Navigation – Plan du site
Études

Un acercamiento engañoso: las relaciones políticas hispano-francesas entre 1958 y 1970

Un rapprochement trompeur : les relations politiques hispano-françaises entre 1958 et 1970
Álvaro Fleites Marcos

Résumés

L’arrivée au Pouvoir du général De Gaulle en juin 1958 entraîna une remarquable amélioration des relations franco-espagnoles, dont les premières manifestations furent la solution au double problème des exilés et les visites des membres du gouvernement français à Madrid comme celle du ministre des Affaires Etrangères Maurice Couve de Murville, en mai 1964. Paris défendit aussi l’entrée espagnole à l’OECE et même sa demande d’association au Marché Commun mais n’a pas caché la faible importance de Madrid dans la stratégie extérieure gaulliste, ce qui donnera lieu à des relations très déséquilibrées entre les deux pays. Ce déséquilibre, associé à l’importance pour Madrid de ses accords avec les États-Unis et à la prévention française face au régime franquiste constituèrent des limites infranchissables des relations bilatérales. Il faudra attendre la fin du Franquisme pour voir naître une véritable amitié et une volonté de coopération entre les deux nations.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Sobre la política exterior española en el período franquista vid Rafael Calduch Cervera, «La polít (...)

1En el momento del retorno al Poder del general De Gaulle, en junio de 1958, las relaciones políticas con España se encontraban en medio de un proceso de normalización tras la práctica ruptura total que había tenido lugar tras la Segunda Guerra Mundial a consecuencia de la connivencia del régimen franquista1 con las potencias del Eje y de sus medidas de represión frente a una oposición que incluía héroes de la resistencia francesa como el asturiano Cristino García, cuyo fusilamiento acarreó el cierre de la frontera por las autoridades galas el 1 de marzo de 1946. Sin embargo, el fracaso de estas medidas de retorsión en derribar el régimen franquista y el deseo de recuperar unas relaciones económicas normalizadas junto al paulatino giro derechista de la Cuarta República francesa, llevaron a una progresiva mejora de las relaciones que incluyó el intercambio de embajadores tras la revocación de las sanciones de la ONU en noviembre de 1950 y a un muy paulatino acercamiento político en los años posteriores, que incluyó la colaboración gala en la prevención de las actividades políticas de los refugiados republicanos en territorio francés. Esta cooperación se extendió asimismo al Norte de África, donde una operación militar conjunta francoespañola, Ouragan, aseguró la estabilidad y los intereses de ambos países en las fronteras del recién descolonizado Marruecos.

  • 2  Acerca de las relaciones económicas hispano francesas en el período vid. Esther M. Sánchez Sánchez(...)

2Esta línea de entendimiento va a ser impulsada aún más tras la llegada del general De Gaulle a Matignon. Aunque el General repudiaba el origen ilegítimo y el carácter dictatorial del régimen franquista, veía detrás de éste la España eterna, que al igual que en el caso de la URSS se sobreponía en su pensamiento a su coyuntura política presente. De esta forma, el Jefe del Estado francés mantuvo una escasa pero amable correspondencia epistolar con su homólogo español y una gran cordialidad con sus interlocutores españoles. Esta actitud de De Gaulle, junto al importante desarrollo de las relaciones económicas hispano-francesas2 durante todo el período influyeron en el sustancial rapprochement que tuvo lugar a partir de 1958.

Un progresivo acercamiento transpirenaico (1958-1962)

  • 3  Sobre la imagen en España de De Gaulle y el gaullismo vid.Álvaro Fleites Marcos, De Gaulle y el ga (...)
  • 4  Acerca de Castiella vid. Rosa pardo sanz, «Fernando María Castiella: pasión política y vocación Di (...)
  • 5  «Réunions des chefs des postes consulaires ». Informe de Guy de la Tournelle al Ministerio de Asun (...)

3Los acontecimientos del 13 de mayo argelino y el retorno del general De Gaulle al Poder fueron extremadamente bien recibidos por la opinión española, y no faltaron las comparaciones, por lo demás erróneas, con el golpe del 363. Así, el ministro de Asuntos Exteriores español desde 1957, el francófilo Fernando María Castiella4, comentará al embajador francés de la Tournelle que «La France, une fois de plus, étonne le monde par ses facultés de redressement et sa merveilleuse vitalité5». La voluntad de ambos países de estrechar sus lazos sólo se verá enturbiada por la persistencia de los desacuerdos en la política respecto a Marruecos y en el tratamiento por Francia de los refugiados republicanos, a lo que se añadirá la presencia de extremistas primero del FLN y luego de la OAS en territorio español.

  • 6  Durante el período estudiado los embajadores franceses en España fueron Guy de la Tournelle (hasta (...)
  • 7  Note d´audience de la Présidence du Conseil. París, 9-VII-1958. Documents Diplomatiques Français ( (...)

4Sin embargo, los deseos de mejorar las relaciones se sobrepondrán paulatinamente a todas las dificultades. De Gaulle, ya en su primera audiencia al embajador español en París, el Conde de Casa Rojas6, en julio de 1958, le anunciará que «son désir était aujourd’hui, comme naguère, que la France entretienne avec l’Espagne des relations confiantes7» y por parte española Castiella comentará al embajador francés De la Tournelle que,

  • 8  «Réunions des chefs des postes consulaires». Informe de Guy de la Tournelle al MAE-F. Madrid, 22-X (...)

Son action pro-française n’était qu’à ses débuts et qu’il entendait corriger à Madrid les erreurs et les fautes qui pendant un demi siècle avaient altéré les relations franco-espagnoles8.

5La buena voluntad evidenciada por ambas partes comenzará a dar sus frutos a partir de 1959. El 23 de mayo de ese año, un Consejo restringido en el Elíseo tuvo como único objeto tratar,

  • 9  Nota de la Sous-direction d´Europe Méridionale sur les Rapports franco-espagnols. París, 15-VI-195 (...)

L’ensemble des problèmes posés par l’évolution actuelle des relations franco-espagnoles ainsi que les points sur lesquels une action pourrait être entreprise afin de parvenir à une normalisation « souhaitable » des rapports entre les deux pays9.

6A raíz de ese Consejo, París tomará diversas medidas tendentes a mejorar las relaciones entre ambos países, en aspectos como la cooperación militar, la colaboración económica, el apoyo a la entrada de España en la OECE y los difíciles problemas de Marruecos y los refugiados. También a raíz de dicho Consejo se decidió invitar de nuevo a Castiella a que visitara Francia o, si esto resultara imposible debido a su coincidencia con la conferencia cumbre, que tuviera lugar un encuentro de los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países con motivo de la celebración del tratado de los Pirineos, en septiembre de ese mismo año. Al mismo tiempo, por parte española, un informe interno del Palacio de Santa Cruz esclarecedoramente titulado Informe sobre ciertos aspectos favorables de la política francesa respecto a España destacaba la buena actitud de París desde la llegada al Poder de De Gaulle y el consecuente estrechamiento de los lazos bilaterales:

  • 10  «Informe sobre ciertos aspectos favorables de la política francesa con respecto a España». Madrid, (...)

Si, en principio, no se advierten síntomas claros, por la cautela del General de Gaulle, que no quiere verse tachado de antidemócrata, pronto una mayor cordialidad de relaciones entre España y Francia empieza a advertirse. A partir de la instauración de la V República, la actitud del Gobierno francés para con España cambia radicalmente en el sentido de que ahora adopta una postura general favorable que sustituye a la actitud contraria que antes parecía ser principio casi axiomático de la política francesa10.

7Para los diplomáticos españoles, dicha nueva actitud francesa debe ponerse en relación con la nueva estrategia exterior gaullista de grandeur, que busca incrementar la pujanza exterior gala a través de su hegemonía en la Europa occidental. A través del Mercado Común en su vertiente política y de una subalianza militar insertada en la OTAN, pero dirigida desde París, De Gaulle pretendía desarrollar una alternativa europea a la potencia estadounidense. Esta «Europa de las patrias» necesitaría, a ojos de los españoles, y más aún tras la oposición británica al proyecto, de la participación de España, lo que en buena parte explicaría la nueva actitud gala de acercamiento a Madrid. Si el análisis de la nueva estrategia exterior gaullista resulta sorprendentemente acertado, y su estudio de los motivos de acercamiento a España es parcialmente correcto, el informe sobrevalora la importancia de Madrid en la política exterior francesa. Confundidos por la gigantesca importancia de París en la estrategia exterior española, los diplomáticos españoles ignoran el carácter totalmente asimétrico de las relaciones entre Francia y España y la negativa gala a aproximarse en exceso a España debido a su régimen político.

8Dichos errores de cálculo se pondrán de manifiesto en la interpretación española de la significación del encuentro de la Isla de los Faisanes, el 24 de octubre de 1959, entre Castiella y Couve de Murville, para conmemorar el tricentenario de la Paz de los Pirineos. A ojos de los franceses, como hemos visto, dicha entrevista representaba la culminación de una serie de encuentros bilaterales pero para el Palacio de Santa Cruz,

  • 11  Idem.

[la] conferencia entre los ministros de Negocios Extranjeros español y francés... verosímilmente, habría de ser preludio de la de los Jefes de Estado11.

9Cómo sabemos, dicho encuentro nunca tendrá lugar, y el primer Jefe de Estado francés en visita oficial a España tras la Guerra Civil, Giscard d’Estaing en 1978, lo hará ya a un país democrático.

10Y es que a pesar del innegable acercamiento entre Madrid y París, subsistían trascendentales diferencias en sus políticas hacia el recién independizado Marruecos. Tan sólo el temor a perjudicar la reconciliación con Francia llevará a Franco a aceptar progresivamente las posturas de su ministro de Asuntos Exteriores y en consecuencia, tras la retirada de las tropas francesas de Marruecos en 1960, las españolas lo harán a su vez en 1961. Así pues, la política hacia Marruecos cesó rápidamente de constituir un eje de las relaciones bilaterales entre España y Francia, mucho más influidas por el problema de los refugiados.

11En efecto, la presencia en suelo francés de un gran número de republicanos españoles, exiliados tras su derrota en la guerra civil española, había constituido uno de los principales impedimentos para una mejora de las relaciones bilaterales entre España y Francia durante la Cuarta República, que sólo se había subsanado parcialmente con las medidas restrictivas aplicadas a partir de 1950 en el marco de la operación «Bolero-Paprika».

12Al problema de los expatriados republicanos, se le sumó tras el estallido de la rebelión argelina el ocasionado por otro grupo de refugiados al otro lado de los Pirineos. En efecto, en el marco de su retórica de amistad con los pueblos árabes, Madrid había otorgado facilidades de todo tipo a miembros del FLN, para instalarse en territorio español e incluso Castiella se había entrevistado con el líder rebelde Ferhat Abbas. Asimismo, el Gobierno español esperaba disponer de un elemento de presión adicional sobre París para exigirle medidas represivas respecto a los exiliados republicanos.

13Esta correlación entre las medidas adoptadas por uno y otro Gobierno respecto a sus refugiados respectivos fue un argumento repetido insistentemente por los interlocutores españoles en todos sus contactos con representantes franceses. De esta forma, en el marco de una audiencia concedida por De Gaulle al ministro de Comercio Ullastres, el 22 de octubre de 1958, el embajador español,

  • 12  Note pour le Cabinet de Ministre. París, 22-X-1958. DDF, 1958, II, 277.

[...] est intervenu pour dire que si M. Castiella avait reçu M. Ferhat Abbas, c’était par suite d’un malentendu et que cella ne se renouvellerait pas. Il a, à cette occasion, établi un lien avec les facilités accordées aux républicains espagnols installés sur les territoire français12.

14Sin embargo, la actitud española hacia la crisis argelina y especialmente con respecto a los refugiados del FLN va a evolucionar paulatinamente hacia posturas mucho más conformes con los deseos de París, como muestra una nota de la Subdirección meridional del Quai d’Orsay, de noviembre de 1958:

  • 13  «Rapports franco-espagnols». Note de la sous-Direction d´Europe Méridionale. París, 10-XI-1958. DD (...)

L’attitude de l’Espagne au regard du problème algérien est dans l’ensemble satisfaisante [...] le bureau F.L.N. à Madrid est désormais fermé, l’activité des rebelles algériens en Espagne limitée et le gouvernement de Madrid appuie généralement nos positions dans les affaires nord-africaines13.

  • 14 Vid al respecto el telegrama de Roland de Margerie al MAE-F. Madrid, 28-XI-1959. DDF, 1959, II, 258
  • 15  Informe confidencial de Roland de Margerie a MAE-F. Madrid, 18-XII-1959. DDF, 1959, II, 291.

15Esta nueva postura de Madrid se reflejará asimismo en su apoyo a la estrategia francesa en el marco del debate de la ONU sobre Argelia, en el que el embajador español Lequerica optará por la abstención, tras afirmar en una línea similar a la de París, que se trataba de un asunto interno de Francia14. ¿A qué se debió este giro copernicano de la actitud española ante la crisis argelina? Si la nueva postura de Madrid estuvo influida por el acercamiento bilateral a consecuencia de la llegada del general De Gaulle al Poder, de la cooperación en la política marroquí, y de las medidas francesas contra los refugiados republicanos, su causa principal con toda seguridad estaba en el propio Franco. Y es que tras las sucesivas crisis entre Marruecos y España el Jefe de Estado español comenzó a considerar que la única vía de mantener la influencia española en África del Norte pasaba por el mantenimiento de la presencia gala en Argelia. Además, Franco temía la expansión del comunismo por el resto del Magreb si la revolución argelina, dirigida a sus ojos desde Moscú, resultaba triunfante. Así se lo hará saber el propio Caudillo al embajador francés Roland de Margerie en su entrega de cartas credenciales15 y así se lo reafirmará poco tiempo después, en diciembre de 1959, el general Barroso, ministro del Ejército:

  • 16  Idem.

Le ministre a réaffirmé nettement la position de l’Espagne, en précisant qu’elle répondait aux ordres mêmes du Caudillo: il ne saurait être question, aux yeux de celui-ci, que la France puisse abandonner l’Algérie à un pseudo-gouvernement qui serait d’origine et d’inspiration communiste16.    

16A este giro de la actitud española respecto a los refugiados del FLN le correspondió por parte francesa un progresivo endurecimiento de las medidas adoptadas ante los exiliados republicanos. El Gobierno francés negará en todo momento la relación entre ambas políticas y el propio De Gaulle dejó claro a Castiella en su entrevista de septiembre de 1959, su rechazo a que se comparara a los terroristas del FLN, con los refugiados republicanos españoles:

  • 17  Entretien entre le Général de Gaulle et M. Castiella. París, 5-IX-1959. Archives Nationales. Archi (...)

Je n’accepte pas que l’on établisse une comparaison entre les émissaires du FLN et les émigrés espagnols en France. Et cela pour deux raisons: d’abord le FLN est en insurrection ouverte contre la France, il tue des soldats français [...] Tel n’est pas le cas des réfugiés espagnols qui n’assassinent personne. La deuxième raison pour laquelle je ne peux accepter cette comparaison, c’est que le gouvernement espagnol en exil, bien qu’il ne soit plus le gouvernement de l’Espagne –la preuve, c’est que vous êtes ici en ce moment–, l’a été dans le passé et qu’il procède d’un gouvernement qui a été reconnu par le monde entier et « sous l’autorité duquel » dit le Général à M. Castiella, « vous étiez vous-même ». Cette situation n’a aucun rapport avec celle de M. Ferhat Abbas qui n’a jamais été le gouvernement de l’Algérie et l’est aujourd’hui moins que jamais17.

17A pesar de ello, lo cierto es que los dirigentes franceses intentaron responder lo mejor posible a las insistentes demandas españolas, dentro de las limitaciones de un régimen totalmente democrático como la Quinta República. En consecuencia, Madrid comenzó a admitir que buena parte de sus peticiones estaban siendo aplicadas por las autoridades francesas y que la actividad pública de los exiliados estaba siendo severamente restringida. Tras una entrevista de la Radio Televisión Francesa al antiguo líder comunista «El Campesino», exiliado en Francia, el 29 de marzo de 1959, las gestiones de la embajada española tuvieron su fruto, como atestigua un informe para el Consejo de Ministros:

  • 18  «Entrevista hecha por la Radio Televisión Francesa a “El Campesino”». Informe para el Consejo de M (...)

En varias ocasiones los servicios de Radiodifusión y Televisión, que dependen del Ministerio de Información francés, han organizado... emisiones que han constituido en la práctica intolerables ataques a nuestro Régimen. Ni una sola vez la Embajada de España en París ha dejado de protestar enérgicamente ante estos ataques. Estas protestas que, a decir verdad, no habían tenido hasta ahora mucho éxito, han comenzado, desde el advenimiento al poder del General de Gaulle, a ser atendidas. Es más, en relación con la última, el señor Embajador de España en París ha recibido una firme promesa de las autoridades francesas, de que las ofensas a España y al régimen efectuadas a través de la Radio y de la Televisión oficial no serían repetidas en el futuro18.

18Este éxito en algunas de sus gestiones llevó a Madrid a exigir con una insistencia que rayaba la insolencia todo tipo de medidas coercitivas con respecto a los refugiados republicanos. Poco tiempo después el embajador español, Conde de Casa Rojas, llegó incluso a enviar directamente una carta al Presidente De Gaulle para protestar por la supuesta subvención de 15 millones de francos que, según el diplomático español, el Gobierno francés otorgaba al Gobierno republicano en el exilio. Esta vez la demanda española había excedido la paciencia francesa, tanto en la forma como en el fondo. En una nota de los servicios del Elíseo del 30 de abril de 1959 dirigida al general De Gaulle se reconocía que el Gobierno francés financiaba a partir de sus fondos reservados a algunas personalidades republicanas en el exilio de forma privada, pero se advertía que dicha ayuda se limitaba a sólo 600.000 francos mensuales y no los 15 millones denunciados por el embajador, recomendándose además responder contundentemente a la demanda de Madrid:

  • 19  Note pour le Général. París, 30-IV-1959. AN-PR, 5 AG 1/175.

Sur le fond, s’il est exact qu’un certain nombre de personnalités républicaines espagnoles en exil résidant en France (environ une dizaine) reçoivent une subvention qui leur est versée par la Présidence du Conseil, sur les fonds spéciaux, la chiffre de 15 millions par mois avancé par l’Ambassadeur de l’Espagne est tout à fait fantaisiste. Il s’agit, en réalité, d’un chiffre global de 600.000 francs par mois. Cette aide est accordée depuis longtemps en raison de la situation matérielle difficile de ces personnalités19.

19A pesar de ello, la actitud francesa respecto a los refugiados republicanos no dejó de aproximarse a los deseos de Madrid. Un mes después de la carta de Casa Rojas, el 23 de mayo, un Consejo restringido en el Elíseo trataba el problema de las relaciones con España, y una nota del Quai d’Orsay aplicaba las conclusiones del Consejo, recomendando que,

  • 20  Nota de la Sous-direction d´Europe Méridionale sur les Rapports franco-espagnols. París, 15-VI-195 (...)

Tout en sauvegardant les droits qui découlent pour les réfugiés de leur statut privilégié, l’action des services de police français devrait tendre à donner aux autorités espagnoles toutes assurances sur les précautions prises pour prévenir des actions subversives ou de manifestations publiques dans une région proche de la frontière20.

  • 21  Cf. Geneviève Dreyfus-Armand, L'exil des Républicains espagnols en France. De la guerre civile à l (...)

20Por consiguiente, el Quai d’Orsay sugería informar al Gobierno español de la disposición francesa a realizar investigaciones sobre todos los depósitos de armas y de material que les señalaran las autoridades españolas y a recibir a un emisario español para estudiar los medios necesarios para poner fin a las actividades subversivas de los refugiados. Junto a ello, el Ministerio de Asuntos Exteriores francés proponía prohibir las reuniones veraniegas de los partidos políticos españoles en el exilio en las proximidades de la frontera. Todas estas sugerencias se aplicarán a finales de 1959, prohibiéndose además las manifestaciones públicas de los partidos y sindicatos españoles en el exilio, aunque no sus reuniones privadas. Adicionalmente, el Gobierno de París ordenó a los prefectos departamentales que transmitieran a los órganos de prensa de los exiliados la prohibición de incluir artículos y comentarios injuriosos respecto al Jefe del Estado español21.

  • 22  José María de Areilza, Memorias Exteriores, 1947-1964, Barcelona, Planeta, 1984, p. 142.

21Detrás de esta actitud francesa se encontraba en buena parte la necesidad de obtener de Madrid el control de un nuevo grupo de refugiados en territorio español, los activistas pro-Argelia francesa, que contaban con importantes apoyos en los círculos dirigentes españoles. En efecto, tal como señala Areilza en sus Memorias Exteriores, «por parte de sectores militares y políticos conservadores del régimen de Madrid se veía con recelo y hostilidad el rumbo descolonizador del gaullismo22» y como hemos visto, el propio Franco era un partidario convencido de la necesidad de conservar Argelia en manos francesas. Además de estas razones y la proximidad ideológica, el asilo otorgado a los ultras argelinos respondía de nuevo a la intención de utilizarlos como un elemento de presión frente a París, para exigir nuevas medidas frente a los exiliados republicanos. Asimismo, el Gobierno español desconfiaba de la solidez del nuevo régimen francés y prefería guardarse las espaldas ante un posible golpe triunfante de los militares defensores de la Argelia francesa.

22Esta actitud de los gobernantes españoles se manifestará muy tempranamente. Ya en marzo de 1959 el cónsul general de España en Hendaya informaba de las gestiones de su colega francés en San Sebastián que deseaba poner fin a la propaganda antigaullista originada en grupos de exiliados en Guipúzcoa. La respuesta que recibía poco después desde Madrid en forma de nota confidencial es un magnífico ejemplo de la actitud española:

  • 23  Nota confidencial del Ministerio de Asuntos Exteriores. 31-III-1959. AMAE-E. R-5440/22.

El Gobernador Civil, de acuerdo con el Director General de Seguridad, tiene la intención de investigar a fondo el problema y una vez impuesto del mismo comunicar al Cónsul General que no puede tomar medida alguna en este asunto por no tratarse de hechos constitutivos de delito23.

23Resulta ciertamente extraño este repentino respeto por los procedimientos legales y el Estado de Derecho en la España franquista de 1959. Las verdaderas razones de la actitud española se encuentran en la misma nota:

  • 24  Idem.

Como en los actuales momentos la propaganda contra el régimen español se acentúa en Francia [...] importa no atender en absoluto la petición presentada por el Cónsul General de Francia. Si la propaganda que el Gobierno francés querría ver cortada adquiriese mayor amplitud, el Gobierno español podría disponer de un arma eficaz para tratar de hacer prosperar nuestras reclamaciones en asuntos de orden similar. Es necesario tener en cuenta, por último, que el régimen del General De Gaulle comienza a sufrir un cierto desgaste que la continuación de las hostilidades en Argelia acentúa. En estas circunstancias sería muy aventurado prestar el más pequeño apoyo a las Autoridades francesas en materia de propaganda y contrapropaganda del régimen actual24.

24Esta actitud española permite comprender dos años después la fuga del general Salán, quien se encontraba refugiado en España pero sometido oficialmente a libertad vigilada, de la que en un determinado momento, se «escapó». Cómo narra Areilza, en esos momentos embajador en París, y partidario del acercamiento al gaullismo:

  • 25  José María de Areilza, Memorias Exteriores..., op.cit., p. 156.

Había salido el general (Salan) desde San Sebastián –por carretera– acompañado de su ayudante Ferrandi y de dos policías de escolta, camino de Madrid. Se detuvo en Pancorbo a comer. Y en esto, desapareció como por encanto [...] ¡Escaparse en la España franquista del año 60, de una fonda de Pancorbo, al mediodía, bajo la vigilancia de dos policías, era realmente algo que debió producir hilaridad notoria en los organizadores madrileños del episodio25!

25Pocos meses después, a Salan se le facilitó el traslado a Argel para ponerse al frente del putsch de los generales en abril de 1961, lo que para el mismo Areilza constituyó:

  • 26  Idem., p. 159.

un error político considerable que no tenía explicación de mediana credibilidad. Mientras en París manteníamos unas correctas relaciones con De Gaulle que iban mejorando de día en día, sectores importantes del establishment franquista jugaban abiertamente a la desestabilización violenta del gaullismo y de la V República26.

26Si Salan y los ultras argelinos habían contado en España con una nutrida red de apoyos en las altas esferas políticas y militares en la que figuraba prominentemente Ramón Serrano Súñer, antiguo ministro de Asuntos Exteriores y director de un activo y reconocido bufete de abogados, la actitud oficial de las autoridades españolas fue de apoyo al régimen gaullista. Esta postura tenía sus defensores más decididos en el Palacio de Santa Cruz, fundamentalmente en el propio Areilza y en el ministro Castiella, partidarios, como hemos visto, del acercamiento a la Francia gaullista. De esta forma, poco después del fracaso del putsch, el propio Castiella criticará con dureza ante el embajador francés Margerie a:

  • 27  Telegrama de Roland de Margerie al MAE-F. Madrid, 27-IV-1961. DDF, 1961, I, 219.

les amis espagnols du général (Salan), comme M. Serrano Suner (sic), qui, avec une inconcevable légèreté, l’ont encouragé dans ses intrigues [...] et aidé à quitter la Péninsule27.

  • 28  Nota secreta para Couve de Murville de Roland de Margerie. 26-VIII-1961. AMAE-F, Cabinet du Minist (...)

27Sin embargo, el propio Franco continuaba convencido, incluso tras el fracaso del putsch de los generales, de la necesidad de la pervivencia del control francés sobre Argelia, y creía además que la autoridad francesa podría mantenerse por la fuerza. Así se lo hará saber al embajador Margerie, Manuel Aznar, antiguo embajador de España en París, en aquellos momentos director de La Vanguardia y muy próximo al Jefe del Estado español. Aznar llegó incluso a añadir que, como consecuencia de lo anterior, «le Général Franco n’éprouve aucune hostilité envers les ex-généraux français qui ont cherché à prendre le pouvoir en Algérie, ou contre leurs émules éventuels28».

  • 29  Cf. Anne dulphy, «Les exilés français en Espagne depuis la Seconde Guerre mondiale: des vaincus de (...)
  • 30 Idem., p. 99-100.

28Ello explica la tolerancia española hacia los líderes de la OAS, fundada en Madrid tras el fracaso del putsch, y asimismo hacia la presencia de activistas que usaban el territorio español como campo de entrenamiento a partir de la primavera de 196129. Las presiones francesas y la actitud decididamente progaullista de Castiella llevarán a las autoridades franquistas a someter a reclusión domiciliaria a los líderes de la OAS en octubre de ese mismo año, pero no se decidirán a alejar a los activistas de la frontera francesa hasta un año después. Mientras tanto, a raíz de la independencia de Argelia unos 25.000 pied-noirs se habían refugiado en España, en su mayor parte en la zona de Levante, con centro en Alicante, acogidos calurosamente por las autoridades provinciales que deseaban utilizarlos como elemento del despegue económico de la zona. Paulatinamente la mayoría de ellos irán regresando a Francia, al igual que la mayor parte de los activistas, alentados por las sucesivas amnistías o expulsados por el régimen franquista, cada vez más interesado en el acercamiento a De Gaulle30.

29Y es que la independencia de Argelia había provocado un radical cambio de actitud del propio Franco quién escribirá al Presidente francés una carta personal de su propia mano para felicitarle por el alto el fuego en Argelia y en la que cínicamente afirmaba que,

  • 31  Carta personal de Franco a De Gaulle. Madrid, 20-III-1962. AN-PR, 5 AG 1/175.

la noticia del cese de las hostilidades en Argelia nos ha conmovido profundamente, pues comprendo los sacrificios que para vos ha representado el llegar a este acontecimiento esperanzador. Sólo quien, como vos, en horas inciertas supo con temple y lucidez, guiar a vuestro pueblo, aceptando plenamente la responsabilidad y el peso de la lucha puede conocer por entero el valor inmenso de la Paz. De una paz que le conviene a vuestro país, es asimismo un gran bien para el mundo libre que necesita de Francia31.

  • 32  Cf. Geneviève Dreyfus-Armand, L'exil des Républicains..., op.cit., p. 309-310.

30Esta actitud del Jefe de Estado español respondía asimismo a la necesidad de corresponder a la actitud francesa respecto a los exiliados republicanos, que a lo largo de 1961 y 1962 no había dejado de aproximarse a las aspiraciones españolas. En octubre de 1961 un Consejo restringido reunido en Matignon en torno a Michel Debré trata específicamente del problema de los refugiados republicanos y decide la prohibición de las principales publicaciones del exilio como Solidaridad Obrera, CNT, España Libre y El Socialista, que sólo podrán aparecer en adelante en francés. Además los congresos de los partidos fueron suspendidos por seis meses y se decidió reprimir las actividades de propaganda y agitación contra el Gobierno español32. Tan sólo la tradición de hospitalidad francesa, el deseo de París de evitar ser asociado por la opinión internacional al régimen franquista, su intención de apoyar a la oposición pro-francesa al franquismo y el repetido apoyo de Madrid en estos momentos a los ultras argelinos provocaron que estas medidas no se endurecieran aún más y no se aplicaran en su totalidad. El consejero diplomático del Elíseo, Pierre Maillard, envió en diciembre de 1961 una muy clarificadora nota al Presidente De Gaulle al respecto:

L’attention du Général a déjà été appelé sur les récentes mesures prises ou envisagées à l’encontre des Républicains espagnols résidant en France, à la suite des demandes faites par le gouvernement espagnol. Si l’on peut estimer que certains d’entre elles, notamment celles qui visent à l’interdiction de distribution et de mise en vente de plusieurs journaux en langue espagnole, l’interdiction d’arborer le drapeau, etc [...] peuvent être justifiés par des considérations d’opportunité, on peut en revanche en juger différemment pour quelques autres [...] C’est qui est plus grave c’est que :

1º Elles portent atteinte à toute une tradition de générosité et d’hospitalité française.

2º Elles tendent à créer l’impression d’une collusion entre la France et le régime franquiste qui est largement exploitée en Espagne même par celui-ci et provoque un profond découragement parmi tous les opposants, y compris les milieux monarchistes qui pourtant comptent d’innombrables amis de la France (il est à noter que l’audience donnée par le Général à M. Castiella a déjà provoqué une exploitation semblable).

  • 33  Note pour le Général de Pierre Maillard. 20-XII-1961. AN-PR. 5 AG 1/175.

Pour toutes ces raisons, il parait indispensable de s’en tenir dans cette affaire au strict minimum qu’exige la nécessité où nous sommes placés du fait des activités en Espagne de certains éléments antinationaux, qui continuent d’ailleurs, malgré les affirmations de notre Ambassade à Madrid, à bénéficier auprès des autorités espagnoles de nombreuses complicités plus ou moins avouées33.

  • 34  Cf Geneviève Dreyfus-Armand, L'exil des Républicains..., op.cit., p. 310-311.
  • 35  «Réflexions de fin de mission en Espagne» Informe de Roland de Margerie al MAE-F. AMAE-F, EUROPE, (...)
  • 36  Cf. Geneviève Dreyfus-Armand, L'exil des Républicains..., op.cit., p. 311.

31En todo caso la persistente actividad de la OAS y la amenaza continua que representaba sobre la vida del Jefe del Estado francés y la necesidad para París de la colaboración de Madrid para poner fin a sus acciones, obligarán a las autoridades galas a acceder paulatinamente a algunas de las demandas españolas. De esta forma, a una visita en España en julio y agosto de 1962 de la dirección de la Sûreté para investigar sobre los comandos de la OAS en territorio español le corresponderá una visita del director de las Fuerzas de Seguridad españolas a Francia. Si sus exigencias de permitir a policías españoles asistir a los interrogatorios de exiliados y de alejar a algunos refugiados de la frontera no serán atendidas, sí se procederá a una investigación sobre ETA34. Junto a estos contactos oficiales a alto nivel, la continua colaboración a bajo nivel «dont il restera peu de trace dans les dossiers, mais qui a donné lieu à de multiples et délicates démarches35», según resumía Margerie, terminó de remover el obstáculo que para las relaciones bilaterales había constituido el problema de los refugiados. La visita del ministro del Interior francés Roger Frey a Madrid en enero de 1963 representó a la vez el fin del problema de los refugiados como principal asunto de las relaciones bilaterales36 y el inicio de una nueva etapa marcada por unos contactos aparentemente más estrechos que se pondrán de manifiesto en las visitas oficiales de ministros franceses a España.

Cordialidad oficial y límites reales de las relaciones, (1963-1970)

32El final del contencioso sobre Marruecos y la mitigación del doble problema de los refugiados en torno a finales de 1962 retiraron los principales impedimentos para el acceso de las relaciones franco-españolas a un nivel de acercamiento superior. La nueva aproximación entre ambos países comenzará a principios de 1963 y estará marcada por las visitas de ministros franceses de alto nivel a España, destacando las del titular de Interior Roger Frey en enero, la del Jefe del Estado Mayor, general Ailleret, un mes después y la del brillante ministro de Finanzas Giscard d’Estaing en abril. Cómo culminación de este estrechamiento de los lazos bilaterales tuvo lugar la simbólica visita a Madrid de Couve de Murville en mayo de 1964. A pesar de ello, como veremos, si el acercamiento simbólico de ambos países resultó innegable, los acuerdos reales firmados fueron muy escasos y de poco calado, debido principalmente a la ambición española de obtener contrapartidas políticas a sus concesiones económicas que fue repetidamente rechazada por París.

Portada de La Vanguardia, 29 de mayo de 1964

Portada de La Vanguardia, 29 de mayo de 1964

Portada de ABC, 30 de mayo de 1964

Portada de ABC, 30 de mayo de 1964

33La primera visita, la de Roger Frey en enero de 1963, de carácter privado, tenía como objeto el obtener información y seguridades sobre los refugiados de la OAS en territorio español, Sin embargo, como informaba el embajador francés en Madrid,

  • 37  «Visite de M. Frey à Madrid» Informe de Du Chayla al MAE-F. Madrid, 4-II-1963. AMAE-F, EUROPE, Esp (...)

La complaisance officielle et le zèle des journalistes aidant, l’écho de ce voyage s’en est trouvé amplifié et déformé dans des proportions telles que l’objet de cette mission a parfois été perdu de vue par le profane37.

34Y es que las autoridades españolas hincharon artificialmente la importancia del viaje del ministro francés, otorgándole un contenido político que no poseía en absoluto, más allá de su propia realización. De esta forma, el Gobierno español estaba dispuesto a conceder a su visitante las medidas de control sobre miembros de la OAS que éste solicitaba sin necesidad de que existiera una reciprocidad al respecto de los exiliados republicanos, ya que:

  • 38  Idem.

il escomptait, dans l’immédiat, de ce voyage, des bénéfices d’ordre beaucoup plus général et qui constituaient, à ses yeux, la véritable contrepartie des avantages concédés à ses visiteurs38.

  • 39  Ibid.

35Si el balance material del viaje –satisfactorio para París– resultó marginal para Madrid, el Gobierno español subrayó desaforadamente la importancia de las escasas concesiones galas en los comunicados oficiales. Adicionalmente, la prensa española, con la complacencia y el incentivo del Gobierno, transmitió una imagen absolutamente deformada de la visita, a la que dedicó una gran atención, considerándola como el preámbulo «de la venue ultérieure d’autres ministres français et, même, du général de Gaulle39«. Estas especulaciones llegaron a su cumbre en un editorial del diario Ya, que sugirió nada menos que la incorporación de España al recientemente firmado Tratado del Elíseo.

  • 40  Vid la narración de Areilza de todo el episodio y su interesante idea de que la ejecución de Grima (...)

36Si los desmentidos de Madrid y la indiferencia francesa acabaron por descartar la iniciativa, el viaje de Giscard d’Estaing en abril avivó de nuevo la esperanza de una entente privilegiada a través de los Pirineos. El viaje tenía como objetivos inmediatos la firma de un convenio para evitar la doble imposición fiscal y la concesión de un crédito francés para financiar el desarrollo español. Junto a ello, una vez más, las autoridades españolas habían decidido otorgarle a la visita unas importantes connotaciones políticas. Sin embargo, el Consejo de Ministros adoptó la decisión de ejecutar a Julián Grimau por supuestos crímenes cometidos en la Guerra Civil el 18 de abril, el mismo día de la llegada de Giscard. El ministro francés decidió –para mostrar su rechazo a la ejecución y para evitar que su imagen resultara perjudicada– acortar su visita y no entrevistarse con Franco, como estaba previsto. Tan sólo las repetidas y hábiles gestiones de la diplomacia española y particularmente de Areilza evitaron que Giscard propinara a Franco la bofetada diplomática que su soberbia, crueldad e incompetencia merecían, y el ministro se limitó a acortar en unos días su visita, entrevistándose con el Jefe de Estado español antes de partir40. De todas formas la ejecución de Grimau impidió cualquier tipo de acercamiento político con París, tal como hubieran deseado las autoridades españolas. Tal como resumía Du Chayla,

  • 41  «Visite à Madrid de M. Giscard d´Estaing». Informe de Armand Du Chayla al MAE-F. Madrid, 30-IV-196 (...)

Si les conversations techniques ont suivi un cours satisfaisant, le dessein politique du gouvernement de Madrid a été déçu, par la faute même de ce dernier, en raison de la condamnation et surtout de la malencontreuse exécution de Grimau41.

37A pesar del freno temporal que representó el fracaso de la visita de Giscard, el Gobierno franquista continúo intentando oficializar el acercamiento político con París mediante algún tipo de acuerdo a lo largo de todo el período, chocando siempre con la firme negativa francesa.

  • 42  De Gaulle efectuará una visita privada a España en el transcurso de las cual se entrevistará con F (...)
  • 43  Telegrama de Boisseson al MAE-F. AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 251.

38Por consiguiente, la visita de Couve de Murville a Madrid en mayo de 1964 constituirá la cumbre de la aproximación franco-española bajo la presidencia del general De Gaulle y no, como el Gobierno franquista hubiera querido, un paso más hacia la visita del Jefe de Estado francés42 y hacia una oficialización en forma de acuerdo de las buenas relaciones entre ambos países. El Gobierno español preparó minuciosamente la visita y Castiella transmitió al embajador Boisseson «la grande importance qui s’attachait à votre (de Couve) prochaine visite à Madrid43». Durante el transcurso de la visita el dirigente del Quai d’Orsay se entrevistó con Castiella y asimismo con Franco con el que mantuvo una larga entrevista sobre la actualidad internacional, los problemas bilaterales y las posibilidades de cooperación entre ambos países. El viaje de Couve, el primero de un ministro de Asuntos Exteriores francés a Madrid desde la Guerra Civil, tuvo un innegable valor simbólico al evidenciar la nueva aproximación entre ambos países pero sus resultados prácticos fueron muy escasos. Cómo destaca un telegrama del Quai d’Orsay,

  • 44  Telegrama de la Direction des Affaires Politiques a diversas capitales. París, 6-VI-1964. AMAE-F, (...)

La visite de M. Couve de Murville à marqué aux yeux du Gouvernement espagnol une étape importante dans une lente et constante évolution qui tend à faire revenir l’Espagne dans le circuit de la politique internationale [...] Le voyage du Ministre n’avait pas pour objet de régler des problèmes particuliers. Son caractère politique était nettement marqué44.

39En cualquier caso parece evidente que los gobernantes españoles pensaban utilizar el viaje para favorecer su petición de ingreso en la Comunidad Económica Europea que contaba –al igual que los demás intentos de asociación con Europa por parte de Madrid– con el ambiguo y desigual apoyo francés.

  • 45  La OECE, Organización Europea de Cooperación Económica, tenía como objetivo regular e impulsar los (...)

40Y es que el mismo deseo de incrementar el prestigio exterior del régimen que llevó a Madrid a insistir repetidamente en su intención de obtener un acuerdo político bilateral con Francia, constituyó, junto a las motivaciones de orden económico, una causa fundamental de los intentos españoles de adherirse a dos organizaciones internacionales: la OECE45 y la CEE. En ambos intentos, París fue considerado por Madrid como el padrino ideal para obtener la entrada, por lo que la adhesión de España a las mencionadas estructuras fue uno de los principales leitmotiv de las relaciones bilaterales a lo largo de todo el período. De esta forma se constataba una vez más el desequilibrio de las relaciones entre una Francia que era un actor decisivo en todos los foros internacionales y una España que ni siquiera tenía acceso a ellos.  

  • 46  Note pour le Cabinet du Ministre. París, 22-X-1958. DDF, 1958, II, 277.
  • 47  Vid al respecto, Esther M. Sánchez Sánchez, Rumbo al sur..., op.cit., p. 107-108.
  • 48  «Rapports franco-espagnols» Note de la Sous-Direction d´Europe Méridionale. París, 15-VI-1959. DDF(...)

41El Gobierno franquista solicitó el apoyo de las autoridades galas en primer lugar para obtener su entrada en la OECE. Así, en octubre de 1958 el ministro de Comercio Ullastres de visita en París fue recibido por De Gaulle y aprovechó para recordar al entonces Presidente del Consejo francés «le désir de l’Espagne d’entrer à l’OECE tout au moins à titre d’observateur46». La actitud francesa, tras algunas indecisiones47, fue favorable a la entrada de España y cuando el 19 de mayo de 1959 Madrid demandó ser admitido en la OECE como miembro de pleno derecho, un informe interno francés resaltaba que «la France s’est toujours employée à faciliter l’accession de l’Espagne à cette organisation48». Dado que, según el mismo documento, «[...] il n’existe plus, de la part des dix-sept membres actuels de l’Organisation, de préalable politique à l’entrée éventuelle de ce nouveau membre», y que el espectacular éxito del plan de estabilización permitió a Madrid cumplir las condiciones económicas de entrada, el ingreso de España se produjo con inusitada rapidez teniendo lugar el 20 de julio de 1959. Una de las razones de la facilidad de este ingreso fue sin duda la escasez de competencias propias de la OECE que se traducían en una cierta inoperancia real en aquellos momentos.

42Mucha mayor importancia revistió la intención española de incorporarse al Mercado Común o al menos de obtener una asociación privilegiada con los Seis por razones de orden económico y político, tal como observaba un informe francés de 1964. Entre las primeras este informe destacaba que,

  • 49  «Espagne et CEE» Note de la Direction des Affaires Économiques et Financières. Service de Coopérat (...)

La Politique Agricole Commune, risquant, aux yeux du gouvernement de la Péninsule, de fermer progressivement le marché de la CEE aux produits agricoles espagnols, il était naturel que l’Espagne cherchât à conserver ce marché. Plus généralement, d’ailleurs, le problème du maintien et du développement de ses courants d’échanges extérieurs est, pour l’Espagne, d’une importance capitale [...] Or l’application du tarif extérieur commun risquait, toujours aux yeux des Espagnols, de compromettre le développement du commerce extérieur de leur pays. Enfin, l’Espagne cherche à sortir de l’état de sous-développement qui a longtemps caractérisé son économie : elle a mis sur pied dans ce but un « plan de développement ». Mais la réalisation de ce plan dépend de l’obtention d’un apport assez important de capitaux étrangers [...] que l’Espagne espère trouver notamment dans la CEE49.

43Junto a estas motivaciones económicas, París advirtió también en el proyecto español razones de orden político, que incluían el deseo de actuar como mediador entre Europa y Latinoamerica, rol para el que la España franquista, con su discurso oficial de la Hispanidad, se consideraba particularmente predispuesta. Además, determinados dirigentes españoles, particularmente aquellos cercanos al Palacio de Santa Cruz y vinculados a corrientes aperturistas y liberalizadoras, opinaban que la misma petición de entrada y el deseo de adaptarse a las condiciones políticas requeridas para el ingreso provocarían una evolución liberal del régimen. Así lo expresa con claridad Areilza, para el que:

  • 50  José María de Areilza, Memorias Exteriores..., op.cit., p. 169.

no era descabellado pensar que la negociación misma, aunque acabase en una solución de tratado comercial, podía engendrar dentro de su propio dinamismo una creciente toma de conciencia de muchos sectores de la vida económica española para despertar en ellos la sensibilidad democrática suficiente que les hiciera comprender que una transformación sustancial de las instituciones políticas del sistema español era la premisa necesaria para integrarnos en Europa50.

44No resulta extraño por tanto que la vinculación a Europa provocara importantes resistencias en la propia España, de orden tanto político como económico. Si estas últimas, originadas en sectores económicos que creían verse perjudicados por el ingreso, fueron desdeñadas por el Gobierno español, y como muestra de ello se produjeron las dos demandas de asociación, no ocurrirá lo mismo con las políticas. Y es que no sólo persistía entre amplios medios dirigentes del régimen la desconfianza hacia Europa, heredada de los años del aislamiento, sino que en enero de 1962, el informe Birkelbalch del Parlamento europeo estableció una serie de condiciones políticas para la admisión de nuevos miembros. Estas implicaban el carácter democrático del régimen candidato y como afirma Areilza:

  • 51  Idem., p. 170. El propio Areilza dimitirá de su cargo de embajador en París en 1964 en protesta po (...)

Esta era la verdadera y grande cuestión de nuestra aproximación a Europa [...] el europeismo significaba también una homologación doctrinal con la Europa de los Seis y con la Europa de Estrasburgo. Y entonces aparecía el veto absoluto a tal intento. Una España « europea » significaba una nación plural, con parlamento libremente elegido y democracia partidista [...] pero el planteamiento del jefe del Estado era, en esa materia, de una tenacidad negativa berroqueña. No solamente creía que la democracia era inviable en España por la idiosincrasia de nuestro pueblo, sino que tampoco le parecía que era un sistema bueno para ninguna otra nación pues dejaba sitio a la aparición del « Mal ». El maniqueísmo lleva a la simplificación y « Europa » era en aquella época en las campañas de prensa y radio de nuestro país la encarnación del « maligno »51.

45Por ello, la adhesión de España al Mercado Común nunca constituyó una posibilidad durante el franquismo, por lo que las aspiraciones de Madrid se desviaron paulatinamente hacia la búsqueda de un tratado de asociación con la CEE a partir de 1962.

46En todo caso, España consideró desde el principio que su mejor apoyo para una posible entrada o asociación a la Europa de los Seis debía ser Francia. El Palacio de Santa Cruz consideró acertadamente desde 1959 que la nueva estrategia exterior gaullista favorecía la integración europea de España:

  • 52  «Informe sobre ciertos aspectos favorables de la política francesa con respecto a España». Madrid, (...)

En la «Europa de las Patrias» que De Gaulle preconiza, España tiene indudablemente su puesto [...] La V República [...] intenta la formación de un bloque europeo [...] del que el Mercado Común en su vertiente política es su prefiguración, (y que) haría posible cambiar radicalmente la relación entre los Estados Unidos y Europa Occidental52.

47Y por su parte el Quai d’Orsay también constató que,

  • 53  «Politique extérieure espagnole» Nota de la Subdirección de Europa Meridional del MAE-F. París, 17 (...)

la France voisine, amie de longue date par-delà les vicissitudes de l’Histoire, a-t-elle toutes raisons d’apparaître aux Espagnols comme la mieux placée pour parrainer la rentrée européenne de leur pays53.  

  • 54  Sobre los primeros intentos españoles de vincularse a la CEE vid Heidy Cristina Senante Berendes, (...)
  • 55  Cf. Antonio Marquina Barrio, «La primera aproximación a las Comunidades Europeas» in Jean-Pierre É (...)
  • 56  Cf. «Espagne et CEE» Note de la Direction des Affaires Économiques et Financières. Service de Coop (...)
  • 57  Cf. Idem.
  • 58  Cf. Antonio Marquina Barrio, «La primera...», op.cit., p. 143 y Esther M. Sánchez Sánchez, Rumbo a (...)

48El primer acercamiento oficial de la España franquista a la CEE tuvo lugar el 9 de febrero de 1962 por medio de una carta oficial de Castiella a Couve de Murville, en tanto que Presidente del Consejo de Ministros de la Comunidad54. La carta esgrimía argumentos de carácter histórico, geopolítico y económico para justificar la solicitud de apertura de negociaciones para examinar la posible vinculación de España con la CEE en la forma que resultase más conveniente para los intereses recíprocos55. La carta provocó una importante reacción negativa en Holanda, Bélgica e Italia, por lo que como respuesta, Couve se limitó a un simple acuse de recibo protocolario, que no excluía, sin embargo, una respuesta más positiva en el futuro56. El 14 de febrero de 1964, una segunda carta española dirigida al belga Paul-Henri Spaak en esos momentos Presidente del Consejo de ministros de la Comunidad, dio lugar a un enconado debate y finalmente, el 2 de junio de 1964 se emitió la respuesta de la Comunidad, favorable a la apertura de negociaciones con objeto de examinar los problemas económicos planteados a España por el desarrollo de la Comunidad y de buscar las soluciones adecuadas57. Dichas conversaciones no comenzaron finalmente hasta 1967, dando lugar, el 30 de junio de 1970, a la firma de un Acuerdo Comercial Preferencial entre España y la CEE que se mantendría vigente hasta el ingreso español en 198658.

49A lo largo de todo este proceso, los gobernantes franceses hicieron partícipes a sus interlocutores españoles del firme apoyo francés al ingreso de Madrid en la Europa de los Seis. Así se lo confirmó Couve de Murville a Areilza en 1962 tras la primera solicitud de ingreso española, recalcando sin embargo, que no debían esperarse resultados a corto plazo:

  • 59   José María de Areilza, Memorias Exteriores..., op.cit., p. 180.

El apoyo francés a la iniciativa fue terminante y explícito. Tanto Couve de Murville como el Presidente de la República así me lo manifestaron en aquella ocasión [...] Pero el propio Couve me advirtió que el asunto iba para largo y que era preciso proceder con cautela y paciencia, como siempre que se trataba de negociaciones en las que había implicados los intereses de seis naciones distintas59.

50Tras la segunda petición española, de febrero de 1964, y ante la demora de la respuesta de la Comunidad, el propio Couve aprovechó su visita a Madrid en mayo para tranquilizar a un preocupado Castiella:

  • 60  Telegrama de la Direction des Affaires Politiques a diversas capitales. París, 6-VI-1964. AMAE-F, (...)

M. Couve de Murville a répondu qu’il comprenait les préoccupations de Madrid. Il fallait remonter un courant ancien et de vielles habitudes dans les partis socialistes européens [...] L’affaire évoluait lentement, mais les progrès accomplis n’étaient pas niables60.

51Y ya en 1967, ante la demanda de Castiella, el propio De Gaulle le garantizaba de nuevo el apoyo francés a la demanda española de asociación, entorpecida en esos momentos por Holanda e Italia:

  • 61  Audience de M. Castiella. 1-XII-1967. AN-PR, 5 AG 1/175.

M. Castiella a exprimé au Général son souhait que la France appuie fortement la demande espagnole d’association au Marché Commun. Cette demande se heurterait, pour des raisons soit économiques, soit politiques, à des réserves italiennes et hollandaises. Le Général m’a dit qu’il était favorable aux demandes de M. Castiella et qu’il leur avait fait un accueil sympathique61.

  • 62  Telegrama de Couve de Murville a diversas representaciones diplomáticas francesas. París, 15-VI-19 (...)
  • 63  Nota sobre «L´Espagne et le Marché Commun». París, 10-XI-1964. DDF, 1964, II, 180.

52Resulta natural que, en su deseo de mejorar las relaciones (especialmente las económicas) con España, los dirigentes franceses transmitieran a sus interlocutores españoles su apoyo a los intentos de Madrid de aproximarse al Mercado Común. Pero es que además, la postura que dichos dirigentes adoptaron al respecto de dichas iniciativas españolas al tratar con interlocutores de otros países mostraba –al menos aparentemente– un sincero interés por las demandas de Madrid. De esta forma, en una entrevista bilateral con su colega alemán Schröder en junio de 1964, Couve le relató su reciente visita a España y ambos se pusieron de acuerdo en apoyar la reciente respuesta positiva de Bruselas a la segunda demanda española62. De hecho, una nota interna del Quai d’Orsay definía el apoyo francés en Bruselas a la segunda demanda española como «decisivo63».

  • 64  Esther M. Sánchez Sánchez, Rumbo al sur..., op.cit., p. 116-117. Vid en las mismas páginas las raz (...)

53Sin embargo, a pesar de todas estas evidencias del sustento del gobierno de París a la iniciativa española, lo cierto es que, como afirma Esther Sánchez, «el apoyo francés nunca fue tan terminante y explícito [...] Francia no rechazó a priori el ingreso de España en la CEE, pero su voluntad no fue pronta ni generosa64». Es posible retrotraer esta actitud francesa al menos a principios de 1960, fecha de una nota secreta para el Presidente De Gaulle del Secretariado General del Elíseo en la que se trata la cuestión afirmándose que:

  • 65  Note pour le Général. París, 1-II-1960. AN-PR, 5 AG 1/175.

S’il est vrai que l’association de l’Espagne à l’Europe en dépit du lourd handicap que représente son régime pour les positions idéologiques que celle-ci est supposée incarner soit, à plus au moins long terme, inévitable, il n’y a aucune raison en revanche pour que ce soit la France qui en prenne l’initiative65.

54Y es que el carácter inexcusablemente dictatorial del régimen franquista y sus acuerdos económico-militares con los Estados Unidos constituyeron un obstáculo infranqueable que configuró el límite del acercamiento franco-español bajo la presidencia del general De Gaulle.

Conclusión

55La llegada al Poder del general De Gaulle en 1958 representó la culminación de un proceso de restablecimiento de la normalidad de las relaciones bilaterales entre Francia y España, que se habían roto prácticamente a consecuencia de la connivencia franquista con las potencias del Eje en la segunda guerra mundial, y de la persistencia de sus rasgos dictatoriales y represivos tras dicho conflicto. La adopción de políticas convergentes respecto a Marruecos, la pérdida de importancia del problema de los refugiados y el incremento de las relaciones económicas bilaterales de todo tipo dieron lugar a una paulatina aproximación entre París y Madrid, que tuvo sus manifestaciones públicas a partir de 1964 en las visitas de altas personalidades francesas a España, culminando en el viaje de Maurice Couve de Murville a Madrid en mayo de 1964. El apoyo del gobierno francés al ingreso o la asociación española en diversas organizaciones internacionales mostró simultáneamente la mejora de las relaciones bilaterales y su desequilibrio en favor de París. Este desequilibrio, la preeminencia a ojos de Madrid de sus pactos con Washington y la prevención gala respecto al régimen franquista limitarán la mejora de dichas relaciones en el período gaullista contrastando la cordialidad oficial y aparente con el estancamiento real del acercamiento franco-español. Será necesario esperar al final del régimen franquista para observar una verdadera amistad y voluntad de cooperación entre ambos lados de los Pirineos en el marco de una relación equilibrada entre dos naciones europeas y democráticas.

Haut de page

Notes

1  Sobre la política exterior española en el período franquista vid Rafael Calduch Cervera, «La política exterior española durante el franquismo» in Rafael Calduch Cervera (coord.), La política exterior española en el siglo XX, Madrid, Ediciones Ciencias Sociales, 1994, p. 107-156; Manuel Espadas Burgos, Franquismo y política exterior, Madrid, Rialp, 1987; y Florentino Portero & Rosa Pardo, «La política exterior», in Vv.Aa., La época de Franco (1939-1975). Política, Ejército, Iglesia, Economía y Administración, Historia de España Menéndez Pidal (tomo XLI), Madrid, Espasa-Calpe, 1996, p. 200-300.

2  Acerca de las relaciones económicas hispano francesas en el período vid. Esther M. Sánchez Sánchez, Rumbo al sur. Francia y la España del Desarrollo, 1958-1969, Madrid, CSIC, 2006.

3  Sobre la imagen en España de De Gaulle y el gaullismo vid.Álvaro Fleites Marcos, De Gaulle y el gaullismo en la prensa y la opinión pública españolas, 1958-1970. Tesis doctoral, Universidad de Oviedo, 2008.

4  Acerca de Castiella vid. Rosa pardo sanz, «Fernando María Castiella: pasión política y vocación Diplomática» in Ricardo Miralles (ed.), «Nombres propios para una diplomacia: la política exterior de España en el siglo XX» Historia Contemporánea, nº monográfico (nº 15), 1996, p. 225-239. Su carácter abiertamente francófilo no escapó a sus interlocutores franceses. Vid. «Note confidentielle sur Monsieur Fernando María Castiella y Maiz». Nota secreta sin firma. Enero de 1969. Archives du Ministère français des Affaires Étrangères (en adelante AMAE-F), Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 353.

5  «Réunions des chefs des postes consulaires ». Informe de Guy de la Tournelle al Ministerio de Asuntos Exteriores francés (en adelante MAE-F). Madrid, 22-XII-1958. AMAE-F, Europe, Espagne, 1956-60, vol. 225.

6  Durante el período estudiado los embajadores franceses en España fueron Guy de la Tournelle (hasta septiembre de 1959), Roland de Margerie (1959-1962), Armand du Chayla (1962-1964), Robert de Boisseson (1964-1970) y Robert Gillet (1970-1976) En la embajada de España en París se sucedieron a su vez el conde de Casas Rojas (hasta marzo de 1960), José María de Areilza, conde de Motrico (1960-1964), el conde de Casa Miranda (1964-1966) y Pedro Cortina Mauri (1966-1973).

7  Note d´audience de la Présidence du Conseil. París, 9-VII-1958. Documents Diplomatiques Français (en adelante DDF), 1958, vol. II, nº23. París, Imprimerie Nationale/MAE, 1990-2003.

8  «Réunions des chefs des postes consulaires». Informe de Guy de la Tournelle al MAE-F. Madrid, 22-XII-1958. AMAE-F, Europe, Espagne, 1956-60, vol. 225.

9  Nota de la Sous-direction d´Europe Méridionale sur les Rapports franco-espagnols. París, 15-VI-1959. DDF. 1959.I. 347 bis.

10  «Informe sobre ciertos aspectos favorables de la política francesa con respecto a España». Madrid, 12-VIII-1959. Archivo del Ministerio español de Asuntos Exteriores (en adelante AMAE-E), FONDO RENOVADO, 5440/22.

11  Idem.

12  Note pour le Cabinet de Ministre. París, 22-X-1958. DDF, 1958, II, 277.

13  «Rapports franco-espagnols». Note de la sous-Direction d´Europe Méridionale. París, 10-XI-1958. DDF, 1958, II, 326.

14 Vid al respecto el telegrama de Roland de Margerie al MAE-F. Madrid, 28-XI-1959. DDF, 1959, II, 258.

15  Informe confidencial de Roland de Margerie a MAE-F. Madrid, 18-XII-1959. DDF, 1959, II, 291.

16  Idem.

17  Entretien entre le Général de Gaulle et M. Castiella. París, 5-IX-1959. Archives Nationales. Archives de la Présidence de la République (en adelante AN-PR). Sous-série 5 AG 1, vol. 175.  

18  «Entrevista hecha por la Radio Televisión Francesa a “El Campesino”». Informe para el Consejo de Ministros. Madrid, 15-IV-1959. AMAE-E. R-5440/22.

19  Note pour le Général. París, 30-IV-1959. AN-PR, 5 AG 1/175.

20  Nota de la Sous-direction d´Europe Méridionale sur les Rapports franco-espagnols. París, 15-VI-1959. DDF. 1959.I. 347 bis.

21  Cf. Geneviève Dreyfus-Armand, L'exil des Républicains espagnols en France. De la guerre civile à la mort de Franco, París, Albin Michel, 1999, p. 309.

22  José María de Areilza, Memorias Exteriores, 1947-1964, Barcelona, Planeta, 1984, p. 142.

23  Nota confidencial del Ministerio de Asuntos Exteriores. 31-III-1959. AMAE-E. R-5440/22.

24  Idem.

25  José María de Areilza, Memorias Exteriores..., op.cit., p. 156.

26  Idem., p. 159.

27  Telegrama de Roland de Margerie al MAE-F. Madrid, 27-IV-1961. DDF, 1961, I, 219.

28  Nota secreta para Couve de Murville de Roland de Margerie. 26-VIII-1961. AMAE-F, Cabinet du Ministre, Couve de Murville, vol. 84.

29  Cf. Anne dulphy, «Les exilés français en Espagne depuis la Seconde Guerre mondiale: des vaincus de la Libération aux combattants de l'Algérie française, 1944-1970» in Matériaux pour l'Histoire de Notre Temps, nº 67, julio-septiembre 2002, p. 98.

30 Idem., p. 99-100.

31  Carta personal de Franco a De Gaulle. Madrid, 20-III-1962. AN-PR, 5 AG 1/175.

32  Cf. Geneviève Dreyfus-Armand, L'exil des Républicains..., op.cit., p. 309-310.

33  Note pour le Général de Pierre Maillard. 20-XII-1961. AN-PR. 5 AG 1/175.

34  Cf Geneviève Dreyfus-Armand, L'exil des Républicains..., op.cit., p. 310-311.

35  «Réflexions de fin de mission en Espagne» Informe de Roland de Margerie al MAE-F. AMAE-F, EUROPE, Espagne, 1961-1970, vol. 381.

36  Cf. Geneviève Dreyfus-Armand, L'exil des Républicains..., op.cit., p. 311.

37  «Visite de M. Frey à Madrid» Informe de Du Chayla al MAE-F. Madrid, 4-II-1963. AMAE-F, EUROPE, Espagne, 1961-70, vol. 351.

38  Idem.

39  Ibid.

40  Vid la narración de Areilza de todo el episodio y su interesante idea de que la ejecución de Grimau tuvo como verdadero objeto evitar la reanudación de lazos diplomáticos con la URSS en José María de Areilza, Memorias Exteriores..., op.cit., p. 164-166.

41  «Visite à Madrid de M. Giscard d´Estaing». Informe de Armand Du Chayla al MAE-F. Madrid, 30-IV-1963. AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-70, vol. 351.

42  De Gaulle efectuará una visita privada a España en el transcurso de las cual se entrevistará con Franco pero sólo en junio de 1970, una vez retirado del Poder.

43  Telegrama de Boisseson al MAE-F. AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 251.

44  Telegrama de la Direction des Affaires Politiques a diversas capitales. París, 6-VI-1964. AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1979, vol. 351. Reproducido asimismo parcialmente en DDF, 1964, I, 244.

45  La OECE, Organización Europea de Cooperación Económica, tenía como objetivo regular e impulsar los intercambios entre sus miembros y formaban parte de ella Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Reino Unido, RFA, Suiza, Suecia y Turquía.

46  Note pour le Cabinet du Ministre. París, 22-X-1958. DDF, 1958, II, 277.

47  Vid al respecto, Esther M. Sánchez Sánchez, Rumbo al sur..., op.cit., p. 107-108.

48  «Rapports franco-espagnols» Note de la Sous-Direction d´Europe Méridionale. París, 15-VI-1959. DDF, 1959, I, 348.

49  «Espagne et CEE» Note de la Direction des Affaires Économiques et Financières. Service de Coopération Économique. París, 28-V-1965. DDF, 1965, I, 251.

50  José María de Areilza, Memorias Exteriores..., op.cit., p. 169.

51  Idem., p. 170. El propio Areilza dimitirá de su cargo de embajador en París en 1964 en protesta por el inmovilismo del régimen, enviándole una carta al respecto a Franco e incorporándose a la oposición interna al régimen. Con posterioridad llegará a ser ministro de Asuntos Exteriores durante la transición.

52  «Informe sobre ciertos aspectos favorables de la política francesa con respecto a España». Madrid, 12-VIII-1959. AMAE-E.  R-5440/22.

53  «Politique extérieure espagnole» Nota de la Subdirección de Europa Meridional del MAE-F. París, 17-II-69. AMAE-F, Europe, Espagne, 1961-1970, vol. 327.

54  Sobre los primeros intentos españoles de vincularse a la CEE vid Heidy Cristina Senante Berendes, España ante la integración europea (1962-1967): el largo proceso para la apertura de negociaciones. Tesis doctoral. Universidad de Alicante, 2002. Para el período anterior vid Antonio Moreno Juste, Franquismo y construcción europea, 1951-1962. Madrid, Tecnos, 1998.

55  Cf. Antonio Marquina Barrio, «La primera aproximación a las Comunidades Europeas» in Jean-Pierre Étienvre & José Ramón Urquijo Goitia(eds.), España, Francia y la Comunidad Europea, Madrid, Casa de Velázquez/CSIC, 1989, p. 139.

56  Cf. «Espagne et CEE» Note de la Direction des Affaires Économiques et Financières. Service de Coopération Économique. París, 28-V-1965. DDF, 1965, I, 251.

57  Cf. Idem.

58  Cf. Antonio Marquina Barrio, «La primera...», op.cit., p. 143 y Esther M. Sánchez Sánchez, Rumbo al sur..., op.cit., p. 113-114.

59   José María de Areilza, Memorias Exteriores..., op.cit., p. 180.

60  Telegrama de la Direction des Affaires Politiques a diversas capitales. París, 6-VI-1964. AMAE-F, EUROPE, Espagne, 1961-1979, vol. 351

61  Audience de M. Castiella. 1-XII-1967. AN-PR, 5 AG 1/175.

62  Telegrama de Couve de Murville a diversas representaciones diplomáticas francesas. París, 15-VI-1964. DDF, 1964, I, 258.

63  Nota sobre «L´Espagne et le Marché Commun». París, 10-XI-1964. DDF, 1964, II, 180.

64  Esther M. Sánchez Sánchez, Rumbo al sur..., op.cit., p. 116-117. Vid en las mismas páginas las razones de dicha actitud francesa.

65  Note pour le Général. París, 1-II-1960. AN-PR, 5 AG 1/175.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Portada de La Vanguardia, 29 de mayo de 1964
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/2738/img-1.png
Fichier image/png, 190k
Titre Portada de ABC, 30 de mayo de 1964
URL http://ccec.revues.org/docannexe/image/2738/img-2.png
Fichier image/png, 888k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Álvaro Fleites Marcos, « Un acercamiento engañoso: las relaciones políticas hispano-francesas entre 1958 y 1970 », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 4 | 2009, mis en ligne le 29 octobre 2012, consulté le 26 avril 2017. URL : http://ccec.revues.org/2738 ; DOI : 10.4000/ccec.2738

Haut de page

Auteur

Álvaro Fleites Marcos

Universidad de Oviedo

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org