Navigation – Plan du site
Etudes

Retorno a Casas Viejas

¿hacia una memoria colectiva serena?
Gérard Brey

Entrées d’index

Mots clés :

mémoire

Palabras claves :

memoria

Keywords :

memory

Périodes :

1931-1936, 1978-
Haut de page

Texte intégral

« …este drama que acabará cuando ya nadie tenga memoria »

Miguel Sen, La memoria muda, 2005

1Algunos historiadores no esperaron mucho tiempo, una vez « restaurada la democracia » según expresión de Raymond Carr, para escribir la historia de las diversas facetas de la represión franquista contra los militantes y simpatizantes de las izquierdas durante y tras la guerra civil. Pero sólo más recientemente ha sido cuando algunos sectores más amplios de la sociedad española han ido efectuando, a menudo en el seno de asociaciones (con las que colaboran – o no – les miembros de los cenáculos académicos), una vuelta sobre aquel dolorosísimo pasado. La prensa nacional y local ha informado y sigue informando sobre las actividades de estos grupos, anunciadas, por ejemplo, en los portales de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (http://www.memoriahistorica.org/​) y de la Federación Estatal de Foros por la Memoria (http://www.nodo50.org/​foroporlamemoria). Y últimamente, se han manifestado, en la prensa y en la red, las opiniones de ciudadanos, asociaciones y partidos políticos acerca del anteproyecto de Ley de la Memoria Histórica.

2Esta preocupación se ha traducido también por el éxito de unas novelas como Soldados de Salamina de Javier Cercas o la trilogía de Alfons Cervera (El color del crepúsculo, Maquis y La noche inmóvil), o por el hecho de que grandes casas editoriales nacionales (y ya no sólo editores marginales y/o institucionales como hace unos veinte años), no vacilan en publicar libros sobre « memoria e historia de la guerra civil » y monografías provinciales o regionales sobre los crímenes de los aparatos jurídico-represivos del régimen instaurado por el golpe de Estado de julio de 1936. Los nacidos después de la contienda buscan a los muertos ocultos para darles sepultura visible y digna, para que sea posible honrar a las víctimas y cerrar definitivamente las llagas que continúan abiertas, aunque volver hacia este pasado provoque a veces – inevitablemente – alguna que otra polémica.

3En menor medida, los episodios trágicos de la preguerra, también son de cuando en cuando objeto de debates, reflexiones y publicaciones. Éste es el caso de la sangrienta represión del movimiento protagonizado por unos campesinos de Casas Viejas cuando ya había fracasado la segunda intentona insurreccional libertaria de enero de 1933. El gobierno republicano-socialista de Manuel Azaña superó momentáneamente los ataques de las derechas y de la extrema izquierda en las Cortes y en la prensa, pero la indignación ante la doble matanza de la noche del 11 al 12 y la consecutiva abstención de numerosos trabajadores simpatizantes o militantes de la CNT-FAI en las elecciones a Cortes de noviembre del mismo año, contribuyeron no poco a la victoria electoral de la Confederación Española de las Derechas Autónomas de José-María Gil-Robles y del Partido Radical de Alejandro Lerroux.

Una historia que no muere

  • 1  El libro se agotó en poco menos que dos años; según me contaron unas personas en marzo de 2006, pa (...)
  • 2  Daniel Sueiro, « Viaje a la ‘aldea del crimen’ cuarenta y tres años después. Casas Viejas es Benal (...)
  • 3 2 « Casas Viejas. ‘Todos somos Seisdedos’ », Triunfo, Madrid, 20 de enero de 1979, p. 28-31 y Despu (...)

4La restauración de la democracia se acompañó de un inmenso interés por la historia social y política del país anterior a la guerra civil, tan tergiversada u ocultada por el sistema educativo y los historiadores al servicio del régimen franquista. La publicación de nuestra Historia y leyenda de Casas Viejas (Madrid, Zero, 1976), había dilucidado las causas y el significado de aquel episodio, reconstituyendo con documentación de primera mano la trama de los hechos casi hora por hora y resumiendo los debates en las Cortes y la labor de las dos comisiones parlamentarias. Desde entonces no se volvió a tergiversar los hechos, que acabaron por encontrar (ni más ni menos, aunque a veces menos) el sitio que les correspondía en las historias generales del período o de la España contemporánea, así como en algunos portales internáuticos 1. Dos meses después de la aparición de este libro, la revista Triunfo, que en aquellos tiempos solía recordar cada semana algún acontecimiento importante de la historia contemporánea de España, publica un reportaje de Daniel Sueiro. Ha visitado el pueblo después de haber leído los reportajes de Eduardo de Guzmán y Ramón J. Sender de 1933, y compara la situación económica y social del pueblo entre ambas fechas ; recuerda lo ocurrido en la trágica noche del 11 al 12 de enero y achaca a Manuel Rojas la responsabilidad de la masacre que siguió al incendio de la choza, recordando su posterior participación en la represión franquista al principio de la guerra 2. Antes de que desaparecieran los últimos testigos, al periodista andaluz Antonio Ramos Espejo se le había ocurrido oportunamente recoger los recuerdos de algunos descendientes de las víctimas del 33 y del 36, publicándolos primero en esta gran revista nacional y luego en un libro destinado también de paso a respaldar el anteproyecto de reforma agraria – pronto abandonado – del gobierno autónomo andaluz del efímero Rafael Escuredo 3.

  • 4 3 Alfredo Relaño, « La tragedia de Casas Viejas, recordada sin rencor al cumplirse su cincuentenari (...)

5Con la muerte de los últimos veteranos libertarios del exilio o del interior fue desapareciendo una primera memoria colectiva militante, que frecuentemente quedaba reducida a la evocación de esa orden presuntamente atribuida a posteriori al gobierno (« Ni heridos, ni prisioneros. ¡ Tiros a la barriga! ») y reproducida hasta la saciedad en las publicaciones anarquistas de la posguerra en el exilio. En cuanto a la generación siguiente « del interior », organizaba en el cincuenta aniversario de la tragedia una modesta congregación militante en el pueblo, pidiendo la « recuperación de la memoria » de aquellos sucesos 4. En aquella ocasión, para recordar y honrar a los asesinados, la entonces Confederación Nacional del Trabajo-Andalucía (hoy Confederación General del Trabajo desde la escisión ocurrida en el movimiento anarcosindicalista), erigió en la principal plaza del pueblo un monumento con unos versos del poema « Vientos del pueblo » de Miguel Hernández y la leyenda « Casas Viejas 1933-1983 ». Un monumento que se trasladó posteriormente a la Plaza de los Jornaleros, siendo objeto de un acto vandálico el azulejo con los versos del poeta de Orihuela.

  • 5 « Medio siglo de la rebelión anarquista. Hambre, pasión y muerte », artículos de Juan Carlos Lavian (...)
  • 6  Idem, p. 19 y 16 respectivamente.

6Con motivo de este cincuenta aniversario, el cuaderno dominical de Diario 16 recordaba, de forma detallada lo ocurrido hora tras hora en la ladea (sublevación, doble matanza) en un reportaje no exento de afirmaciones aproximativas, de una trascripción errónea del telegrama ministerial ordenando arrasar la choza, presentando la foto de unos detenidos posteriormente como la de algunos de los fusilados por orden de Rojas y cometiendo algún error groserísimo acerca del destino de María Cruz « la Libertaria » 5. Al margen de este relato figuraban unas breves entrevistas de tres supervivientes de aquella historia, reflejando dos de ellas dos « memorias » e interpretaciones distintas. El socialista José Suárez, que en sus declaraciones a la Comisión parlamentaria oficial de marzo de 1933, había achacado la responsabilidad de lo ocurrido a las presiones y manipulaciones de los anarquistas de Medina y Casas Viejas por las autoridades locales radicales, reiteraba en una sola frase esta acusación, haciéndola extensiva al conjunto de la derecha : « Aquello fue un movimiento manipulado por las derechas contra la República. Algunos de sus instigadores no sólo no fueron fusilados, sino que fueron luego empleados de los Domecq, como uno al que llamaban Juan Sopas », declaraba aquel que había sido alcalde pedáneo entre mayo de 1931 y agosto de 1932, fecha en que dimitió del cargo por desavenencias con el alcalde radical de Medina Sidonia. El militante anarquista Francisco Estudillo (diecisiete años en 1933), parecía replicarle al afirmar : « fue un motín coordinado y pensado, no un acto espontáneo ni manipulado, como dicen los socialistas. Reconozco que algún elemento hizo traición, pero no fue una manipulación derechista contra la República. Nosotros creíamos entonces que era posible el comunismo libertario. La miseria era un caldo de cultivo para el anarcosindicalismo 6».

  • 7 4« La película Casas Viejas, del malagueño López del Río, premio nacional « Nuevos realizadores », (...)

7Pero el ansia por conocer la historia campesina y obrera de la España contemporánea hasta 1936 (tan manifiesta en los años finales del franquismo y primeros de la Transición) se estaba saciando, de modo que unas editoriales comerciales especializadas en historia social no manifestaron ningún entusiasmo hacia la propuesta de una reedición de nuestra monografía. Un medio de comunicación de masas como el cine hubiera podido alcanzar un público más amplio. Pero, aunque galardonada con el premio « Nuevos realizadores » del Ministerio de Cultura, la hiperrealista película de José Luis López del Río (Casas Viejas, 1983) fue un rotundo fracaso comercial, sin duda porque no era más que una mediocre y aburridísima ilustración (a veces palabra por palabra) del libro editado en 1976, ni siquiera mencionado por el director (¡menos mal finalmente!) como fuente de inspiración suya 7.

  • 8  Juan Moncayo, « Sobre el escenario », una hoja sin fecha ni lugar. La obra no ha sido editada.

8Hubo que esperar los años noventa para que varios hechos contribuyeran a reactivar el interés por aquellos acontecimientos, o, al revés, patentizaran un nuevo interés por los mismos. Es así como del 8 al 12 de agosto de 1990, unos habitantes del pueblo representaron ellos mismos en la principal plaza del pueblo una obra escrita bajo el seudónimo de Wolf Helen y titulada sencillamente Casas Viejas. Uno de los que protagonizaron esta experiencia teatral escribió : « Rompimos el « tabú », e hicimos ver que no había que avergonzarse por aquellos « Sucesos », sino que teníamos que estar orgullosos de aquellos hombres que se rebelaron contra la injusticia, que lucharon y murieron por defender unas ideas, por ser fieles a un compromiso. Ese fue nuestro homenaje y por ello mereció la pena nuestro esfuerzo 8». Y a partir de entonces « lo de Casas Viejas » se convirtió localmente en « los Sucesos » magnificados con una mayúscula.

Segregación municipal y grito del sur

  • 9  José Suárez, « Pueblos donde ha llegado la República y sigue imperando el caciquismo », El Pueblo. (...)
  • 10  Francisco Correal (Benalup), « Casas Viejas recupera su nombre La localidad gaditana de Benalup re (...)

9En marzo de 1991, la localidad llamó de nuevo la atención, al conseguir oficialmente su anhelada « independencia municipal » respecto del Ayuntamiento de Medina Sidonia, del que formaba parte desde que se construyeran, a mediados del siglo XVI, unas pronto llamadas « casas viejas ». La aldea, distante unos casi veinte kilómetros, había sido convertida en pedanía en 1868, pero padeció – según los benalupenses de ayer y de hoy – un abandono constante por parte de Medina. Tanto fue así que el alcalde pedáneo socialista de 1931, José Suárez Orellana, dimitió al cabo de varios meses por no haber obtenido de parte de la Alcaldía radical de Medina ninguna de las mejoras solicitadas 9. Casas Viejas en tiempos de la Restauración (1.260 habitantes en 1910), oficialmente Benalup de Sidonia de jure a partir de 1926 pero conservando de facto su nombre primitivo hasta el franquismo, el municipio (6.754 hab. en 2005) pasó a llamarse Benalup a secas cuando se emancipó de la tutela de Medina Sidonia en marzo de 1991, disponiendo en adelante de Ayuntamiento propio, controlado desde entonces por los socialistas. Finalmente, el pleno municipal aprobó por mayoría, siete años después, un nuevo nombre (Benalup-Casas Viejas), que sintetiza la denominación primitiva y la oficial, si bien quedan hoy por colocar o sustituir los rótulos oficiales para que la nueva designación sea correcta y públicamente señalada 10. El acceso a « la independencia » y este nuevo « bautizo », tras unas inevitables discrepancias jurídico-administrativas (no zanjadas aún) acerca de la superficie y límites del nuevo término municipal, han sido un factor decisivo de cohesión identitaria, tanto más cuanto que el Ayuntamiento instauró desde aquella fecha una « Fiesta de la Independencia », que se celebra cada mes de marzo.

  • 11 Los anarquistas de Casas Viejas, Cádiz, Diputación Provincial de Cádiz, 1994, 347 p. , reeditado en (...)
  • 12 « Casas Viejas, 65 años después », El País, Madrid, 16 de diciembre de 1997, recuadro en la última (...)

10Tres años más tarde – en 1994 – se publicaba la versión castellana del libro del antropólogo norteamericano Jerome Mintz, The anarchists of Casas Viejas (Chicago and London, University of Chicago Press, 1982, XVI+336 p).Si el libro no aporta nada nuevo sobre lo ocurrido en enero de 1933, tiene el mérito de completar de manera inédita y muy afortunada lo que ya sabíamos acerca del sistema de propiedad y de cultivo de la tierra, de las condiciones laborales y del movimiento sindical local entre 1913 y 1932. Esclarece la trayectoria del anarquista José Olmo y de sus compañeros, fundadores del sindicalismo en la aldea en los años diez y confirma la tesis del suicidio de Gaspar Zumaquero, presidente del sindicato, en vísperas de la huelga de 1915 11. Al año siguiente, se hacía la primera proyección en « Canal Sur » de Sevilla del documental histórico realizado por Basilio Martín Patino, El grito del sur. Casas Viejas (1995). Y el descubrimiento de unos veinte esqueletos de « musulmanes o visigodos » o de víctimas « de la guerra civil » (sic) en una cuneta de la carretera que une Medina Sidonia a Casas Viejas, le daba un pretexto al diario « de referencia » para recordar la masacre, transcribiendo de forma más o menos extravagante e incoherente algunos comentarios de unos vecinos. La tragedia seguía siendo noticia en la prensa nacional 12.

Reaparecen los « cuadernos robados » de Azaña

  • 13  Manuel Azaña, Diarios, 1932-1933. « Los cuadernos robados », introd. de Santos Juliá, Barcelona, C (...)
  • 14  Idem, p. 134.
  • 15  Ibídem, p. 160. El alcalde de Medina era entonces miembro del Partido Radical lerrouxista.

11Mucho menos sensacionalista que este macabro hallazgo del que no se volvió a hablar, fue en aquel mismo año la publicación de los tres cuadernos hasta entonces inéditos del diario de Manuel Azaña, que abarcan respectivamente del 22 de julio al 10 de septiembre de 1932, del 28 de noviembre de este mismo año al 28 de febrero de 1933 y del 1 de junio al 26 de agosto de 1933 13. El 13 de enero anota el jefe de gobierno que el día anterior « por la mañana […] había venido Casares, que me contó la conclusión de la rebeldía en Casas Viejas, de Cádiz. Han hecho una carnicería, con bajas en los dos bandos. » Azaña no explicita si las informaciones del entonces ministro de Gobernación se referían solamente a la muerte de los ocupantes de la choza incendiada, o también a la masacre de la madrugada del 12, o más sencillamente al número total de muertos y no a la forma en que murieron 14. Al resumir el Consejo de ministros del mismo día 13, apunta que sus tres ministros socialistas se han solidarizado : « Algunos periódicos empiezan a decir que el Gobierno se excede (?) en la represión. El Socialista trae un artículo, en el galimatías que usa Zugazagoitia, tomando posiciones sobre el particular. No piensan lo mismo sus ministros, en particular Prieto. Fernando de los Ríos me dice que lo ocurrido en Casas Viejas es muy necesario, dada la situación del campo andaluz y los antecedentes anarquistas de la provincia de Cádiz. Por su parte, Largo Caballero declara que mientras dura la refriega, el rigor es inexcusable » (p.136). Acerca de los rumores de crisis ministerial, Azaña confirma dos días después esta postura de los ministros socialistas : « al Consejo del otro día se le daba gran importancia política, porque los « enterados » suponían que iba a surgir la crisis. Decían que no todos los ministros estaban de acuerdo con el empleo de la fuerza para sofocar lo de Casas Viejas, y hasta apuntaban una discrepancia de los socialistas. La gente ve visiones » (p.137). No obstante, se confiesa a sí mismo los peligros que corre el régimen republicano : « Amigos y enemigos de la República, y sus enemigos de ambos bandos extremos, están haciendo todo lo necesario para que se propague la idea de que « así no se puede seguir », y se inclinen los ánimos a una dictadura. La República está hoy en una tenaza : los monárquicos y los anarquistas. Los ataques de uno y otro bando son violentísimos, según el modo de cada cual » (p.138). Luego, silencio total sobre el particular, hasta la reanudación de la sesión parlamentaria y los ataques de los diputados lerrouxistas, extremaizquierdistas y monárquicos acerca de lo ocurrido en la aldea gaditana. El 5 de febrero, o sea cuatro días después del inicio del debate en las Cortes, resume así su desprecio hacia los radicales : « Rivalizaron en desvergüenza varios señores. La palma de la brutalidad se la llevó Eduardo Ortega, y la de la inmoralidad política Guerra del Río, lugarteniente de Lerroux ; ya en la prensa había tenido la avilantez de decir que en Casas Viejas se había fusilado contra una pared a ocho prisioneros, y que se lo había contado el alcalde de Medina Sidonia 15». El 9 de febrero, sólo esta notita escuetísima : « En las Cortes, nuevas sacudidas a lo de Casas Viejas » (p.171). Y de la breve frase del 13 de febrero (« Tengo malas noticias de lo de Casas Viejas. Me temo lo peor », p.173), se podría deducir que hasta ahora Azaña no había sido informado o – de haberlo sido – no se había convencido de que en la madrugada del 12 de enero, habían sido asesinados a sangre fría un anciano en el umbral de su casa y doce jóvenes en los mismos escombros de la choza de « Seisdedos » tras la « razzia » ordenada por el capitán de Asalto Manuel Rojas. El 19, Azaña alude a un documento clave que le acaba de entregar su secretario : « Esplà me trae el informe reservado hecho por el teniente coronel Romeu sobre lo de Casas Viejas. Negras noticias. Esplà cree que en el informe hay animosidad del guardia civil contra los guardias de asalto. Acordamos enviar al juez las partes que tenemos, y los discursos pronunciados en el Congreso, por los diputados de la oposición, como base de nuevas investigaciones » (p.180). Cuatro días más tarde, recibe en su despacho al magistrado del Tribunal Supremo : « Me dice Granados que en los sumarios hay testimonios (unos trece), acusando a los guardias de asalto de haber fusilado a unos prisioneros. […] Hasta el día 9 de febrero no aparece en la causa indicio alguno que permitiera suponer que se habían cometido excesos por la fuerza pública. Quedé enterado de los detalles más importantes. » (p.184-185). De modo que cuando por la tarde se reanuda el debate parlamentario, Azaña conoce probablemente las condiciones exactas en que murieron todas las víctimas, pero se defiende de las acusaciones de los diputados que pretenden que su gobierno había dado órdenes en este sentido : « La pretensión de estos señores es que el Gobierno autorizó los excesos cometidos en Casas Viejas, y que en 1° de febrero, cuando se habló de ello en las Cortes, yo los conocía, y engañé al Gobierno y a la mayoría. […] He replicado sobreponiéndome a mi asco y al dolor de vernos injuriados de tal modo. No desconozco que el relato de los sucesos nos deprime, y que la depresión nos perjudica » (p.186).

12Lo demás figuraba en la parte ya editada del diario : las reacciones de Azaña ante la carta de los cinco capitanes de Asalto según la cual se les había comunicado verbalmente que « el Gobierno no quería ni ‘heridos’ ni ‘prisioneros’ » (26 de febrero); la utilización de ésta por los radicales en su campaña de obstrucción destinada a provocar la caída de la coalición republicano-socialista; el diálogo entre el estadista y el capitán Rojas en su propio despacho; las causas de la destitución del director general de Seguridad Arturo Menéndez.

También la literatura

  • 16 Casas Viejas, Madrid, Cenit, 1933, reeditado en Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza 2005, (...)
  • 17  José Domingo Dueñas Lorente, Ramón J.Sender. Periodismo y compromiso (1924-1939), Huesca, Institut (...)
  • 18 « Julio Romano » (seudónimo de H. Rodríguez de la Peña,1886-1952) explicó luego porqué en las tres (...)
  • 19  Ver los seis poemas finales de sus Sueños de hadas sin hada madrina, Salobreña (Granada), Alhulia, (...)

13Indicio posterior de la persistencia del interés por los acontecimientos de 1933, fue, precisamente cuando la colectividad local empezaba a mirar hacia su propio pasado, la reedición de los dos relatos (jamás reeditados desde aquel entonces) de Ramón José Sender, a la sazón simpatizante del anarquismo antes de serlo del comunismo : el grueso folleto Casas Viejas (firmado « Enero de 1933 » y editado en seguida) y el Viaje a la aldea del crimen. (Documental de Casas Viejas), versión ampliada del primero 16. Seguían – y siguen – sin reeditar, en cambio, los veintidós artículos publicados sobre los sucesos y sus consecuencias por el escritor aragonés en La Libertad de Madrid entre el 19 de enero y 8 de noviembre de 1933. Artículos redactados tras una breve encuesta en la aldea, que sirvieron de base, por lo menos los primeros, de las mencionadas narraciones 17. En cambio, no han sido reeditados los artículos del redactor-jefe de La Tierra Eduardo de Guzmán (1909-1991), compañero de viaje de Sender, ni el autocensurado reportaje de « Julio Romano » en la revista madrileña Crónica los domingos 15, 22 y 29 de enero de 1933, ilustrado con las célebres fotos de José Campúa 18. Y si el hambre del jornalero y los muertos de 1933 habían inspirado antaño al poeta y dramaturgo revolucionario valenciano Pascual Pla y Beltrán (Ibi-Alicante, 1908 - Caracas, 1961), ahora obsesionaban la mente de un joven poeta local, Alejandro Pérez Guillén (n.1973), que dedicó varios poemas « A esos hombres que en su muerte /encontraron la Historia. / A esa Historia que late / en la memoria de los vivos 19».

14Dentro de la oleada de relatos de ficción muy en boga que hurgan en la memoria trágica de los años treinta, aparecería en 2005 la novela del periodista barcelonés Miguel Sen (n.1946), La memoria muda (Barcelona, Parsifal, 191p.). Muda se ha quedado en efecto Isabel, una de las nietecillas de « Seisdedos », desde aquella noche del 11 al 12 de enero en que, escondida en la perrera, vio cómo los guardias incendiaron la choza de su abuelo y sacaron a su padre de la cama al amanecer para fusilarlo con otros diez campesinos en la corraliza por orden de Rojas. Ya ancianita, « la Isabel venida de las desgracias de España » recuerda cómo el diputado gaditano que presidió la comisión parlamentaria de investigación, la confió a una familia de las Landas francesas ; allí, unos años después, conoce al hijo de aquel diputado, quien, leyéndole los papeles dejados de su padre fusilado en 1936 por los franquistas, contribuye a ampliar y completar los recuerdos de la chavala de diez años, unos recuerdos de « esqueletos de viejos huesos » que ahora desfilan en la pantalla de su memoria setenta años más tarde. Una novela de construcción narrativa a veces compleja, que en este curso 2006-07 estaban estudiando unos alumnos del IES « Casas Viejas » con su profesora de Literatura española.

El papel de los profesores y alumnos del Instituto

15La nueva identidad local que tuvo por resultado la « independencia municipal » y si anual conmemoración, puede explicar a su vez la voluntad por reconstituir la historia del lugar manifestada por los mismos habitantes. Una labor que fue impulsada esencialmente gracias a las iniciativas de unos profesores del « Instituto de Enseñanza Secundaria Casas Viejas », en el marco de las actividades extraescolares relacionadas con las instrucciones oficiales de Ciencias sociales, Historia y Geografía. Inauguradas en 1987, las « Semanas Culturales » de este centro docente, han ido tomando a partir del curso 1993-1994 su forma actual : se suspenden las clases lectivas y se realizan una serie de actividades lúdicas culturales y deportivas. Es así como, durante la Semana Cultural de 2001-2002, el centro organizó una exposición de fotos, acompañadas de textos escritos por los alumnos, sobre diversos temas relacionados con la realidad económica, laboral y social del campo, sobre el contrabando, la gastronomía, la política y la sociedad, el poblado urbano, las chozas, la gran emigración de los años 60, las diversiones y fiestas. Al año siguiente, se dedicó la Semana Cultural a « La transición política en Benalup-Casas Viejas, 1975-1991 », exponiendo los alumnos los resultados de su investigación colectiva (en grupitos de tres o cuatro) sobre la historia de la « segregación del pueblo », consultando las solicitudes en este sentido de los alcaldes pedáneos franquistas y recopilando las gestiones administrativas posteriores al advenimiento de la democracia. Hubo que investigar en el pasado para saber cómo se había creado el poblado a mediados del siglo XVI y cómo se le había negado, desde la primera solicitud de 1841 20.

16En esta ocasión se exhibieron asimismo los resultados de una encuesta sobre « las secuelas de los Sucesos de Casas Viejas ». A la pregunta « ¿ Qué opinas sobre los sucesos ? », sometida a 207 alumnos, todos, excepto seis, afirmaban tener una opinión muy rotunda sobre la necesidad de perpetuar o no su recuerdo : mientras que 53 estimaban que « hay que olvidarlos, fueron una gran desgracia » y 16 que « es una verdadera vergüenza tanto empeño sobre este tema », en cambio 76 consideraban que « ha[bía] que recordarlos y, sobre todo, conocerlos » y 56 opinaban que « forma[ba]n parte de nuestro patrimonio, por tanto, parte nuestra ». Y a la pregunta « ¿Crees que hay suficientes monumentos, nombres de instituciones, etc. que recuerdan estos sucesos ? », a la que respondieron 183 alumnos (¿ una parte de los mismos u otros ?), pocos consideraban que había « demasiados » (4) o « suficientes » (13), y la inmensa mayoría (103) que « muy pocos, es una vergüenza », siendo elevado el número de los que « no sabían » (32) o para quienes « habría que profundizar sobre este tema » (31) 21.

17La exposición fotográfica sobre « La transición política en Benalup-Casas Viejas. 1975-1991 », recordaba asimismo una visita de Felipe González al pueblo y otras facetas menos políticas, como los carnavales, el concurso de cante « Casas Viejas » o el trofeo de fútbol sala que empezó a celebrarse en 1979, observando los alumnos que « esta fecha no es casual, sino que se enmarca en la explosión de iniciativas y participación popular que trajo a nuestro pueblo la transición política ». Fotos exhumadas de los armarios y entrevistas de los protagonistas o testigos de la realidad estudiada completaban la documentación escrita consultada por aquellos aprendices en Ciencias humanas y sociales. De hecho, todos los vecinos del pueblo, cualesquiera que fueran, podían de esta forma ser implicados en este proceso eminentemente pedagógico de recuperación de la memoria familiar y colectiva local, colaborando con testimonios, objetos, cartas, fotos, etc. A lo largo del curso, este trabajo sobre la historia económica, social y política de la comunidad había salido de los límites de las aulas para penetrar en numerosos hogares.

18Prueba de ello fueron la presencia de las tres generaciones a los tres actos de la Semana Cultural de 2006 dedicados a la historia del pueblo a lo largo del siglo xx e incluidos en la programación – tan apretada como variopinta – de la « XV Fiesta de la Independencia » organizada por el Ayuntamiento del 13 al 20 de marzo de 2006. Homenaje a la mujer trabajadora, estrenos teatrales para todas las edades, educación vial, copa de golf, « maratón de la independencia », piragüismo y demás pruebas deportivas, cuadros flamencos, certamen literario, concurso de canción española, suelta de « novillos de la independencia » (sic), sardinadas populares de los hinchas del Barça y del Real Madrid (¡ a la misma hora del mismo día pero en lugares distintos !), concierto de rock y, lo mejor al final, el « Acto Institucional Conmemorativo del XV Aniversario de la Segregación de Benalup-Casas Viejas ».

  • 22  Sobre esta película, véase José Luis Gutiérrez Molina, « A propósito de El grito del sur. Casas Vi (...)

19Los días 16 y 17 de marzo de 2006 fueron sin duda uno de los puntos culminantes de aquellas jornadas y de la labor llevada a cabo desde hacía varios años. En las salas del instituto, se verificaron varias actividades relacionadas con el trabajo efectuado hasta ahora. Primero una exposición de fotografías sobre el pueblo a lo largo del siglo xx, organizada alrededor de varios epígrafes relacionados con la economía agraria, el trabajo en el campo, los recursos de la Laguna de la Janda (antes y después de la desecación), los grandes cortijos del actual municipio, los oficios artesanales y agrícolas, la emigración, los carnavales, los deportes, la evolución del pueblo durante el franquismo y, (¿ cómo evitarlo ?), los protagonistas de los sucesos de enero de 1933. En segundo lugar, la proyección, en sesión continua y en pequeñas pantallas, de los distintos cortometrajes rodados por Jerome R. Mintz (1930-1997) durante sus distintas estancias en Casas Viejas (un año en 1965, amén de otras visitas en 1969-1970, 1973-1974 y 1982) : The Shoesmaker, The sheperd’s family (La familia del pastor) Perico el Bowlmaker (Perico el dornillero), Pepe’s family, Romeria : day of the virgin y Carnaval de pueblo. En tercer lugar, la proyección de la película de Basilio Martín Patino, El grito del sur. Casas Viejas, acompañada de un debate, en el que intervinieron el historiador independiente José Luis Gutiérrez Molina y el autor de estas líneas. Debate que permitió desvelar las influencias y los recursos fílmicos (los falsos fragmentos de una película soviética y de otra inglesa, rodados por el propio Martín Patino, la mezcla de comentarios históricos con un testimonio inventado) y explicar las intenciones posibles de las « trampas » de la película 22. Esto fue lo que intentamos hacer captar a los que asistieron a la proyección de mediados de marzo, para quienes este diálogo fue más una lección de cine que de historia, pues los pormenores de aquella tragedia se los conocían todos perfectamente.

  • 23  J.Núñez prepara actualmente un estudio sobre la guerra civil en la provincia, utilizando documenta (...)

20En otro local, se organizó « una mesa redonda » sobre los sucesos de enero de 1933, interviniendo varios historiadores y periodistas en presencia de numerosos habitantes del pueblo de todas las generaciones. En esta ocasión, el historiador y militar Jesús Núñez confirmó lo que habíamos intuido J. Maurice y yo en 1976, o sea que el capitán Rojas había servido en el Rif en los años veinte y aprendido allí la despiadada técnica represiva utilizada en Casas Viejas 23.

Un libro colectivo

  • 24 Los sucesos de Casas Viejas (Cádiz, 1933), exposición fotográfica de Serrano y Sánchez del Pando Cá (...)

21Concurridísima fue asimismo la presentación oficial del libro colectivo elaborado a partir del material reunido por profesores y alumnos a lo largo de estos años, La tierra. Historia de Benalup-Casas Viejas en el siglo xx a través de la fotografía, editado por el IES con la colaboración del Ayuntamiento y de la Diputación Provincial (2006, 650 p.). Este enorme volumen, coordinado por dos profesores de Historia (José González Benítez y Salustiano Gutiérrez Baena, éste último también director del centro), tiene la particularidad de ser una obra radicalmente colectiva, basada en fotografías comentadas por alumnos, profesores, vecinos y algunos historiadores, o incluso con fragmentos de autores ya fenecidos como Ramón Sender o Jerome Mintz. La mayor parte de las fotografías proceden de las archivos particulares de las familias del pueblo y ya fueron expuestas en algunos casos durante las anteriores Semanas Culturales del centro. Otras son clichés de la época, como los de la cueva prehistórica del Tajo de las Figuras realizados en 1913-1915, los – ya famosos – de José Campúa aparecidos en el semanal madrileño Crónica poco después de la tragedia, así como los (coetáneos) de Serrano y Sánchez del Pando exhibidos en Cádiz en 2000 24. Las fotos evocan, a lo largo del tiempo, las calles, casas y chozas tradicionales, las distintas producciones y faenas agrícolas, los oficios artesanales y el pequeño comercio, la construcción de la iglesia, las fiestas religiosas y profanas (Carnavales), la sociabilidad de los bares, el deporte (fútbol) y el ocio (flamenco), « las personas entrañables », la educación (son muchos los retratos colectivos de alumnos y alumnas), la emigración a Alemania y Torrent (pueblo valenciano donde se afincó una fuerte colonia casaviejeña). El libro evoca no sólo el núcleo principal del actual municipio, sino también los principales barrios y cortijos extramuros, como el poblado de Las Lomas edificado y administrado por una de las grandes familias latifundistas andaluzas y que llegó a contar hasta cuatro mil personas ; los núcleos procedentes de las distintas Comunidades de Campesinos creadas en fincas expropiadas por la Reforma agraria de la Segunda República como Los Badalejos, Rehuela-Picaso y Torrecillas-Pedregosillo ; la cooperativa de San José Malcocinado administrada en aquel entonces por los socialistas José Suárez Orellana (1892-1986) y Francisco Guerra de la Vega (éste de Medina Sidonia y fusilado en el verano de 1936). Por fin, el volumen recoge no menos de medio centenar de fotos relacionadas con la tragedia de 1933 : retratos individuales o colectivos de las víctimas, de familiares suyos y de vecinos detenidos.

  • 25  Pedro Espinosa (Cádiz), « Un libro de fotografías recuerda la historia olvidada de Benalup-Casas V (...)

22Al abarcar todos los aspectos de las realidades locales y todos los núcleos poblacionales que componen el municipio, sin ocultar los momentos trágicos de la historia, esta búsqueda hizo posible que los vecinos pudieran en lo sucesivo ir mirando más serenamente los episodios trágicos que contribuyeron al renombre de « la aldea del crimen ». Si la estructuración global de esta abundante documentación carece de vez en cuando de rigor temático y/o cronológica o si los comentarios son de desigual calidad, estas decenas de fotos, de indudable interés histórico, geográfico o antropológico, son un espejo en el cual pudieron y pueden mirarse hoy los benalupenses (alumnos, padres y abuelos), tras el entusiástico reparto de varios centenares de ejemplares en la misma noche del 17 de marzo. En cada familia está hoy este libro, síntesis de las reflexiones, discusiones e investigaciones de la nueva generación. Numerosos institutos andaluces pidieron el libro, de modo que al cabo de una semana quedó agotada la primera edición de mil doscientos ejemplares. El impacto fuera de Benalup-Casas Viejas habrá de medirse sin duda dentro de unos años, si esta experiencia educativa de los profesores del IES es imitada acá y acullá 25.

El hotel de la discordia

23En la mesa redonda, el profesor de Historia del IES José González Benítez tuvo a bien recordar que « los sucesos » habían sido un tabú durante mucho tiempo, pero que debían ser considerados como « patrimonio del pueblo sin afán del lucro ». Esta discreta alusión se refería implícitamente a una iniciativa reciente que había levantado la controversia – en el pueblo y fuera de él – en los meses anteriores, o sea la construcción de un hotel en el mismo lugar de la tragedia, cuyo promotor pretendía aprovechar como reclamo publicitario la figura de María Silva Cruz (« La Libertaria »), aquella nieta de Francisco Cruz Gutiérrez que de milagro escapó de las llamas en enero de 1933 pero que no se salvó de las balas franquistas en el verano de 1936 y cuyos restos quedan aún por localizar. He aquí las principales etapas del lamentable folletín.

  • 26  Antonio Yelamo (Cádiz), « El alcalde afirma que el suceso ha interesado siempre ‘y tenemos que sac (...)

24En 1992, la edición andaluza de El País anunciaba que, para atraer al turismo, la Alcaldía planeaba el aprovechamiento de los recursos medioambientales de la zona y del patrimonio local : las pinturas prehistóricas del Tajo de las Figuras, una torre árabe y un monasterio del siglo XVIII. La tragedia de 1933 – explicaba la prensa – « constituirá uno de los principales factores de la oferta cultural de esta población que se recoge en el Plan de Desarrollo Integral. El objetivo es conseguir el impulso económico de este pueblo, recientemente segregado de Medina Sidonia. La matanza de campesinos, un hecho que ha marcado la reciente historia de España, será el tema central de una sala específica de exposición en la que se recreará el poblado de chozas en las que se produjo el incidente. Igualmente, se expondrán artículos de labranza y otros instrumentos de la época así como vídeos y medios que mostrarán con mayor exactitud posible lo ocurrido hace ya sesenta años 26».

  • 27  Agustín Gómez Acosta, « Tráfico de ‘memoria histórica’  », El Mundo, 30 de agosto de 2005 (sección (...)
  • 28  Entrevista por Eva Días Pérez, El Mundo ed. de Andalucía, 31 de agosto de 2005.
  • 29  Pedro Espinosa (Cádiz), « La memoria de la Libertaria. La ubicación de un hotel en Benalup reaviva (...)
  • 30  Julia Uceda, Zona desconocida, seguido de un ensayo de Miguel García-Posada, Sevilla, Fundación Jo (...)

25Pasaron muchos años y en el verano 2005, el alcalde de Benalup-Casas Viejas (también Presidente de la Diputación de Cádiz) y un promotor hicieron la presentación pública, en la Asociación de la Prensa de Cádiz, de un hotel de cuatro estrellas, llamado « Libertaria », subvencionado con fondos europeos y destinado a ocupar, entre otros terrenos, el pequeño solar donde se ubicaba la choza de « Seisdedos » y fueron asesinados más de veinte vecinos de Casas Viejas. Además de los espacios habituales de un establecimiento de este tipo, éste incluiría un llamado « Espacio Años 30 », donde se presentarían los movimientos sociales, culturales y políticos de esta década, sucesos de enero inclusive. En esta ocasión el alcalde declaró que « si bien es interesante por lo que supone un hotel en sí mismo, en cuanto a economía y a generación de empleo, para mí lo más interesante es la recuperación de la memoria histórica ». Si bien se afirmó que el terrenito de « Seisdedos » (abandonado desde hacía años) no formaba parte del proyecto hotelero en sí mismo y que había sido « cedido a una organización independiente y sin ánimo de lucro con la finalidad de que se encargue de su rehabilitación y protección », en seguida surgieron las protestas, especialmente (pero no sólo) de parte de la militancia anarquista. En un manifiesto del 1° de agosto de 2005, la Federación Local de Sindicatos de Jerez de la Frontera de la Confederación Nacional del Trabajo denunciaba « la falta de ética del proyecto turístico », « considera[ndo] dicho proyecto capitalista una ofensa y una frivolidad hacia la memoria de lucha del movimiento obrero andaluz », resumiendo así el pensar de los oponentes al proyecto : « No queremos que la memoria sea un negocio hotelero. » Por su parte, El secretario general de la Confederación General del Trabajo de Andalucía estigmatizaba una « pretendida política de izquierda [que] no duda en poner en venta la propia memoria histórica de quienes lucharon por un sueño de libertad », a la par que denunciaba con « total rotundidad la falta de ética y de respeto de los promotores » y un « negocio turístico utilizando el reclamo de la vida y, lo que es más grave, de los sueños de un grupo de trabajadores y trabajadoras de Casas Viejas 27». A las protestas se asociaron ciudadanos vinculados o no con el movimiento libertario, apareciendo en la prensa declaraciones no sólo contra la ocurrencia en la que había caído el promotor, sino contra el respaldo municipal a la « mercantilización de la memoria ». En cuanto al historiador José Luis Gutiérrez Molina, especialista de la historia social de la Baja Andalucía en los años treinta y miembro de la Asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía, deploraba un « ejemplo lamentable de la desmemoria », declarando : « En el caso concreto del Ayuntamiento socialista que ha respaldado el proyecto, es más grave, porque como socialistas se supone que deberían tener interés en que se conociera la memoria. […] Lo que no me imagino es [al alcalde socialista de Benalup-Casas Viejas] respaldando un hotel de lujo en un lugar como el de la tragedia de Yeste en Albacete, sucedido en la primavera de 1936 y con diecisiete campesinos socialistas muertos. ¿ Levantaría un hotel con una habitación llamada Pablo Iglesias y recreaciones nocturnas de la vida de Indalecio Prieto ? 28» Y unas cincuenta personas, entre ellas el hijo de María Silva Cruz (a) « La Libertaria » y del militante cenetista Miguel Pérez Cordón muerto en los choques entre franquistas y anarquistas en Cartagena al final de la guerra, se congregaron luego para exigir « la creación de una fundación pública y la conversión del lugar en Bien de Interés Cultural 29». Ante la decisión de edificar un campo de golf y dos hoteles de lujo en el pueblo escenario de la tragedia, se indignaba la poetisa Julia Uceda Valiente (n.1925) con una alusión explícita al testimonio de Sender y otra – implícita- al reciente atentado contra la memoria : « Ramón Sender lo vio como testigo, / en enero de 1933, cuando las llamas / improvisaron un verano / para andaluces con hambre. Buscaban / lo que a otros / sobra, pero todos han muerto / y él ya no contará el segundo fuego / del año 2005, en Casas Viejas, / cuando ardió la memoria para siempre 30».

  • 31 « Memoria histórica y hostelería », La Voz de Cádiz, 8 de septiembre de 2005.
  • 32  F.P. M. (Cádiz), « Una asociación de abogados critica el hotel previsto en Casas Viejas », El  Paí (...)
  • 33 Idem.
  • 34  Pedro Espinosa (Cádiz), « Un oasis de los años treinta en Benalup.  Abierto el hotel Utopía sin ap (...)
  • 35  Pedro Espinosa (Cádiz), « La familia de La Libertaria reclama una parcela junto al hotel Utopía », (...)

26La empresa turística intentó justificar el proyecto, pero tuvo el buen gusto de cambiarle el nombre al hotel. El ponerle « Hotel Utopía » evitaba herir a los descendientes de las víctimas, pero no aportaba solución definitiva. No dejaron en efecto de arremeter sus adversarios, observando J.L. Gutiérrez que « sobre los sucesos de Casas Viejas no sólo se obvia cualquier intento de romper el tabú local sobre ellos, sino que finalmente acaban convertidos en el reclamo de un negocio 31 ». La Asociación de Abogados Progresistas de Andalucía, por su parte, censuraba un proyecto que « pretende fundamentarse y sustentarse en la memoria histórica como negocio y reclamo » e interponía « un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía contra el Ayuntamiento y contra la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía por permitir el proyecto turístico del hotel Utopía 32». A continuación el periodista resumía así las reacciones : « El alcalde […] lamentó esta denuncia que, según dijo, « sólo puede explicarse desde la mala fe o el desconocimiento ». Según aseguró, en la revisión del plan general no se ha permitido construir en el terreno de los sucesos, donde se instalará una placa que recordará lo que allí ocurrió. De igual manera se manifestó [el promotor del hotel], quien tildó de « absurdo » toda la polémica suscitada porque el hotel está situado a 300 metros de la choza asaltada, donde irá el museo 33». Unos días antes de la celebración de los actos de la Semana Cultural de 2006 reseñados más arriba, se inauguraba el establecimiento, asegurando un periodista : « A su lado se ha construido un edificio, que los promotores del hotel cederán a una fundación privada. Se instalará un pequeño museo para la interpretación y memoria de la tragedia. […] En el lugar donde estaba la choza se colocará una figura conmemorativa y una placa en la que se leerá : « A todos los que lucharon por la vida hasta que se la arrebataron » […] 34». Lo cual no impedía que unos días después, apareciera la noticia según la cual varios descendientes de « Seisdedos » estaban dispuestos a efectuar acciones judiciales acerca de las condiciones de venta del solar a la promotora e insistían en que « la parcela se separase de la actividad turística y que allí se les rindiera memoria a sus parientes fallecidos 35 ».

Una fundación pública

27En este contexto se celebró la « Semana Cultural » del IES de 2006, durante cuyos actos a nadie se le ocurrió utilizar « la mesa redonda sobre los Sucesos » como tribuna para increpar al Ayuntamiento, ya que los participantes deseábamos, por algún tipo de consenso implícito, que el acto se verificara con toda dignidad y que la concertación acabara por prevalecer y dar paso a una solución ética y socialmente aceptable por todos los implicados. Tampoco se trataba (aunque fuera por una inofensiva alusión) de involucrar indirectamente a unos pedagogos que (aunque teniendo cada uno opinión propia sobre el tema) necesitan mantener la neutralidad del centro para continuar la labor hasta ahora llevada a cabo en un clima educativo sereno. Neutralidad que no significa silencio, puesto que el portal informativo del IES había ido recogiendo las distintas posturas de los protagonistas de la controversia 36.

  • 37  José Contreras (Cádiz), « La choza de « Seisdedos » será de titularidad pública », El Mundo, ed. d (...)
  • 38  Estas tres personas son José Pérez Silva, hijo de María Silva Cruz y de Miguel Pérez Cordón, que, (...)

28En los últimos meses, la situación ha evolucionado. Si el hotel está abierto y funciona, el Ayuntamiento ha entendido el clamor de los que no toleraban que « la memoria histórica » fuera objeto de negocio. Quien ocupa los cargos de presidente de la Diputación de Cádiz y de alcalde de Benalup-Casas Viejas, ha cambiado de línea ante las críticas de algunos de sus propios compañeros de partido y oído los argumentos de los que exigían que la fundación fuese pública e independiente del hotel. En efecto, un pleno municipal ha aprobado en el otoño 2006 los estatutos de una « Fundación Casas Viejas 1933 37». Este « organismo autónomo », adscrito a la concejalía de Cultura, será presidido por el alcalde y administrado por un Consejo rector de diez personas : siete concejales y tres personalidades exteriores 38. Su objetivo es « recordar la trascendencia que los sucesos de Enero de 1933 han tenido en la historia del pueblo, su influencia en la memoria colectiva de sus habitantes y difundir desde la investigación rigurosa y objetiva la realidad del contexto social en el que se produjeron y sus consecuencias posteriores. […] Para cumplir sus objetivos, la Fundación podrá realizar […] cualquier actividad entre las que se incluyen la edición, reedición y distribución de toda clase de publicaciones, convocar concursos, premios o becas de investigación y promover la divulgación a través de la organización de cursos, ciclos de conferencias, coloquios o exposiciones. »(artículo 4 y 5 de los estatutos).

  • 39  En una coedición entre las Diputaciones de Granada y Cádiz y el Ayuntamiento de Benalup-Casas Viej (...)
  • 40 http://ben-alud.blogspot.com/. En este portal se encontrará una reseña detallada de los actos de aq (...)

29Para darle mayor eco mediático y social a la creación de la tan esperada entidad, el Ayuntamiento decidió dar especial solemnidad al 74 aniversario de los sucesos, organizándose cuatro jornadas tituladas « Recuperando la memoria » (10-12 de enero de 2007). Si la ofrenda floral a las víctimas conservó un carácter semi-privado, la inauguración oficial del nuevo organismo se verificó en presencia de todos los medios de comunicación provinciales y de representantes de la Junta de Andalucía y del Gobierno central y de distintos alcaldes de la provincia, después de lo cual se presentó la tercera edición del libro de Jerome Mintz 39. Al día siguiente se proyectó ante un centenar de habitantes la película de Basilio Martín Patino y se pronunció una conferencia sobre « Lecciones y símbolos de enero de 1933 ». En las dos jornadas siguientes, organizadas por la asociación juvenil Ben-Alud con el respaldo de las corporaciones local y provincial (¿o vice-versa?), otros conferenciantes evocaron las repercusiones políticas de los sucesos en la segunda República y otros conflictos del campo andaluz durante el franquismo. Por fin, se celebró una mesa redonda donde cuatro descendientes de las víctimas vinieron a evocar, por vez primera públicamente, el sufrimiento debido a la ausencia, « el miedo y la represión del silencio […] primero durante la guerra civil y posteriormente con la dictadura franquista 40».

¿ Hacia mayor serenidad ?

  • 41  Louis de Bernières, nacido en Londres en 1954 es autor, entre otras novelas, de Pájaro sin alas (B (...)

30El intento de recuperación mercantil de la tragedia por el promotor hotelero y el respaldo que le diera el Ayuntamiento hasta la reciente creación oficial de la Fundación, hirieron inútilmente a los familiares de las víctimas y a un sector de la ciudadanía, cuando lo que hubiera sido prudente hacer, era contribuir a la cicatrización de las heridas sufridas por los descendientes de las víctimas aldeanas y de los guardias que perdieron la vida en aquella ocasión. A la tragedia española de los años treinta se pueden en efecto aplicar las palabras recientes del escritor británico Louis de Bernières acerca de las guerras de los Balcanes y de Anatolia de principios del siglo xx : « Desde aquellos años de tormenta, el mundo no deja de aprender que las heridas de los antepasados hacen llorar a los hijos 41».

  • 42  El autor agradece a cuantas personas le han facilitado informaciones, pistas y documentos, con pre (...)

31Es indudable que la labor emprendida desde hace varios años en las aulas del Instituto, con lo que significa de proyección e impacto en el seno de cada hogar y en el foro público, supuso unos avances esenciales en la construcción terapéutica de una memoria familiar y colectiva asumida más serenamente. El reciente acuerdo municipal y la puesta en marcha efectiva de la Fundación, así como su esperada capacidad de fomentar las iniciativas de la población local y establecer el diálogo con las organizaciones CGT y CNT herederas de la memoria de las víctimas, contribuirán sin duda a la apropiación cada vez más serena de un pasado todavía – ¿ cómo puede ser de otra manera ?  – doloroso. Muchos son los que, en el pueblo o fuera de él, desean, que en un futuro muy próximo, una vez recuperada la pequeña finca donde se produjeron los asesinatos, la Fundación demuestre que es capaz cumplir de forma dinámica y concreta los cometidos sociales que le corresponden, y que respalde las iniciativas de los vecinos, apoyándose en la vitalidad de su conciencia cultural. Será también imprescindible que todos los muertos del pueblo y de la comarca desaparecidos en el 36 tengan sepultura digna para que se entibien las ascuas de las tragedias que conoció este pueblo 42.

32diciembre de 2006-marzo de 2007

Haut de page

Notes

1  El libro se agotó en poco menos que dos años; según me contaron unas personas en marzo de 2006, parece ser que la editorial o alguna librería mandó dos o tres empleados para ir vendiendo el libro por el pueblo, lo cual explica que numerosas familias posean un ejemplar del mismo. En julio de 1976, yo publiqué una síntesis del libro en la revista madrileña Tiempo de historia (« Campesinos de Medina Sidonia y Casas Viejas (1870-1933) », número 20, julio de 1976, p. 44-55.), hoy consultable en el portal de mi universidad : http://llhple.univ-fcomte.fr/welcomeCSS2PubBreyArticle.htm

2  Daniel Sueiro, « Viaje a la ‘aldea del crimen’ cuarenta y tres años después. Casas Viejas es Benalup de Sidonia » , Triunfo, Madrid, 5 de junio de 1976, p. 37-4. Dos años después Daniel Sueiro publicaba el resultado de una entrevista del que fuera en mayo de 1934 el abogado defensor de Rojas « Pardo Reina. Testigo de excepción » (entrevista), Historia 16, Madrid, núm. 24, abril 1978, págs. 127-136.

3 2 « Casas Viejas. ‘Todos somos Seisdedos’ », Triunfo, Madrid, 20 de enero de 1979, p. 28-31 y Después de Casas Viejas, Barcelona, Argos Vergara, 1984.

4 3 Alfredo Relaño, « La tragedia de Casas Viejas, recordada sin rencor al cumplirse su cincuentenario », El País, 12 de enero de 1983.

5 « Medio siglo de la rebelión anarquista. Hambre, pasión y muerte », artículos de Juan Carlos Laviana e Ignacio Camacho, fotos de Francisco Cazallo, Diario 16 Semanal, Madrid, número 69, domingo 9 de enero de 1983, p. 10-19,

6  Idem, p. 19 y 16 respectivamente.

7 4 « La película Casas Viejas, del malagueño López del Río, premio nacional « Nuevos realizadores », Sur, 14 de noviembre de 1984.

8  Juan Moncayo, « Sobre el escenario », una hoja sin fecha ni lugar. La obra no ha sido editada.

9  José Suárez, « Pueblos donde ha llegado la República y sigue imperando el caciquismo », El Pueblo. órgano de las agrupaciones del PSOE en la provincia de Cádiz, 26 de agosto de 1932.

10  Francisco Correal (Benalup), « Casas Viejas recupera su nombre La localidad gaditana de Benalup recobra su topónimo para cerrar las heridas de la masacre de 1933 », El País, Madrid, 21 de marzo de 1998.

11 Los anarquistas de Casas Viejas, Cádiz, Diputación Provincial de Cádiz, 1994, 347 p. , reeditado en Granada por la Diputación Provincial en 1999, 464 p. 

12 « Casas Viejas, 65 años después », El País, Madrid, 16 de diciembre de 1997, recuadro en la última página.

13  Manuel Azaña, Diarios, 1932-1933. « Los cuadernos robados », introd. de Santos Juliá, Barcelona, Crítica, 1997. Este volumen contiene además de estos tres « cuadernos robados », la parte intermedia que corre del 1 de marzo al 31 de mayo, ya editada bajo el título de Memorias políticas y de guerra en el cuarto tomo de las Obras completas (México, Oasis, 1967, edición a cargo de Juan Marichal) y posteriormente en Barcelona, Crítica, 1978, 2 tomos.

14  Idem, p. 134.

15  Ibídem, p. 160. El alcalde de Medina era entonces miembro del Partido Radical lerrouxista.

16 Casas Viejas, Madrid, Cenit, 1933, reeditado en Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza 2005, 204 p.  Viaje a la aldea del crimen. (Documental de Casas Viejas), Madrid, Pueyo, 1934, reed. Madrid, Ediciones Vosa, 2000, 270 p. 

17  José Domingo Dueñas Lorente, Ramón J.Sender. Periodismo y compromiso (1924-1939), Huesca, Instituto de Altos Estudios Aragoneses (Diputación de Huesca), 1994, p. 231-285.

18 « Julio Romano » (seudónimo de H. Rodríguez de la Peña,1886-1952) explicó luego porqué en las tres entregas de su reportaje no contó todo lo que había aprendido durante su breve estancia en Medina Sidonia y Casas Viejas acerca de las circunstancias exactas de la matanza ocurrida en la madrugada del día 12 : « No pude contar la verdad de lo acaecido en Casas Viejas. Podía incurrir en la Ley de Defensa de la República y hacer víctima a Crónica de una sanción gubernativa. Pero ya que no me era posible escribirla, me dediqué a hacer ‘tiradas verbales’ del suceso por todo Madrid. Lo conté en los cafés, en la calle, en las Redacciones, en los hogares donde iba de visita… Al redactor de La Época Morales Darias, al director de El Liberal, Francisco Villanuvea, y al redactor-jefe, José Rodríguez de la Peña (¿ su hermano ?), Casas Viejas, Madrid, Imprenta de Juan Pueyo, 1933, p. 9-10.

19  Ver los seis poemas finales de sus Sueños de hadas sin hada madrina, Salobreña (Granada), Alhulia, 2003. El romance « Casas Viejas »  fue editado en Valencia en 1933 y en 1936(¿?) y más tarde reeditado en Historia y leyenda de Casas Viejas, págs. 197-204; sobre la obra Seisdedos (tragedia campesina) editada en Valencia en 1934, véase el artículo de Manuel Aznar Soler, « Seisdedos, tragedia campesina de Pascul Pla y Beltrán », en Marie-Claude Chaput et Thomas Gomez (dir.), Histoire et mémoire de la Seconde République espagnole, Paris, Publidix, 2002, p. 239-250.

20  Curso 2002-2003. « El proceso de Segregación de Medina Sidonia », en http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~11700421/expo2003/seg.htm.

21  http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~11700421/expo2003/seccasas.htm. Las otras preguntas eran: « ¿En qué año sucedieron los Sucesos de Casas Viejas? ¿Quién fue el verdadero líder en los Sucesos de Casas Viejas? ¿Cómo crees que se ha tratado este tema en el pueblo? ¿Cómo crees que se ha tratado este tema desde fuera del pueblo? ¿Antes del 75 se hablaba de estos temas? ¿A partir del 75 se habla y se trata el tema en el pueblo con más claridad? ¿Cuál es el mejor libro existente sobre los Sucesos? ¿Qué opinas sobre el nombre del pueblo Benalup-Casas Viejas? ».

22  Sobre esta película, véase José Luis Gutiérrez Molina, « A propósito de El grito del sur. Casas Viejas, http://www.berguedallibertari.org/casasviejas.pdf. Publicado también en Pedro González Romero (coord.), El fantasma y el esqueleto. Un viaje, de Fuenteheridos a Hondarribia, por las figuras de la identidad, Vitoria, Diputación Foral de Álava-Diputación Foral de Guipúzcoa, 2000, págs. 388-404. También Nancy Berthier, « Casas Viejas, El grito del sur (sic) de Basilio Martín Patino: un vrai faux documentaire », en Marie-Claude Chaput et Thomas Gomez (dir.), Histoire et mémoire de la Seconde République espagnole, Paris, Publidix, 2002, p. 251-256 y Aurora Fernández Polanco, « Montaje, ficción y umbral de realidad. Dos lecturas: Direct indirect de Pascal Convert (1997) y Casas Viejas. El grito del Sur de Basilio Martín Patino (1996, sic). Hipótesis para una investigación", Madrid, Universidad Complutense, Mayo 2004, en http://www.ucm.es/info/varte/AFERNANDEZR04.PDF. Más comentarios en http://www.basiliomartinpatino.com/critica08.htm#crit01. « Sobre Basilio Martín Patino » de Adolfo Bellido López, explica en qué consiste la supuesta « falsificación » (http://www.encadenados.org/n43/043leone/elbazar_patinoendvd.htm). Muy recientemente, el director ha explicado otra vez su punto de vista : « Me fijé en Casas Viejas como suceso importante y lleno de contradicciones, un conflicto en el primer gobierno democrático del siglo, en un momento en que España podía empezar a ser otra cosa. Así que empecé a tirar a ver qué había detrás. Lo que ocurre es que yo no estuve allí para filmarlo, ni conocía a nadie que hubiera estado. Entonces pensé algo que siempre he creído: que prefiero la realidad inventada por mí mismo. Como no existían filmaciones, creí que sería bonito inventármelas, y dar más de una versión: de un realismo cierto, la versión de los libros, la visión retórica de la historia -un tanto de realismo soviético-, y otra más libre, de un supuesto realizador de la escuela inglesa que se limita a captar las cosas sinceramente, sin afán evangélico. Contraponer esas historias daba información al espectador para que sacara la interpretación que quisiera. Me inventé estas formas de posibles pseudorrealidades, y fue un juego fascinante. » (Entrevista de Libertad Paloma, El País, ed. de Andalucía, 11 de septiembre de 2006).

23  J.Núñez prepara actualmente un estudio sobre la guerra civil en la provincia, utilizando documentación militar; ha dado un adelanto relativo a la carrera militar de M.Rojas en el Diario de Cádiz del 16 de enero de 2006 en un artículo titulado « El responsable de los sucesos de Casas Viejas ». Rojas no fue el único en conocer esta trayectoria. En su libro El pasado, Azaña y el porvenir : las tragedias de nuestras instituciones militares (Madrid, Bergua, 1934, reeditado en sus Obras completas en 1940), el general Mola lamentaba que muchos oficiales que habían participado en las campañas del Rif hubieran ingresado en la Guardia de Asalto creada en 1931: « El general Primo de Rivera cuidó mucho de que, una vez terminada la guerra [en 1927], las tropas no perdieran sus cualidades combativas. Fue un gran acierto, del que hoy no queda ni recuerdo. Da pena ver cómo muchos de aquellos bravos oficiales han trocado el prestigioso gorro isabelino de la Legión y las honrosas gorras encarnada y verde de las fuerzas indígenas por el antiestético « plato » negro de la oficialidad de Asalto. ¡Es lástima!… » (O.C., p. 1024-1025).

24 Los sucesos de Casas Viejas (Cádiz, 1933), exposición fotográfica de Serrano y Sánchez del Pando Cádiz,  Diputación Provincial, 2000, 80 p. 11. Véase http://www.infocadiz.com/Rivadavia/CasasViejas/welcome.htm En este portal de la Diputación Provincial de Cádiz sobre la exposición de los « Sucesos de Casas Viejas » (celebrada del 14 de enero al 5 de febrero del 2000) se puede ver las 42 fotografías más significativas realizadas por Cecilio Sánchez del Pando y Juan José Serrano, publicadas en los periódicos ABC, La Unión y El Liberal, y en las revistas ilustradas Nuevo Mundo, Mundo Gráfico y Blanco y negro.

25  Pedro Espinosa (Cádiz), « Un libro de fotografías recuerda la historia olvidada de Benalup-Casas Viejas. Profesores, estudiantes e historiadores reivindican la memoria de la localidad gaditana », El País, ed. de Andalucía, 17 de marzo de 2006.

26  Antonio Yelamo (Cádiz), « El alcalde afirma que el suceso ha interesado siempre ‘y tenemos que sacar provecho’. Benalup recrea la matanza de campesinos de Casas Viejas para atraer a los turistas », El País, ed. de Andalucía, 3 de junio de 1992.

27  Agustín Gómez Acosta, « Tráfico de ‘memoria histórica’  », El Mundo, 30 de agosto de 2005 (sección « Opinión »).

28  Entrevista por Eva Días Pérez, El Mundo ed. de Andalucía, 31 de agosto de 2005.

29  Pedro Espinosa (Cádiz), « La memoria de la Libertaria. La ubicación de un hotel en Benalup reaviva el recuerdo de los trágicos sucesos de Casas Viejas, El País, ed. de Andalucía, 2 de octubre de 2005.

30  Julia Uceda, Zona desconocida, seguido de un ensayo de Miguel García-Posada, Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 1a  ed. 2006, p. 79-80 ; ver asimismo « Episodios históricos de Julia Uceda. La memoria de Casas Viejas », El Mundo, Madrid, 14 de febrero de 2007.

31 « Memoria histórica y hostelería », La Voz de Cádiz, 8 de septiembre de 2005.

32  F.P. M. (Cádiz), « Una asociación de abogados critica el hotel previsto en Casas Viejas », El  País, ed. de Andalucía, 31 de enero de 2006.

33 Idem.

34  Pedro Espinosa (Cádiz), « Un oasis de los años treinta en Benalup.  Abierto el hotel Utopía sin apenas referencias a los sucesos de Casas Viejas », El País, ed. de Andalucía, 11 de febrero de 2006.

35  Pedro Espinosa (Cádiz), « La familia de La Libertaria reclama una parcela junto al hotel Utopía », El País, ed. de Andalucía, 11 de marzo de 2006. Desde Montauban, donde residen una nieta y una bisnieta de Francisco Cruz Gutiérrez y Benalup-Casas Viejas informaban Rubén Amon y José Contreras en « Ese hotel de lujo de Casas Viejas. La nieta de Seisdedos pide justicia », El Mundo, 2 de abril de 2006.

36  http://www.juntadeandalucia.es/averroes/iescasasviejas/prensa/polemihotel.htm. Además de informaciones sobre las Semanas Culturales el portal del Instituto de Enseñanza Secundaria « Casas  Viejas », contiene algunos capítulos del libro La tierra. Historia de Benalup – Casas Viejas en el siglo xx a través de la fotografía (2006) y abundante documentación sobre la controversia hotelera.

37  José Contreras (Cádiz), « La choza de « Seisdedos » será de titularidad pública », El Mundo, ed. de Andalucía, 5 de octubre de 2006 y « El PSOE crea la Fundación Casas Viejas 1933 para zanjar la polémica del hotel Libertaria », El Mundo, ed. de Andalucía, 3 de noviembre de 2006. A lo largo de esta polémica, se pudo observar una inflexión de El País a favor de la postura del alcalde, mientras El Mundo daba cobijo a las críticas en contra del proyecto que asociaba negocio y memoria. Por ejemplo, en el número del 3 de septiembre de 2005 de El Mundo, el escritor Antonio Gala declaraba que lo del hotel Libertaria « le parece a casi todo el mundo, con desastrosas excepciones, una barbaridad mayúscula y repugnante. »

38  Estas tres personas son José Pérez Silva, hijo de María Silva Cruz y de Miguel Pérez Cordón, que, de alguna forma, representa a los descendientes de las víctimas, Antonio Rodríguez Cabaña, delegado de Cultura de la Diputación y el autor de estas líneas encargado del asesoramiento histórico.

39  En una coedición entre las Diputaciones de Granada y Cádiz y el Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas, 2006, 457 p. 

40 http://ben-alud.blogspot.com/. En este portal se encontrará una reseña detallada de los actos de aquellas cuatro jornadas, sobre las que se puede también consultar los artículos aparecidos en el Diario de Cádiz (sin hemeroteca digital) y La Voz de Cádiz (http://www.lavozdigital.es/).

41  Louis de Bernières, nacido en Londres en 1954 es autor, entre otras novelas, de Pájaro sin alas (Barcelona, Grijalbo,2006, 672 p. ), relato ambientado en la Anatolia de primeros del siglo xx, que de la convivencia secular entre griegos ortodoxos y turcos musulmanes pasa a la limpieza étnica en 1923 (« Louis de Bernières. Le plus picaresque des Britanniques », Le Monde, París, 27 de diciembre de 2006, pág.14.

42  El autor agradece a cuantas personas le han facilitado informaciones, pistas y documentos, con premio especial a la generosa y eficaz colaboración de Salustiano Gutiérrez Baena y José Luis Gutiérrez Molina.

Además de los portales mencionados en las notas, remito también a http://www.cgt-andalucia.org/documentos/memoria/, cuyo informe « Casas Viejas - Libertaria - Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía » recoge, entre otros, una evocación de los sucesos de 1933, varios artículos relacionados con en tema del hotel, el mencionado artículo de J.L.Gutiérrez Molina sobre la película de B.Martín Patino, etc.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Brey, « Retorno a Casas Viejas », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 1 | 2007, mis en ligne le 29 octobre 2012, consulté le 30 juin 2016. URL : http://ccec.revues.org/158 ; DOI : 10.4000/ccec.158

Haut de page

Auteur

Gérard Brey

EA3224-Universidad del Franco Condado, Besançon

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org