Navigation – Plan du site
Lectures critiques

¿Existían caciques y cacicatos en Cataluña a finales del siglo XIX? Unas reflexiones a propósito del libro de Manuel Marin, Clientélisme et domination politique en Espagne. Catalogne à la fin lleva XIXe siècle, Paris, L’Harmattan, 2006 1

Les "caciques" existaient-ils dans la Catalogne de la fin du XIXe siècle ? Réflexions autour d'un livre de M. Marín
Gemma Rubí

Texte intégral

1Con esta obra el profesor Manuel Marin culmina una etapa de investigación centrada en el estudio de la dominación política ejercida por el fabricante de lanas y financiero Pau Turull y Comadran en el distrito de Sabadell durante la época del sufragio censitario 2. En este libro, el autor estudia la formación y reproducción de una red de poder caciquil que se alimenta de un capital simbólico, en parte heredado por vía familiar, que también era de origen cultural y político, proporcionado por el rol de intermediario que el prohombre desarrollaba frente a los poderes públicos en el marco político y administrativo de la Restauración borbónica. Como el autor reconoce, este fue un caciquismo urbano e industrial, arraigado en la ciudad de Sabadell y en los municipios de su distrito; que como todo caciquismo revestía un carácter marcadamente personal, directamente relacionado con el ascendente social de la familia Turull, y con su inmensa fortuna y su papel de acreedor respecto de los otros notables locales.

2Su preeminencia política era el resultado en consecuencia de su posición social y económica. Era considerado así el diputado natural, y se relacionaba con sus protegidos con fuertes dosis de paternalismo. Por lo tanto, estamos ante un caso paradigmático, magníficamente bien descrito, de dominación política, básicamente de raíz personalista, que ha podido ser bien estudiado, gracias a la conservación de un riquísimo archivo familiar y patrimonial depositado en el Archivo Histórico de Sabadell, y que el autor explotó con una paciencia y habilidad extraordinarias.

3Hasta aquí, no parece que este análisis del funcionamiento real del poder en un territorio determinado pueda diferir del que se podría realizar en otras etapas de sufragio restringido como el largo reinado de Isabel II. Tampoco dista demasiado de los análisis efectuados sobre el poder político desarrollado por otros notables o grandes familias de la España de la Restauración, aunque el enfoque escogido por el autor sí que es realmente muy innovador en la historiografía catalana y española contemporáneas porque tiende a priorizar la vertiente cultural y antropológica de la política centrada en los aspectos simbólicos y representativos 3. Relevante y muy bienvenido es así un estudio profundizado de una red de dominación política, probablemente la única que se ha podido describir y analizar con detenimiento en la Cataluña de la Restauración. En buena parte de las ciudades catalanas, dónde no había un gran prohombre del cual dependieran los otras notables locales como sucedía con los Turull de Sabadell, los Godó de Igualada o los Sedó en Sant Feliu de Llobregat, deviene mucho más complicado acercarnos a la realidad caciquil. Igualmente, haría falta comprobar también si allá dónde hubo continuidad en el ejercicio del poder local, como por ejemplo en Terrassa, a partir del momento en que se crea el bloque salista entorno al fabricante Alfons Sala y Argemí, en qué medida la conformación de este movimiento político ya no tiene nada que ver con un cacicato como el que heredó Pau Turull en Sabadell 4. En mi opinión, el cacicato de Pau Turull estaría más vinculado con el pasado inmediato, con la política propia de los notables, de los prohombres, del predominio de las relaciones personales en las estructuras de poder, y de la patrimonialización elitista de la política.

4En este sentido, Manuel Marin explica muy exhaustivamente cómo en las elecciones generales de 1884, Turull se vio «obligado» a trabajar muy duro los comicios en connivencia permanente con el comité local y provincial del partido conservador, porque el partido liberal no había respetado el turno dinástico que imponía la alternancia. La intensa movilización electoral, inusual cuando el cacique podía reproducir sin problemas su hegemonía y la podía legitimar, se convierte en un elemento nuevo en elecciones efectuadas bajo el signo del sufragio censatario. Sin embargo, no podemos olvidar que la politización vivida durante el Sexenio no había sido gratuita, una época en la que Turull había tejido buenas relaciones con los republicanos federales, lo cual le permitió garantizar su retraimiento o recompensarlos cuando le convenía. En las elecciones generales de 1879, Turull explotó la animadversión existente entre posibilistas y federales, para combatir con eficacia la candidatura defendida por los liberales fusionistas, alineados con los primeros. Ahora bien, debemos tener en cuenta que en el conjunto de la España de la Restauración, sobre todo durante los primeros años, al menos hasta la recuperación del sufragio universal masculino en 1890, las elecciones movilizadas y fuertemente competitivas no eran demasiado frecuentes.

5De todas maneras, son estos años los que a nivel electoral conocemos menos, sobre todo en Cataluña, y seguramente los que más sorpresas nos pueden deparar. Con un análisis pormenorizado podríamos comprobar que probablemente la variabilidad era la nota predominante, que cada elección constituía un mundo aparte, y que lo habitual era precisamente la alternancia entre comicios electoralmente movilizados y comicios desmovilizados. Precisamente el análisis del profesor Marin nos revela el indudable interés de este tipo de elecciones. Tal vez, no hemos acabado de estudiar el porqué de esta diversidad en las luchas electorales, qué aprendizajes políticos la Restauración había heredado de la intensa politización vivida en el Sexenio, y cómo se transformaron los cacicatos «naturales» en máquinas al servicio del reclutamiento clientelar del voto, la base sobre la cual el régimen político de la Restauración buscaba la estabilidad.

6Aunque no se ha estudiado con profundidad, estoy convencida de que en Cataluña no fueron frecuentes las peculiares pirámides caciquiles de poder que se han descrito para muchas provincias del resto del Estado, y a los caciques provinciales, cuando existían, no les resultaba fácil gestionar catorce distritos cada dos años como tenía la demarcación barcelonesa. En Cataluña, había una densa sociedad civil y los intereses eran más plurales y por lo tanto había más confrontación. Si bien estamos frente a una lucha entre élites dirigentes, esta también pone de manifiesto claramente la heterogeneidad de intereses anteriormente remarcada, y nos acerca al funcionamiento real de la sociedad liberal y las formas de vinculación entre aquellas y los estratos sociales excluidos de la ciudadanía 5.

7En resumen, las reflexiones antes planteadas nos llevan a preguntarnos hasta qué punto el estudio de Sabadell podría ser exportable al resto de Cataluña, y también en qué medida sería representativo del tipo de clientelismo que funcionaba en la vida política de la España de la Restauración, de carácter muy rural y caracterizada por una menor movilización política en su conjunto? Si nos atendemos al lenguaje empleado por la opinión pública de la época, expresado en la publicística y en la prensa, el vocablo «caciquismo» en la Cataluña urbana era identificado con «feudalismo industrial», especialmente cuando se hacía referencia al paternalismo social y económico practicado por los industriales en las fábricas de río y en las colonias industriales, probablemente una ideología no muy alejada de la que propugnaba coetáneamente el catolicismo social en otros países europeos.

8Igualmente, se entendía por caciquismo las empeñadas luchas electorales, los contubernios y las bajas pasiones que conducían a un ejercicio «ilegítimo» e «ilegal» del poder. Por otra parte, el fraude y la corrupción han sido ingredientes recurrentes a lo largo del proceso de conquista del sufragio universal aquí y en todas partes de Europa, especialmente cuando el sufragio era concebido como una función que tenían que ejercer los «ciudadanos productores», por razones de riqueza, y los capacidades intelectuales, y no tanto en función de un derecho vinculado a ciudadanos políticamente activos. Tampoco podemos negar que, con el tiempo, la maquinaria administrativa del Estado liberal contemporáneo se fue perfeccionando de forma progresiva, y que la figura del «cesante», tan española y retratada en la literatura de Benito Pérez Galdós o de Mariano de Larra, también existía en otros modelos administrativos, presuntamente más modernos, como el norteamericano y su aparatoso spoyls-system.

9Del mismo modo, me pregunto si el control político desempeñado por el diputado Pau Turull y Comadran, lo realizaba un «cacique», aquel que en una situación teórica ideal monopolizaba unilateralmente el poder, o estamos simplemente ante un gran notable, que necesariamente tenía que compartir el poder, puesto que este estaba distribuido entre diferentes notabilidades y sus respectivas redes clientelares. En realidad, siempre he intentado averiguar qué diferencia había entre la figura del cacique y la figura del notable o prohombre, y no he podido aclarar demasiado las diferencias. Ambos coronaban su supremacía social con cargos políticos; tenían influencia en la Administración central del Estado y si podían intentaban incidir sobre las decisiones judiciales; y, finalmente, cumplían el rol de intermediarios entre el poder central y los poderes locales. Hasta un cierto punto, era lógico pues que el turno pacífico que establecieron los partidos dinásticos se materializara en la institucionalización de aquellas prácticas electorales que garantizaran un control del riesgo que comportaba la ruda adulteración del sufragio. Esta fue una lección aprendida por la experimentación de etapas históricas anteriores, fundamentalmente la que las élites hicieron durante el Sexenio.

10Todo el entramado descansaba, como lo patentiza Manuel Marin, en el profundo miedo que se tenía del sufragio universal, del acceso en definitiva de las masas a la competición electoral. Unas resistencias que vemos también reflejadas en los sistemas parlamentarios europeos que progresivamente se democratizaron en el decurso del último cuarto del siglo XIX. En el caso descrito por el profesor Marin, podemos observar una estructura de poder heredada que se adaptó con muchas dificultades a su transformación en una máquina clientelar proveedora de votos, un fenómeno que no ha sido suficientemente destacado, a mi parecer, por parte de la historiografía española de la Restauración.

11El perfeccionamiento del engranaje caciquil pasó en buena medida por la articulación de las élites locales dentro del sistema político, cosa que comportó su supeditación a la conveniencia de las élites partidistas de la Restauración y, en suma, a las exigencias del funcionamiento sin traumas de la alternancia gubernamental. Naturalmente en una doble dirección: las élites locales buscaban la satisfacción de sus demandas e intereses en los cuales basaban su poder, y el súmmum era su promoción política hasta llegar al gobierno central. El análisis del profesor Marin revela la incapacidad de Pau Turull, el representante «natural» del distrito, para convertirse en un verdadero político profesional, pero también, añadiría, de las grandes dificultades que tuvieron las élites catalanas para encontrar acomodación dentro del régimen de la Restauración. En este sentido, es bien conocida la práctica inexistencia de políticos catalanes en los gabinetes de la Restauración hasta el año 1917 con la entrada de la Lliga Regionalista a un gabinete dinástico dirigido por el político conservador Antonio Maura. Frente a esta «incompetencia» estructural, derivada del recelo al centralismo madrileño, y no tanto a una carencia de fe en el parlamentarismo liberal, se invocaba a menudo la representación corporativa como la vía políticamente más efectiva de inserción dentro del sistema político, o bien eran las mismas corporaciones profesionales las que ejercían directamente una fuerte actividad de presión sobre los gobernantes.

12Marin emplea un innovador método explicativo e interpretativo basado en un enfoque antropológico de la política para analizar el comportamiento del cacique, así como su muerte simbólica. De hecho, esta defunción tiene lugar cuando se rompe el cacicato natural, cosa que se manifiesta en el surgimiento de competidores muy fuertes dispuestos a disputarle su hegemonía, y sobre todo cuando se evidencia que ya no es capaz de garantizar el orden público en Sabadell a raíz de las huelgas de 1883. Seguramente sería interesante analizar la evolución de las relaciones económicas que este fabricante mantuvo con los otros industriales, si continuaba siendo su «banquero» o por el contrario ya habían adquirido autonomía financiera.

13Al final del libro, Marin reflexiona sobre la irrupción del catalanismo político y se pregunta por qué el caciquismo no fue un factor constitutivo del proceso de (re)construcción nacional catalán. En realidad, recupera una visión bastante tradicional y regeneracionista del caciquismo que lo hace culpable de la lenta creación de una ciudadanía política en España. Una interpretación, en mi opinión, que no acaba de resolver la contradicción que Gabriele Ranzato ya se planteó hace unos años cuando calificaba la burguesía de Sabadell como huésped del Estado de la Restauración porque estaba dispuesta a renunciar a su liberalismo político a cambio de la protección económica 6. Contradicción que se agudiza cuando intentamos explicarnos la compatibilidad entre un catalanismo con vocación modernizadora con una sociedad, como la contempla Marin, esencialmente regida por vínculos comunitarios y clientelares, propicia para el arraigo del caciquismo.

14Desde mi punto de vista, este excelente libro aporta diferentes elementos que el autor no acaba de integrar en la interpretación subyacente que ofrece, en buena parte aplicable al conjunto español, y no tanto en Cataluña, y que de alguna manera se refleja en un título demasiado amplio –debido probablemente a exigencias del mercado editorial francés– para explicar un contenido circunscrito a la dinámica política del distrito de Sabadell a finales del siglo XIX. En Cataluña, la progresiva articulación de intereses de su densa y conflictiva sociedad civil acabó exigiendo una inserción radicalmente diferente de este territorio dentro del sistema político de la Restauración. Siguiendo el hilo del argumento esgrimido, el caciquismo no sería tanto un obstáculo a la democratización del sistema político liberal, tal y como se observa en el libro, como una manifestación de la actitud cínica de los ciudadanos hacia un Estado que veían culturalmente lejano, que se manifestaba voraz recaudando impuestos y que reclutaba soldados para unas políticas coloniales que no comprendían ni deseaban. La desafección en la sociedad catalana era un actitud que estaba mucho más generalizada de lo que creemos. Y no solo afectaba a las élites, sino en primer lugar a las clases populares y como se constató en la coyuntura del Tancament de Caixes, muy significativamente las clases medianas. Un terreno ciertamente adobado para el crecimiento del anarquismo, pero también del catalanismo. El movimiento catalanista fue una mezcla indisociable de regionalismo, autonomismo y regeneracionismo que fue capaz de situar la cuestión «catalana» en la agenda política hasta nuestros días, precisamente porque no se conformaba solamente con disfrutar de poder territorial periférico, sino que quería modernizar el Estado español y convertirse en su locomotora.

Haut de page

Notes

1  Este artículo constituye una versión ampliada de la recensión que en catalán será publicada próximamente en la revista Arraona de Sabadell.

2 Algunas contribuciones anteriores en la misma línea de investigación: « Las prácticas caciquiles durante el sufragio censatario. Las elecciones de 1884 en Sabadell » en Revista de las Cortes Generales, nº 47, 1999, pp. 198-211; y « El cacique protector » en Historia Social, nº 36, 2000, pp. 21-34.

3  Entre otros, los trabajos de María Sierra sobre la família Ibarra de Sevilla, los de  Rafael Zurita sobre el marquès de Bosch y su influencia política en Alicante, o los de Xosé Ramon Veiga sobre el conde de Pallares en Galicia.

4  Sobre las continuidades y discontinuidades en el ejercicio y control del poder local, véase como ejemplo, la ponencia conjunta de Antonio Francisco Canales, Xavier Marcet y Gemma Rubí, « Formes i mecanismes de continuïtat del poder en l’espai local » en Formes i relacions del poder local a l’època contemporània. II Congrés Internacional d’Història local de Catalunya, Barcelona, L’Avenç, 1995, pp. 87-116.

5  Mercedes Cabrera; Fernando del Rey Reguillo, « De la oligarquía y el caciquismo a la política de intereses. Por una relectura de la Restauración » en Manuel Suárez Cortina, Las máscaras de la libertad. El liberalismo español, 1808-1950, Madrid, Marcial Pons, 2003, pp. 289-325.

6  Gabriele Ranzato, La aventura de una ciudad industrial. Sabadell entre el Antiguo Régimen y la modernidad, Barcelona, Ed. Península, 1986.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gemma Rubí, « ¿Existían caciques y cacicatos en Cataluña a finales del siglo XIX? Unas reflexiones a propósito del libro de Manuel Marin, Clientélisme et domination politique en Espagne. Catalogne à la fin lleva XIXe siècle, Paris, L’Harmattan, 2006  », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 3 | 2008, mis en ligne le 13 janvier 2009, consulté le 30 avril 2017. URL : http://ccec.revues.org/2525

Haut de page

Auteur

Gemma Rubí

Universitat Autònoma de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org