Navigation – Plan du site
Études
Biographies politiques

Francesc Cambó : una biografia necesaria y compleja

Borja de Riquer i Permanyer

Texte intégral

  • 1  Isidre Molas, Lliga Catalana, Barcelona, Edicions 62, 1974,2 vols. ; Borja de Riquer, Lliga Region (...)

1Desde hace algunos años pretendo elaborar una biografía completa del político catalanista Francesc Cambó (1876-1947), aunque soy consciente de que eso significa un notable reto intelectual. En primer lugar porque, como veremos, hay escritas bastantes biografías de Francesc Cambó y, además, se publicaron hace unos años sus memorias y el dietario de sus últimos años, con lo cual su itinerario personal e inclusos su auto-imagen nos es ya bastante conocida. Además hay varias monografías sobre su partido, la Lliga Regionalista1 . Con todos estos antecedentes puede haber quien se pregunte si realmente es necesaria hoy una nueva biografía de Cambó, si no resulta que ya está todo escrito sobre él. Mi respuesta es clara : no conocemos, ni mucho menos, muchas de las facetas de su vida, e incluso la visión global de su itinerario político está por rectificar ya que sobre él predominan demasiados tópicos y simplificaciones. Además, como explicaremos, hay importantes episodios de su vida política que nos han sido ocultados tanto por los biógrafos como por el propio Cambó. El conocimiento de una personalidad tan compleja como la de Cambó exige no sólo disponer de mucha más información sino, y sobre todo, saber interrelacionar las diferentes y diversas facetas de su actuación. Porque Cambó fue muchas cosas a la vez. Fue el principal dirigente del catalanismo conservador y su representante más genuino en el conjunto de la política española del primer tercio del siglo XX. Igualmente Francesc Cambó fue un político relativamente moderno, ya que poseía unos conocimientos y una formación cultural bastante excepcional para la época y, además, fue un prolífico autor de ensayos políticos y económicos. Y también fue un muy peculiar hombre de negocios, y una especie de millonario "a la norteamericana". Y finalmente Cambó fue sin duda el más destacado mecenas de la cultura catalana y uno de los más importantes coleccionistas de arte de España.

  • 2  Su primera biografía es el breve estudio de Rafael Marquina, La nostra gent. Francesc Cambó, Catal (...)
  • 3  Por ejemplo los libros de José Montagut, canónigo, Los errores de la Dictadura y réplica al libro (...)

2Los estudios biográficos sobre Francesc Cambó, pese a ser numerosos, no dejan de tener notables deficiencias, unas de tipo metodológico, otras de naturaleza ideológica que hacen que, en conjunto, el balance no sea demasiado satisfactorio. Hagamos un breve repaso de las más relevantes de ellas y empecemos por las biografías de Cambó escritas mientras aún vivía. De éstas hay algunas que son auténticas biografías2 y otras que, de hecho, son libros políticos que atacan, desde diversas posiciones ideológicas, las ideas de Cambó y que, con frecuencia, aportan pocos datos de tipo biográfico3.

  • 4  Josep Pla , Cambó. Materials per a una història d’aquests últims anys, 3 vols, Barcelona, Edicions (...)
  • 5  Borja de Riquer, "Cambó i Pla, el mecenes i el convers" , en Glòria Granell y Xavier Pla, (eds.) J (...)

3Sin duda el estudio biogràfico más relevante de esta etapa, tanto por su volumen como por su importancia política, es el del escritor Josep Pla4. Ahora bien, como expliqué con detalle, éste es un libro de encargo que redactó Pla para contribuir al relanzamiento político de la figura de Cambó en los años finales de la dictadura de Primo de Rivera y que entonces provocó un considerable escándalo5. Aquel libro había sido discutido, capítulo a capítulo, entre el autor y el biografiado, pero su resultado final fue tan apologético que despertó las iras de la gente de izquierdas y motivó que se publicaran muchísimas críticas en las que se censuraba duramente la obra y se insultaba al autor. Aquello era la descarada obra de un "converso" que quería hacerse perdonar su pasado progresista y por ello no significó una aportación histórica de relevancia, sino más bien un interesante episodio de la vida de Cambó y evidentemente de Josep Pla.

  • 6  Maximiano García Venero, Vida de Cambó, prólogo de Gregorio Marañón, Barcelona, Editorial Aedos, 1 (...)
  • 7  Jesús Pabón, Cambó, 3 vols., Barcelona, Apha, 1952 y 1969. Hay una reedición, de la misma editoria (...)

4Con respecto a las diversas biografías publicadas después de la muerte de Cambó, creo que tan sólo dos son realmente dignas de ser destacadas : la de Maximiano García Venero y la de Jesús Pabón. La escrita por el primero, un curioso falangista hedillista, tiene un cierto interés ya que dado el momento político en que se publicó, en 1952, en plena posguerra franquista, no dejaba de ser un intento de “salvar" al personaje, a Cambó, pero condenando sus ideas catalanistas y sus proyectos políticos reformistas6. De mucha mayor entidad es el estudio de Jesús Pabon, sin duda la más extensa y solvente biografía de Cambó7. Ahora bien, el libro de Pabón fue un encargo de la familia Cambó que puso a disposición de este historiador buena parte de la documentación de que disponía. Por otra parte esta extensa obra, de casi 1.500 páginas, más que una simple biografía es un estudio, relativamente reivindicativo, del sistema liberal de la Restauración, así como una visión compresiva, e incluso justificadora, del catalanismo moderado e intervencionista representado por Cambó.

  • 8  Sin duda el más interesante y testimonial es el de Joaquín Maria de Nadal, Seis años con don Franc (...)

5Desde entonces se han publicado diversas obras sobre el político catalanista aunque, con escasas excepciones, se ha tratado de nuevos libros de encargo, o de síntesis, y, en algunos casos, de auténticos refritos y semiplagios de otros libros8.

  • 9  Enric Ucelay-da Cal, El imperialismo catalán. Prat de la Riba, Cambó y D’Ors y la conquista moral (...)

6Todas estas biografías tienen unos elementos comunes bastante notables : son claramente apologéticas, ya que nos presentan a Cambó como un político genial, como un auténtico hombre de estado, como el catalanista sensato que deseaba regenerar España, como un hábil parlamentario, como el político realmente moderno y desaprovechado, y casi como un demócrata. Sintomáticamente, en buena parte de estas obras apenas se analiza su pensamiento político y social y no se profundiza en su ideología. El extenso estudio de Enric Ucelay-Da Cal sobre el pensamiento político de tres personalidades del catalanismo conservador –Prat de la Riba, Cambó y D’Ors- sólo cubre en parte este déficit ya que, pese a la abundante información de procedencia bibliogràfica y hemerográfica, no hay ninguna aportación relevante de documentación sobre Cambó proveniente de la consulta de archivos públicos o privados9.

7Igualmente las numerosas obras escritas por el propio Cambó apenas son estudiadas a fondo. Y no deja de ser curiosa la escasa atención que prestan sus biógrafos a otras facetas de su vida, al margen de la estrictamente política : así, es poco lo que se dice sobre cómo hizo su fortuna y cuáles fueron sus actividades y sus vinculaciones como hombre de negocios ; igualmente no se tratan a fondo sus proyectos culturales y sus relaciones con los intelectuales. y, sintomáticamente, apenas se informa de su agitada vida sentimental. Por lo tanto, a excepción de sus actividades como político hasta 1923, y aún con notables deficiencias de anàlisis y de información, no es mucho lo que realmente se ha investigado sobre la compleja y poliédrica vida de Francesc Cambó.

  • 10  Francesc Cambó, Memóries (1876-1936), Barcelona, Alpha, 1981. Hay edición en castellano publicada (...)

8Unas limitaciones parecidas nos aparecen si analizamos la auto-imagen de Cambó que nos aparece en sus memorias y en sus dietarios. Sus memorias10 , publicadas a iniciativa de su familia en 1981, son realmente importantes aunque se nota en exceso que han sido escritas en su autoexilio argentino, entre 1943 y 1947, pues adolecen de estar redactadas sin mucha ayuda documental y de haber sido depuradas, e incluso censuradas, por los editores. En sus recuerdos, Cambó apenas hace alusión a los años de la Segunda República y no trata en absoluto ni la Guerra Civil ni la postguerra, ya que su narración se centra básicamente en la etapa 1890-1936. Curiosamente, Cambó pone más énfasis en su faceta de hombre de estado que actúa en la política española, en Madrid, a partir de 1907, y no tanto en sus actividades como dirigente catalanista. Así, la etapa republicana aparece notablemente simplificada, pobre en matices e informaciones, por lo que es decepcionante. Se aprecia que aquel era un régimen desagradable para Cambó, en el cual ya no podía desempeñar ningún protagonismo. Por otra parte, el hecho de que estos recuerdos fueran redactados poco después de la Guerra Civil sin duda influyeron notablemente en muchas de sus opiniones y juicios sobre algunos políticos y sobre el propio régimen republicano. En general, se trata de un libro claramente auto-justificador de su actuación ya que intenta explicar cómo su fracaso como gobernante español se debió en gran medida al sectarismo de buena parte de los políticos dinásticos, e incluso del propio Alfonso XIII. Con notable soberbia, Cambó se nos presenta en sus memorias como el político más preparado y el que tenía el proyecto más ambicioso y serio para la regeneración de España, pero cuyas ambiciones como futuro gobernante se frustraron finalmente a causa de la incomprensión de unos y la hostilidad de otros. Se siente notablemente desaprovechado en un país de ingratos y envidiosos. Su afán por demostrar su superioridad intelectual, le lleva a ofrecernos en sus memorias unos retratos francamente hirientes, rencorosos e incluso despreciativos de la mayoría de sus rivales y colegas. Pese a la indudable importancia de estas memorias, la obra peca en exceso de subjetivismo y de falta de ecuanimidad, y refleja una de las principales características de la personalidad de Cambó : su indudable egolatría.

  • 11  Francesc Cambó, Meditacions. Dietari (1936-1940) y (1941-1946), Barcelona, Alpha, 1982.
  • 12  Francesc Cambó, Llibres, Barcelona, Alpha, 1984 ; Discursos parlamentaris (1907-1935), Barcelona, (...)

9Sus dietarios, escritos también en su etapa argentina, tienen una importancia menor y, además, su edición es bastante discutible11. En efecto, los recuerdos de Cambó de sus últimos diez años de vida se nos ofrecen notablemente recortados, con supresiones discutibles, con unas correcciones de estilo poco convincentes y sin el mínimo aparato crítico que pueda servir al lector de orientación e información. En los últimos años se han publicado diferentes volúmenes con textos y discursos del político catalanista que, lógicamente, ayudan a un mejor conocimiento del personaje12.

10De este modo, pese a que disponemos de numerosos materiales documentales sobre Francesc Cambó, tanto las biografías elaboradas sobre él como las diferentes auto-imágenes publicadas son, en nuestra opinión, insuficientes porque no prestan la debida atención a muchos aspectos relevantes de sus actividades y de su personalidad. Hay episodios aún poco conocidos, pero realmente importantes, de su vida que no han sido incorporados a su biografía, en algunos casos por simple ignorancia, en otros por actitud pacata o por prudencia excesiva. Todo lo cual hace que algunas de sus más trascendentales decisiones políticas y personales aparezcan insuficientemente explicadas.

11Pero también buena parte de los estudios biográficos sobre Cambó nos parecen algo sesgados, demasiado apasionados y partidistas, es decir, poco distanciados y en exceso justificadores. No se trata, evidentemente, de pasar cuentas con el personaje, ni de someterlo a ningún juicio, sino de incorporar con rigor, habilidad y sensatez todos aquellos aspectos de sus actividades que puedan servir rearmente para la mejor descripción y estudio de su personalidad. Las notables contradiciones que encontramos en el itinerario personal y político de Francesc Cambó hacen de él un personaje realmente poliédrico y apasionante ; y por ello resulta extremadamente atractivo para los historiadores reconstruir su biografía.

12¿Qué tipo de biografía de Francesc Cambó debería escribirse ?, y ¿cómo hacerlo ?. En mi opinión se debería realizar un estudio que tratase de las diversas facetas de su vida, que relatase todo aquello que fue realmente relevante de su peripecia política y personal, tanto para comprender mejor la naturaleza de su actividad y pensamiento como hombre público, como para apreciar en toda su complejidad su propio itinerario personal. Y, evidentemente, una biografía de un político tan destacado como Cambó sólo tiene sentido y utlidad si sirve para informarnos mejor del real funcionamiento de la vida social y política en su época. Debe ser el hilo conductor que nos permita conocer con más precisión los condicionantes, intereses y factores que intervenien en el mundo de las decisiones políticas. Y cómo los cambios y las tensiones sociales y políticas pueden llegar a desconcertar a un líder político que contempla, incomodado, como sus oportunidades se desvanecen ante un cúmulo de circunstancias inesperadas e indeseadas.

13Evidentemente debe prestarse una especial atención a su actuación política ya que, por encima de todo, Cambó fue un profesional de la política. Claro que debe destacarse no sólo su actividad como dirigente de un partido catalanista, como parlamentario y como ministro, sino también sus especiales características como político moderno, informado y documentado. Y evidentemente debemos analizar también sus numerosos escritos, que es donde mejor se refleja su pensamiento, tanto o más que en sus actos. La faceta de Cambó atípico hombre de negocios debe lógicamente incluirse, dado el enorme interés de sus actividades como millonario “a la norteamericana", como gran mecenas, como importante coleccionista de arte, como empresario cultural, ya que fueron realmente destacables sus proyectos y muy especiales, y a veces polémicas, sus relaciones con numerosos intelectuales catalanes y españoles.

14Tampoco pueden faltar en un estudio biográfico sobre Francesc Cambó las referencias tanto a lo que podríamos llamar su particular forma de vida, es decir al Cambó “bon vivant”, como a su privacidad, a sus complejas relaciones sentimentales. Todo hombre público debe también ser comprendido teniendo en cuenta los aspectos más personales, y mucho más si resulta que su vida privada está claramente situada en ese terreno tan peculiar, y también tan convencional, de la hipocresía o de la doble moral de la burguesía conservadora de su época.

15Hagamos un breve repaso de estas diversas facetas que nos aparecen analizando su itinerario personal y político. Francesc Cambó y Batlle nació en 1876 en Verges, pequeña localidad del Baix Empordá -Girona-, en el seno de una familia de medianos propietarios rurales, y falleció en Buenos Aires, donde estaba auto-exiliado, en 1947. Fue sin duda el más destacado representante del llamado "catalanismo estatalista", es decir del catalanismo partidario de la intervención en la política española. Dos frases suyas resumen perfectamente las principales líneas de su estrategia política : por un lado hacer ver a la opinión pública catalana que "sólo desde el Gobierno de España podía conseguirse y consolidarse la autonomía catalana", y por otro, convencer a los políticos españoles de que "sin Cataluña en España no se puede gobernar".

16Fue uno de los máximos dirigentes de la Lliga Regionalista y su actividad política se inició como concejal en el Ayuntamiento de Barcelona (1902-1906). Posteriormente fue diputado a Cortes durante la monarquía de Alfonso XIII (en los años 1907-1910 y 1912-1923) y también durante la Segunda República (de 1933 a 1935). Cambó fue ministro en dos ocasiones, siempre en gobiernos presididos por Antonio Maura : primero ocupó la cartera de Fomento, de marzo a noviembre de 1918, y después la de Hacienda, de agosto de 1921 a marzo de 1922.

  • 13  Borja de Riquer i Permanyer, Francesc Cambó. Entre la Monarquía i la República (1930-1932), Barcel (...)
  • 14  Borja de Riquer i Permanyer, L’últim Cambó (1936-1947). La dreta catalanista davant la Guerra civi (...)

17Durante la dictadura de Primo de Rivera estuvo apartado de la política y en 1931 apoyó hasta el último momento a la monarquía de Alfonso XIII. No hace mucho dejé constancia de una sorprendente omisión que existía en todas las biografías de Cambó y en sus propias memorias : una importante entrevista que mantuvo con Alfonso XIII en Londres, el 1 de agosto de 1930, en plena “dictablanda” del general Berenguer13. Se trata de caso extraño ya que el propio Cambó, en un texto inédito escrito en 1932, explicó con todo lujo de detalles este encuentro, en el curso del cual se permitió criticar el comportamiento del monarca durante la Dictadura y censurar sus actitudes anticatalanistas. Igualmente en esta publicación aporto documentación desconocida sobre las causas reales que impidieron a Cambó asumir un papel relevante en el gobierno en 1930, así como sobre su actitud vacilante frente al nuevo régimen republicano. A partir de 1934, desbordado y enojado por la situación política, Cambó acentuó su conservadurismo social aunque nunca llegó a conspirar contra la legalidad republicana. En 1996 publiqué un libro sobre la actuación del líder catalanista durante los años de la Guerra Civil y los primeros de la dictadura franquista, temàtica que se había mantenido relativamente oculta14. Hasta entonces hubo historiadores que pretendieron maquillar, o incluso negar, algunos episodios relevantes de la actuación de Cambó durante la guerra, como su decidido apoyo político y económico a la causa encabezada por el general Franco. Era ésta una temática delicada ya que no era fácil explicar por qué un catalanista como Cambó había ayudado a ganar la guerra a un militar tan notablemente españolista como Franco. Mi investigación se hizo entonces sin poder consultar la documentación que posee la familia Cambó, por lo que tuve que suplir este contratiempo buscando información sobre su actuación durante estos años en diferentes archivos públicos y privados tanto en España como en Francia, Italia y Gran Bretaña. Localicé documentación que informaba de aspectos realmente importantes y hasta entonces desconocidos de las actividades de Cambó durante la guerra : su inicial ayuda económica a los militares sublevados, ya en agosto de 1936, por valor de 10.000 libras esterlinas ; la carta de adhesión que el y otros 129 catalanes enviaron a Franco en octubre de 1936 ; sus artículos en apoyo de la sublevación militar publicados en la prensa británica, francesa o argentina ; la organización y financiación por Cambó de una muy activa Oficina de prensa y propaganda en París en favor de Franco, que publicó numerosos libros, boletines informativos y la revista quincenal “Occident” ; la organización de las emisiones de “Radio Veritat-Radio Verdad”, que emitían desde las instalaciones de Radio Roma, etc. y todo ello acompañado del estudio de la evolución del pensamiento político de Cambó durante estos años : su notable prevención ante el régimen republicano, su posición maniquea ante la guerra civil, calificada por el como el enfrentamiento entre "civilización y barbarie" ; su aceptación de un régimen dictatorial como un mal necesario ; y su decepción final ante la voluntad de permanencia indefinida de Franco en el poder y por el carácter anticatalanista de su dictadura. Todo ello sirvió para que la personalidad de este político conservador catalán apareciera como mucho más compleja. En efecto, este último Cambó se nos mostraba como un personaje apasionante y enormemente contradictorio. Un liberal que ante la crisis social y política de los años 1930 anteponía la defensa del orden a sus viejas pretensiones autonomistas y reformistas. El caso de Cambó era una muestra más de cómo la crisis europea de entreguerras había provocado una notoria involución autoritaria en la élite liberal que se negaba aceptar, con todas sus consecuencias, la emergencia de la política de masas. De todas formas, si bien Cambó pareció aceptar la opción autoritaria de los militares como un mal menor, pronto se vio decepcionado ya que su apoyo a Franco no pudo evitar la brutal represión desatada contra todos los signos y símbolos de la cultura catalana. Dado ese carácter dictatorial y anticatalán del régimen de Franco, Francesc Cambó decidió marchar a América y recalar finalmente en Buenos Aires, en donde falleció el año 1947 cuando contaba 70 años.

18Su faceta como político moderno debe aparecer como un rasgo fundamental de la biografía porque Cambó, seguramente, fue el político más informado y documentado de España en su época. Su experiencia política y profesional hizo que bien pronto Cambó comprendiera que en gran medida su éxito dependía de disponer de la información política, económica y jurídica adecuada. En unos momentos en que los grandes problemas europeos eran relativamente semejantes en todos los países era preciso estar al día de todo lo que pasaba en el mundo occidental. Convencido de que un hombre de estado en el siglo XX debía conocer lo mejor posible todo lo que intervenía en las decisiones de los gobernantes, Cambó supo rodearse de un numeroso y competente grupo de expertos (economistas, juristas, periodistas, etc,) que trabajaron en su “Servei d’Estudis Polítics, Económics i Socials”. Así, el fue el introductor en España de los modernos servicios de estudios, tanto para su utilización personal, como político, como para sus actividades empresariales. Primero organizó una reducida oficina de información económica y jurídica en su propio despacho profesional de abogado. A partir de 1915 creó un servicio de estudios en la oficina preparatoria de la Exposición de Industrias Eléctricas de Barcelona, que él presidía, y simultáneamente otro, más político en la sede de la Lliga en la ciudad condal, y una sucursal en el piso que los parlamentarios catalanistas tenían en Madrid. A partir de 1923 organizó una oficina económica y jurídica en la sede social de CHADE en Barcelona, y desde 1926, ya con el nombre de “Servei d’Estudis Polítics, Económics i Socials”, todo lo concentró en un piso de su gran casa de la Vía Layetana 30, en Barcelona. Finalmente, ya durante la Guerra Civil, organizó diferentes oficinas de información y de estudios en París, en Arezzo (Italia)y en Montreux (Suiza). Igualmente durante su estancia en Buenos Aires, de 1941 a 1947, también dispuso de una pequeña oficina informativa.

19La nómina de los que trabajaron para Cambó de forma más o menos permanente, realizando informes o reuniendo documentación sobre todo tipo de temáticas es realmente impresionante. La mayoría eran jóvenes economistas y abogados que después destacarían en el mundo académico y profesional : Román Perpiñá Grau, Miquel Vidal i Guardiola, Josep Mª Tallada, Joan Sardá i Dexeus, Josep A. Vandellós, Francisco Bernis, Lluc Bertran Flórez, Salvador Millet i Bel, Xavier Ribó, José Mª Zumalacárregui, Narcís de Carreras, etc. Éstos, y otros más, confeccionaban unos ficheros amplísimos y elaboraban documentados dossiers gracias al vaciado sistemático de los numerosos diarios y de las 22 revistas españolas y extranjeras a las que llegó a estar suscrito el Servei de Cambó. Y fue, lógicamente, gracias al trabajo de estos asesores que Cambó pudo escribir numerosos libros y opúsculos y pronunciar documentadas conferencias sobre todo tipo de temas políticos, económicos y jurídicos.

20En general, las obras escritas por Cambó siempre suscitaron interés y provocaron controversias. Los suyos eran libros extremadamente sugerentes e incluso estimuladores del debate. Sus análisis políticos y económicos acostumbraban a estar situados siempre en un contexto internacional, o como mínimo europeo. Así, sus reflexiones sobre las bases en las que podía consolidarse un régimen democrático en Europa partían del análisis de modelos políticos tan dispares como el británico, el francés o el suizo, contrastándolos con experiencias autoritarias tan diversas como la Italia fascista de Mussolini, la Turquía de Kemal Ataturk o la Rusia de Lenin y Stalin. En sus estudios sobre la fragilidad de los regímenes liberales y la inestabilidad de la democracia no sólo analizó el deficiente funcionamiento de sistemas parlamentarios sino que también relacionó las crisis políticas con el bajo nivel de desarrollo social (tasas de analfabetismo y de mortalidad) y económico (volumen de la exportación per cápita o remesas postales por habitante) de los diferentes países europeos. Así, son realmente interesantes sus reflexiones sobre el régimen fascista de Mussolini, publicadas en el libro Entorn del feixisme italià (Barcelona, 1924), sobre las crisis políticas griega y turca que aparecen en Visions d’Orient (Barcelona, 1924), sobre los regímenes autoritarios de la época de entreguerras en Les dictadures (Barcelona, 1929) y las propuestas sobre el retorno al régimen constitucional en España que aparecen en Per la concòrdia (Barcelona, 1930). Profundamente interesado por la situación política y económica europea posterior a la Gran Guerra, Francesc Cambó participó activamente en diversas reuniones internacionales en aquellos años, como la Conferencia de Génova de 1922, o el comité preparatorio de la Conferencia Económica Internacional de Ginebra de 1927, y publicó algunos libros de temàtica económica europea, como La crise économique anglaise (París, 1924), o española, como La valoració de la pesseta (Barcelona, 1929).

  • 15  La creación de la CHADE respondía al deseo de evitar que los intereses de Ia empresa eléctrica ale (...)
  • 16  Cambó fue el vicepresidente del consejo de Administración de la CHADE hasta 1926 y luego fue el pr (...)
  • 17  Francesc Cambó declaró en l937 que poseía 12.950 acciones de la CHADE que en la bolsa de Zúrich se (...)

21Otra faceta fundamental de la vida de Francesc cambó fueron sus actividades como afortunado y original hombre de negocios. Cambó, que como abogado había sido un importante asesor de bancos (Banca Arnús) y de compañías extranjeras (Les Tramways de Barcelone, Barcelona Traction Light and Power, etc), se enriqueció notablemente gracias a una muy original y rápida operación de ingeniería financiera, la creación, en 1920, de la CHADE (Compañía Hispano-Argentina de Electricidad), la principal compañía eléctrica de América Latina15. Esta operación convirtió a Cambó en un importante hombre de negocios estrechamente vinculado a grandes multinacionales del sector eléctrico16. Como pago por sus servicios, Cambó recibió gratis un importante paquete de acciones de la CHADE, cosa que le convirtió, casi inmediatamente, en multimillonario. Debe tenerse en cuenta que la CHADE repartió durante los años 1920 y 1930 dividendos que siempre fueron superiores al 15 % anual, lo que hizo que, por ejemplo en 1936, sus acciones se cotizasen a un 715 % del valor nominal17. La CHADE era durante la presidencia de Cambó, en los años 1920 a 1930, la tercera sociedad española por el valor de sus activos, más de 1.200 millones de pesetas de entonces, y la primera en el ranking nacional si tenemos en cuenta los beneficios distribuidos entre los accionistas.

  • 18  Cambó llegó a ser miembro del consejo de administración de 19 sociedades alemanas, francesas, belg (...)

22Gracias a su presencia en la dirección de la CHADE, Cambó también formó parte del consejo de Administración de la SOFINA (Societé Financiére de Transports et d’Enterprises Industrielles), la gran empresa germano-belga que era la auténtica propietaria de la CHADE y de la famosa Barcelona Traction (“la Canadiense”), y también de otras empresas vinculadas al gran holding eléctrico de la AEG, como eran la alemana Gesfürell y las francesas Compagnie Electrique du Nord de la France y de la Compagnie d’Electricité du Loire et Centre, y de la belga Societé Française du Liège18. De esta forma Cambó logró vincularse estrechamente al mundo de las grandes empresas europeas. Su presencia en estos consejos de administración le permitirán conocer a importantes políticos europeos, desde el gran propietario de la AEG, el ministro de Asuntos Exteriores alemán Walter Rathenau, al canciller alemán Brünning o al conde Volpi, el ministro de hacienda de Mussolini, pasando por numerosos ex primeros ministros y ex ministros de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Austria, Holanda, Bélgica, Italia, Argentina o Uruguay. No es una exageración afirmar que Francesc Cambó fue durante los años 1920-1940 el político español con más y mejores relaciones con el mundo de los grandes negocios internacionales, especialmente de Europa y de América Latina.

23El dinero permitió que Cambó pudiera desarrollar una multiplicidad de iniciativas. Debe reconocerse que supo sacar buen partido de su fortuna y que su comportamiento se asemejaba mucho más al de los millonarios o filántropos a la norte-americanos, que a la mayoría de gente de fortuna española de la época. Buenas parte de sus ingresos se invirtieron no en sus actividades políticas, sino en sus ambiciosos proyectos culturales, en inversiones notablemente rentables a largo plazo, hacer de coleccionista, viajar por paises exóticos y en vivir muy bien. Pero también fue generoso en momentos difíciles, como los de la guerra civil, ya que entonces ayudó a sobrevivir a muchos amigos y correligionarios suyos y salvó no pocas vidas pagando rescates de prisioneros políticos a “comités revolucionarios”, o comprando pasaportes falsos para que pudieran salir de España.

24Como gran mecenas de la alta cultura catalana, Francesc Cambó demostró tener una visión notablemente moderna, aunque muy elitista, del tipo de proyectos que debían llevarse a cabo para modernizar y europeizar la cultura catalana : creación de una amplia infraestructura a base de fundaciones, financiadas y controladas directamente por él mismo. No podemos explicar aquí con detalle las múltiples actividades de Francesc Cambó en el terreno cultural y del mecenazgo, aunque sí queremos señalar las características más importantes de sus proyectos en este terreno y destacar que se trata de un caso realmente excepcional, ya que invirtió gran parte de su fortuna en la promoción y defensa de la cultura catalana y en la creación de una valiosísima colección de arte que donaría, tras su muerte, a diferentes museos públicos españoles.

25Durante los años de la dictadura de Primo de Rivera, Cambó organizó y financió un ambicioso plan de apoyo a la alta cultura catalana con la finalidad de lograr la modernización de sus infraestructuras y de su homologación con las culturas de otros países europeos. Para ello creó varias fundaciones, como la Bernat Metge, dedicada a la traducción de los clásicos griegos y latinos al catalán, y la Bíblica Catalana, que traducía al catalán el Antiguo Testamento. También patrocinó investigaciones, expediciones arqueológicasy publicaciones sobre historia del arte (la Monumentae Catalonia de Josep Pijoán), financió diversas actividades culturales, como la creación de la cátedra de cultura catalana de La Sorbonne (1928), la redacción de la extensa História de Catalunya, escrita por Ferran Soldevila y publicada en 1934, la traducción al catalán de la Divina Comedia de Dante, por el poeta Josep Maria de Sagarra, la edición del primer gran diccionario catarán, el elaborado por Pompeu Fabra, y del libro del arqueólogo Pere Bosch i Gimpera Etnología de la península ibérica.

  • 19  Cambó adquirió cuadros de pintores tan destacados como Botticelli, Tintoretto, Fra Angelico, El Ve (...)
  • 20  Téngase en cuenta que por los tres cuadros de Botticelli que Cambó compró en 1926 y 1929 –después (...)

26Y, además, este atípico mecenas que era Francesc Cambó invirtió buena parte de su fortuna en la creación de una valiosísima colección pictórica, quizás la colección privada española más importante de las constituídas durante la primera mitad del siglo XX. Cambó logró reunir en muy pocos años, entre 1922 y 1936, una pinacoteca excepcional, elaborada con la clara intención de donarla, tras su muerte, una parte al Museo del Prado de Madrid y la otra a los museos de la ciudad de Barcelona. Por ello sus adquisiciones de cuadros se rearizaban en función de llenar los vacíos existentes en estos museos, sobre todo de pintura italiana, francesa, flamenca y española de los siglos XIII al XVII19. Cambó realizó en su colección de pinturas una inversión impresionante para la época, ya que adquirió más de tres centenares de lienzos, casi siempre en subastas internacionales, por los que, en conjunto, pagó unos 30 millones de pesetas de entonces. Es muy difícil encontrar la equivalencia actual del valor de los cuadros donados por Francesc Cambó a estos museos, pero como referencia puede tenerse en cuenta que la última exposición que se hizo de su colección completa, hace unos quince años, ésta fue asegurada en unos 10.000 millones de pesetas20.

27Cambó fue un personaje realmente fascinante, ya que a su fuerte atractivo personal se une un complejo, contradictorio y, a veces, zigzagueante itinerario político. Su acción política, como su propia vida privada, está llena de luces y de sombras. Por eso sus polémicas actuaciones políticas atraen notablemente y contrastan con otros personajes de escaso atractivo, quizás porque sus itinerarios políticos y personales son tan lineales y tan coherentes, que su actuación, al ser perfectamente previsible, casi carece de interés. No así Cambó, cuya vida, tanto en la esfera pública como en la privada, está repleta de episodios polémicos o, como mírimo, poco convencionales.

28La utilización de fuentes documentales nuevas y una inteligente relectura de las viejas me está permitiendo obtener mucha más información sobre Cambó y añadir y matizar muchos aspectos de su vida y de sus actividades. Ahora tan sólo voy a adelantar algunos elementos relevantes de los muchos que he podido localizar tanto consultando fondos particulares, (documentación y correspondencia de Cambó con múltiples amigos y colaboradores, documentación de la CHADE, etc.), como algunos archivos públicos españoles y extranjeros. Evidentemente buena parte de la información nueva obtenida se refiere a su vida política. Así, gracias a la numerosa correspondencia privada consultada podemos conocer con mayor precisión muchas de sus actividades y apreciar mejor el contexto y las circunstancias de sus decisiones más relevantes. De este modo, el contraste entre lo que aparece en esta correspondencia privada y lo que públicamente se afirmaba, o lo que encontramos en sus escritos, sirve para poder comprender mejor esa especie de "esquizofrenia’, política que sufría Francesc Cambó a causa de su doble, y a menudo contradictoria, condición de dirigente del nacionalismo catalán y de hombre de gobierno español.

  • 21  Borja de Riquer Permanyer, Alfons XIII i Francesc Cambó, unes relacions difícils, discurs d’ingrés (...)
  • 22  He tratado también esta cuestión en mi artículo “Escrits de conveniencia. Com Francesc Cambó modif (...)

29Una muestra evidente de que la localización y uso de nueva documentación está permitiendo rectificar muchas de las valoraciones divulgadas ha sido mi estudio reciente sobre las interesantes y difíciles relaciones existentes entre el rey Alfonso XIII y Francesc Cambó21. En esta investigación, entre otras cosas, pude contrastar las diferencias entre las opiniones y juicios de Cambó sobre muchos aspectos de la vida política española, especialmente cuando era ministro con Maura, que aparecían en su correspondencia privada con lo que oficialmente se sostenía que el pensaba. En efecto, en sus cartas con Joan Ventosa i Calvell, su principal colaborador político, nos aparecen unas opiniones confidenciales sobre Alfonso XIII, Maura, la crisis de 1917, los militares, etc. que tienen muy poco que ver con lo que se ha divulgado por parte de sus biógrafos o aparecen en sus propias memorias. La documentación de la época, a menudo, sirve para desenmascarar versiones oficiales fabricadas a posteriori y regidas por la voluntad de acomodarse a las nuevas circunstancias políticas22.

  • 23  19. Entre 1921 y 1925 Cambó, a través de una compañía suya, Inmobiliaria Catalana S.A, adquirió en (...)
  • 24  He tratado este tema en la última versión de mi artículo "Francesc Cambó : un regeneracionista des (...)

30Y también hemos podido aclarar numerosas cuestiones referentes a las relaciones entre el mundo de la política y los intereses económicos. Son temáticas muy variadas, que van del trato de favor que recibió el propio Cambó para adquirir ciertas propiedades en la ciudad de Barcelona23, a las ayudas económicas dadas a sus proyectos políticos por parte de importantes grupos empresariales. Así, por poner tan sólo un ejemplo, en febrero de 1931 Cambó recibió de Fraser Lawton, director gerente de la Barcelona Traction, un cheque por valor de 100.000 pesetas -hoy serían unos 500.000 euros- para que el político catalán pudiera acabar de consolidar su grupo político nuevo, el Centro Constitucional, que debería evitar el posible advenimiento de la República24.

31Pero no se trata sólo de poder seguir cómo funcionaba el sistema de flnanciación privada de los partidos españoles, temática evidentemente importante, sino también de explicar algunos casos espectaculares de soborno y corrupción de políticos en los que se vio implicado Cambó. La propia CHADE, durante los años en que fue presidida por el, recurrió constantemente al soborno de políticos argentinos, uruguayos y chilenos para defender sus grandes intereses económicos. Fueron especialmente escandalosas las relaciones de la CHADE con el partido Radical argentino, con el presidente Marcelo T. Alvear, así como con el intendente de Buenos Aires, Mariano de Vedia y Mitre y, más tarde, con el presidente Agustín P. Justo. En 1936 la compañía presidida por Cambó logró que se le prolongara la concesión de la exclusividad sobre el suministro eléctrico al gran Buenos Aires a base de sobornar a buena parte de los miembros del consistorio municipal bonaerense. Y en diciembre de ese mismo año, ante el estallido de la guerra civil española, la compañía se transformó, de nuevo de forma ficticia, en una empresa argentina, pasando a denominarse CADE (Compañía Argentina de Electricidad), para evitar cualquier tipo de intervención por parte del gobierno republicano español o de los propios franquistas. Años después, tras el golpe militar de 1943, se produjo un grave conflicto entre la CHADE y el nuevo gobierno argentino, ya que una comisión investigadora, presidida por el coronel Matías Rodríguez Conde, encontró pruebas de la corrupción llevada a cabo, así como de la evasión de impuestos y del trato de favor recibido, por lo que propuso nacionalizar la compañía. La tensión llegó a ser notable a causa de la detención de Andreu Bausili y Rafael Vehils, altos directivos de la compañía en Buenos Aires e íntimos colaboradores de Cambó. Finalmente el asunto pudo ser solucionado por la compañía por el tradicional procedimiento del soborno, ahora al gobierno militar. En 1946, gracias a que la CHADE había financiado en secreto la campaña electoral de Juan Domingo Perón, esta compañía fue la única gran empresa extranjera no nacionalizada por el nuevo gobierno peronista. Lógicamente no es fácil localizar documentación que pruebe estos escandalosos casos, aunque sí disponemos de numerosos testimonios fiables que así lo afirman y de indicios más que suficientes. Todas estas escandalosas peripecias de la compañía presidida por Cambó no aparecen en absoluto explicadas ni en sus memorias, ni en sus dietarios, ni tampoco son mencionadas en las biografías antes citadas.

32Evidentemente otro episodio importante de la vida de Francesc Cambó como hombre de negocios es la historia de su largo enfrentamiento con el famoso financiero mallorquín Juan March, personaje que fue calificado por el propio Cambó de ser "el último pirata del Mediterráneo”. La rivalidad entre ellos se inició en 1921 cuando Cambó, como ministro de Hacienda, persiguió con tenacidad las actividades de contrabandista del March. Ahora bien, la pugna no finalizaró de hecho hasta 1947 gracias a la dura ofensiva económica de March quien, con el apoyo descarado del gobierno de Franco, pudo hacerse con el control de la Barcelona Traction, perjudicando notablemente los intereses de la SOFINA, de la CHADE y del propio Cambó.

  • 25  Su casa, en la vía Layetana 30, era también famosa porque contenía las ricas colecciones adquirida (...)
  • 26  Véase el artículo citado en la nota 15.

33El cálculo de la fortuna de Cambó, sobre la que tanto se especuló, es relativamente fácil de establecer gracias a la numerosa documentación legal dejada por los pleitos provocados por su herencia. Realmente llegó a reunir un buen patrimonio inmobiliario : dos grandes casas y un solar en la Vía Layetana de Barcelona25, dos casas en Berlín, otra en Abazzia (costa del Adriático), varias casas en Argentina y en Uruguay, así como unos extensos terrenos en la Pineda de Gavá-Castelldefels (Barcelona) y al final de la Diagonal barcelonesa. Igualmente Cambó tenía una gran cantidad de valores, en forma de acciones, obligaciones y bonos de numerosas entidades financieras y empresas de casi todo el mundo : europeas, norte y sudamericanas, asiáticas, etc. A su muerte, en abril de 1947, el conjunto de sus bienes fue valorado en un mínimo de 100 millones de pesetas de entonces, que hoy equivaldrían seguramente a mas de 200 millones de euros26.

  • 27  He tratado la cuestión de su relación con los intelectuales en “Francesc Cambó, polític i mecenes (...)
  • 28  Vease mi reciente artículo “Joan Estelrich i Francesc Cambó : les complexes relacions entre intel. (...)
  • 29  Sobre sus complejas relaciones con José Ortega y Gasset puede consultarse mi artículo ,”El intelec (...)

34La documentación localizada sobre sus especiales vinculaciones con muchos intelectuales catalanes y españoles tiene también una inestimable utilidad para comprender mejor esa extraña relación que se estableció a principios del siglo XX entre los proyectos políticos y proyectos culturales. Cambó estaba notablemente interesado por definir el papel político y social de deberían desempeñar los intelectuales y los profesionales y por organizar relaciones estables entre algunos de los más destacados y activos elementos del mundo cultural y un político profesional como el. Cambó fue realmente un caso excepcional, ya que fue el primer político catalán y español que elaboró unos proyectos culturales propios, claramente vinculados a su estrategia política27. Y por ello fue también el primero en utilizar a diversos intelectuales en sus empresas culturales y políticas : unas fundaciones y servicios que eran bien suyos y no públicos, como le gustaba siempre recordar. Y fue sin duda uno de los primeros en comprobar el destacado papel social y político que empezaban a desempeñar ya en los años 20 y 30 los intelectuales. Podemos establecer los diferentes tipos de relación que llegó a establecer el político-mecenas Francesc Cambó con muchos de los intelectuales más relevantes e inquietos de entonces : en unos casos las relaciones eran de clara subordinación política y económica, entre unos intelectuales que se prestaban a servir y conducir los proyectos de Cambó. Así, son conocidas las relaciones de fidelidad y confianza que tuvo con Joan Estelrich28, Joan Baptista Solervicens o Narcís de Carreras. En otros casos las relaciones serán tensas, provocarán largos enfrentamientos personales y políticos que concluirán en rupturas públicas o discretas, como fueron los casos de Josep Pla, Carles Riba, Agustí Calvet “Gaziel” o del propio José Ortega y Gasset29.

35Otro aspecto de la vida de Francesc Cambó que también ha sido ocultado es el relativo a su vida privada. En sus memorias, Cambó afirma que decidió sacrificar su vida familiar a causa de su dedicación preferente a la política, cosa que es bien cierta. Ahora bien, en sus recuerdos casi no hace alusión a sus relaciones sentimentales, que fueron numerosas y complicadas. En efecto, en la vida de Cambó las mujeres desempeñaron un papel bastante más relevante de lo que pueda parecer si uno sólo se rige por lo que se explica en sus memorias o en las numerosas biografías de encargo. Su pasión por las hembras fue algo innegable y harto conocida en su época, pero no era demasiado conveniente que se aireara públicamente. No estaba “bien visto” que el dirigente de un partido conservador, un notorio católico y soltero empedernido, practicase conscientemente esa doble moral que era tan habitual en la Europa burguesa de aquella época. Y debe reconocerse que fue relativamente discreto, e incluso generoso, con buena parte de sus amantes y que sus amigos y colaboradores más íntimos siempre le ayudaron a mantener ocultos los resultados de su agitada vida sentimental.

36Así, son muchas las mujeres que tuvieron relaciones más o menos trascendentes con Francesc Cambó y por ello, en una biografía completa de su vida, varias de ellas deben aparecer. En primer lugar, Francesca Bonnemaison, “la señora Paquita”, la viuda del político catalanista Narcís Verdaguer i Callís, que será durante muchos años su gran confidente y consejera, sobre todo en cuestiones que afectaban a su vida sentimental. También debe citarse a Leticia Bosch-Labrús y Blat, amiga de Cambó desde la infancia, que a causa de su matrimonio con Fernando Sebastián de Borbón, duque de Dúrcal, se convertió en dama de honor la reina Victoria Eugenia, lo que permitió al político catalanista tener un fácil acceso al Palacio Real. En un plano más sentimental, debe recordarse la predilección que Cambó tuvo en su juventud por las cantantes y las actrices, desde una breve relación con la cantante Maria Gay (María Pichot), hasta su más conocido y vehemente idilio con la famosa sorprano María Barrientos, cuando ambos eran jóvenes. Cambó mantuvo la larga amistad con ella e incluso, en 1925, la Barrientos fue la invitada de honor del crucero que el “Catalònia”, el yate de Cambó, realizó por el Nilo. En los atardeceres, frente a la ruinas egipcias, la famosa diva deleitaba a Cambó y sus invitados cantando arias de Aida en la cubierta del barco. Con otras mujeres que, en general, eran mucho más jóvenes, mantuvo en diferentes momentos de su vida, apasionadas relaciones sentimentales : fueron, entre otras, Paulina Pi de la Serra, Pilar Moraleda, Montserrat Ribera y Mercè Mallol. Esta última fue la madre de la única hija que reconoció legalmente, Helena Cambó Mallol, la auténtica obsesión de los últimos años de su vida. Su tardío matrimonio, en 1946, un año antes de morir, le sirvió para poder nombrar a su hija Helena su heredera universal, ya que tanto Ia legislación civil argentina como la española exigían para poder serlo tener la condición de hija de matrimonio legítimo. Si bien las especiales peripecias de su vida privada ciertamente influyeron poco en sus actividades políticas, sin embargo conocerlas nos permiten apreciar mejor las especiales características de su compleja personalidad.

37Como ya comentamos, Cambó fue una especie de milllonario a la a norte-americana que en 1926, cuando se hizo construir su espectacular casa en el nº 30 de la barcelonesa Vía Layetana, decidió no vivir en el piso principal, como la mayoría de los burgueses convencionales, sino en el ático y en el sobreático, de 800 metros cuadrados cada uno, y además se hizo diseñar en este último un pequeño jardín por el famoso arquitecto francés Jean-Claude Forestier. Amante del lujo exquisito, del coleccionismo, de vivir bien y de viajar mucho, era capaz de gastarse casi tres millones de pesetas en 1929 -hoy serían más de 25 millones de euros- en la compra de unos panneaux pintados por Sandro Botticelli, que representan unas deliciosas escenas del Decamerón, para donarlos al Museo del Prado ya en 1941. Al fin y al cabo, un político que solía pasarse la noche leyendo a Plutarco o a Tito Livio ; que desde su lecho podía contemplar el espléndido Michelle Marullo de Sandro Botticelli, quizás el mejor retrato del Quattrocento italiano ; que era un apasionado de los automóviles (a su muerte tenía dos Rolls Royce, un Packard y un Austin) ; y que había remontado el Nilo hasta Abu Simbel a bordo de su yate “Catalònia”, no dejaba de ser un hombre tan admirado como envidiado. Y si, además, tenía unas relaciones sentimentales de auténtico "culebrón", parece lógico que, en su época, no dejase indiferente a nadie.

  • 30  Román Perpiñá Grau, De estructura económica y economía hispana, Madrid, Rialp, p. 88.

38Francesc Cambó fracasó como político. Sus proyectos no lograron hacerse realidad y, al final, se sintió incomprendido. Su actuación fue realmente muy discutida y forma parte de uno de los episodios más complejos de la historia de Cataluña y de España del siglo XX, pero algunas de sus obras, sobre todo sus empresas culturales, han perdurado. Román Perpiñá Grau, el prestigioso economista valenciano que le trató en los años 30, escribió años después que si José Ortega y Gasset era la figura más destacada de la España de la primera mitad del siglo XX, sin embargo Francesc Cambó "fue la mayor personalidad de la idea crítica en lo político-económico30. Ciertamente, pero también el líder catalanista fue uno de los políticos más discutidos y polémicos de su época. Cambó era de aquellas personalidades que despertaba juicios totalmente opuestos, ya que provocaba o vehementes adhesiones o radicales rechazos.

  • 31  "Yo no tengo ninguna razón concreta para estar agradecido al señor Cambó”, carta de Josep Pla a Ll (...)

39Durante muchos años hubo un olvido bastante generalizado de la figura de Francesc Cambó. Era un personaje tan complejo y tan contradictorio que no era fácil reivindicar su memoria, sobre todo durante la dictadura franquista, cuando casi todo era o blanco o negro. Cambó era un conservador al que no le defendían los franquistas porque había sido un destacado catalanista, pero al mismo tiempo era duramente censurado por los demócratas por haber ayudado a Franco durante la guerra civil. Incluso callaron algunos que deberían recordarle y agradecer la ayuda recibida de el. El mismo Josep Pla, que durante diez años había vivido gracias a las influencias y al dinero de Cambó, tuvo la poca elegancia de escribir, en su correspondencia privada, cuando éste falleció : "Jo no tinc cap raó concreta per estar agraït al Sr. Cambó"31.

40"Él dilató la gloria de su pueblo", podemos leer en el recordatorio editado en Barcelona por sus amigos con motivo de su muerte. Cierto, pero otros, como el periodista y escritor Agustí Calvet, “Gaziel”, antiguo director del diario La Vanguardia de Barcelona y colaborador suyo durante la Guerra Civil, a la hora de escribir su epitafio insistió en que, al fin y al cabo, en los momentos realmente críticos, Francesc Cambó siempre había optado por "la conveniencia práctica". Blanco, negro, o gris, como ustedes quieran, ése fue Francesc Cambó. Y precisamente a causa de esa contradictoria imagen constituye un reto apasionante intentar reconstruir su compleja y fascinante vida.

Haut de page

Notes

1  Isidre Molas, Lliga Catalana, Barcelona, Edicions 62, 1974,2 vols. ; Borja de Riquer, Lliga Regionalista : la burgesia catalana í el nacionalísme (1898-1904.), Barcelona, Edicions 62,1977 ; y Charles E. Ehrlich, Lliga Regionalista. Lliga Catalana, 1901-1936, Barcelona, Institut Cambó, 2004.

2  Su primera biografía es el breve estudio de Rafael Marquina, La nostra gent. Francesc Cambó, Catalònia, Quaderns Blaus, 3, Barcelona, 1925 ; pero sin duda la más extensa y polémica de esta etapa es la redactada por Josep Pla que se cita en la nota 4.

3  Por ejemplo los libros de José Montagut, canónigo, Los errores de la Dictadura y réplica al libro de Cambó, Barcelona, EPCSA, 1929 ; Antoni Rovira i Virgili, EIs polítics catalans, Barcelona, Tipográfía Occitània, 1929 ; Joaquim Maurín, Los hombres de la Dictadura, Madrid, Cenit, 1930 ; Andreu Nin, Les dictadures dels nostres dies, Barcelona, Llibrería Catalònia, 1930.

4  Josep Pla , Cambó. Materials per a una història d’aquests últims anys, 3 vols, Barcelona, Edicions de la Nova Revista, 1928, 1929 y 1930.

5  Borja de Riquer, "Cambó i Pla, el mecenes i el convers" , en Glòria Granell y Xavier Pla, (eds.) Josep Pla, memòria i escriptura, Actes del Col.loqui de I’Any Pla, (octubre de 1997), Universitat de Girona-Fundació Josep Pla, Girona, 2001, pp. 147 -183 .

6  Maximiano García Venero, Vida de Cambó, prólogo de Gregorio Marañón, Barcelona, Editorial Aedos, 1952.

7  Jesús Pabón, Cambó, 3 vols., Barcelona, Apha, 1952 y 1969. Hay una reedición, de la misma editorial, en un sólo volumen, de 1999 con un prólogo de Carlos Seco Serrano.

8  Sin duda el más interesante y testimonial es el de Joaquín Maria de Nadal, Seis años con don Francisco Cambó. Memorias de un secretario-político, Barcelona, Alpha, 1957 ; mucho más convencionales son los libros de Ignacio Buqueras, Cambó, Barcelona, Plaza & Janés, 1987 ; y de Enric Jardí, Cambó, perfil biogràfic, Barcelona, Editorial Pórtic, 1995 ; más interés tiene el estudio de Alfons Almendros Morcillo, Francesc Cambó : la forja d’un policy maker, Barcelona, P. de l’Abadia de Montserrat, 2000.

9  Enric Ucelay-da Cal, El imperialismo catalán. Prat de la Riba, Cambó y D’Ors y la conquista moral de España, Barcelona, Edhasa, 2003.

10  Francesc Cambó, Memóries (1876-1936), Barcelona, Alpha, 1981. Hay edición en castellano publicada en Madrid por Alianza en 1987 y una de bolsillo, en catalán, publicada en Barcelona por Editorial Alpha-Grup 62 en 2008.

11  Francesc Cambó, Meditacions. Dietari (1936-1940) y (1941-1946), Barcelona, Alpha, 1982.

12  Francesc Cambó, Llibres, Barcelona, Alpha, 1984 ; Discursos parlamentaris (1907-1935), Barcelona, Alpha, 1991 ; Política econòmica, Barcelona, Alpha, 1999.

13  Borja de Riquer i Permanyer, Francesc Cambó. Entre la Monarquía i la República (1930-1932), Barcelona, Editorial Base, 2007.

14  Borja de Riquer i Permanyer, L’últim Cambó (1936-1947). La dreta catalanista davant la Guerra civil í el primer Franquisme, Vic, Eumo, l996. Hay versión en castellano, El último Cambó (1936-1947). La tentación autoritaria, Barcelona, Grijalbo-Mondadori, 1997.

15  La creación de la CHADE respondía al deseo de evitar que los intereses de Ia empresa eléctrica alemana AEG en América Latina se pudieran ver afectados por las cláusulas de incautación del Tratado de Versalles de 1919. Cambó organizó una venta ficticia de la compañía alemana CATE (Compañía Alemana Transatlántica de Electricidad), que suministraba electricidad al gran Buenos Aires, a unos socios españoles y por ello la nueva sociedad pasó a ser oficialmente española y adoptó el nombre de CHADE. Sobre estas actividades suyas véase mi estudio Francesc Cambó, home de negocis i empresari cultural, Mataró, Caixa Laietana, 2005.

16  Cambó fue el vicepresidente del consejo de Administración de la CHADE hasta 1926 y luego fue el presidente hasta su muerte en 1947.

17  Francesc Cambó declaró en l937 que poseía 12.950 acciones de la CHADE que en la bolsa de Zúrich se cotizaban por un valor superior a 15 millones pesetas de la época, que hoy serían más de 50 millones de euros.

18  Cambó llegó a ser miembro del consejo de administración de 19 sociedades alemanas, francesas, belgas, suecas, españolas, argentinas, uruguayas y mexicanas, la mayoría de ellas eléctricas.

19  Cambó adquirió cuadros de pintores tan destacados como Botticelli, Tintoretto, Fra Angelico, El Veronés, Correggio, Lippi, Tiziano, Tiépolo, Rafael, Rubens, Cranach, Gainsborough, Van Dyck. Quentin de La Tour, Fragonard, el Greco, Murillo, Zurbarán, Velázquez y Goya.

20  Téngase en cuenta que por los tres cuadros de Botticelli que Cambó compró en 1926 y 1929 –después uno resultó ser falso- pagó entonces más de 5 millones de pesetas, que hoy podrían suponer más de 40 millones de euros.

21  Borja de Riquer Permanyer, Alfons XIII i Francesc Cambó, unes relacions difícils, discurs d’ingrés a la Reial Acadèmia de Bones Lletres de Barcelona, Barcelona, Reial Acadèmia de Bones Lletres, 2008.

22  He tratado también esta cuestión en mi artículo “Escrits de conveniencia. Com Francesc Cambó modificà la seva visió de l’adveniment de la República i la Guerra Civil”, en Afers, nº 53-54, Catarroja, 2006, pp. 229-244.

23  19. Entre 1921 y 1925 Cambó, a través de una compañía suya, Inmobiliaria Catalana S.A, adquirió en subastas públicas tres grandes solares en la Vía Laietana de Barcelona, nueva calle abierta en el corazón de la vieja Barcelona que pronto se convirtió en el gran centro de negocios de la ciudad. Por esos solares tan sólo abonó entre el 5 % y el 10 % de su precio y el resto lo pagó en cómodos plazos (hasta 40 años). Cambó construyó allá dos grandes y modernos edificios, en los nº 28 y 30, destinados a ser alquilados como despachos y oficinas, y se reservó el áticó y el sobreático de uno de ellos, el nº 30, para su residencia personal y el otro para sede de sus fundaciones y servicios de estudios.

24  He tratado este tema en la última versión de mi artículo "Francesc Cambó : un regeneracionista desbordado por la política de masas", en Borja de Riquer, Escolta, Espanya. La cuestión catalana en la época liberal, Madrid, Marcial Pons, 2001, p. 236.

25  Su casa, en la vía Layetana 30, era también famosa porque contenía las ricas colecciones adquiridas durante años a importantes anticuarios franceses, italianos y alemanes : objetos de plata renacentistas, jades, porcelanas chinas, tapices de Gobelins, muebles franceses del siglo XVIII, etc. ; su biblioteca particular reunía más de 30.000 volúmenes.

26  Véase el artículo citado en la nota 15.

27  He tratado la cuestión de su relación con los intelectuales en “Francesc Cambó, polític i mecenes noucentista”, en Antoni Marí (ed.), La imaginació noucentista, Barcelona, Angle Editorial, 2009, pp. 69-88.

28  Vease mi reciente artículo “Joan Estelrich i Francesc Cambó : les complexes relacions entre intel.lectuals i polítics”, en Actes de les jornades d’estudi sobre Joan Estelrich. Palma-Felanitx, 17,18 i 24 d’octubre de 2008, Consell de Mallorca-Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2010, pp. 107-132.

29  Sobre sus complejas relaciones con José Ortega y Gasset puede consultarse mi artículo ,”El intelectual diletante y el político inmovilista. Las relaciones entre José Ortega y Gasset y Francesc Cambó en los años 1930-1931", en Manuel Suárez Cortina (ed.), La cultura española en la Restauración, Santander, Sociedad Menéndez Pelayo, 1999, pp. 565-584.

30  Román Perpiñá Grau, De estructura económica y economía hispana, Madrid, Rialp, p. 88.

31  "Yo no tengo ninguna razón concreta para estar agradecido al señor Cambó”, carta de Josep Pla a Lluís Duran i Ventosa, del 21 de mayo de 1947, Archivo Duran i Ventosa, Arxiu Nacional de Catalunya.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Borja de Riquer i Permanyer, « Francesc Cambó : una biografia necesaria y compleja », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 8 | 2012, mis en ligne le 21 février 2012, consulté le 24 juillet 2017. URL : http://ccec.revues.org/3769 ; DOI : 10.4000/ccec.3769

Haut de page

Auteur

Borja de Riquer i Permanyer

Universitat Autònoma de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org