Navigation – Plan du site
Les hispanistes publient

El franquismo por los cuatro costados 1

Jacques Maurice

Texte intégral

1Hasta fechas recientes, si se exceptúa a los estudiosos de la literatura, « la era del franquismo » atraía poco a los hispanistas franceses. Ese régimen pertenecía ya al pasado cuando, en los años 90 del pasado siglo, empezó a hacerse visible un cambio de rumbo en las líneas de investigación de los doctorandos, no sucumbiendo todos a los espejismos de la historia inmediata. En un coloquio francoespañol celebrado en París en noviembre de 1995 : « Imaginaires et symboliques de l’Espagne du franquisme » (Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne, nº 24) participaron por parte francesa varias colegas que acababan de leer tesis de doctorado de Universidad o de Estado, de las cuales salieron tres de las cuatro obras aquí comentadas. Todas arrancan del mismo planteamiento hecho de entrada por M-A. Barrachina : no pudo el régimen del general Franco imponerse tanto tiempo al pueblo español sólo por la violencia y el terror, tuvo que buscar el apoyo o, como mínimo, la neutralidad de una mayoría y, a este efecto, elaborar y propagar un discurso de legitimación tanto más necesario que dicho régimen era, en su origen, ilegítimo por haber desencadenado una guerra civil y haberla ganado con el concurso de estados fascistas. Por lo tanto, el objeto común de estas obras es el análisis metódico, es decir crítico, de esa « propaganda constante, polimorfa » que, en palabras de N. Berthier, sigue poblando hoy día la memoria colectiva de los españoles.

2El carácter polimorfo de la propaganda franquista se manifiesta claramente a través de los diversos cauces que utilizó para difundirse por el cuerpo social : en las obras comentadas el material se ha extraído, fundamentalmente, de la prensa, oficial y comercial, y del cine. No es indiferente el medio de comunicación examinado pues hay, en cada uno, constantes formales que condicionan la transmisión y la recepción del mensaje : entre Vértice, mensual falangista del primer franquismo, analizado por F. Belmonte, y El Caso, semanario comercial de los años 50, estudiado por M. Franco, media la distancia que separa un público que se las da de aristocrático de un público de clases medias. En cuanto a los filmes de Sáenz de Heredia sobre el « Caudillo » el apoyo que su distribución consiguió del Estado relativiza la acogida favorable que parecen haber recibido del público tanto en 1942 como en 1964.

3Como en cualquier dictadura la palabra legítima procede del que encarna la suprema autoridad. En este caso se trata de un « generalísimo » que es, desde luego, un jefe del Estado investido de los plenos poderes que, en solemnes circunstancias, da el do de pecho : sus discursos de los cuales M-A. Barrachina ofrece una selección constituyeron la matriz de su investigación por considerar ella que configuraban el « núcleo » de la propaganda del régimen. Quizá influido por ejemplos ajenos, Francisco Franco fue a la vez el guionista de un film cuyo título, Raza, remitía a una noción clave del pensamiento tradicionalista que, al buscar modelos en la Historia, se fijaba, por ejemplo, en el « almogávar » reduciéndolo a ser figura metafórica del mercenario al servicio de una España fantaseada, tal y como lo demuestra N. Berthier. Dicho de otro modo : un régimen que interrumpió por la fuerza el curso de la historia so pretexto de enderezarla la instrumentalizaba para sus propios fines con procedimientos de simplificación y tergiversación de acontecimientos y personalidades entre las cuales ocupaban un lugar destacado mujeres ilustres como Teresa de Ávila e Isabel de Castilla : véase, a este respecto, en el libro de M-A. Barrachina el panegírico de la reina que hace en Y, revista de las mujeres nacional sindicalistas el marqués de Lozoya, conocido por lo demás como historiador de arte.

4Lo singular de esta ideología – asimilada a veces a mera mentalidad – es que consideraba la « raza española » como una noción puramente espiritual, nada biológica, y al mismo tiempo recurría a la ciencia para fundamentar el discurso tradicional sobre la diferencia de los sexos y justificar el papel secularmente asignado a la mujer por la religión de reproductora de la especie humana : en este sentido es muy esclarecedora la nutrida selección de textos – sacados por M-A. Barrachina de Ya y de Consigna, revista pedagógica de la sección femenina de Falange –, selección intitulada « Féminité, maternité, hispanité » en la cual un par de médicos, y en especial un discípulo de Gregorio Marañón, se afanaban por demostrar la seudo superioridad biológica y moral de las mujeres que las predisponía, según ellos, a ser ante todo madres y, por lo mismo, menos femeninas…

5En esta prensa dedicada a la formación de los cuadros del « Nuevo Estado » se van desdibujando las fronteras entre discurso de propaganda explícito, de carácter político, y discurso cultural que edifica y difunde un sistema de valores y normas de conducta. Es manifiesta la voluntad de mostrar desde el precoz Vértice que la llamada España nacional era capaz de tener una política cultural de calidad con escritores y dibujantes talentosos. Pero quizá sea en un periódico de sucesos como El Caso donde aparece lo más nítidamente el franquismo en su vertiente cotidiana de sociedad dominada por la violencia en sus más distintas formas : física, verbal, oficial, natural. El conjunto de textos que publica – enfocados como un « amplio corpus anónimo » – configura un universo cerrado en el cual prevalece el discurso de exclusión respecto de los marginados, sean pobres o gitanos. Por otra parte, un periódico que no pertenecía a la prensa del Movimiento constituía uno de los pocos espacios de visibilidad de las clases desfavorecidas tal como apunta con justeza M. Franco.

6En estas cuatro obras hay bastante materia para otras reflexiones como la que sugiere F. Belmonte sobre las motivaciones de los intelectuales que colaboraron a empresas cuya finalidad era la de escenificar una vida cultural ficticia. Una posible explicación es que el exilio de los republicanos dejó el campo libre a jóvenes que creyeron en el porvenir del nuevo régimen arropado por la retórica revolucionaria de Falange. Es de señalar también que el material clásicamente recogido en archivos y bibliotecas viene completado en la mayoría de las obras comentadas con fuentes orales constituidas por entrevistas a actores de esta historia cultural : son valiosos testimonios entre los cuales destaca el de Sáenz de Heredia con quien N. Berthier se entrevistó varias veces antes de que éste falleciera. En suma, con enfoques distintos, estas obras son contribuciones originales y complementarias a una historia de las representaciones colectivas gracias a la cual se comprende mejor la pervivencia, nada residual, de mentalidades heredadas del franquismo en la sociedad española de hoy.

Haut de page

Note de fin

1 Se trata de estos cuatro libros : Marie-Aline Barrachina, Propagande et culture dans l’Espagne franquiste, 1936-1945, Grenoble, 1998, ELLUG, 320 p., Index ; Nancy Berthier, Le franquisme et son image. Cinéma et propagande, Toulouse, 1998, PUM, Préface de Bartolomé Bennassar, 295 p., Index ; Florence Belmonte, Aux origines de la Presse du Mouvement (Espagne, 1936-1946), Université Montpellier III, 2004, 426 p ; Marie Franco, Le sang et la vertu. Fait divers et franquisme. Dix années de la revue El Caso (1952-1962), Madrid, 2004, Casa de Velázquez, 589 p.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jacques Maurice, « El franquismo por los cuatro costados  », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 1 | 2007, mis en ligne le 28 février 2008, consulté le 23 juin 2017. URL : http://ccec.revues.org/145

Haut de page

Auteur

Jacques Maurice

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • Revues.org