Navigation – Plan du site
Mémoires, thèses et habilitations

Progresismo y regionalismo. El ascenso político de Víctor Balaguer (1854-1871)

Progressisme et régionalisme. L’ascension politique de Victor Balaguer (1854-1871)
Gwénaëlle Colez

Notes de l’auteur

Resumen de la tesina de Máster realizada bajo la dirección de los profesores Oscar Freán Hernández (Universidad del Franco Condado, Besançon, Francia) y José Antonio Piqueras Arenas (Universidad Jaime I- Castellón de la Plana) y defendida en Besançon en septiembre de 2012.

Texte intégral

1En la España del siglo xix, la instauración de un régimen liberal fue un proceso lleno de asechanzas y peculiaridades que hacen de su caso uno de los más característicos de las contradicciones, temores y esperanzas que existían entre los políticos y la sociedad en cuanto a las transformaciones experimentadas en aquella época. Pese a las etapas políticas liberales de mayor grado progresista y reformador que tuvieron lugar durante las primeras décadas del siglo, después de 1843 los cortos períodos liberales-progresistas fueron seguidos de largas etapas de gobiernos moderados de carácter autoritario.

2Víctor Balaguer (1824-1901) nació y se formó en aquel contexto indeciso y variable de la España liberal del siglo xix. Hijo de una familia acomodada y liberal barcelonesa, observó a lo largo de su juventud los cambios que se estaban desarrollando en la sociedad, más especialmente la catalana, hasta basar sus ideas políticas en su procedencia y en sus experiencias en la provincia de Barcelona. Progresista desde su juventud, Balaguer siguió esta tendencia política a lo largo de su carrera, que empezó en 1854, y se convirtió a lo largo de los años en el mayor defensor de los intereses de Cataluña en España.

3Esta investigación se presenta bajo el género biográfico, a partir del cual intentamos sacar a la luz unos aspectos característicos de la figura de Balaguer en su formación y evolución, desde su entrada en la política oficial en 1854 hasta el final de su primer mandato como ministro de Ultramar en 1871. Además, el propósito de este trabajo es poner de relieve, a partir de la figura de Víctor Balaguer, algunas de las peculiaridades del grupo social del cual formaba parte y que él representaba, de cierta manera, durante aquel período. Así, procuramos siempre insertar a Balaguer en su contexto, tanto político como económico y social, en la medida en que un individuo se forma en una sociedad en movimiento, a la vez que participa él también en la evolución de dicha sociedad.

4El trabajo se divide en tres capítulos que corresponden a tres etapas de su evolución política. El primero va desde su entrada en la política oficial provincial en 1854 hasta las vísperas de la revolución de septiembre de 1868. Engloba el período del Bienio Progresista, la represión de los progresistas durante la etapa unionista y el exilio de Balaguer en Francia. El segundo incluye los últimos meses de 1868 y los primeros de 1869, o sea desde la Gloriosa hasta la elección de Balaguer como diputado a Cortes constituyentes. El tercer y último capítulo abarca desde junio de 1869 hasta 1871, y dan cuenta de su actuación en el parlamento, el gobierno y el ministerio de Ultramar.

5Entre 1854 y 1871, Víctor Balaguer logró un ascenso político notable. Las singularidades de su ideario contribuyeron a dicho ascenso, y su programa se podría resumir con dos palabras: progresismo y regionalismo. A lo largo de aquel período, defendió la línea del Partido Progresista, pese a la represión sufrida, a las tensiones y divergencias existentes entre los propios miembros del partido y sus propios ideales, que a veces se oponían claramente al proyecto progresista.

  • 1  El ejemplo más claro de su modelo de organización estatal antes de 1867 se puede apreciar en su ob (...)

6En algunos temas, Balaguer radicalizó sus ideas y su discurso hacia el republicanismo, sin dar nunca el paso en la práctica. Antes de 1867, propagaba la idea de una monarquía constitucional, basada en la soberanía popular y el respeto del rey hacia el pueblo español y de las peculiaridades de Cataluña1. Según él, Cataluña era el punto de partida de la regeneración de España, el modelo de progreso que el país debía seguir para renovarse. La región experimentaba en efecto desde hacía algunas décadas un progreso técnico, que traía consigo transformaciones económicas y sociales, incluso financieras, típicas del capitalismo.

  • 2  La influencia de los felibres está puesta de relieve en la correspondencia personal de Víctor Bala (...)

7España debía entonces conceder las libertades necesarias a Cataluña para que siguiese este proceso. No obstante, en varias ocasiones desde el principio del siglo XIX y hasta la revolución de 1868, la región se halló sometida al estado de sitio proclamado por la monarquía isabelina contra las rebeliones que surgían y se propagaban en oposición al gobierno central. Este aspecto realzó el sentimiento de catalanidad de Balaguer. Cuando en 1867 se exilió a Francia, debido a la represión ejercida hacia los progresistas y demócratas por parte del gobierno unionista, Balaguer se encontró con el grupo de los felibres. La influencia de estos poetas provenzales tuvo consecuencias sobre la evolución del modelo estatal de Balaguer, quien acabó por considerar el federalismo como la mejor opción de organización para España2.

8Describiendo su concepto de Estado plurinacional, Balaguer defendía la idea de la instauración de un régimen federal en España, que podría conducir a la  autonomía en Cataluña y en todas las regiones que formasen el Estado español. De este modo, cada una de ellas podría contribuir al progreso del país conservando sus características políticas, económicas, sociales y culturales propias.

  • 3  Los debates parlamentarios sobre la elección de un modelo de organización estatal se pueden apreci (...)
  • 4  Una vez más la correspondencia de Balaguer nos indica que los miembros del Partido Progresista y s (...)

9En aquella época, el federalismo español se hallaba encabezado por el republicano Francisco Pi y Margall (1824-1901). A principios de 1869, a la hora de elegir el modelo de organización estatal después del triunfo de la revolución y de la caída de la dinastía de los Borbones, Balaguer, desde su escaño parlamentario, sostuvo que la república federal era el mejor sistema que podía hacer avanzar España hacia la regeneración. Sin embargo, después de haber argumentado que el pueblo no estaba preparado para tal régimen, debido a su falta de experiencia y madurez políticas, votó a favor de la monarquía constitucional3. Asimismo, tanto en las elecciones municipales de finales de 1868 como en las legislativas de principios de 1869, Balaguer luchó en contra del avance republicano4. Su actuación contradijo en este caso su ideal.

10En materia económica, se reflejó la preocupación de Víctor Balaguer por la protección de los intereses catalanes como respuesta a la evolución de los mercados y de la sociedad española hacia la doctrina librecambista característica de la época. Aunque era un hombre liberal, Balaguer se opuso claramente a la apertura de los mercados españoles y a los proyectos de reforma de la ley arancelaria antillana. Según él, el liberalismo económico suponía la ruina de los fabricantes y productores catalanes.

  • 5  Así como defendía la protección del trabajo nacional en las Cortes, Balaguer tenía el apoyo de los (...)

11A mediados del xix se habían reforzado las relaciones comerciales entre Cataluña y Cuba. Los intereses de la región en la Gran Antilla eran muy importantes. Algunas empresas tenían hasta el monopolio de los productos que exportaban a la isla. Balaguer defendía en las Cortes a la burguesía catalana, cuya riqueza se había incrementado por el comercio con Cuba. Se convirtió así en uno de los mayores defensores del proteccionismo y el portavoz de los intereses catalanes en el hemiciclo parlamentario, junto con Pascual Madoz5.

12En el tema del proteccionismo económico, la defensa de los intereses económicos de Cataluña superó las tendencias políticas. Tanto el progresista Balaguer como los republicanos catalanes, defendieron la protección del trabajo en las Cortes. Consideraban que el liberalismo político era compatible con cierto conservadurismo político, ya que ambos elementos unidos podrían fomentar el progreso de España. En esta cuestión Balaguer se enfrentó con sus correligionarios políticos, intensificándose los debates en las Cortes entre los progresistas a medida que se requerían reformas. Cataluña necesitaba leyes y reformas económicas propias y acorde con sus peculiaridades. El modelo autonómico de Balaguer se insertaba también en este tema, ya que posibilitaría el establecimiento de una economía adecuada a las necesidades de cada región española.

13Las contradicciones de Balaguer entre sus ideales y sus actuaciones, también fueron puestas de relieve durante su primer mandato como ministro de Ultramar, entre octubre y diciembre de 1871. Fue nombrado para este cargo en plena guerra de independencia en Cuba, guerra que había estallado a finales de 1868. La situación de la colonia se había convertido en un tema prioritario, ya que la pérdida de la isla suponía un desastre económico y el final de lo que quedaba del antiguo Imperio colonial español. Los insurrectos cubanos pedían la abolición de la esclavitud y el ejercicio de las mismas leyes y libertades en Cuba que las que regían la metrópoli, so pena de independizarse de España.

  • 6  Joan PalomasiMoncholí, Víctor Balaguer, p. 322.
  • 7  Fue por ejemplo el caso de Agustín Boy, quien estaba comprometido con el uso de esclavos, tanto af (...)

14La cuestión de la abolición de la esclavitud en Cuba fue el objeto de muchos debates y muchas tensiones en el gobierno español. Balaguer formaba parte de la Sociedad Abolicionista Española desde finales de 1868, organismo formado sobre todo por republicanos e intelectuales españoles que defendían el final del trabajo forzoso en las colonias del país, sobre todo Cuba donde este sistema estaba arraigado con mayor importancia. A partir de la revolución de 1868 el discurso de sus miembros se radicalizó y comenzaron a pedir la abolición inmediata sin compensación económica a los dueños de esclavos. Balaguer estaba a favor de una abolición gradual de la esclavitud, sobre todo en Cuba, y de la indemnización de los propietarios6. En los dos meses que duró su mandato, no tomó ninguna decisión ni medida en lo referente a las peticiones de los sublevados cubanos y de los abolicionistas españoles. Cabe añadir que muchos catalanes establecidos en Cuba poseían esclavos, y tenían grandes empresas azucareras, llamadas ingenios. Incluso algunos de ellos eran grandes negreros. Los vínculos sociales que unían a Balaguer con estas familias catalanas enriquecidas gracias a la esclavitud y que seguían usando este sistema para sacar beneficios en sus empresas, por lo que se habían convertido en grupos económicos de presión, tuvieron un papel en la actuación del progresista en esta cuestión7.

15La visión de Balaguer hacia las colonias españolas era una visión de asimilación. Estaba a favor de la conversión de los territorios coloniales en provincias españolas, con las mismas leyes que las establecidas en la metrópoli. Pero si bien reconocía el derecho a la insurrección en España para acabar con el sistema instaurado durante la monarquía isabelina, no asentía la de Cuba, y se negó a tomar ninguna decisión respecto a los derechos que pedían los insurrectos antes de que la isla estuviese pacificada. Siguió así la política ultramarina ejercida por sus antecesores en el ministerio, y promovió la integridad nacional ante cualquier opción autonomista o independentista. Además, los intereses económicos y comerciales de España y sobre todo de Cataluña eran demasiados importantes para dejar que la isla se independizase. El final del monopolio comercial con Cuba podría llevar consecuencias negativas sobre el progreso de Cataluña y España.

16En conclusión, durante los diecisiete años recorridos en este trabajo, se destacan las contradicciones que existían entre los ideales y las actuaciones de Balaguer. Contradicción entre liberalismo y proteccionismo, entre lo regional y lo estatal, entre ideal federal y alternativa monárquica.

17Balaguer aparece como una figura representativa de la burguesía catalana de mediados del xix, que tenía fe en el lema del siglo, el progreso, y ponía todos los medios para lograrlo. Quiso demostrar que las aparentes incompatibilidades y contradicciones que surgieron a lo largo del período estudiado no eran tales para él, sino que el liberalismo político y el proteccionismo económico, el regionalismo catalán y la integridad nacional española, Cataluña, España y Cuba eran elementos complementarios que permitirían llegar a la regeneración del Estado español. Las oposiciones analizadas son representativas de los cambios de mentalidades en un mundo en transformación, en una sociedad en la que aún pervivían prácticas políticas propias del absolutismo y del moderantismo al mismo tiempo que avanzaba el sistema capitalista y liberal progresista en España.

Haut de page

Notes

1  El ejemplo más claro de su modelo de organización estatal antes de 1867 se puede apreciar en su obra La libertad constitucional. Estudios sobre el gobierno político de varios países y en particular sobre el sistema por el que se regía antiguamente Cataluña, Barcelona, Imp. Nueva de Jaime Jepús y Ramón Villegas, 1858.

2  La influencia de los felibres está puesta de relieve en la correspondencia personal de Víctor Balaguer, disponible en la Biblioteca-Museo Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú (BMVB). Las cartas de Frédéric Mistral, Félix Gras y Charles de Tourtoulou posteriores a la revolución de 1868 incitan claramente a la proclamación de una república federal en España.

3  Los debates parlamentarios sobre la elección de un modelo de organización estatal se pueden apreciar en La Correspondencia de España. Diario universal de noticias. Eco imparcial de la opinión y de la prensa, Madrid, año xx, mayo de 1869.

4  Una vez más la correspondencia de Balaguer nos indica que los miembros del Partido Progresista y sus simpatizantes intentaron atraer a los republicanos con su programa político y la organización de mítines de propaganda.

5  Así como defendía la protección del trabajo nacional en las Cortes, Balaguer tenía el apoyo de los fabricantes e industriales catalanes organizados en asociaciones. Además de ser uno de los socios fundadores del Instituto Industrial Catalán en 1848, fue, por ejemplo, uno de los directivos de la Asociación Protectora del Trabajo Nacional en 1869 y el representante del Fomento de la Producción Nacional a finales de 1870. Joan Palomas i Moncholí, Víctor Balaguer. Renaixença, revolució y progres, Vilanova i la Geltrú, El Cep y la Nansa, 2004, pp. 72-73. El discurso de Balaguer que consideramos como más significativo de su pensamiento económico proteccionista se puede consultar en el Boletín de las Cortes. Adición a la Correspondencia de España, Madrid, núm. 22, 9 de marzo de 1869, p. 5.

6  Joan PalomasiMoncholí, Víctor Balaguer, p. 322.

7  Fue por ejemplo el caso de Agustín Boy, quien estaba comprometido con el uso de esclavos, tanto africanos como asiáticos, y quien le anunció a Balaguer en una carta que las progresivas medidas que se tomaban desde la metrópoli respecto a la esclavitud suponían para él una pérdida de ingresos. Carta de Agustín Boy a Víctor Balaguer, BMVB, 1871/3484, 25 de octubre de 1871. Sobre la procedencia de las familias que formaban grupos económicos y de presión en Cuba véase José Antonio Piqueras, La Revolución democrática (1868-1874). Cuestión social, colonialismo y grupos de presión, Madrid, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, 1992.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gwénaëlle Colez, « Progresismo y regionalismo. El ascenso político de Víctor Balaguer (1854-1871) », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 10 | 2013, mis en ligne le 21 juin 2013, consulté le 25 mars 2017. URL : http://ccec.revues.org/4568 ; DOI : 10.4000/ccec.4568

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org