Navigation – Plan du site
Dossier «Anarchisme espagnol»

Tierra y Libertad. Cien años de anarquismo en España

Gérard Brey
Référence(s) :

Julián Casanova, Tierra y Libertad, Barcelona, Crítica, 2010, 318 p. il.

Julián Casanova, Cien años de anarquismo en España, Zaragoza, Coedición, 2010, 119 p. il.

Texte intégral

1El centenario de la creación de la Confederación Nacional del Trabajo en 1910, suscitó la publicación de varios libros o artículos y la presentación de varias exposiciones sobre la historia de aquella organización y el anarquismo español. Nos limitaremos aquí a reseñar el volumen propuesto por un colectivo de historiadores universitarios y el catálogo de la exposición (6 de octubre al 8 de diciembre de 2010), coordinados ambos por el catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, Julián Casanova, autor de anteriores estudios sobre el anarquismo español, desde su Anarquismo y revolución en la sociedad rural aragonesa, 1936-1939 (1985) hasta su Anarquismo y violencia política en la España del siglo xx (2007).

2Publicadas en 2010 con el subtítulo «Cien años de anarquismo en España», uno podría suponer que ambas obras recorrerían un siglo de historia de la cnt. En realidad, el contenido de ambas obras contradice lo anunciado en los títulos, pues de lo que se trata es, como afirma J. Casanova en la introducción al libro editado por Crítica, la historia del «anarquismo español» desde el encuentro entre los futuros promotores de la Federación Española de la ait con el enviado de Mikhail Bakunin en octubre de 1868, hasta la trágica «retirada», el doloroso exilio en los y la «participación en la resistencia contra la dictadura de Franco y los fascismos en década siguiente» (p. 7). De lo que pasó después del advenimiento del franquismo se habla comparativamente poco, y esencialmente sobre el exilio (pp. 167-190). Para la trayectoria de la organización anarcosindicalista posteriormente a 1939, el lector deberá acudir a las páginas de la suma de J. Termes reseñada en este mismo número de los Cahiers…, y sobre todo a La cnt durante el franquismo: clandestinidad y exilio (1939-1975) de Ángel Herrerín López (Madrid, Siglo xxi, 2005, 480 p. ). La exposición zaragozana adoptó la misma cronología, centrándose esencialmente incluso en el período 1910-1939. Esta imprecisión cronológica y semántica no es lo esencial, pero hay membretes que (¿por motivos comerciales?) no coinciden con el producto… ¿Por qué no hablar sencillamente de «Cien años de movimiento libertario español», aunque la palabra «libertaria»? Y si se trata de «anarquismo español» (y no exclusivamente de la cnt), en realidad – como señala José Álvarez Junco de entrada – «bajo el nombre de anarquismo no se encuentra una filosofía o un movimiento único y monolítico. Hubo muchos anarquismos». Y diferentes formas de practicarlos… En el libro de Crítica, el lector encontrará, redactadas por especialistas confirmados en sus respectivos temas, ocho aportaciones sintéticas, basadas en una bibliografía globalmente al día, que lo corroboran.

3Autor de un voluminoso y no superado estudio sobre «la ideología política del anarquismo español» entre 1868 y la constitución de la cnt (Madrid, Siglo xxi, 1976, reed.), José Álvarez Junco se interroga sobre la influencia de los acontecimientos europeos sobre las formas adquiridas por el anarquismo español, sobre el carácter polifacético del mismo, sobre las influencias que recibió del racionalismo, del romanticismo y del «redentorismo cristiano-comunitario», sobre su rechazo de la «política electoral y parlamentaria» y la tentación contraria, y finalmente sobre la cuestión de las causas del arraigo de esta doctrina en España y de su ocaso posterior a la guerra.

4Evocando, en el contexto de las corrientes revolucionarias europeas, la trayectoria de la Primera Internacional en España hasta principios de los años ochenta (pp. 33-59), Clara Lida recuerda cómo la dualidad ideológica y la ambivalencia organizativa aparecieron desde los primeros momentos: se trataba de «un socialismo basado en los principios originales de la ait, cuya meta era construir un movimiento obrero internacionalista, organizado, público y masivo, aun cuando conservara entre sus miembros la vocación insurreccional y secreta de la Alianza» de la Democracia Socialista de Bakunin (p. 36). Consecuencia del hecho de su emisario, Giuseppe Fanelli, habían propalado entre los futuros promotores de la FRE, tanto los principios de la ait como los de la ADS. Asimismo existieron «dos fórmulas organizativas complementarias, según las circunstancias lo permitieran: la pública, cuando fuera legal, y la clandestina, en caso de quedar prohibida.» (p. 39), …si bien, incluso en tiempos de legalidad, militantes, sociedades y periódicos tuvieron que enfrentarse frecuentemente a la persecución por parte de las autoridades. C. Lida evoca la influencia extranjera sobre el uso de la «violencia revolucionaria» y la conceptualización de las ideas anarcocomunistas, que no fueron recibidas en España con unanimidad, pero entraron en conflicto con unas concepciones anarcolectivistas menos impacientes. Sin embargo, su evocación del movimiento anarquista en la década de los años ochenta y del divorcio producido en 1888 entre las dos tendencias del anarquismo español, peca por limitarse casi exclusivamente al caso de la «Mano Negra», quedando silenciado el amplio movimiento de reorganización (en número de sociedades, de militantes, de localidades afectadas, de periódicos editados), fuera del ámbito gaditano de los procesos a que dio pretexto este «asunto tenebroso», por parodiar a Honoré de Balzac. Asimismo queda desgraciadamente en este volumen silenciado el papel de los anarquistas en las movilizaciones de los 1o de mayo de 1890 y 1891 y semanas posteriores, el retraimiento de los anarquistas de las sociedades de resistencia entre de 1893 y 1898, los motivos de su retorno a la vida sindical a partir de esta última fecha, o la supervivencia de sociedades y algunos periódicos en esta etapa que va de la represión consecutiva a la manifestación trágica de Jerez hasta las campañas pro-presos de la «Mano Negra» y Jerez y la reorganización sindical y periodística partir de 1899.

5Además, lo que se produjo con la fundación de la cnt no fue (en contra de lo que escribe J. Casanova, p. 8) «el tránsito del anarquismo al anarcosindicalismo, desde formas de organización basadas en grupos de afinidad ideológica hasta un encuadramiento sindical más formal y disciplinado.». Ambas tendencias, la revolucionaria y la sindicalista, aparecieron ya casi desde los primeros momentos de la FRE decimonónica, produciéndose en 1888 la escisión organizativa entre ambas y la creación de dos organizaciones distintas, aunque de escasa actividad posterior como tales: la Federación Española de Resistencia al Capital (de tipo más bien sindicalista) y la Organización Anarquista de la Región Española (de vocación específicamente revolucionaria). Además entre 1870 (creación de la primera Federación nacional, llamada «regional») y 1906 (disolución de la última Federación nacional), existieron no solamente aquellos activos y determinantes «grupos de afinidad», sino federaciones locales, comarcales, provinciales o interprovinciales, con aspiraciones, estructuras y modos de acción de carácter estrictamente sindical, toleradas unas veces o reprimidas otras, y no siempre en la «clandestinidad». Unas federaciones, promovidas (excepto en los años de efectiva clandestinidad 1874-1881 y los de retraimiento en el Aventino de 1888-1898), por aquellos grupos de militantes anarquistas, pero integrados por centenares de trabajadores que no se adherían todos al credo anarquista aunque sí a las formas de «acción directa» sindical. El hecho de que la palabra «anarcosindicalismo» hubiese aparecido más tarde, no impide que las prácticas anarcosindicalistas hubiesen existido desde el congreso barcelonés de junio de 1870, que, entre otras cosas, erigió la huelga en instrumento privilegiado de la «resistencia al capital». Entre el capítulo de Clara Lida y el siguiente dedicado a la cuestión del terrorismo, llama la atención la ausencia de referencia a esta decisiva y dinámica etapa anarcosindicalista de la Federación de Sociedades de Resistencia de la Región Española, que se constituyó en 1900 y que, antes de autodisolverse en 1906, celebró otros cuatro congresos nacionales, llegó a contar varios centenares de sociedades adheridas o afines (unas setecientas en 1903), que promovieron centenares de huelgas (y no sólo los conocidos intentos de «huelgas generales»).

6Ahora bien, el apartado titulado «El terrorismo» (pp. 61-87) y redactado por Rafael Núñez Florencio (autor del El terrorismo anarquista 1888-1909, Madrid, Siglo xxi, 1983), evoca los atentados cometidos por anarquistas o atribuidos a ellos en la Barcelona entre 1893 y la Semana trágica, sin olvidar los cometidos en Madrid contra A. Maura y Alfonso xiii. Para él, si el gesto de Pallás contra el general Martínez Campos fue el de un anarquista convencido, no parece demostrado con toda claridad que lo fuera el del autor contra el público del Liceu, ni contra el final de la comitiva del Corpus barcelonés en junio de 1896. Sea lo que fuera, dicho atentado dio pretexto a la detención de centenares de hombres «de ideas avanzadas» (anarquistas o no), a la adopción de nuevas medidas represivas, a malos tratos y juicios sin garantías, y a la ejecución de once personas, suscitando campañas de denuncia y solidaridad dentro y fuera del país. Vengar a «los mártires de Montjuic», fue la meta M. Angiolillo al asesinar a Cánovas, sin que se pueda descartar una posible influencia de los independentistas cubanos a la hora de elegir el blanco. Más allá del resumen de los hechos, lo más interesante de estas páginas, son las reflexiones sobre las causas y las formulaciones de la violencia y de la rebeldía anarquista y el concepto – mucho más amplio – de «propaganda por el hecho», sobre los argumentos con que los anarquistas justificaban estos atentados simbólicos contra «la burguesía» y sus instituciones, sobre el contagio europeo, y sobre el origen dudoso y la instrumentalización de los numerosos petardos y «atentados indiscriminados» que estremecieron la Ciudad condal a primeros del siglo xx y el rechazo de éstos por parte de la prensa anarquista coetánea.

7Carlos Gil Andrés evoca (pp. 89-116) los años de gestación, consolidación y clandestinidad de la cnt entre el de su creación y el mitin del 1° de mayo de 1931, aludiendo a los congresos, a la colaboración con la UGT en 1916, al fracaso de la huelga general de 1917, a la huelga de «La Canadiense», al pistolerismo y el eclipse momentáneo consecutivo al golpe de Primo de Rivera, subrayando la permanente oposición entre los sindicalistas «moderados» y los grupos anarquistas intransigentes. Un capítulo que, si no es por dos páginas dedicadas al anarquismo andaluz, peca por privilegiar el ámbito estrictamente barcelonés.

8De los años de enfrentamiento con el régimen republicano y de guerra civil, Julián Casanova recuerda especialmente las tres insurrecciones faístas y la escisión entre sindicalistas y posibilistas por un lado y los radicales faístas por otro, reconciliados en mayo de 1936 y llamados a formar parte del gobierno de F. Largo Caballero (pp. 117-137). Si el autor insiste en que antes de 1931 la cnt «se había forjado […] por el camino de las luchas obreras y campesinas» y su fuerza de atracción residía en la lucha sindical, poco se dice de las mismas en el período republicano, ni tampoco se propone un balance global de lo que fueron, en sus distintas formas y lugares, las «colectivizaciones» campesinas e industriales llevadas a cabo durante la guerra. Como queda eclipsado también la actuación del movimiento libertario después de mayo de 1937 y sus antagonismos con sus rivales en el bando «republicano» hasta el final de la guerra: «entró, desde la primavera de 1938, en fase de liquidación», sintetiza sin más J. Casanova (p. 136), como si la trayectoria del anarquismo hispano se hubiese detenido en aquellas trágicas jornadas.

9Luego vendrá la marginación de los organismos creados por el gobierno republicano y distintas organizaciones internacionales para ayudar a los refugiados, como comenta Alicia Alted Vigil en un capítulo (pp. 167-190) centrado esencial aunque no exclusivamente en el caso de los exiliados en Francia, que eran «entre 30.000 y 40.000 en los momentos de la Liberación». La autora recuerda las vicisitudes sufridas en los campos franceses y en las circunstancias bélicas, insistiendo en la participación anarquista en la resistencia contra los nazis y quienes colaboraron con ellos. Reorganizada la cnt en el exilio francés, eran 20.000 los afiliados representados en el congreso confederal celebrado en Toulouse en octubre de 1944, pero no serían más que 5.500 en 1961. Entre ambas fechas, se habían peleado partidarios y adversarios de la colaboración con las demás fuerzas antifranquistas. La autora evoca la Colonia Aymaré (Lot), donde se intentó vivir el sueño colectivo de autogestión y se solían congregar cada verano centenares de militantes o simpatizantes hasta su venta en 1967. Mientras tanto, aquellos anarquistas exiliados «trataron de reafirmar sus valores revolucionarios y su identidad colectiva a través de unas prácticas culturales que significaban la recuperación de una tradición» (prensa, folletos, libros, veladas teatrales y artísticas), al mismo tiempo que seguían denunciando al franquismo y se solidarizaban con los que seguían luchando en la clandestinidad, particularmente a través de Solidaridad Internacional Antifascista. Simultáneamente, «en el exilio los anarquistas trataron de conservar su memoria como elemento de identidad colectiva, a la vez que rechazaban la visión que la historiografía académica daba sobre ellos, lo que se tradujo en la elaboración de una contrahistoria o historia alternativa.» (p. 187). Una historiografía alternativa que mitificaba la fecha del 19 de julio de 1936, día en que se levantó «el pueblo en armas» y réplica al 18 de julio franquista. Y que se nutre de las abundantes memorias de militantes, inventariadas por Joël Delhom en el cuarto número de esta misma revista.

10De la subjetividad de la memoria también se trata al final de la excelente síntesis de Mary Nash (pp. 139-165) sobre «Libertarias y anarcofeminismo», al recordarse que, en los años de la Transición, las veteranas militantes de «Mujeres Libres» afirmaban mayoritariamente que el objetivo de esta organización «había quedado limitado a promover el ideario anarquista y a captar mujeres para su causa» (p. 164), cuando en realidad se había creado precisamente por unas militantes conscientes de la necesidad de simultanear la lucha anticapitalista y la feminista dentro de la pareja y dentro de un movimiento libertario globalmente patriarcal. M. Nash explica que desde la creación de la FRE en 1870 pocas voces formularon reivindicaciones específicamente feministas, pues, para ácratas, feminismo sonaba a burgués y a aspiración al voto. Si «en el imaginario popular Federica Montseny encarnó la figura de una mujer emancipada y feminista» (p. 153), en realidad sus escritos negaron la existencia y «especificidad de un problema femenino» (p. 152). Las dos pioneras de un feminismo de signo anarquista que aspirase a una mayor igualdad de género, fueron Teresa Claramunt y Teresa Mañé, sin olvidar la voz aislada de Galo Díez Fernández en La mujer en la lucha social de 1922. En efecto, dentro del movimiento anarquista español prevalecieron discursos y actitudes patriarcales, que precisamente incitaron algunas militantes a crear en la primavera de 1936 una organización específica, que se esforzó, en pleno contexto bélico, por contribuir a la emancipación de la mujer. A causa de las circunstancias, sus efectos, reconoce M. Nash, fueron limitados y no pocas las resistencias a la hora de admitir la presencia de milicianas combatientes en los mismos frentes y no solamente en servicios auxiliares de la lucha armada, o de designar mujeres en los órganos administrativos de las colectividades industriales catalanas, por ejemplo. Mientras en los años sesenta el movimiento libertario se extinguía progresivamente en el exilio y resultaba incapaz de aglutinar de nuevo «las masas» en el interior, unas mujeres anarquistas, en cambio, recogían la herencia ideológica y organizativa de aquellas «mujeres libres», primero en París en 1963 y luego en Barcelona en 1976.

11Si el movimiento libertario español fue heterogéneo, también lo fue, hasta cierto punto, «la cultura anarquista en España», como destaca Javier Navarro (pp. 191-217). En una sociedad donde perduraba un fuertísimo porcentaje de población analfabeta, por lo menos hasta finales de los años veinte, las iniciativas culturales y pedagógicas iban orientadas a «la erradicación de la ignorancia, sinónimo a la vez que efecto perverso de la explotación» (p. 192); pero era destinada también a «revolucionar conciencias», formar militantes y educar al hombre y la mujer «nuevos» de la futura sociedad, sin que sindicalistas y anarquistas le dieran a ello semejante sentido ni papel, sin que todos estuvieran de acuerdo sobre la índole y el contenido de la pedagogía a practicar, si bien prevaleció el modelo de las escuelas «racionalistas». Preocupación desde los primeros tiempos hasta los años del exilio, esta cultura fue el resultado de influencias varias, ofreciendo a la vez valores propios y valores compartidos con otras corrientes izquierdistas. J. Navarro pasa revista a la polifacética actividad cultural del movimiento, insistiendo en la labor escolar, periodística, editorial, literaria, gráfica, teatral y cinematográfica desarrollada hasta 1939.

12Al final del volumen, en nada menos que una quinta parte de sus páginas (219-286), se ofrece al lector una galería de «veinte personajes clave», que, salvo Anselmo Lorenzo, Fermín Salvochea y Teresa Claramunt, fueron coetáneos (eso sí) de la historia de la cnt. Allí están Juan Montseny y su hija Federica (ambos «azote de los líderes sindicalistas de la cnt», p. 233), está Salvador Seguí así como varios dirigentes del «sindicalismo» y las principales figuras de la FAI que se enfrentaron con ellos. Una galería de semblanzas que refleja la «heterogeneidad» del anarquismo hispano, subrayada con razón por el seleccionador y redactor de estas biografías, José Luis Ledesma:

Individualistas bohemios e infatigables organizadores de sindicatos y ateneos. Debeladores de todo orden y pacientes planificadores de la sociedad futura. Sesudos escritores utópicos o simples obreros y campesinos. Defensores acérrimos de toda emancipación humana pero no siempre sensibles a las desigualdades de género. Arrojadores de bombas y pacifistas convencidos. Prosélitos de la estrategia del «todo o nada» o partidarios de la paciente consolidación de sindicatos y conquistas sociales. Enemigos declarados del Estado e incluso titulares de varios ministerios. Todos esos y otros muchos rostros, haya o no contradicción en ello, presenta el anarquismo desde que surgió en nuestro país hace casi un siglo y medio (p. 219).

13Sin que esto quite méritos a esta excelente serie, sólo falta (pero, ¿cómo redactarlo?), el retrato del militante anónimo y desconocido, representativo de aquellos miles de militantes de a pie, obreros, campesinos, mineros o marineros, que no llegaron a asumir las mismas responsabilidades nacionales en el movimiento libertario que los veinte biografiados pero que fueron los protagonistas de este movimiento.

14En cuanto a las distintas salas de la exposición zaragozana y al catálogo de la misma, llevaban casi los mismos epígrafes que los capítulos del libro, contando además con dos salas (de carácter más localista) tituladas «Aragón, tierra de anarquistas» y «Las caras de Durruti». De forma discutible, una de las dos dedicadas a los años que van de la creación de la FRE a la de la cnt, se titula «Clandestinidad», cuando sólo son siete los años de clandestinidad efectiva (1874-1881) sufrida por la Federación; este epígrafe insiste también en el episodio más sensacionalista de aquellos años, la «Mano negra», como si fuera lo más importante de recordar al público… ¿Por qué no haberla titulado, por ejemplo, «El primer anarquismo: entre la reivindicación laboral y la tentación revolucionaria».

15En resumidas cuentas, pese a sus discutibles títulos, a unas lamentables omisiones señaladas y a la falta de capítulo sobre el anarquismo desde la muerte de la dictadura franquista hasta la actualidad, es ésta una síntesis útil a las nuevas generaciones de estudiantes o al público en general, útil a quien quiera informarse de lo que fue el movimiento libertario español en su diversidad y de las vicisitudes por las que atravesó.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Brey, « Tierra y Libertad. Cien años de anarquismo en España », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 1 | 2012, mis en ligne le 26 octobre 2012, consulté le 28 juillet 2014. URL : http://ccec.revues.org/4126

Haut de page

Auteur

Gérard Brey

Professeur émérite, Université de Franche-Comté, Besançon

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC

Haut de page
  • Logo Université Paris Ouest - Nanterre La Défense
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org