Navigation – Plan du site
Les hispanistes publient

Fernando Sígler Silvera, Cautivo de la Gestapo : legado y tragedia del dirigente republicano y masón gaditano Manuel Muñoz Martínez

Gérard Brey
Référence(s) :

Sígler Silvera, Fernando, Cautivo de la Gestapo : legado y tragedia del dirigente republicano y masón gaditano Manuel Muñoz Martínez, Cádiz, Diputación y Sevilla, Tréveris, 2010, 228 p.  con fotos.

Texte intégral

1Fernando Sígler, profesor de Historia en Ubrique y en el Aula de la UNED en Olvera (provincia de Cádiz), es especialista de la historia social y agraria de la provincia gaditana (su tesis doctoral inédita versó sobre la cuestión de la tierra y la reforma agraria en dicha provincia). Es coautor de Ateneo intervenido 1939-1946 (2008). Ofrece aquí la biografía, perfectamente documentada, de una de aquellas numerosas figuras que pagaron con su vida su compromiso sincero y leal al servicio del régimen republicano.

2Nacido en 1888 en la localidad gaditana de Chiclana, Manuel Muñoz Martínez recibió una formación militar en la Academia de Infantería de Toledo en la cual ingresó en 1904, alcanzando el grado de teniente en 1909 y el de capitán por antigüedad en 1914, participando en operaciones de la guerra del Rif entre noviembre de dicho año y febrero de 1917, tras haber sido herido. El año de 1918 y primer semestre de 1919, Muñoz Martínez los pasó en Francia como miembro de la comisión militar española agregada al ejército francés, misión que, señala F. Sígler, «le servirá en el futuro para el desempeño de sus funciones públicas, entre las que destacará su pertenencia a la comisión parlamentaria de Guerra en el Congreso de los Diputados en época republicana.» (p. 17). Entre su regreso a España en junio de 1919 y julio de 1931, desempeñó actividades de docencia y reclutamiento en las provincias de Cádiz y Cáceres, siendo ascendido (también por antigüedad) al grado de comandante en 1926.

3Al advenimiento de la República, «Muñoz era un militar identificado plenamente con la nueva situación política» (p. 24). Durante la Dictadura, había tomado parte en la «sanjuanada» de Valencia de 1926 y en la conspiración organizada a finales de 1929 que contribuyó a la dimisión de Primo. 1926 fue precisamente aquel año en que Muñoz se inició en una logia gaditana y «dentro de la institución siguió trabajando durante los años finales de la monarquía por el advenimiento de la República.» (p.  27), ocupando el cargo de «venerable maestro» de su logia entre 1933 y 1936, siendo designado representante de Andalucía al Gran Consejo Federal del Gran Oriente Español en 1933 y presidiendo durante la guerra civil una logia masónica en la que se agruparon en Valencia y luego Barcelona masones procedentes de varias zonas del país.

4Durante la República, Muñoz Martínez ocupó un escaño por Cádiz como miembro del Partido Republicano Radical Socialista, que se situaba a la izquierda del abanico de los distintos partidos republicanos. Al ser elegido diputado en junio de 1931, se acogió a la reciente ley que autorizaba el retiro con pensión de los oficiales, para dedicarse enteramente a sus actividades políticas. Fue miembro de la comisión de Guerra de las Cortes Constituyentes y, a partir del verano de 1932, de la de Agricultura. Entre otras tareas, formó parte de la Comisión parlamentaria extraoficial que se trasladó a Casas Viejas tras la negativa de la coalición gubernamental a enviar una oficialmente designada por las Cortes. Ésta regresó a Madrid con testimonios irrefutables de los vecinos acerca de lo que había realmente ocurrido y que el Gobierno de Azaña se empeñaba a ocultar. El propio Muñoz Martínez, no obstante su respaldo al gobierno de Azaña, insistió para que se depuraran los hechos «para ver – dijo – el grado de intervención de las fuerzas, y dentro de las fuerzas, quién diera la orden y quién la ejecutara; de dónde partió la orden que dio lugar a actos […] verdaderamente incalificables e inhumanos. […] Y para que se [hiciera] justicia a secas y a fondo, alcanzando a quien alcance y llegue adonde llegue». (Diario de sesiones del 23 de febrero de 1933).

5Dentro del Partido Republicano Radical Socialista, Muñoz Martínez perteneció al sector más izquierdista, partidario de mantener la coalición con los socialistas y contrario al ala dirigido por Gordón Ordás, que prefería gobernar con los radicales de Alejandro Lerroux. Cuando la primera corriente se escindió para formar un PRRS Independiente alrededor de Marcelino Domingo, Muñoz Martínez y, bajo su influencia, la inmensa mayoría de los radicales socialistas gaditanos, se afiliaron al nuevo partido (septiembre de 1933). Al año siguiente, participó activamente en la creación de Izquierda Republicana, desempeñando el cargo de presidente de IR en la provincia de Cádiz. Durante el bienio contrarreformista, fue el único diputado de la izquierda en ocupar un escaño por la provincia de Cádiz en el Congreso, formando parte de las comisiones parlamentarias de Guerra, Marina y Agricultura, tomando la defensa de los militantes sindicales y políticos de izquierda encarcelados u oponiéndose en junio de 1934 al proyecto de amnistía de los implicados en la «sanjurjada» de 1932. Al triunfar la coalición de Frente Popular en febrero de 1936, Muñoz Martínez resultó el candidato mejor elegido de toda la provincia y ocupó representación no sólo en las comisiones parlamentarias citadas anteriormente sino también en otras tres y desempeñando muy interinamente el cargo de gobernador civil de Cádiz.

6A las dos semanas de empezar la guerra, Muñoz Martínez fue nombrado Director general de Seguridad, cargo clave que ocupó hasta diciembre de 1936. Durante aquellas confusas y trágicas semanas intentó, según Sígler, «encauzar legalmente la actividad policial en esta retaguardia republicana» y evitar las detenciones extrapoliciales cometidas por grupos incontrolados, en un contexto en que el odio y el rencor político llevados al paroxismo, empujaban a ejecutar al adversario sin otra forma de juicio y en que, por otro lado, preservar el régimen exigía neutralizar de forma contundente la acción de la quinta columna pro-golpista. El 22 de agosto de 1936, se produjo la tragedia de la cárcel Modelo de Madrid, cuyos guardianes pasaron por las armas «sin causa previa a catorce destacados prisioneros derechistas» (p.  116). Seis años más tarde, el poder franquista le acusó a Muñoz de complicidad en la masacre. A primeros de noviembre, salió para Valencia con el gobierno; Sígler asegura que su biografiado «no organizó las matanzas masivas de presos» ocurridas en Paracuellos del Jarama y Torrejón el 7 de noviembre, pues había abandonado la capital el día anterior. Por otro lado, durante la guerra no todas las normas dictadas en el bando republicano para evitar las ejecuciones extrajudiciales fueron cumplidas, como el propio Muñoz reconocería implícitamente ante sus jueces franquistas en 1942 (p.  127).

7Mientras sus familiares fueron encarcelados durante varios meses en Sevilla, Muñoz siguió en Valencia, como diputado de las Cortes por IR, antes de reunirse con su familia cerca de Barcelona, teniendo finalmente que cruzar la frontera francesa a finales de enero de 1939, antes de encontrar, con su compañera Araceli Zambrano y su hijo, asilo y ayuda en casa de unos familiares afincados en París. Mientras tanto, en la España franquista se habían acumulado contra él los cargos y los testimonios acusatorios. La entrada en la capital francesa del ejército nazi y la solicitud de detención de las autoridades franquistas a las alemanas, dieron al traste su deseo de trasladarse a Méjico, pues Muñoz fue detenido y encarcelado en octubre de 1940. El calvario y las incertidumbres de Muñoz, su compañera, sus familiares y sus amigos, entre esta fecha y su ejecución en Madrid en diciembre de 1942, lo cuenta detenidamente F. Sígler, valiéndose de los archivos de la familia y de la documentación conservada en tres archivos franceses y cinco españoles.

8Un libro emocionante y minucioso, que se apoya en toda la documentación disponible y asequible sobre este personaje, la cual no permite desvelar algunos aspectos de la trayectoria de esta personalidad de izquierda, como son las causas profundas de la afiliación de Muñoz a la masonería y de su conversión de militar al servicio de la monarquía a destacada personalidad del régimen republicano, siendo, al parecer, el año de 1926 decisivo en dicha evolución.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Brey, « Fernando Sígler Silvera, Cautivo de la Gestapo : legado y tragedia del dirigente republicano y masón gaditano Manuel Muñoz Martínez », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 8 | 2012, mis en ligne le 16 mars 2012, consulté le 28 mai 2017. URL : http://ccec.revues.org/3846

Haut de page

Auteur

Gérard Brey

Professeur émérite, Université de Franche-Comté

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org