluar para justificar o no las inversiones que suponía la decisión de publicar. Esta última estimación orientaba la elección de los elementos materiales: tipo de papel, tamaño del volumen y de los caracteres elegidos, tipo de encuadernación, fecha de publicación, precio del libro en España e Hispanoamérica. Lo interesante de esta correspondencia es, también, que nos muestra qué vínculos existían entonces entre el objetivo de hegemonía cultural que deseaba mantener la Iglesia y las distintas estrategias destinadas a ampliar las tiradas. Efectivamente, aunque se trataba de una producción controlada por los censores eclesiásticos que, además, beneficiaba de múltiples canales de difusión y distribución, estas cartas nos enseñan técnicas publicitarias variadas y sutiles que se utilizaron para interesar los distintos públicos y suscitar la acción de comprar.

  • 33  En los catálogos de 1908 y 1912 los libros de religión se reparten entre las siguientes secciones: (...)

63Sin embargo, el proyecto intelectual que definen las distintas secciones o colecciones33 en las que se publicaron las obras de D. Fierro Gasca y de los otros autores o traductores eclesiásticos, no podía evolucionar; sólo se trataba de encauzar la práctica religiosa según pautas definidas y controladas por la Iglesia. El sacerdote, como mediador cultural, trataba de orientar la práctica de la lectura pero los valores tradicionales que defendía se oponían a una rápida evolución de la sociedad española visible a partir de los años 20, a imagen de las demás sociedades europeas, y esto provocaría el progresivo desfase entre la producción de libros de religión y un público de lectores cada vez más diversificado.

64Se puede comprobar esta evolución en los catálogos de la Editorial Gustavo Gili; en 1908 y 1912 las 12 rúbricas de Religión representan 57 % y 55 % del conjunto con, respectivamente, 78 y 107 títulos mientras que las 3 rúbricas de Ciencia sólo representan 16 % y 14 % del total con, respectivamente, 22 y 27 títulos. Será después de la i Guerra Mundial cuando intervendrá el giro copernicano del catálogo que, si bien mantiene todavía una sección de Religión importante (115 títulos en 1926 con las mismas rúbricas), se orientará cada vez más hacia la divulgación científica (147 títulos en 1926). Entre una actitud defensiva que trataba de mantener posiciones privilegiadas en la producción, distribución y consumo de literatura religiosa y la nueva demanda de manuales técnicos y científicos inducidos por la modernización de principios del siglo xx, G. Gili Roig comprendió hacia qué horizontes tenía que mirar para asegurar el futuro de su editorial.

65La dualidad de sus catálogos, a partir de los años 20, con la presencia simultánea de literatura religiosa, con rancio sabor a textos del siglo xix, y de obras científicas modernas traducidas del alemán, del inglés o del italiano, acompañará la progresiva secularización de la sociedad española. Esta tensión entre tradición y modernidad en el seno mismo de la editorial parece ser muy representativa de los movimientos contrarios que se entrecruzaban en ese momento histórico. Se pasó entonces de una lógica de imposición, en la que el libro de religión funcionaba como guía de conciencia sugerida por un sacerdote, a una lógica de legitimación científica, en la que el manual técnico debía servir para aplicaciones concretas. No todos los editores supieron cambiar sus prácticas, prescindiendo de una distribución con venta asegurada a mediano o largo plazo, para afrontar la búsqueda de nuevos lectores que exigía la necesaria aceleración en la publicación de nuevos títulos para mejor adaptarse a públicos diferenciados.

66En fin, lo que muestra de manera clara esta correspondencia es que, para cualquier tipo de publicación, participar en el mercado americano se volvió entonces indispensable porque ofrecía a los editores españoles mejor informados la posibilidad de ampliar las tiradas, abaratar los costes, equilibrar los presupuestos, para poder así competir con las otras editoriales en el mercado nacional.

España

Haut de page

Annexe

Anexo 1: Obras traducidas por D. Fierro Gasca y publicadas por G. Gili Roig

Monseñor Baunard, Dios en la Escuela. El Colegio cristiano. 1904. Un volumen de viii y 538 páginas. En rústica, 8 ptas; en tela inglesa, 10 ptas.

Las Hijas de María. Su conducta en el mundo. 1904. Un volumen de 204 páginas. Encuadernado en tela inglesa flexible, 1 pta.

R. P. Benito Valuy, Las virtudes del Religioso. 1904. Un volumen de 258 páginas, encuadernado, 1 pta.

R. P. Benito Valuy, Del Gobierno de las Comunidades religiosas. 1906. Un volumen de 506 páginas. En rústica, 6 ptas; en tela inglesa, 8 ptas.

Branchereau, Louis, Urbanidad y buenas maneras del sacerdote. 1906. Un volumen de 478 páginas. En rústica, 3,50 ptas; en tela inglesa flexible, 4,50 ptas.

Abate Edelin, Las luchas del alma. Instrucciones a las Hijas de María y a las personas piadosas. 1906. Un volumen de 426 páginas. En rústica, 2,50 ptas; en tela inglesa flexible, 3,50 ptas.

R. M. Ana du Rousier, Mes del sagrado Corazón de Jesús. 1907. Un volumen de 314 páginas. Encuadernado en tela inglesa flexible, 1 pta; en piel acolchada cortes dorados, 2,50 ptas.

P. Chaignon, El Sacerdote en el altar o el Santo Sacrificio de la Misa dignamente celebrado. 1910. Un volumen de 346 páginas. En rústica, 2 ptas; en tela inglesa flexible, 3 ptas.

Reflexiones y oraciones para la Sagrada Comunión. 1911. Dos volúmenes de 688 y 544 páginas. En rústica, 6 ptas; en tela flexible, 8 ptas.

Rodrígues de Bastos, José Joaquín, Filosofía Popular. Pensamientos, máximas y proverbios. 1911. Un volumen de 384 páginas. En rústica, 4 ptas; en tela inglesa, 5 ptas.

Abate Chaffanjon, El Crucifijo. 1912. Un volumen de 260 páginas. Encuadernado en tela inglesa flexible, 1 pta.

Jesucristo meditado y contemplado todos los días del año. 1913. Tres volúmenes, 1.480 páginas. En rústica, 14 ptas; en tela, 20 ptas. (Precios de 1926)

Bolo, Henry, El Evangelio y las madres. 1914.

Monseñor Pichenot, El Evangelio de la Eucaristía o la vida de Nuestro Señor Jesucristo continuada y reproducida en el Santísimo Sacramento del Altar. Un volumen de 430 páginas. En rústica, 5 ptas; en tela, 7 ptas. (Precios de 1926)

Anexo 2: Obras de D. Fierro Gasca publicadas por G. Gili Roig

Mes de María consagrado a la Inmaculada Concepción. 1904. Un volumen de 226 páginas. Encuadernado en tela inglesa flexible, 1 pta.

Los Nueve Primeros Viernes o la gran Promesa con un Triduo y el Breviario del Sagrado Corazón de Jesús. 1909. Un volumen de 252 páginas. En tela inglesa flexible, 1 pta.

Anexo 3: Ejemplares mandados por G. Gili Roig según indicaciones de D. Fierro Gasca

Alcalá de Henares, Escuelas Pías 3

Alcáñiz (Teruel), Escuelas Pías 6+2+25

Álfaro (Logroño), Presbítero 25

Archidona (Málaga), Escuelas Pías 3+2

Atea (Zaragoza), Párroco 25

Barcelona, Colegio Padres Escolapios 2, Colegio Calasancio 2, Colegio San Antonio Abad 25, Escuelas Pías 2

Barrachina (Teruel), Párroco 25

Bilbao, Escuelas Pías 3+2+50+50+25

Carabanchel (Madrid) Colegio Madres Escolapias 50+50

Cascante (Navarra), Particular 25

Celanova (Orense), Escuelas Pías 2

Córdoba, Colegio Madres Escolapias12+12+250

Estella (Navarra), Colegio Padres Escolapios 3, Escuelas Pías 25+50

Gerona, Colegio Madres Escolapias 25

Getafe (Madrid), Escuelas Pías 2

Giloca (Zaragoza), Presbítero 14

Godella (Valencia), Colegio Sagrado Corazón 3

Granada, Escuelas Pías 3+25+20

Jaca (Huesca), Escuelas Pías 25+25

Madrid, Escuelas Pías 3+28, Particulares 3+24

Mataró (Barcelona), Escuelas Pías 3

Monforte de Lemos (Lugo), Escuelas Pías 3+20

Murcia, Palacio Episcopal 100+25

Pamplona, Escuelas Pías 3+56

San Fernando (Madrid), Escuelas Pías 30

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Escuelas Pías 3+2

Sevilla, Colegio Padres Escolapios 3+2+16+50

Tafalla (Navarra), Escuelas Pías 25+25

Tolosa (Guipúzcoa), Escuelas Pías 2+3

Toro (Zamora), Escuelas Pías 2

Tudela (Navarra), Convento Capuchinos 26, Particular 25

Úbeda: (Jaén), Escuelas Pías 3+2

Valencia, Escuelas Pías 25

Vera (Navarra), Escuelas Pías 25

Villacarriedo (Santander), Escuelas Pías 3+2+40

Villarroya (Zaragoza), Párroco 25

Yecla (Murcia), Escuelas Pías 3+2

Zaragoza, Colegio Madres Escolapias 100, Colegio Sagrado Corazón 50, Particular 50

Argentina

Buenos Aires, Colegio Sagrado Corazón 100+35, Colegio Damas de la Misericordia 100, Presbítero 100, Párroco 50, Religiosas Mercedarias 50, Párroco 50

Campana (Rosario), Párroco 50

Chascomús (Buenos Aires), Párroco 50

Córdoba, Escuelas Pías 200+100

El Zandil (Buenos Aires), Párroco 50

La Plata (Buenos Aires), Párroco 50

Chile

Chillán, Colegio Sagrado Corazón 25

Concepción, Colegio Sagrado Corazón 50, Escuelas Pías 100

Coronel Vicario, 6

Santiago, Colegio Sagrado Corazón 100+85, Particular 200, Presbítero 500

Talca, Colegio Sagrado Corazón 50, Convento de San Francisco 28

Valparaíso, Colegio Sagrado Corazón 50

Méjico

Colegio Sagrado Corazón 32+12, Particular 100

Perú

Chincha Baja (Ica), Presbítero 50

Lima, Colegio Sagrado Corazón 2+12+54+100

Haut de page

Notes

1  Jean-François Botrel, «La Iglesia católica y los medios de comunicación impresos en España de 1847 a 1917: doctrina y prácticas», in Metodología de la historia de la prensa española, Madrid, Siglo xxi, 1982, p. 119-176.

2  Solange Hibbs-Lissorgues, Traditionalisme et «esprit nouveau» dans l’Église catholique espagnole à travers la presse catholique catalane de 1868 à 1900, thèse, Université Toulouse-Le Mirail, 1987; Iglesia, prensa y sociedad en España (1868-1904), Alicante, Instituto de Cultura Juan-Gil Albert, 1995; Doctrine de l’Église catholique en matière d’imprimé: la littérature religieuse et le roman édifiant (1840-1900), Habilitation à diriger des recherches, Université Toulouse-Le Mirail, 1997.

3  Este estudio sólo ha sido posible gracias a la generosa acogida de Mónica y Gabriel Gili Galfetti que me han facilitado el acceso al archivo de la editorial. Todas las citas de cartas provienen del Archivo de la Editorial Gustavo Gili.

4  Termina así su carta del 7-iv-1904 (p. 2): «Creo estarán Vds muy divertidos con su rey en casa [en Barcelona]. Digo su rey, porque en la tierra no reconozco más que a Don Carlos».

5 Solange Hibbs-Lissorgues, Traditionalisme et «esprit nouveau» dans l’Église catholique espagnole…, op. cit., p. 51, 68, 188-190.

6  D. Fierro Gasca había nacido en Atea, Aragón.

7  José-Carlos Mainer, Regionalismo, Burguesía y Cultura. Los casos de Revista de Aragón (1900-1905) y Hermes (1917-1922), Barcelona, A. Redondo, 1974, p. 76-87.

8  Aux enfants de Marie. Instructions pour leur servir de règle de conduite dans le monde, París, Poussielgue-Rusand, 1840, 2a edición.

9  Henry Digby Kenelm, Mores Catholici or Ages of Faith, Londres, C. Dolman, 1845-1847, 3 vol.

10  Mgr Baunard, Dieu dans l’école. Le collège chrétien, instructions dominicales, París, C. Poussielgue, 1889-1892, 2 vol. En 1902 está en su 3a edición.

11  R. P. Benoît Valuy, Les vertus religieuses ou Traités pratiques des vœux et de la charité fraternelle à l’usage des communautés d’hommes et de femmes et de leurs aumôniers ou pères spirituels, Lyon, J.-B. Pélagaud, 1863. En 1881 está en su 16a edición.

12  Fernand Nicolaÿ, Les enfants mal élevés: étude psychologique, anecdotique et pratique, París, Perrin, 1890. En 1891 está en su 11a edición.

13  Abbé Pierre Chaffanjon, Le crucifix, sainte dévotion, Lyon, P.-N. Josserand, 1876. En 1897 está en su 16a edición.

14  Chanoine Joseph-Marie Timon-David, Vie de Saint Joseph Calasanct, fondateur des écoles pies, Marseille, 1884. Se trata de una traducción abreviada de la vida de este santo publicada en 1748 por el P. V. Talenti.

15  El P. M. Moreno realizará también las ilustraciones que acompañan El Crucifijo.

16  Louis Branchereau, , Politesse et convenances ecclésiastiques, París, VVE Mas, 1871. En 1893 está en su 8va edición.

17  Entre las publicaciones del Abbé Henry Bolo (1858-1921) se pueden notar cuatro títulos traducidos al español por F. Sarmiento, publicados en París por A. y R. Roger y F. Chernoviz en 1904.

18  No he conseguido determinar de qué novela se trata; en cambio, se puede notar que D. Fierro Gasca traduce del italiano la obra de G.-B. Cereseto: Calasanz: novela histórica, y la imprime en Zaragoza Mariano Escar en 1909, sin indicación de editorial.

19  Jésus-Christ médité et contemplé tous les jours de l’année, Lille, Desclée de Brouwer, 1888. Se trata de una obra en tres volúmenes de 342, 325 y 400 páginas.

20  El catálogo de 1912 indica: «Traducción de la cuarta edición portuguesa por Un Amante de su País» porque D. Fierro Gasca ha decidido ayudar a su hermana destinándole el pago de sus traducciones; como no puede hacerlo directamente, es el librero C. Gasca quien sirve de buzón y recibe los cheques del editor, endosados luego por Virgilia Fierro Gasca.

21  A diferencia de la mayor parte de sus colegas editores de Barcelona, G. Gili Roig ha decidido prescindir de imprenta propia; en el pie de imprenta de sus publicaciones aparecen a menudo los mismos nombres de talleres: Fidel Giró, José Cunill, Viuda de José Cunill, Guinart y Pujolar.

22  Quizás se explique porque G. Gili Roig publica ese mismo año 1907, en su Biblioteca catequística, María al alcance de la juventud o sea explicación del catecismo de la Santísima Virgen.

23  Jean-François Botrel, «La Iglesia católica y los medios de comunicación impresos…» art. cit. p. 155 y p. 158.

24  En los catálogos de 1908 y 1912, los volúmenes encuadernados en tela inglesa valen 1 pta.

25  Semejante afirmación se entiende sabiendo que el libro Dios en la Escuela. El Colegio cristiano se publicó en rústica (8 ptas) y encuadernado en tela inglesa (10 ptas), según los catálogos de 1908 y 1912. En su carta del 25-ii-1904, D. Fierro Gasca informa a G. Gili Roig que el librero-corresponsal de Buenos Aires, Cabaut, lo vende a 5 pesos, es decir 15 ptas.

26  Jean-François Botrel, «La Iglesia católica y los medios de comunicación impresos…», art. cit., p. 159.

27  Álvaro Ceballos Viro, Ediciones alemanas en español (1850-1900), Madrid, Iberoamericana, 2009, p. 217.

28  A finales de 1902, tras separarse de la editorial paterna Juan Gili Editor, G. Gili Roig tiene 34 años y funda su propio establecimiento, Editorial Gustavo Gili.

29  Capillas: «pliegos impresos de un libro antes de la tirada definitiva» según Manuel Seco, Diccionario del español actual, t. i, p. 861.

30  Madeleine Sophie Barat (1779-1865), fundó en 1800 la «Congregación del Sagrado Corazón de Jesús» para la educación de las niñas pobres.

31  Philippe Castellano, Dos editores de Barcelona por América Latina. Fernando y Santiago Salvat Espasa. Epistolario bilingüe: 1912-1914, Madrid, Iberoamericana, 2010, p. 182 y p. 212.

32  En el contrato firmado el 16-ix-1911 por G. Gili Roig y E. Escalas, se precisa que éste recibirá 10 % de comisión sobre los pedidos de libros; entre los posibles clientes, además de los libreros, se evocan también las comunidades religiosas, los seminarios y los obispados.

33  En los catálogos de 1908 y 1912 los libros de religión se reparten entre las siguientes secciones: Obras de educación, Cuestiones sociales y políticas, Biblioteca catequística, Teología – Derecho canónico – Apologética, Enseñanza de la Religión, Ascética – Mística, Devociones varias, Opúsculos de propaganda, Hojas de propaganda, Exegética – Liturgia, Hagiografía – Historia, Música.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Philippe Castellano, « Propaganda religiosa y negocio editorial », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 11 | 2013, mis en ligne le 30 décembre 2013, consulté le 23 juin 2017. URL : http://ccec.revues.org/4940 ; DOI : 10.4000/ccec.4940

Haut de page

Auteur

Philippe Castellano

Maître de conférences, Université Rennes-ii Haute-Bretagne

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org