Navigation – Plan du site
Les hispanistes publient

Une guerre de papier. La presse basque antifasciste dans les années trente

Jesús Alonso Carballés
Référence(s) :

Severiano Rojo Hernández, Une guerre de papier. La presse basque antifasciste dans les années trente, Rennes, Presses Universitaires de Rennes, 2011, 298 pags.

Texte intégral

1La incorporación de Manuel Tuñón de Lara a la dirección del Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad del País Vasco a mediados de los años ochenta impulso de forma decisiva los estudios sobre la prensa en España. En estrecha colaboración con Carmelo Garitaonandía, organizó dos magnos coloquios sobre la historia de la prensa1. Ambas obras, permitieron un mejor conocimiento de la riqueza y de la diversidad de la prensa vasca, particularmente en la década clave que fueron los años treinta del siglo xx. Estas publicaciones fueron continuadas por algunos estudios posteriores destinados a difundir ese patrimonio de papel impreso entre los cuales cabe destacar la obra de Adolfo Ruiz de Gauna por su utilidad para el historiador de los medios de comunicación escritos2. Esa efervescencia historiográfica se vio, sin embargo, seguida por un largo letargo en el que, salvo contadas excepciones, los estudios sobre la prensa editada en el País Vasco fueron relegados a un segundo plano. La publicación reciente de la obra de Severiano Rojo Hernández, Une guerre de papier. La presse basque antifasciste dans les années trente viene de alguna forma a romper esa dinámica con un estudio profundo y novedoso centrado fundamentalmente en la prensa vasca antifascista publicada en el período de la Guerra Civil.

2Autor de numerosos y destacados trabajos previos centrados en el análisis de la prensa española y francesa, y director de la notable revista electrónica Amnis, su apuesta es tanto más arriesgada cuanto que su análisis se ocupa del estudio de la prensa de uno de los periodos que cuenta con un mayor número de trabajos, realizados por destacados especialistas como José Luis de la Granja, Ricardo Miralles o Santiago de Pablo, entre otros muchos.

3Sin embargo, los planteamientos y el enfoque que plantea Severiano Rojo en su obra distan mucho de las inquietudes que animaron los sólidos trabajos evocados previamente. El autor trata aquí de responder a nuevas preguntas surgidas en la historiografía reciente en torno a las sociedades en guerra y el papel que juegan en la misma las representaciones coetáneas del conflicto vehiculadas por los medios de comunicación. Su aportación en este sentido es fundamental al analizar la incidencia del conflicto sobre la prensa, pero también el papel de los medios escritos en la configuración de una verdadera cultura de guerra y las influencias en el seno de la sociedad vasca.

4Su mayor contribución se encuentra, sin embargo, en su enfoque globalizador. Frente a los estudios previos centrados mayoritariamente en análisis monográficos de cada una de las cabeceras en función de su posicionamiento ideológico, el profesor Rojo privilegia en su trabajo una visión de conjunto de la prensa republicana vasca, agrupada bajo la categoría de “prensa antifascista”. El análisis se ocupa así de una selección de ocho periódicos representativos de todas las tendencias antifascistas presentes en el territorio vasco republicano, desde el nacionalismo vasco hasta el anarquismo (Euzkadi, Tierra Vasca, Unión, El Liberal, La Gaceta del Norte, El Noticiario Bilbaino, Euzkadi Roja y cnt del Norte). Este cambio de perspectiva permite al autor hacer surgir nuevas problemáticas y analizar mejor los diferentes modelos de interpretación de la guerra dentro del mismo bando. Al mismo tiempo, hace aflorar la originalidad de la representación del conflicto español en la prensa vasca caracterizada por un insólito pluralismo.

5La obra se divide en cuatro capítulos con objetivos y temáticas diferentes pero íntimamente ligados entre sí. El primer capítulo «De la paix à la guerre : une société marqué par de profondes mutations» ofrece al lector un panorama de las profundas transformaciones económicas y sociales protagonizadas por la sociedad vasca desde finales del siglo xix. Éstas iban a desembocar en importantes cambios culturales y políticos culminados con la obtención de la autonomía en octubre de 1936 y la creación, en plena contienda ya, de Euskadi, una entidad política limitada prácticamente a la provincia de Vizcaya pero que dispuso de unas prerrogativas muy superiores a las que quedaron fijadas en el estatuto aprobado ese mismo año.

6En el segundo capítulo «La presse basque face aux contraintes de la guerre», Severiano Rojo analiza con profundidad las consecuencias que tuvo para la dinámica prensa vasca el conflicto fratricida. La supresión de la prensa más conservadora se vio acompañada de la aparición de nuevas cabeceras surgidas al calor del conflicto para la defensa de nuevos y viejos ideales de cambio social que hicieron de Euzkadi, a pesar de las circunstancias, el territorio con la prensa más plural del bando republicano. Pero esa pluralidad, a pesar de ser una realidad, no dejaba de ser aparente. Como se analiza con detalle en la obra, las limitaciones impuestas por la censura del Gobierno Vasco, las profundas dificultades económicas ligadas a la reducción de la publicidad y a los problemas ligados a la distribución, –que provocó que algunos títulos dependieran prácticamente de las subvenciones del propio Gobierno Vasco–, obligaron a los diarios tradicionales a una profunda metamorfosis de los contenidos y de la forma de presentar el conflicto con una reducción manifiesta del recurso al aparato iconográfico. El autor demuestra de forma cuantitativa como, al mismo tiempo, la nueva prensa surgida con un claro objetivo movilizador y propagandístico durante la República (Euzkadi Roja) o durante el mismo conflicto (cnt del Norte), siguió sin embargo su propia evolución al mantener e incluso aumentar la presencia de las imágenes en la proyección de la guerra a la sociedad. En este sentido es muy de agradecer el esfuerzo realizado por el autor en la configuración y realización de numerosos gráficos comparativos que permiten al lector una rápida aprehensión de dichos cambios.

7En el tercer capítulo «Au coeur du conflit: la presse antifasciste dans la société en guerre», el autor analiza de forma pormenorizada la contribución de la prensa en la configuración de un determinado imaginario social de la guerra. Convertida en el principal vector de comunicación de las instancias oficiales, Rojo estudia en este apartado cómo la prensa contribuyó de forma notable al esfuerzo de guerra al ofrecer una imagen de normalidad en una situación excepcional o al ser vinculada por las autoridades del Gobierno Vasco a la gestión de la vida cotidiana (racionamiento, transmisión de consignas oficiales…). De forma menos dirigida, también ayudó a la configuración de un cuerpo social idealizado y aparentemente unificado al impulsar modelos y comportamientos antifascistas, servir de tribuna para la denuncia y la delación de los enemigos interiores y permitir una presencia continuada de un frente idealizado en la retaguardia articulando así la representación de toda una colectividad en guerra. No obstante, el autor muestra las profundas fracturas internas del campo republicano al poner de relieve las diferentes interpretaciones del papel que debía jugar la sociedad civil en dicho conflicto según la ideología de cada periódico.

8El último capítulo «Dire, penser et représenter la guerre» es el más extenso y también uno de los más interesantes de la obra. En él, el autor analiza el papel ineludible de la prensa en la construcción ideológica y discursiva de una «guerra imaginada» destinada a hacer inteligible para el lector la complejidad del conflicto en el que se desenvolvía su vida cotidiana. La diversidad de las dinámicas implementadas por las diferentes cabeceras para impulsar una comunidad unida en pie de guerra contra el fascismo gracias a la construcción ideológica del enemigo es igualmente tratada en este apartado. El autor estudia cómo la prensa antifascista construyó la alteridad del rival al recurrir a su deshumanización, identificándolo con enemigos animales, legendarios o extranjeros, que en algunos casos remontaban incluso a la Antigüedad. Estas representaciones de los defectos de los enemigos permitieron representar en negativo la humanidad y la bondad del antifascista. Para ahondar en esta dinámica la prensa recurrió al mito del paraíso perdido, mancillado por un invasor exterior. En la última parte de la obra el autor analiza las crónicas de guerra y las imágenes utilizadas como vehículos fundamentales en la representación de un combate aséptico, sin imágenes de víctimas y fácilmente accesible al lector. Rojo concluye considerando esta representación como un producto mediático formateado y adaptado a los usos sociales del momento.

9En definitiva, en el seno de un grupo marcado por profundas divisiones ideológicas, el paraguas del antifascismo permitió en el País Vasco en guerra aunar la utopía revolucionaria y el ideal cristiano mientras duró la esperanza de la victoria. Como demuestra Rojo en esta más que interesante y pertinaz obra, la prensa fue uno de los agentes que más contribuyeron a la consolidación de dicha comunidad aunque las fracturas fueran una realidad desde el inicio y las grietas se hicieran cada vez más visibles a medida que la derrota definitiva se hacía patente. La obra ofrece nuevos e interesantes aportes sobre un período como el de la guerra, sin embargo bien estudiado, a partir de una fuente, como es la prensa, no siempre fácil de explotar con garantías. La obra comporta hasta una veintena de gráficos realizados por el autor y casi ochenta imágenes que permiten ilustrar de forma relevante muchas de las hipótesis interpretativas avanzadas por el autor. Además tiene el mérito de introducir una perspectiva comparativa con el tratamiento periodístico de la Primera Guerra Mundial, incorporando así una mirada esclarecedora sobre ciertas propuestas editoriales por parte de la prensa vasca. Quizás, se eche en falta un apartado dedicado al estudio de los autores de los artículos analizados, a la trayectoria vital e ideológica de los periodistas que contribuyeron con su pluma a crear esa «guerra imaginada» que el profesor Rojo analiza de forma brillante y novedosa. No creemos exagerar al considerar que Une guerre de papier está llamada a ser un modelo para futuros trabajos sobre la interacciones entre la prensa y la sociedad en periodos de guerra.

Haut de page

Notes

1  Manuel Tuñón de Lara (dir.) La prensa de los siglos XIX y XX. Metodología, ideológica e información. Aspectos económicos y tecnológicos, Bilbao, Universidad del País Vasco, 1986; Manuel Tuñón de Lara, Carmelo Garitaonaindia, José Luis de la Granja y Santiago de Pablo (dirs.) Comunicación, cultura y política durante la II República y la Guerra Civil, II Encuentro de historia de la prensa, Bilbao, Universidad del País Vasco, 1990.

2  Adolfo Ruiz de Gauna, Catálogo de publicaciones periódicas vascas de los siglos XIX y XX, San Sebastián, Eusko Ikaskuntza, 1991.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jesús Alonso Carballés, « Une guerre de papier. La presse basque antifasciste dans les années trente », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 1 | 2012, mis en ligne le 26 octobre 2012, consulté le 25 octobre 2014. URL : http://ccec.revues.org/4128

Haut de page

Auteur

Jesús Alonso Carballés

Maître de Conférences, Université Michel de Montaigne Bordeaux-iii

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC

Haut de page
  • Logo Université Paris Ouest - Nanterre La Défense
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org